ESTEREOTIPOS Y MACHISMO

Estábamos estudiando en clase los textos publicitarios y acababa de explicar lo que son los estereotipos, cuando una alumna le espetó a un compañero: 

-¡Joder! ¡Estate quieto de una puta vez! 

Inmediatamente le llamé la atención, diciéndole, más o menos lo siguiente: 

-No se deben emplear tacos en clase. Además, están muy feos en boca de una mujer. 

Me salió de una forma espontánea, pero en seguida me di cuenta del error. Claro que un alumno fue casi tan rápido como yo y me dijo con tono de reproche: 

-Matías, acabas de utilizar un estereotipo. 

Luego,  cuando estábamos comentando un anuncio de una campaña  antitabaco, sucedió algo curioso: el anuncio, dirigido a las mujeres, venía a decir que fumar deteriora la calidad de la piel, el pelo y la coloración de los dientes.

Al leerlo, una alumna puso su rostro junto al de su compañero de mesa y me preguntó: 

-¿Cuál de los dos tiene mejor aspecto? 

-Sin duda, el tuyo -le respondí. 

-Pues los dos somos fumadores, así que el anuncio es machista. 

Tampoco le faltaba razón, pues entre los anuncios que había seleccionado para ilustrar el estudio de los textos publicitarios, se me había colado uno con claras connotaciones machistas. 

Los dos episodios me han hecho reflexionar sobre lo extendidos que están en nuestra sociedad los estereotipos y el machismo, tanto que, aunque tengamos la voluntad de criticarlos para que desaparezcan, salen a relucir en el momento más insospechado.    

5 pensamientos en “ESTEREOTIPOS Y MACHISMO

  1. El anuncio de D&G yo lo veo bien, sin ningún tipo de machismo, lo que pasa que, si eres un superdotado como Matías y algunas de mi clase que tambien seran superdotadas, piensas que el anuncio es machista, porque la imagen que se da de la mujer es de un ser inferior al hombre, puesto que es sometida por el chico.

    Pero no he escuchado a ningún nene decir que el anuncio es machista, ¿Por qué? ¿estarán exagerando las que consideran la foto machista? No sé, a mí me mola la foto.

  2. Lo del Raúl pasa siempre, porque es muy pesado y está hablando siempre.
    Sobre el anuncio que invita a no fumar a las mujeres, creo que a ellas les dañará un poco mas la cara, porque son más sensibles, pero tampoco tiene mucho que ver.

    El anuncio de «dolce y gabanna» no tiene por qué ser machista, porque a lo mejor le gusta a la tía, pues los tíos están fuertotes y a ellas lo que les gusta es eso. Igual que a mí me gustaría estar con ella, pues a las nenas les gustaria estar con esos tíos.

  3. Hola, Matías, el anuncio, que ilustra tu entrada, da la sensación de que a la mujer la están forzando, para que la campaña publicitaria llame la atención, impacte y la gente vaya a comprar ese producto.

    Generaliza, utilizando el estereotipo, al dar a entender que el hombre tien un máximo control sobre la mujer y de esa manera nos lo quiere mostrar, desde mi punto de vista. Ahora, que sea así o no… Bueno, un saludo.

  4. Buenas noches, Matías:

    Mira a la hora en que tengo que comentar, jiji, bueno, vamos a ponernos serios. Sobre mi reacción contra mi compañero, sé que no es la más adecuada, pero es que me saca de mis casillas. Eso que dices que en boca de una mujer se ve feo, esa frase no la has podido decir tú, Matías, tú tambien has sido machista, eso de ti no me lo esperaba.

    Luego, los que se estropean la piel no solo somos las mujeres, tambien los hombres se estropean, además, hoy día los hombres se cuidan más que las mujeres
    Un saludo, besos.

  5. Hola, Matías:
    Sobre la imagen que has presentado en el comentario, me parece un poco chantajista, al igual que en el comentario has usado palabras inadecuadas impropias tuyas. Pero ha sido un fallo que has tenido, no dicen que “el que tiene boca se equivoca”, pues lo mismo te ha pasado a ti.

    Sobre la actitud de mi compañera hacia otro compañero, me resulta un poco vergonzoso, me parece que, si nos ponemos en la situación de mi compañero, nos dolería igual que a él, comprendo que le saque de sus casillas a mi compañeros y compañeras, porque saca de las casillas. Pero aún así es compañero nuestro y deberíamos respetarlo un poquito más.
    Bueno, Matías, muchos besos y abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *