8 DE MARZO

La pasada semana, leímos en clase el relato “Réquiem con tostadas” de Mario Benedetti, en el que se cuenta un caso de malos tratos de una mujer por parte de su marido.

Y el próximo jueves, vamos a debatir en el Club de Lectura sobre la novela de Juan José Millás “Hay algo que no es como me dicen”, donde se relata la historia de una joven concejal del PP que sufrió acoso sexual por parte del alcalde del mismo partido.

Las dos situaciones tienen como protagonista a mujeres, que son víctimas de los abusos de un hombre, y que, en un principio, callan por miedo. Este sentimiento las atenaza y las hace sentirse culpables.

Pero ambas logran reaccionar –una iniciando una nueva relación sentimental y otra denunciando al acosador- y, después de mucho tiempo de sufrimiento, sienten nuevamente ganas de vivir.

 Sin embargo, el final de las dos historias no es feliz: la mujer del cuento es asesinada por su marido, cuando éste descubre el engaño del que es objeto, y la joven de la novela, a pesar de que la sentencia judicial considera culpable de acoso al alcalde, se ve obligada a rehacer su vida en el extranjero, pues en España no encuentra trabajo por su pasado de víctima.

 Al pensar en el 8 de marzo, he recordado estas dos historias, donde he visto reflejada la larga lucha de la mujer por su participación, en la sociedad, en pie de igualdad con el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *