EL VELO DE LA DISCORDIA

En mi anterior intervención no me he pronunciado sobre el caso de Najwa Malha, porque entiendo que tienen parte de razón las dos posturas: los que defienden el derecho de la chica a la educación, por encima de cualquier contingencia, y los que comparten la decisión del centro educativo de hacer cumplir su reglamento de régimen interno.

España no es un país laico, como Francia, que ha establecido la prohibición de llevar símbolos religiosos, como el velo islámico o la cruz cristiana, en las escuelas. Nuestro país, aunque lo proclame la Constitución, ni siquiera es aconfesional, como lo demuestran los funerales católicos de estado, que se organizan cuando sucede, por ejemplo, un atentado terrorista.

Desde esta perspectiva, resulta difícil aceptar que se le impida a una chica su derecho a la educación, porque, al ir cubierta con un velo, contraviene las normas de funcionamiento del instituto.

Sin embargo, tampoco es fácil de entender que esta chica, como recuerda un lector del periódico El País, en su edición de hoy, anteponga sus normas religiosas a las normas de un centro de enseñanza, en el que se ha matriculado libremente, sabiendo que corre el riesgo de ser expulsada del mismo.

Cuando entramos libremente en una institución o vamos a vivir a un país, que no es el nuestro, tenemos que aceptar las normas por las que se rigen, aunque no estemos de acuerdo con algunas de ellas.

En cualquier caso, la solución definitiva al problema no está en el instituto de Alarcón, ni en ningún otro centro de enseñanza, sino en la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, que regule el uso de los símbolos religiosos y profundice en la independencia del estado con respecto a todas las creencias, en especial, la católica.

Podéis encontrar más opiniones sobre este tema en el «Rincón solidario», que coordina Rafael del Castillo. También, en Ticágora.

3 pensamientos en “EL VELO DE LA DISCORDIA

  1. A ver, yo creo que a casi nadie le interesa si usan velo o no, lo que si nos interesa o debería de interesarnos es la connotación del mismo, en el islán se utiliza como signo de sumisión de la mujer, porque siento decirte que el islán es una religión, si se consiente que estas islamistas acudan con el velito a clase deberían de dejar también los crucifijos y a los chicos que quieran llevar gorrita pues también o ir desnudos ¿por qué no?, si eres naturista ¿por qué no puedes ir desnudo a clase?,¿ o al trabajo?, pero no os dais cuenta que poco a poco quieren ir cambiando nuestra sociedad a lo que ellos quieran, como mujeres deberíamos unirnos y protestar todas juntas, si no les interesa nuestra forma de vida que no vengan yo no me voy a su país a pedir que me dejen ir con un crucifijo colgado del cuello, principalmente porque no creo en ninguna religión, pero es que el islán somete y anula a la mujer vulnerando sistemáticamente sus derechos, señoras seamos realistas en plena era tecnológica en los países islámicos se sigue lapidando mujeres sin ningún tipo de defensa posible y con acusaciones inimaginables en nuestra sociedad, este tipo de cosas es un paso atrás para nosotras y deberíamos saber defender los derechos adquiridos durante años, despues del velo vendra el burca, ¿cuantas de vosotras estara dispuesta a colocarse un burquita y a ir tres pasitos por detras de los hombres que tengais en la famillia?, a dejar vuestros trabajos y estudios. treflexionar un poquito las que mandan en este pais no se quedaran aqui para ayudaros y poco a poco nos van comiendo terreno, dentro de nada veremos como se empieza a pedir que la seguridad social pague la ablacion del clitoris, si consentimos estodel velito pediran mas.

  2. Me es muy complicado opinar sobre temas que no conozco en profundidad, como las religiones, los reglamentos internos, etc., pero me es muy fácil opinar sobre un hecho tangible como es la libertad del centro para crear su reglamento interno y la libertad de la chica para elegir centro.
    Está claro que cuando nos matriculamos en un centro, acatamos su reglamento interno.
    Hay centros en los que”el uniforme” es imprescindible, otros dejan la libertad de vestir como uno quiera, siempre dentro del sentido común y la lógica.
    En mi opinión esta chica debe de acatar las normas del centro y si son contrarias a su religiosidad, cambiar de centro.

  3. sinceramente creo que Najwa lleva razón, ella no ha elegido ser quien es. Ella practica la religión musulmana y al hacerlo debes cumplir unas normas, si ella ha decidido hacerlo nadie deberia prihibirselo porque se supone que esto es un país democrático y de libre opinion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *