BABEL

BABEL 

Alejandro González Iñárritu   2006 

Me quedo con cuatro imágenes: la del rico empresario japonés abrazado a su hija desnuda; la del pobre campesino marroquí que estrecha entre sus brazos el cadáver de su hijo mayor; la de la niñera mexicana fundida en un abrazo con su hijo, después de ser deportada; y la del turista norteamericano abrazado figuradamente a su hijo pequeño, a través de la línea telefónica. Son imágenes que entrelazan las cuatro historias que se cuentan en la película y que reflejan el drama individual y colectivo del ser humano: la incomunicación, la pobreza, la insolidaridad, el dolor por la pérdida de un ser querido.   Merece la pena verla, por su formato innovador â??se van alternando imágenes de las cuatro historias, estableciéndose con sutilidad paralelismos y contrastes entre ellas, hasta convertirlas en una sola- y, sobre todo, por su contenido social, por su compromiso con el ser humano, por su apuesta por la diversidad de culturas y porque, en el fondo, su mensaje último es muy simple, pero muy profundo, al mismo tiempo: somos diferentes, pero somos iguales, como en Babel.