CONTROLAR NUESTRAS VIDAS

Hace dos semanas, Javier Marías publicó un artículo en El País, donde criticaba la tendencia, cada vez más extendida, de airear la vida privada de las personas, a través de redes sociales, como Twitter o Facebook.  Esto ha llevado a algunas empresas de Alemania a “consultar” las citadas redes para contratar o despedir a los trabajadores. La prohibición posterior de estas prácticas por el gobierno alemán no va a servir de mucho, pues el acceso a Internet es libre.

Leyendo el artículo, he recordado una charla, que dio en nuestro centro, hace, aproximadamente, un año, un inspector de policía, sobre el uso de Internet por los jóvenes: las precauciones que debían tener; los riesgos que corrían, si proporcionaban datos personales, que podían ser utilizados por terceras personas; etc.

Creo que fueron alumnos de 1º de ESO los que asistieron a la charla y la mayoría de ellos tenía perfiles en Facebook o Twitter, probablemente, con información acerca de su persona (nombre, fotografías, aficiones,  gustos, etc.), y sobre sus actuaciones diarias (qué he hecho hoy, dónde voy a ir mañana, cuándo me reúno con mis amigos, etc.).

Es como “El show de Truman”, película en la que se critica la intromisión de la televisión en las vidas humanas; pero, al revés, pues, a diferencia del protagonista de la misma, nuestros alumnos no sólo son conscientes de ser grabados, sino que manejan ellos mismos la cámara, porque han perdido el miedo a ser observados y han renunciado a su intimidad.

Supongo que tomaron buena nota de las advertencias y consejos del inspector; aunque, en cualquier caso, no deja de sorprender que, en esta sociedad democrática, en la que vivimos, sea más fácil conocer y controlar las vidas de las personas, que en la época de la dictadura franquista, donde, si algo aprendimos  muy pronto fue  -como afirma Javier Marías en su artículo- “el riesgo de que se supiera mucho de nosotros y a no dejar algunos rastros”. Son quizá los inconvenientes de un mal uso de Internet.

13 pensamientos en “CONTROLAR NUESTRAS VIDAS

  1. Cuando te creas una cuenta, en una red social, hay que tener claro, que va a haber gente observando tus movimientos, pero no por esto, tiene que saber todo el mundo lo que haces en el día a día. Hay que saber tener una cuenta, primero no dando datos que puedan ser demasiado personales, o subir fotos que no puedan ser utilizadas contra ti; además, tenerlas para que las vea un grupo reducido, como son tus amigos y poniendo, en las opciones, que nadie pueda descargarlas; también, saber qué comentarios no poner a un amigo en su tablón, por ejemplo “nos vemos en un sitio a esta hora” me parece imprudente, ya que nadie tiene por qué saber dónde y cuándo quedas; por último, solo se debe agregar a las personas conocidas y no a cualquiera.

    Las redes sociales se deben usar como medio de comunicación entre amigos o para encontrar a gente que hace tiempo que no se ve, pero no como el escaparate de nuestra vida.

  2. Yo, ante esto, pienso que las redes sociales no son tan peligrosas como se dice, porque si no no habría tanta gente con cuentas en ellas. Además veo normal que un adolescente tenga un perfil en una red social, ya que así se relaciona más con la gente y se integra más en la sociedad.

    En este tipo de redes, tú puedes hacer amigos y perder el miedo a la hora de conversar con una persona.
    Sí estoy de acuerdo en que estas redes facilitan información personal a los demás, pero no veo que sea un riesgo muy importante, ya que, por subir una foto o una entrada en el tablón, nadie va a ir detrás tuya, además eso ya depende de cada uno, porque tú ,si quieres, puedes tener una cuenta en “Tuenti” o “Facebook”, y no hace falta que subas fotos tuyas ni aportes información que no desees.

    Además, todas estas redes cuentan con la posibilidad de que, si tú quieres, tu perfil solo lo pueden ver las personas que tienes como amigos en la red, es decir, que ningún desconocido puede ver tus fotos, entradas, opiniones y demás sin tu consentimiento, el cual lo das aceptando a esa persona como amigo.

    Así que yo veo que las redes sociales son seguras, si las usas con cabeza, y con esto me refiero a no aceptar nada más que a gente que conozcas, y que tú sepas que son las de verdad, no agregar a nadie que no conozcas, por el mero hecho de que sea guapo o guapa etc.

  3. En mi opinión, dichas redes sociales son adictivas, en el sentido de que todos tus amigos tienen una, hablan a través de ellas, suben fotos y comentan en las mismas, de tal manera que “tienes que tener una para estar al tanto de lo que ocurre en tu grupo de amigos y “no ser menos” que ellos”.

    Sin embargo, es cierto que la gran mayoría de personas (especialmente jóvenes), que utilizan estas redes, no tienen el conocimiento suficiente de lo que pueden llegar a causar, ya que muchos de estos jóvenes agregan a personas que ni siquiera conocen y ponen a su disposición sus datos personales y sus propias fotos.

    También es cierto que estas redes sociales no tienen nada de malo, siempre y cuando las usemos de forma correcta. Por ejemplo, en “Tuenti” existe la posibilidad de dejar abierto tu perfil a todos los miembros de la red o de bloquearlo para mantener tu privacidad. En este último caso, la persona que quiera acceder a tu perfil (donde se encuentran tus datos personales, fotos, etc) debe ser aceptada por ti.

    Así que lo ideal sería que todas las personas supiéramos usar estas redes correctamente para evitar así los problemas que pueden acarrear.

  4. La aparición de estas redes sociales ha facilitado el acercamiento de personas, que ni siquiera conocemos, a nuestra vida privada. La creación de una cuenta en este tipo de web, conlleva un riesgo, el cual muchos de sus integrantes lo desconocen. Aquí, es donde aparece realmente el problema, ya que numerosos adolescentes, sin tener consciencia de ello, exponen datos sobre su ciudad, los lugares que visitan frecuentemente, sus aficiones…Incluso llegan a publicar fotos donde se muestran de manera comprometida. Y todo esto hace posible lo que día tras día nos anuncian los informativos de televisión: que personas ruines hagan uso de este material de forma deleznable. Estos, naturalmente, no son otros que los pedófilos, los cuales también pueden tener un total acceso a nuestra vida. Debido a este conocimiento, dichas personas pueden acercarse a niños y, peor aún, pueden acordar verse.
    También he de citar, a aquellos adolescentes, que buscan su diversión en obtener fotos de chicos o chicas para, después, chantajearles y obligarles a hacer lo que les apetezca.
    Esto es lo que debemos evitar de Internet y de estas redes. En cambio, no son todo problemas, ya que podemos encontrar una serie de ventajas en este tipo de páginas, siempre y cuando tengamos la cautela de no aportar ningún tipo de dato personal.
    Estas webs suponen un punto a favor en la comunicación con nuestros amigos y familiares, y lo que resulta aún más favorable: tener conversaciones con personas del extranjero, ya que, por medio del teléfono, supone un gasto excesivo.
    En mi opinión, si ponemos la precaución necesaria, estas redes sociales pueden ser «inofensivas». Pero no estoy de acuerdo con su uso en niños de edad reducida, ya que, al no tener consciencia de los peligros que traen consigo, pueden acarrearles serios problemas.
    A la hora de usar la red, debemos tener mucho cuidado de cómo administramos la información que en ella exponemos, pues nunca sabemos cómo puede ser utilizada.

  5. Este tema es de gran interés, pues suscita una gran variedad de opiniones a favor y en contra de las redes sociales, y todas como es natural son igualmente razonables, y han de ser escuchadas.
    Yo tengo mis propias cuentas, en «Hotmail» en «Tuenti» y demás, pero no por ello me comporto de una forma irresponsable, pues cada uno es libre de «colgar» lo que quiera en la red, aunque siempre ha de hacerlo con un mínimo de conocimiento.

    A la hora de publicar algo en la web, hay que tener en cuenta que eso puede ser visto por millones de personas (a no ser, claro está, como ya se ha dicho, que no permitas que otros usuarios, ajenos a tu entorno, puedan tener acceso a esa información); pero eso no es siempre del todo posible, y más hoy en día, en un mundo donde los pirateos informáticos están a la orden del día. No obstante, solventando el hecho de que aquellos que no queramos no puedan verlo, está el tema de publicar lo que no debemos. Aunque en principio nos parezca una tontería, nunca sabemos quién está al otro lado de la pantalla, quién lee lo que ponemos en internet, y no hay forma de saberlo.
    Cosas tan sencillas, como poner un lugar de «quedada», o la hora a la que tenemos una cita con alguien puede ser muy peligroso, y no creo que haga falta decir por qué, sólo diré que nunca sabes quién puede presentarse…
    Luego, está el tema de las fotos, porque ¿”subimos” fotos normales? Yo siempre procuro que sean fotos así, que no dejen al descubierto aspectos muy íntimos de mi vida, pero, ¿qué me decís de esas en las que la gente aparece en alguna situación comprometida, o por hablar sin rodeos, prácticamente al desnudo, exhibiendo su ropa interior, en el mejor de los casos? Sinceramente lo considero una soberana estupidez. Da igual que esas imágenes puedan ser vistas sólo por una persona y que esta sea tu hermana por ejemplo, no sería muy difícil (para algunos) llegar hasta ella, en el caso de que no la publiques directamente para un montón de gente. Es por eso por lo que suceden diariamente casos sobre abuso y violación de la intimidad, e incluso casos de extorsión y chantaje de unas personas a otras a casusa de estas fotos.
    Si no quieres tener problemas con terceras personas, y problemas de cierta gravedad, has de tener constancia de que esas cuentas están abiertas a un público muy amplio y que la información que tú deposites en ellas puede ser usada de manera hiriente o peligrosa.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, Matías, con el ejemplo que has puesto sobre la película “El show de Truman”, fantástica por cierto, porque me encanta cómo el protagonista, encarnado por Jim Carrey, hace frente a esa quimera que era su realidad y se enfrenta al mundo de verdad, que es para él desconocido, pero sobre todo lo que te llama la intención es que esté dentro de una realidad donde sus actos son continuamente vigilados por el mundo entero, es como «un mundo dentro de otro» y eso es internet hoy en día. Además, coincido completamente contigo, al decir que somos ahora nosotros los que tomamos la cámara y nos grabamos a nosotros mismos, algo bastante irónico.
    No obstante, y para concluir, me gustaría hacer de nuevo hincapié en el hecho de que internet no es para nada seguro, y que debemos tener muchísimo cuidado cuando publicamos algo, porque nunca sabemos quién puede estar atento. Y no por el hecho de que se trate de un ordenador con mayor protección que otro o porque creamos que en la web no hay problemas de protección, estamos a salvo.
    «Si piensas que la tecnología puede solucionar tus problemas de seguridad, está claro que ni entiendes los problemas ni entiendes la tecnología»—- Bruce Schneier.

  6. Yo creo que las redes sociales pueden ser buenas o malas depende de las personas que las usen y para qué las usen. Lo que veo veo mal de las redes sociales es que un niño de 11 años se cree una cuenta sin el consentimiento ni de sus padres ni nada, aunque es verdad que algunos falsifican la edad para que les dejen hacerse una cuenta, pero ¿y los padres?, ¿ no hacen nada para remediarlo?, porque ese niño no sabe a lo que se «expone», porque los usan de forma irresponsable e inmaduramente, porque no saben que cualquiera puede acceder a su perfil y mirar «todas» sus cosas, y se ponen a «agregar amigos» de los cuales no saben ni quiénes son ni qué pretenden, al agregar a esas personas, y eso puede ser bastante peligroso, a no ser que pongan privacidad (cosa que muy pocos lo hacen, ya que seguramente desconocen esa opción); pero también tiene su parte buena, ya que, si lo usas de forma responsable, puede ser una herramienta bastante útil, como por ejemplo quedar con los amigos,pedir ayuda a los compañeros de clase, cuando no sabemos hacer o no entendemos algo explicado en el aula, etc.

    En lo que estoy en completo desacuerdo es en que renunciemos a nuestra intimidad, porque es cierto que hay gente que lo cuenta todo por las dichas redes, pero, aparte de ser peligroso es «absurdo» renunciar a nuestra intimidad por ser «el mejor», o ser «el que mas amigos tiene» dentro de las redes sociales; pero lo peor de todo esto es que si alguien te pregunta que si tienes una cuenta, sea en la red social que sea, y dices que no, parece como si no «tuvieses vida» , y en algunos casos, se le presiona a dicha persona hasta que al final «acaba cayendo», pero creo que hay que respetar tanto a los que tienen o quieren tener una cuenta como a los que no, no porque no tengas una cuenta te vas a hacer ni mejor persona ni serás mejor en esta vida, yo pienso que ésto solo es una moda pasajera y, como moda, pasará.

    En fin, yo creo que este es un tema muy variopinto en el se podrían sacar tanto conclusiones buenas como otras tantas malas.

  7. Como todo, las redes sociales no son ni buenas ni malas, todo depende del uso que se dé de ellas. Utilizándolas de una forma responsable y consciente de lo que se expone al mundo, se puede sacar bastante provecho, de hecho, no hay más que ver la cantidad de seguidores que tienen. El problema está cuando se ponen en manos de niños, pero éste conflicto no ha surgido con las redes sociales, como muchos parecen creer, sino bastante antes, con internet. Incluso antes de que existiese internet, los padres tenían que avisar a sus hijos de que no hablaran con extraños, antes de salir de casa. ¿Por qué ahora los padres creen haberse librado de esa responsabilidad? Como esos padres están viendo al niño, sentado incluso, en la misma habitación, creen tenerlo protegido, pero no es tan fácil. La diferencia está en que hace años, cuando los padres avisaban de no aceptar caramelos de extraños, lo hacían, porque sabían los posibles riesgos de eso, y ellos mismos habían sido instruidos ante esto. Como siempre, todo radica en la educación, en la de los futuros educadores, que ya sabrán el mundo que se esconde tras internet.

    Y sobre la cita del periodista, me gustaría comentar que podemos enfocar el tema de ese modo, viendo que hay mayor control de la vida de los demás ahora que durante el franquismo, pero podemos verlo también de otro modo: una consecuencia de la libertad que tenemos ahora que no tuvimos (o mejor dicho, en mi caso, tuvieron) bajo la dictadura, a diferencia de que en la actualidad, se hace de forma voluntaria y sin miedo.

  8. Sobre este tema, me gustaría aclarar que no tengo ni una visión positiva del uso de redes sociales ni negativa, ya que su uso depende de varios factores.
    Respecto a lo publicado en el artículo, no creo que tener una red social sea airear la vida privada de nadie, cada persona airea su vida privada, si así lo quiere, ya que yo mismamente tengo un perfil en Tuenti, una red social muy conocida, y nadie sabe nada, porque tienes que ser muy consciente del uso de internet y saber que hay muchas personas que lo usan y pueden meterse en todo lo que allí pongas. Para ello, hay muchos remedios, tales como poner una cuenta privada que sólo tú mismo puedes acceder a ella por una contraseña que no debe saber nadie y, además, lo que yo pienso que sería correcto es ponerla de manera que nadie que tú no quieras pueda ver ni tus fotos ni tus comentarios. En mi caso es así, yo la tengo, pero sólo las personas que yo acepto y quiero pueden ver los comentarios publicos que hago, ya que los mensajes privados solo los podrían leer, si alguien me infiltra la cuenta.

    Por datos que yo tengo, la red social Tuenti, por ejemplo, fue creada por temas universitarios, para pasar temas y poder comunicarse todos los compañeros. Lo que pasa es que se está haciendo un mal uso de la red, ya que sirve para multitud de cosas útiles, como comunicarte con alguien y temas de trabajo.
    Pero, por ejemplo, no todo es malo de las redes sociales: el caso desastroso de la desaparicón de la niña sevillana Marta del Castillo, empezó a resolverse debido a mensajes privados de la chica y, por tanto, se pudo relacionar de alguna manera al culpable del delito, así que ya ha sido útil en algún tema fiscal.

    En mi opinión, tener redes sociales no es malo, sólo que hay que tener una mínima responsabilidad para saber que no se deben publicar ni direcciones ni numeros de teléfono que puedan ocasionar algún problema ni lugares que frecuentas por posibles peligros.

  9. Sobre este tema, pienso que cada uno es consciente de lo que hace con su vida, al crearse o registrarse en este tipo de páginas, ya que, si lo hace, es porque sabe de qué van estas paginas, sea por oídas de sus amigos, por haberlas visto por la web o porque un amigo se lo haya recomedado. Y si lo hace, es a sabiendas de que todo lo que hace en su perfil de la pagina lo verán todas las personas que tiene agregadas, e incluso, si él lo lo decide, personas que ni siquiera sabe quiénes son. Si lo permite, es consciente de que pierde su intimidad y de las posibles consecuencias que pueda tener. Tiene que tener en cuenta que todo eso queda registrado en la base de datos de la página en cuestión, sea cual sea, y haciéndose un perfil en dicha página, está dando su consentimiento para utilizar sus datos, sus imágenes, etc, con el simple hecho de subirlo a su perfil. Aunque tambien, al hacer este perfil, tienes que aceptar las condiciones de uso: que ellos utilicen tus datos etc.

    Bajo mi punto de vista, estas páginas son buenas, siempre que se les de un buen uso, y se utilicen con cabeza, y no se utilicen para ver la vida de toda la gente, sino ser inteligente y tener agregados solo a tus amigos que son de los que te puedes fiar.

  10. Opino que es uno de los temas que más actualidad tienen hoy en día en los jóvenes.
    ¿Quién hoy en día no tiene un acceso a internet?
    La mayoría podemos decir que tiene un acceso fácil y rápido a la vía de comunicación de internet y también conocen algunas de las redes sociales más famosas, como es el caso de »Tuenti» y »Facebook».

    El mal uso de algo conlleva fraudes. Y por eso argumento, que el mal uso de, por ejemplo, alguna de estas redes sociales nos puede llevar a tener algún problema.

    La mayoría de los jóvenes que poseen una red social, cuelgan fotos, comentan con sus amigos. Y podemos decir, que de algún modo, lo que están haciendo no es más que crear información que puede llegar a recibir otro usuario.

    Hoy en día, quien sabe y conoce bien el uso de los ordenadores es capaz de conseguir información, y uno de los sitios más fácil donde conseguirla es en algunas de las redes sociales. Por ejemplo, en »Tuenti» he llegado a ver hasta fotos en donde se habla del lugar donde quedan, la hora y hasta qué personas van a acudir y cuáles no.
    ¿Es tan fácil localizar a alguien, sin que conozca que tú lo sepas?
    Pues sí, tan fácil es.

    También quería destacar, en esta mi intervención, que ahora hay muchos niños y niñas menores que se unen a este tipo de redes, sin conocimiento de las consecuencias que puede llegar a suceder. Creo que los padres juegan un papel importante en la educación de sus hijos , y qué menos que sean ellos quienes los controlen y hagan que el uso de internet no les sirva como algo negativo a su hijo/a.
    Se han conocido casos en los que una persona ha llegado a hacer mal uso de la información de otro usuario, pero tanto uno como el otro pienso que tienen la culpa.
    Podemos agregar a quienes queramos en nuestra red social; hay gente que agrega a gente desconocida sin llegar a conocerla en persona, solo por conocer a »amigos nuevos».
    Hoy en día, nos tenemos que andar con cuidado en la vida, y más si es tan fácil que puedan a llegar a saber todo sobre ti mismo/as en cuestión de poco tiempo.
    Como todo en esta vida, tiene cosas buenas y malas. Una de las buenas sería el hecho de que podríamos contactar con alguien conocido de manera fácil y rápida, y una negativa sería por ejemplo el fraude escolar, que el uso frecuente hace que pases horas y horas sin darte cuenta y que luego repercuta en tus estudios e incluso me atrevería a decir en tu propia vida social.
    Yo con esta opinión realizada no quiero decir ni que estoy en favor ni que estoy en contra, porque sólo estaría a favor si se hace un buen uso de ello y que no tenga consecuencias negativas.

  11. Yo, tambien tengo un tuenti. Quiero comentar que mi ex ha sido denunciado por publicar fotos privadas mías, en un foro público; me he enterado hace dos días, cuando una persona se agrega a mi tuenti personal diciéndome todo. En ese foro, aparecían mis datos personales para que cualquiera pudiera contactar conmigo. Aparte de pruebas que he presentado de insultos, amenazas y conversaciones.
    Mi pregunta es ¿qué puede pasar?

  12. Este tema es uno de los más actuales y sobre el cual existen diversas opiniones.

    En mi opinión, las redes sociales son una herramienta que sirve para comunicarse con los amigos y mostrar tus fotos, tus comentarios con alguien, etc. Cuando ya tienes una cierta edad, pienso que las redes sociales son buenas para hablar con los amigos e incluso hay personas que las utilizan para conocer a personas y, bueno, no está mal, como he dicho anteriormente, cuando ya tienes una cierta edad eres tú el responsable de toda la información que aparezca en Internet, pero cuando se ven por estas redes sociales a niñas y niños menores, y cuando digo menores me refiero a diez, once incluso doce y trece años, que ya están formando parte de las redes sociales no está bien, ya que hay muchos engaños y estafas en estas cosas y podría tener consecuencias. Por eso, lo que siempre debemos evitar es proporcionar números de teléfonos, direcciones o incluso evitar aceptar como amigos a personas que no conozcas ni poner informaciones de sitios donde vayáis.

    Por útimo, quiero concluir esta entrada diciendo que hay que utilizar estas redes con responsabilidad y a una edad adecuada.
    A continuación, dejaré un enlace que me ha parecido muy interesante al leerlo. El enlace es el siguiente:

    http://www.20minutos.es/noticia/593346/0/uso/redes/sociales/

  13. Con respecto a este tema , considero que lo bueno siempre está en el punto medio , es decir, nada es bueno ni malo , sino que nosotros somos los que lo hacemos bueno o malo, me explico. Las novedosas formas de comunicación , que hace unos cuantos años no existían, nos facilitan mucho, a la hora de organizar el día a día , pues si necesitas algo, o quedas con alguien es tan fácil, como decírselo a través de un sencillo mensaje, pero, bien , el mal uso de estas tecnologías o redes puede hacer que se vuelvan en nuestra contra, siempre como consecuencia directa de un uso indebido.

    Personalmente, me parece increíble que la gente suba fotos en situaciones que quizás no sean las más adecuadas para exponer, pues ya no sólo nos dan a entrever la poca categoría de dichas personas , sino que nos hacen ver que han perdido por completo el decoro y la intimidad. Asimismo, la mayoría de usuarios de dichas redes sociales agregan o aceptan como «amigos» a personas que como mucho han visto una vez , no más. Esto me parece patético, pues se exponen a ser observados por personas de las que no conocen su manera de ser, y por desgracia, hoy en día no te puedes fiar de nadie. Creo que estas personas buscan algo de «familla» o simplemente un reconocimiento que en la vida diaria no tienen. Parece que porque más amigos tengas, más fotos subas por minuto o porque tengas tu perfil de una determinada manera, eres mejor, cuando en realidad las personas que se jactan de esto no hacen sino demostrar la nula riqueza de su vida.

    Personalmente, tengo perfiles en Tuenti y en Facebook , pero es algo nuevo para mí , pues hace un año carecía de ellos y no por ello era peor persona ,ni mucho menos. No soy en absoluto un usuario del perfil de los que he contado antes , ni por asomo ; pues considero que las personas tenemos una cierta intimidad y que esta, bajo ningún concepto, debe ser revelada a gente desconocida . Conozco a gente que me decía , que cómo podía pasar sin tener un cuenta , que qué aburrido era , que aquello era lo mejor, que no se podía pasar el día sin entra un par de veces , y aquello se me quedo grabado , pues reflexioné, mientras me lo decía y contemplaba cómo aquello le suponía una necesidad , dependía de ello. Es similar a que, si un día se va la luz, no sabemos reaccionar , pues igual, si un día no podía conectarse, le faltaba algo , se había creado una necesidad que antes no tenía .Me refiero a que somos dependientes de esas necesidades y no me refiero a las vitales: comer,dormir,etc., sino de las redes sociales,del coche,del móvil,de las vacaciones sociales, pero en fin ese es otro tema bastante interesante, aunque no toca ahora, no quiero irme por los cerros de Úbeda, no quiero divagar.

    Respecto a lo que ha ocurrido en Alemania, no hace sino corroborar lo que he dicho , es decir, un uso indebido de estas redes , ya sea subiendo fotos comprometidas , revelando intimidades personales e incluso expresando abiertamente tus ideales o formas de pensar, es susceptible de ser ojeado, ya no por esa gente que citaba antes que sólo has visto una vez, sino por otras personas que tienen unos conocimientos de informática y que pueden adentrase en tu perfil y rastrear toda tu información y poder revelarla a terceros . Por tanto, yo no me siento identificado , ni quiero sentirme identificado con la juventud que hace de estas redes sociales una forma de vida , pues, al fin y al cabo , esto demuestra la ignorancia que reside en ellos , ya que están demostrando a todos su vida y, por tanto, ellos mismos se hacen vulnerables.

    Con respecto a la magnifica película «El show de Truman » la cual he visto varias veces , me parece acertadísimo el símil , ya que mucha gente que las utiliza corre el riesgo de ser observada y muestra su vida sin tapujos , pero a diferencia de Truman , son conscientes de ello , pero no del peligro que esto acarrea.

    Respecto a que las redes sociales ayudan a integrarse en la sociedad me parece de un absurdo tremendo. Acaso porque no tengas cuenta o porque no tengas 500 amigos, eres una persona con menos empatía , me parece ridículo y demuestra la dependencia de estas redes, así como la poca riqueza de sus vida que la supeditan a las tecnologías; la vida no se ha inventado ahora y antes la gente se relacionaba aunque no tuviera «twitter».

    Por tanto, y para finalizar, he de decir que nada es bueno o malo en sí mismo , sino que nosotros hacemos que sea peligroso o que sea de gran utilidad; revelar la vida privada de cada uno es un acto que contribuye a que el uso de estas redes acarree peligro , pues en una sociedad en la que se busca la protección del ciudadano y en la que se busca respetar y velar por la intimidad y seguridad de ellos cada vez son más las personas que muestran su vida a los demás lo que los hace completamente vulnerables.

    Fernando Gómez Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *