GARCÍA LORCA, UN ESCRITOR SOLIDARIO

A García Lorca, después de la publicación de “Romancero gitano”, que obtuvo un éxito inmediato de público y de crítica, se le empezó a relacionar con el gitanismo; pero él se defendía diciendo que los gitanos eran un tema y nada más. El poeta granadino, en efecto, los convierte en protagonistas de sus romances, porque entiende que son los mejores intérpretes del arte flamenco y representan lo más puro y auténtico de Andalucía.  

Los gitanos, en este sentido, están unidos a una cultura primitiva y natural, con un código de conducta y unas leyes diferentes a las  del mundo occidental. Esto los convierte en marginados, del mismo modo que lo son los negros de “Poeta en Nueva York”, o las mujeres de “La casa de Bernarda Alba”. Con todos ellos se siente solidario García Lorca, porque siempre estuvo al lado de la gente sencilla que trabaja, la que asistía entusiasmada a las representaciones de “La Barraca”, grupo con el que recorrió los pueblos de España, representando lo mejor de nuestro teatro clásico.  

Lorca fue un defensor apasionado del teatro de acción social, que según él es uno de los más útiles instrumentos para la edificación de un país. Creyó en su fuerza transformadora, en su capacidad para cambiar la sensibilidad del pueblo, si es un teatro que recoge el latido social y el drama de sus gentes. 

No sé qué opináis sobre esta concepción del teatro que tiene Lorca, un teatro que hace pensar al espectador, que le hace cuestionarse las cosas; también sobre sus consideraciones acerca del pueblo gitano y, fundamentalmente, sobre su solidaridad con los seres marginados.     

9 pensamientos en “GARCÍA LORCA, UN ESCRITOR SOLIDARIO

  1. Pingback: Rincón Solidario » Blog Archive » Federico García Lorca, un escritor solidario

  2. El teatro de Lorca es, junto al de Valle-Inclán, el más importante escrito en castellano durante el siglo XX. Se trata de un teatro de una gama muy variada con símbolos o personajes fantásticos como la muerte y la Luna, lírico, en ocasiones, con un sentido profundo de las fuerzas de la naturaleza y de la vida.
    Lorca se caracteriza sobre todo por ser un autor al que le importa su público en el sentido de querer transmitirles ideales desde su obra.
    En sus entrevistas y declaraciones, Lorca siempre insistió en la responsabilidad social del artista, especialmente en la del dramaturgo, pues éste podía “poner en evidencia morales viejas o equivocadas”. Se entregó, como siempre, a la creación poética, pero su poesía “se levanta de la página” y, desde el escenario, llega a un público más amplio. En una velada en el Teatro Español, en que Margarita Xirgu ofreció a los actores de Madrid una representación especial de Yerma, salió al escenario Federico para defender su visión del teatro de “acción social”: “Yo no hablo esta noche como autor ni como poeta, ni como estudiante sencillo del rico panorama de la vida del hombre, sino como ardiente apasionado del teatro y de su acción social. El teatro es uno de los más expresivos y útiles instrumentos para la educación de un país y el barómetro que marca su grandeza o su descenso. Un teatro sensible y bien orientado, puede cambiar en pocos años la sensibilidad de un pueblo; y un teatro destrozado, puede achabacanar a una nación entera.
    Para Lorca, el teatro es “una escuela de llanto y de risa y una tribuna libre donde los hombres pueden poner en evidencia normas morales viejas o equivocadas y explicar con ejemplos vivos normas eternas del corazón y el sentimiento del hombre”.

  3. El objetivo del drama lorquiano es fruto de la especial sensibilidad de Lorca, el cual cultiva el género dramático, especialmente, en sus últimos años. Esta sensibilidad y los medios económicos de que dispone, le permiten enriquecerse en literatura , música (llegando a aprender, con soltura, a tocar el piano) y arte en general; desarrollando una personalidad característica y llena de vitalidad y simpatía, muy veneradas por el resto de escritores del Grupo Poético del 27 y por un público cada vez más asiduo. No obstante, su personalidad también presenta un profundo malestar, posiblemente debido a su homosexualidad, que quizás sea una de las razones de esta solidaridad. De su vida, no podemos olvidar la etapa de estudiante en la Residencia de Estudiantes, donde establece lazos de amistad con los escritores del 27.
    Por otro lado, Lorca critica al teatro comercial, ligado a empresas privadas que carentes de cualidades literarias desarrollan un teatro material y cuyo único fin es el dinero. En cambio, Lorca entiende el teatro como un elemento con el que edificar la cultura española, partiendo del drama popular. Este acercamiento al pueblo le trae odios que desencadenan la desagradable ejecución a comienzos de la Guerra Civil, agosto de 1936.
    Para Lorca el pueblo gitano representa un tema a tratar en su libro “Romancero Gitano”, pero solo esto. Este cante hacia el pueblo gitano se debe a que el pueblo gitano posee un mundo bello y personificado, y, entre otro, personifica al denominado “duende”, tan característico del andaluz.
    En conclusión, son esa personalidad única y el amor por la vida, los que conforman ese sentimiento solidario de Lorca.

  4. Yo pienso que el teatro de Lorca hace al espectador pensar y deducir sobre a qué personajes se está refiriendo en cada una de sus obras.

    Lorca fue un hombre sencillo, como aquí bien se dice, ya que escogió unos personajes como él, al escoger a los gitanos se le identificó como ellos y como el prototipo que todo el mundo tiene de ellos, pero estas personas son sencillas y como cualquier otras sólo le facilitaron su teatro.

    Para Lorca el teatro puede ser transmitido de diversas formas y cada espectador lo puede considerar como una libre interpretación.

  5. Sinceramente lo que más me gusta de Lorca, además de su arte a la hora de escribir teatro y poesía, es esa solidaridad con los seres marginados y su afán por transmitírsela al público que lee o asiste a sus obras teatrales de acción social.

    ¿Por qué razón están tan marginados los gitanos en la actualidad? ¿Por qué siempre han sido marginados? ¿Acaso no son personas como nosotros? ¿Qué nos hace diferentes? ¿La forma de hablar? ¿La forma de pensar? Nunca comprenderé este tipo de cosas, que se margine a otras personas por el mero hecho de que son diferentes. Claro que somos diferentes, todos los somos. ¿Y qué tiene de malo? En todos los sitios hay personas malas, ya sean españoles, árabes, chinos, rumanos… Pero también hay personas normales, buenas, que no se merecen esos castigos. Por esta razón, pienso que si alguna raza, como los gitanos, es algo violenta o lo que sea, lo es y con razón, porque de siempre ha sido marginada y mal vista, por tanto, es normal que se comporten de cierta manera.

    La verdad, me halaga mucho que Federico García Lorca fuese tan solidario y tuviera la valentía de hacer poesía defendiendo a estos seres. Por ello, pienso que si la mayoría de los escritores, cantantes, etc., hicieran lo mismo, sería posible hacer desparecer la marginación, ya que son ellos los que mayormente más público controlan.

    Finalmente, volviendo al tema de la marginación, creo que lo que siempre ha ocurrido es que por algo en concreto, como un robo o un asesinato, a un grupo de personas, por ejemplo gitanos, se le ha marginalizado. Por ello, termino mi entrada definiendo mi postura en una frase: “Nunca por matar un gato, se llama uno mata gatos”.

  6. Yo pienso que lo mejor que posee a la literatura de Lorca es esa sensibilidad y solidaridad al representar a personas marginadas, en estecaso los gitanos.
    Siempre a ellos se le ha marginado, porque tienen unas costumbres y una forma de pensar distinta a la nuestra, pero, ¿y qué?, todas las personas no opinamos lo mismo sobre algunos temas y no nos discriminamos entre nosotros.
    Desde mi punto de vista, hay personas buenas y personas malas en todas las razas y en todos los países.
    Pienso que no está bien discriminar a una persona por el hecho de no pensar igual que nosotros o porque tengan otra cultura u otra religión.
    Además, en algunas cosas, tenemos que aprender de ellos por ejemplo, en el respeto que dan a sus mayores.
    A mí me gusta que las personas pensemos diferente, ya que eso es lo que nos hace únicas.

  7. Federico García Lorca habla sobre el pueblo gitano en su libro “Romancero Gitano”, porque es un pueblo bello que personifica al pueblo andaluz. Debido a sus orígenes y a la visión que se tiene del pueblo gitano, hace que sean marginados. Se tiene una concepción de ellos que muchas veces es errónea, nos lo imaginamos como si fueran unos ladrones, con melenas, oros, chulos, y sobre todo con una navajilla. Esta visión es la que tiene cualquier persona cuando le hablas sobre algún gitano, y no todos son así. Yo pienso que Lorca intentaba mediante su teatro que desapareciera la marginación del pueblo gitano, haciendo que los espectadores reflexionen y salgan reflexionando de las obras de Lorca.

    Que un poeta se acercara al género dramático, con el ardor y la entrega con que Lorca lo hace, se consideró como una especie de defección ante la idea de que éste es incompatible con el concepto literario de “inmensa minoría” que Juan Ramón estableció como una meta ideal y excluyente. Lorca es un poeta que con su teatro es capaz de hacer que los espectadores saquen diversos sentimientos, y todo esto es debido a un trabajo costoso, de muchas horas que Lorca dedico a lo largo de su vida.

    Sin duda estamos ante uno de los grandes escritores de teatro de todos los tiempos.

  8. “Romancero Gitano” es una más de las obras maestras que escribió Lorca y tiene el mismo tema que las demás, sin variar en lo más mínimo. Por mucho que dijera Lorca, es obvio que eligió como tema a los gitanos por su faceta de marginados, no por su arte ni por nada de eso. ¿Por qué, si no, todos sus libros tienen como protagonistas a mujeres, negros o demás personajes con diversos grados de marginación? Todos conocemos la inclinación sexual de Lorca, además de su ideología, así como la increíble marginación que sufrían las personas como él. Sabiendo todo esto, es fácil imaginar la razón por la que elegía estos temas para sus libros. Él sentía una gran empatía hacia esos tipos de personas, porque se sentía como ellos, sabía lo que sentían y se solidarizaba con ellos. Ésta es la razón de su increíble sensibilidad y de la de sus obras.

    También podemos observar la razón por la que sólo triunfó el “Romancero Gitano” entre el público habitual. El tema del romancero, como su propio nombre indica, son los gitanos, personas de casta, que representan el arte y el garbo que caracterizan a Andalucía, por lo que a la gente le gustó leer esos romances que representaban su parte más llamativa. Sin embargo, en el resto de libros de Lorca, podemos observar con más claridad el protagonismo que toman las clases marginadas y el papel de villano que toma el resto de la sociedad. Por esta razón, el público que loaba al “Romancero Gitano”, y que representaba a los marginadores, criticó el resto de la obra de García Lorca, aunque, en realidad, era sobre el mismo tema que el romancero.

  9. Yo pienso que Lorca claramente escoge a sus personajes entre individuos y grupos socialmente marginados, ya que se siente identificado y solidario, puesto que él vivió una fuerte represión social, tanto por sus ideales políticos como por su condición sexual. De esta manera, en sus obras elige siempre protagonistas que se oponen a las normas establecidas socialmente, creando así en ellas situaciones límite que suelen conllevar a un duro final.

    Sin duda, Lorca fue un gran escritor que supo plasmar en sus obras grandes problemas sociales, para, a través de estas, poder hacer reflexionar al mundo y cambiar dichas situaciones.

    Además, la amplia simbología que podemos apreciar en cada una de sus obras es interesante de analizar. Por último, me gustaría resaltar la importancia que supone que exista gente entregada e idealista que intenten cambiar el mundo a través de la palabra y el conocimiento, lástima que un gran luchador como fue Lorca termine, tal y como ocurre en sus obras, simplemente por ser tal y como era y defender sus ideales hasta la muerte. Por ello, cada uno de nosotros deberíamos reflexionar más a menudo sobre grandes personajes de nuestra historia que fueron condenados por su pura valentía y por defender un mundo mas justo y libre, aunque a veces es fácil olvidar y pensar que la lucha por la libertad es simple, cuando debemos tener presente que tal lucha debe ser continuada, generación tas generación, y no olvidar nunca a personas que dieron tanto por ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *