Mayo de 1968 fue un movimiento de protesta contra el poder establecido, protagonizado por jóvenes universitarios y obreros, que no sólo se dio en París y en otras ciudades de Occidente, sino también en Egipto, Polonia, Checoslovaquia… Según el pensador francés Edgar Morin, en los países capitalistas occidentales, la protesta se dirigió contra la autoridad de los padres, de los catedráticos de Universidad y del Estado; en la Europa del Este, contra la dictadura del partido. Fue producto de una insatisfacción profunda, ocasionada por la sociedad capitalista desarrollada que no había resuelto el problema de la pobreza y de las desigualdades sociales, y también por el sistema comunista que había surgido con la promesa de crear una sociedad más justa y solidaria.

Hubo, igualmente, en Mayo del 68, una liberalización de las costumbres, en lo referente al sexo –“Haz el amor y no la guerra” fue una de las consignas más repetidas por los jóvenes universitarios- y en las relaciones familiares entre padres e hijos. También supuso un paso importante en la igualación de los derechos de la mujer y el hombre, así como en la aceptación de las diferentes maneras de vivir la sexualidad.

Algunos de los profesores que os damos clase somos, en cierto modo, hijos de Mayo del 68, pues, aunque no lo vivimos directamente, por razones de edad, sí disfrutamos, en nuestro periodo universitario, de los vientos favorables provenientes de París: una nueva forma de entender la vida y las relaciones de pareja, un concepto de la educación basado en la libertad y el respeto al alumno, etc.

Nos podríamos preguntar si actualmente queda algo de ese movimiento: si la sociedad capitalista en la que vivimos ha resuelto los problemas de la pobreza y la injusticia social; si hemos avanzado lo suficiente en el respeto a las minorías; si la mujer ha alcanzado realmente los mismos derechos que el hombre; etc.

11 pensamientos en “

  1. Interesante pregunta la del título… qué es lo que aún perdura…

    Pienso que aún perdura el momento, siempre decreciente en la intensidad, salvo momentos puntuales.

    Siempre quedamos rebeldes contra las injusticias, siempre quedamos ayudantes de los desfortunados, siempre quedamos defensores de las minorias cuando lo merecen, siempre quedamos los que apoyamos la igualdad de sexos y siempre, siempre quedaremos.

    De todos modos, no solo somos unos pocos. Todos nos hemos rebelado contra lo que considramos «mal» en algun momento de la vida.
    ¿Acaso ninguno de vosotros se ha rebelado ante sus padres cuando le imponieron una norma que nos parecia que iba en nuestra contra? ¿Acaso nunca os han faltado el respeto como para después reclamarlo?

    Si, si lo habéis hecho y yo se que, si realmente viviesemos cualquiera de nosotros con intensidad cualquier caso de la magnitud antes nombrada, seriamos la insignia de la lucha que llevemos a nuestras espaldas.

  2. Pues mira todos los días se aprende algo nuevo, algo que nos ha marcado a nosotras también porque gracias a eso los jóvenes de hoy en día vivimos como lo hacemos. No sabía que la frase «haz el amor y no la guerra» venia de Mayo del 98, es una de las frases mejor creadas que por desgracia aún tenemos que nombrarla todos los días, porque no hay paz y si hay mucha guerra. Guerra que no se va a acabar, a no ser que el mundo y las personas que lo habitemos demos un giro de 360º: pero con intervenciones como esta nos concienciaremos más aún y se concienciarán personas, que aún no lo están, para que esto termine de una vez y las personas más afectadas, las personas del tercer mundo, puedan vivir dignamente. Estas personas no se merecen todo lo que se están comiendo sin quererlo, por vivir y estar en el sito y momento equivocado, tenemos que cambiar esto porque no puede seguir muriendo gente, de hambre, de una mala vida…no se lo merecen, porque ellos incluso me atrevería a decir que se esfuerzan más que nadie en seguir y luchar contra una vida que ellos mismos no quieren.

    La igualdad entre los hombres y las mujeres se está cambiando poquito a poco, pero por suerte es una mejora continúa, aunque aun haya inhumanos que maten a mujeres maltratadas, que solo querían luchar por un poco de libertad.

    Como ha dicho mi compañero Israel en su intervención, a todos nos han llegado unas gotitas de este mes del 68, porque todos tenemos una actitud rebelde, que todos, sin excepción alguna, hemos sacado en algún momento de nuestra vida, no solo con nuestros padres, sino con el resto de familia, con los profesores, con tus amigos o incluso con cualquier atrocidad que veas por la calle.

    Ojalá estas gotas del Mayo del 68 lleguen a nuestros hijos y nunca paren y, así, terminemos haciendo en este mundo la paz, la igualdad, la libertad, en conclusión, la vida digna que cualquier persona se merece.

  3. Desgraciadamente no, la sociedad no ha evolucionado mucho desde aquel mayo.

    Sigue existiendo una minoría de pobres, vagabundos que ponen en riesgo su vida día a día en la calle, como muestran los videos en la famosa página youtube. Algo indignante, vergonzoso. O simplemente una parte de la sociedad que vive ajustadamente al salario que reciben. ¿Por qué estas diferencias? ¿Por qué unos mucho y otros poco? Pues siempre ha sido así, es como ley de Dios.

    Aunque también hay otras injusticias con otra clase de minorías, como por ejemplo, los homosexuales. Aún se les suele mirar de reojo, pero se ha avanzado permitiéndoles el matrimonio, aunque creo que no es suficiente ya que son personas.

    La mujer en el trabajo, ha avanzado algo también, pero no lo suficiente. Sobre todo tienen problemas con los viejos empresarios no concienciados de la igualdad de los hombres y mujeres y del mismo derecho a trabajar. De hecho, en la Constitución Española no se dice que el hombre tiene preferencias para ser seleccionado ¿No hay que cumplir la ley estrictamente? ¿Dónde se ve aplicada ésta?

    Pero eso sí, he de decir que las mujeres son muchísimo más eficaces que los hombres en el trabajo (en general) aunque por miedo a la maternidad y por costes innecesarios no contratan a mujeres.

  4. Es un movimiento hecho de protestas estudiantiles y huelgas obreras que sacudieron Francia hace ahora 40 años. Entre las motivaciones de sus protagonistas estaban causas tan dispares como el pacifismo, las reivindicaciones laborales, el comunismo o la libertad individual.
    Gracias a este movimiento todo nosotros hoy en día podemos hacer lo que queramos con toda libertad, y no como antes pasaba, que no había libertad para nada. La igualdad entre el hombre y la mujer poquito a poco va cambiando, todo va cambiando poco a poco. Esperamos que nuestros hijos sigan luchando por todas estas libertades por las que nosotros y nuestros antepasados lucharon, sigan adelante y que el mundo vaya mejorando, y no vaya para atrás.

    He leído en una pagina que:â? El argumentarlo achaca a aquellas protestas que dejaron atónita a Europa el supuesto fracaso de las políticas educativas actuales: «Hoy el espíritu de Mayo del 68 habita en las políticas educativas que sustituyen el principio de autoridad por el del buen rollete, el esfuerzo individual por el trabajo en equipo y la responsabilidad por el gregarismo. Es decir, el aprendizaje por el fracaso escolar y personal».â?

  5. He oído que este fue uno de los levantamientos más importantes del siglo XX, con una particularidad, fue un levantamiento, generalmente pacífico.

    Como es de esperar, ni viví, ni soy próximo a este mayo del 68, y todo lo que se sobre esto me viene de oídas, lecturas, etc. Que se tratase de un movimiento llevado a cabo por jóvenes, mujeres y hombres, dice mucho sobre la evolución que estaba teniendo la sociedad, mas todavía si consideramos que uno de los eslóganes que utilizaban los revolucionarios era: â??Haz el amor y no la guerraâ??. Y que países, como, por ejemplo, España, se encontraban bajo dictaduras. Esto clarifica el carácter pacífico del movimiento revolucionario y nos ha servido de pretexto a otras generaciones, para tener constancia de que no siempre para conseguir lo que deseas, hay que recurrir a la violencia.

    En esta época el amor era un tema muy controvertido, y solo era bien visto en relaciones estables, ya que por aquel entonces los â??rolletesâ? que tenemos los jóvenes hoy en día, para nada estaban bien vistos. Así que, este mayo del 68, marcaría un antes y un después en el amor y las relaciones de pareja, respecto a como eran conocidas hasta ese momento, según tengo constancia por personas que vivieron en esa época.

    En lo referente a la vida familiar, y en la relación padres e hijos, se contraponían dos pensamientos ideológicos, materializados en unos padres conservadores y tradicionalistas, empeñados en criar a sus hijos en modelos semejantes a los que ellos habían sido criados, y unos hijos liberales, con ganas de luchar por conseguir cambios en una sociedad asustada bajo el dominio de unos pocos, que quería vivir la vida y conseguir una sociedad más libre y justa que la existente.

    Pese a que la calidad de vida ha mejorado, las mujeres están bastante más incluidas en la sociedad y más igualadas a los hombres, todavía queda mucho camino que recorrer para conseguir una sociedad en la que todos seamos iguales, no se nos mire por lo que tenemos, sino por quien somos, y para que la pobreza en la que se encuentra el mayor porcentaje de la población mundial, no exista.

    Pienso que todavía puede quedar algo de ese espíritu del mayo de 68, dentro de todos los jóvenes, y de cada uno de nosotros, pero mientras sigamos viviendo sumergidos en esta sociedad tan materialista, que saca más lo peor de nosotros que lo mejor, el espíritu del 68 seguirá escondido dentro de nosotros.

  6. Pienso que, tanto España como otros muchos países del mundo, son lugares donde no hay solidaridad social ni justicia, pues cada uno busca lo mejor para sí mismo y desplaza los problemas de los demás.

    El factor más importante en la economía capitalista es el dinero. Mientras que nosotros lo malgastamos, otras personas del planeta trabajan todo el día para poder comer. No nos importa qué pasará con ellas si mañana no tienen dónde dormir, si se mueren de hambre, si sus hijos no pueden ir al colegio…

    España es un país donde no existen los valores morales. Las personas (tanto hombres como mujeres) deberíamos trabajar en igualdad y por la igualdad. Sería bueno, que se aportaran algunos beneficios para que los países más subdesarrollados fueran autosuficientes y capaces de llegar a un mayor nivel de vida.
    Respecto a si la mujer ha alcanzado los mismos derechos del hombre, creo que no. Se trabaja día a día por darle un lugar digno a la mujer, pero son muchos los problemas de discriminación que se tienen que abordar por el camino, y los cuales dificultan llegar a esa igualdad.

  7. Yo pienso que la sociedad no ha evolucionado mucho a lo largo de los años, desde aquel denominado mayo del 68.
    .ctualmente, siguen existiendo bastantes injusticias con respecto todas las personas de nuestra sociedad. Ejemplo: con las personas de clase baja, que aunque componen una minoría de la población, ya que no tienen recursos suficientes para poder tener una vivienda digna,.. Nosotros no intentamos hacer nada para poder ayudar a estas personas que componen una minoría de la población, sino que los ajusticiamos nos burlamos de ellos.

    Lo mismo suele ocurrir con la homosexualidad, aunque es un tema que ha avanzado mucho, sigue estando vigente hoy en día. Porque cuando se habla de este tema las personas hablan sin rechazar a nadie y como si de un tema normal se tratase, pero cuando a la hora de la verdad nos enteramos del sexo que una persona ha decidido ser, siempre hay alguna mala mirada, un mal gesto con respecto a la persona� .

    Con respecto a la igualdad entre hombres y mujeres, poco a poco va avanzando, aunque no todo el mundo está de acuerdo, ya que creen que la capacidad del hombre es superior a la de las mujeres.

  8. Yo pienso que aún sigue quedando algo de ese mayo del 68. Aunque yo no lo he vivido, pienso que un movimiento tan importante, nunca puede olvidarse, ya que generó un antes y un después para el mundo.

    Respecto a los diferentes temas que nombras, Matías: si la sociedad capitalista en la que vivimos ha resuelto los problemas de la pobreza y la injusticia social; si hemos avanzado lo suficiente en el respeto a las minorías; si la mujer ha alcanzado realmente los mismos derechos que el hombre… Creo poder contestarte, aunque como ya he dicho, no viviera esa época.

    Opino que los problemas de las injusticias sociales, no se han terminado, porque todos vemos continuamente los desprecios que se hacen a las personas que otras consideran inferiores, como los que son pobres o los que eligen un tipo de sexualidad diferente a la habitual.

    El respeto a las minorías ha mejorado, pero no lo suficiente, aún sigue habiendo grupos sociales que menosprecian a otros o que pasan de ellos, por el simple hecho de no interesarle su opinión.

    Y respecto a lo de si la mujer se ha igualado por fin al hombre, creo que, aunque eso ha avanzado mucho, aún se la sigue tratando en muchas ocasiones como si fuera un ser inferior, algo que es realmente injusto.

    Por todo esto, creo que el espíritu de 68 seguirá latiendo en los corazones de los que lo vivieron.

    FRANCISCO RUTH CENTELLA 3ºB

  9. Yo esta época no la he vivido, pero, según las historias que me han contado de cómo lo vivieron los que si presenciaron este movimiento, me ha parecido una corriente de gran importancia a nivel mundial.

    Yo creo o pienso que ahora , en nuestra sociedad, estamos saboreando, aunque no nos demos cuenta, las cosas buenas de esa revolución. Tanto en los ámbitos políticos como laborales, universitarios,…

    Esta «explosión» ha tenido como efecto que en nuestra sociedad se haya erradicado un poco más el trato no igualitario entre hombres y mujeres para que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres .

    Además, como bien dices , Matías , han aparecido muchas más entidades para zanjar los problemas de las guerras , el hambre , los desastres naturales,… y creo que esto es en gran parte debido , cómo ya he dicho antes, a ese movimiento , el del mayo del 68.

    Para acabar con este tema, quiero afirmar que este movimiento ha tenido mucha importancia en el mundo, ya que se ha encargado de resolver problemas como los anteriormente citados.

    En respuesta a si la mujer se ha igualado con el hombre, creo que todavía no, pero que vamos por el camino correcto.

    Adiós y «hacer el amor y no la guerra»

    Fernando Gómez Aguilar 3ºb

  10. Este acontecimiento tuvo una gran importancia, como muchos otros de los que se han producido a lo largo de la historia, saber si queda algo de ellos es difícil, queda poco comparado con lo que debiera…, lo justo para que nos conformemos y dejemos de luchar, algo que nunca debería ocurrir, pues este sistema capitalista es una lucha continua entre obrero-empresario, pero ¿para qué tenemos que preocuparnos por recibir una mejor educación o simplemente mantener nuestros derechos? Actualmente tenemos cosas mejores que hacer, como sentarnos a ver el futbol o Gran hermano, etc…Cuando en realidad son formas de adormecernos. Karl Marx dijo «La iglesia es el opio del pueblo», actualmente se inventaron nuevos opios…Por ello, la educación es básica para un pensamiento libre y crítico, conocer nuestros derechos y luchar por ellos, pero lo triste es que la educación esta considerada por muchos jovenes como algo negativo y si rechazamos conocimientos, estamos renunciando a la verdadera libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *