CONTRADICCIONES

Esta mañana, en la clase de 2º de Bachillerato, hemos leído, como ejemplo de los géneros periodísticos de opinión, dos textos, que abordaban, desde distintos ángulos, un mismo tema.

El primero ponía de relieve la contradicción del parlamento catalán, al prohibir, hace unos meses, las corridas de toros, con el argumento de que el animal no debe sufrir de manera gratuita, y aprobar, la semana pasada, la celebración de los “correbous”, otro festejo que también causa dolor a los toros.

El segundo de los textos justificaba las dos decisiones del parlamento catalán, entre otras razones, porque en las corridas se acababa matando al animal, mientras que en los «correbous» no.

La lectura de los mismos suscitó un animado debate, en el que se manifestaron puntos de vista también opuestos: por un lado, los que reconocían que les gustan las corridas de toros, porque las consideran como un arte; y por otro, los que las califican como una forma de torturar inútilmente a un animal.

En medio, los matices: si prohibimos las corridas de toros, con el argumento de que se hace sufrir a un animal, habría que cerrar también las granjas y los mataderos, y transformarnos todos en vegetarianos; no es lo mismo convertir el dolor de un animal, en un espectáculo público, que causarle éste, en lugares discretos, destinados a la crianza y sacrificio de ganado para el consumo humano; tampoco  es equiparable una corrida de toros, que forma parte de la tradición española, se rige por unas normas asumidas por todos y tiene como finalidad la lidia del animal, que los espectáculos callejeros, donde la gente se divierte, alanceando a un toro o colocándole antorchas en los cuernos; etc. 

Como el tiempo para el debate fue breve y la mayoría se quedó sin intervenir, os animo ahora a expresar vuestra opinión.

Si queréis más información y opiniones sobre las corridas de toros os remito a otra entrada de este blog.

16 pensamientos en “CONTRADICCIONES

  1. Ante todo, hay que decir que en un tema tan polémico, como éste, hay diversas opiniones y habrá que valorarlas, pero nunca ninguna de ellas tiene más peso sobre otra, porque es bastante normal no coincidir con la opinión de los demás. Yo daré mi opinión sobre el tema pero eso no significa que no respete las de los demás, pues para mí todas las sugerencias son buenas.
    Las corridas de toros, como ya todos sabemos, son una representación muy típica en nuestro país y tienen multitud de seguidores, es decir, mucha gente aficionada.
    Esta «celebración» implica la muerte de un animal a la hora de la estocada final y, por tanto, este animal (el toro) sufre.
    Muchos españoles, y me incluyo entre ellos, son aficionados a los toros, van a ver las corridas y, además, las observan por televisión de forma fascinante y halagando la labor torera. Podría pensar que es injusto para el pobre animal, pero opino que es una tradición española desde hace muchísimo tiempo y que esta actividad no implica la extinción del toro, porque en las ganaderías se crían en grandes masas y en muchas de ellas para las corridas de toros.
    Lo que no comprendo es que se diga que se debe prohibir este tipo de maltrato a los animales tan cruel y después, en concreto, en Cataluña se celebren los «correbous» ya que aunque no se mate al animal, éste también sufre y siente pavor al verse con dos antorchas de fuego en sus cuernos y viendo a todo el mundo correr en una calle, eso es lo que yo no entiendo, porque no veo lógica ninguna, si defienden que los animales no deben sufrir, no son consecuentes con su ideología de esta manera.
    Hay gente que piensa que no se debe maltratar a ningún animal, pero muchas de las personas que apoyan ésto, no son vegetarianas, es decir comen carne de animales que han sido matados previamente para ello, incluso muchas de ellas no están informadas de situaciones que sufren algunos animales por este motivo.
    Lo que si puedo entender es que haya personas que no estén de acuerdo con las corridas de toros, de que se haga una celebración de la muerte del toro, pero si estén de acuerdo con la muerte del mismo, mismamente para la alimentación, aunque debería hacerse más privadamente.
    De todas formas, y para concluir el comentario, pienso que la ley que rige la vida en el mundo se basa en comer unos de otros por el ciclo alimentario, es decir, animales que se comen a otros y nosotros, aunque tengamos la capacidad de razonar y podamos pensar que esté mal, para sobrevivir, hay que llevar a cabo estas acciones.

  2. Yo estoy un poco en contra de los toros, ya que lo veo como una fiesta o diversión para personas crueles, que gozan viendo cómo muere el animal y sabiendo que el torero puede ser atacado en cualquier instante. Bajo mi punto de vista, esto no tiene ningún interés, porque sufro más de lo que podría llegar a disfrutar. Pero, por otro lado, yo la observo como una gran tradición española, hasta tal punto que la Península se dice que se parece a una piel de toro, no debería perderse, sólo matizarla un poco, suprimiendo el sufrimiento del animal y que sólo se basara en el hecho de ver la maestría con la que el torero capea al toro, sin llegar a darle ejecución, aunque la gente no disfrutaría lo mismo.

    Ahora bien, lo que sí veo realmente mal, son los “correbous”, porque ahí no se les mata, pero se les hace sufrir durante horas, siendo aún más atroz. Sí, es verdad que los animales que se crían en las granjas también mueren dolorosamente, pero su fin es alimentarnos, porque sin ellos nuestra nutrición no sería la misma, por lo tanto ¿No deberíamos respetarlos, sin convertir su agonía en un motivo de festejo?

  3. Temas polémicos no faltan en la sociedad española y uno de ellos sin duda el de las corridas de toros.
    Como sabemos, las lidias de toros se realizan principalmente en España y, como en todo, existe gente que está de acuerdo con ello y otras no.
    Hace unos años, no tenía un pensamiento crítico sobre las corridas de toros, pero, tras informarme de cómo realizan la muerte del toro , sin duda mi opinión no puede ser otra.

    Yo no estoy de acuerdo con que se celebren este tipo de ‘‘espectáculos’’, ya que me desagrada ver cómo hacen sufrir a un animal de una manera »divertida» para los que admiran este tipo de celebraciones.
    Por lo visto, hacen que el toro sufra poco a poco, y lo que me pareció más cruel de todo es el remate final: al toro lo rematan con la ‘puntilla’ de 10 cms, con lo que intentan seccionarle la médula espinal, a la altura de las vértebras altas quedando el toro así paralizado, sin poder realizar movimientos con los músculos respiratorios, por lo que muere por asfixia, muchas veces ahogado en su propia sangre, que le sale a borbotones por la boca y la nariz.
    Y por si nos pareciera poco, después, viene lo peor, después de destrozarle las vértebras, el toro pierde el control de su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo, en la parte de arriba se mantiene intacto, por lo que es consciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo.
    Estamos dando un mensaje de falta de respeto a una parte de los seres vivos, lo que lleva al final a prácticas como el abandono de mascotas, tan a la orden del día.
    Hay quienes consideran a los animales una propiedad, por supuesto, seres inferiores y carentes de derechos y, por eso, pueden comprarlos, venderlos o deshacerse de ellos a su antojo y esto está en parte fomentado por prácticas como las corridas de toros.

  4. Antes de nada, me gustaría decir que yo he estado en una corrida de toros y verdaderamente no me gustó; puede haber toreros buenos que hagan sufrir menos al animal, y toreros malos(como fue en mi caso)que lo hagan sufrir más.

    Aunque mí no me gusten, porque lo veo como algo atroz, para muchas personas son un arte, el cual pienso que hay que respetar, pues todo el mundo tiene sus gustos y no porque a ti no te gusten, debe ser lo peor. Mucha gente piensa o dice que, por el simple hecho de matar al toro, ya es algo horrible, porque el animal sufre, pero ahora digo yo, ¿que más da que lo maten en una plaza de toros que en un matadero?, realmente, el toro ¿para qué sirve, si no es para montar a la vaca, y dar comida? Yo pienso que un toro verdaderamente sufre más en un matadero que en la plaza siendo toreado, ya que en esta clase de industrias el trato a los animales es nefasto.

    Por otra parte, dicen: «sí, pero es que una corrida de toros es festejar la muerte del animal». Ahora yo digo: no es festejar la muerte del animal, ya que yo lo veo como algo serio, donde una persona se planta delante del toro y, ciertamente, no veo a esta persona pegando saltos de alegría ni cantando ni nada por el estilo, sí es cierto que, cuando el toro cae, hay aplausos, alegría, etc.; pero lo veo más como un festejo porque el torero sigue vivo, porque ha matado al toro limpiamente y porque el toro ha sufrido lo menos posible, que como un festejo de la muerte del animal, ya que la gente, cuando sale de una corrida de toros, no dice «qué bien que el toro se ha muerto», no, lo que dicen es «qué bien ha toreado el torero» y cosas por el estilo, es más, cuando un torero está toreando mal, y se ve claramente que el toro está sufriendo, se abuchea al torero por el sufrimiento que le está causando al animal.

    Mi pensamiento es que las personas que dicen que una corrida de toros es algo que no está nada bien, tendrán sus motivos, pero pienso que hay otras muchas a las que simplente no les gusta y siempre lo ajeno, lo que no gusta, lo diferente, es algo malo.

    Lo que ciertamente, desde mi punto de vista, veao algo bastante malo son los «correbous», claro que pueden decirme: «no, es que lo ves malo, porque no te gusta, como tú bien has dicho antes, pero eso no es cierto porque las corridas tampoco me gustan y no las veo mal, simplemente, que sí que tengo motivos para caliicar al «correbous» como algo nefasto, ya que ahí sí que realmente se está maltratando al animal, aunque no muera, la gente se dedica a porle fuego en los cuernos, a desorientarlo, a maltratarlo de cierta forma, y eso sí que es un sufrimiento real para el toro.

    Finalmente, quiero decirle a esas personas que piensan que el toro sufre más o igual en una corrida porque termina con la muerta, que en el correbous¿verdaderamente piensan eso?No quito que el animal sufra en las corridas, pero ¿no sufrira más con las quemaduras y las secuelas que puedan quedarle después del correbous, que con la propia muerte?

  5. Pues, bien, como dije en clase, yo no me considero un aficionado a los toros, ya que de hecho no me gustan las corridas de toros, pero estoy a favor de que haya corrida de toros. Yo creo que es una tradición, aquí en España, desde hace bastante tiempo, y que también es conocida mundialmente por el toreo, aparte de muchas cosas más, y muchos países nos envidian por esa gran tradición. Ahora bien, supongamos por un momento que se prohíben las corridas de toros en España; a mí se me plantean varias preguntas:

    1º ¿Para que sirve criar un toro? Sería un gasto innecesario para los ganaderos que los crían, puesto que no servirían para nada y al final se acabarían extinguiendo.

    2º ¿ Qué pasa con todos esos ganaderos que se dedican a la cría de esos morlacos?, ¿más gente al paro?

    3º La gente que se postula en contra de las corridas, ¿ comiendo carne cree que puede quejarse de las corridas de toros? Es tan ambiguo como absurdo.

    Yo creo que, si esto llegase a ocurrir algún día, se convertiría en un circulo vicioso, porque ¿los pollos que matan para después comérnoslos nosotros no sufren?, o ¿ cuando matan a un cordero para también comérnoslo tampoco sufre no?

    Para cerrar el tema, pienso que solo es un tema más que hay de actualidad y que solo sirve para que la sociedad esté «entretenida» con algo, en vez de ocuparnos de otros temas de más importancia, como el paro, la crisis y demás cosas, pero es algo que no viene al caso.

  6. El debate surgido en la pasada clase da mucho de que hablar, ya que cada persona tiene su punto de vista acerca de estas celebraciones taurinas.
    En mi opinión, este tema podríamos enfocarlo desde 2 perspectivas diferentes:
    En primer lugar, hablaré de todo el tema relacionado con los toros. Yo pienso y he pensado siempre que las corridas de toros son algo inútil y considero una tontería hacer sufrir así a un animal, con el único fin de la diversión de los aficionados al toreo; además, muchas personas defienden este tipo de celebraciones alegando que son una importante tradición español, pero en realidad lo hacen solo porque les interesa la cantidad de dinero que se mueve. De este modo, estoy de acuerdo con la prohibición que ha realizado el parlamento catalán. Pero, sin embargo, me parece una contradicción, como bien se cita en el texto, que los “correbous” no sean prohibidos, ya que, al igual que en las corridas de toros, se hace sufrir al animal por la misma causa citada anteriormente, la diversión.

    En segundo lugar, este tema tiene como trasfondo la famosa independencia de Cataluña del resto de España. Pienso que las corridas de toros las suprimen, ya que son una tradición española, mientras que los “correbous” son una tradición catalana. Esto es uno de los muchos ejemplos de que quieren de una vez por todas la independencia, ya que, si suprimen las corridas de toros por hacer sufrir al animal, también deberían de hacerlo con los “correbous”.

  7. Pues bien, de nuevo, como hace unos años, nos volvemos a encontrar con este tema, Matías, que por desgracia no ha cambiado mucho desde la última vez. Al igual que entonces, daré mi opinión siempre desde el respeto y la tolerancia, aunque la mía no es una exposición que valga mucho, la verdad, porque, a diferencia de casi todos, creo, yo no me declaro ni a favor ni en contra de las corridas de toros, ni de todo lo que lleva esta práctica consigo.

    Ahora bien, está claro que las corridas de toros son, por así decirlo, patrimonio de España, algo que se lleva practicando desde hace mucho años y que, de alguna forma, se ha convertido, por suerte o por desgracia, en unas de las marcas de identidad de este país, como las sevillanas o el flamenco, pero, claro, las consecuencias de estas costumbres no son tan polémicas.

    Como he dicho, es indiscutible que las corridas de toros forman parte del carácter de España, pero ¿es correcta esta práctica? Yo no soy un entendido de los toros, por supuesto, no es un arte que me llame la atención, exceptuando el temple y el coraje que demuestran los toreros y demás ante un animal, como puede ser el toro bravo; pero esta forma de coraje no enmascara sino un acto considerado por algunos cruel y por otros digno de admiración. Yo no soy quién para juzgar eso, pero sí para decir mi opinión al respecto. El toreo es una tradición que, según creo yo, debería perdurar, porque muchos la consideran un arte, no sólo los que la llevan a cabo, sino también, y en ocasiones aún más, los espectadores. También es verdad que el animal sufre, aunque se acaba con su sufrimiento relativamente rápido, teniendo, eso sí, en cuenta, la maestría del torero, porque, cuando esta es escasa, el pobre animal no para de sufrir estoque tras estoque, hasta que se le da la puntilla.

    En cuanto a lo de los animales de granja, por supuesto que se les trata con extrema dureza, como se comentó en clase, ya sea con las vacas, las ovejas, e incluso los patos, a los que les hacen cosas horribles para obtener de ellos sustento, pero no por ello debemos adoptar una postura radical contra este sector.
    En lo que sí que no estoy de acuerdo rotundamente es en lo de permitir los «correbous», porque aunque también se maltrate al toro, se trata de una forma de burla y de humillación del pobre animal, aunque no se acabe con él. En las corridas de toros, el toro muere, sí, pero se ennoblece su figura, si éste ha demostrado bravura o no, pero en los «correbous» sólo se tiene en cuenta el que éste dure lo bastante sin agotarse, como para contentar y entretener al público, cosa que me parece un acto deleznable. Además, estoy totalmente de acuerdo contigo, Matías, sobre lo que dijiste en clase, lo de que sólo lo permitían, porque se trataba de una costumbre catalana, mientras que las corridas de toros pertenecen a la cultura española, creo que llevabas toda la razón al hacer esa afirmación.

    Para concluir, sólo me queda decir, al respecto, que creo que se debería reformar un poco el mundo del toreo, que se disfrute de él, pero sin causar muerte al toro, como bien dice mi compañera Rocío, aunque, al igual que ella, también opino que, por desgracia, esto no terminaría contentando ni a un bando ni a otro. No soy quién para juzgar lo que está bien o lo que está mal, sólo digo que debemos actuar en consecuencia y siempre desde la razón, sin dejarnos llevar por ningún tipo de ideología o absurdo pensamiento egoísta. «La base de una sociedad es el respeto entre los miembros que la forman».

  8. Sobre este tema, quiero decir que estoy totalmente a favor de prohibir las corridas de toros, aunque entiendo que para algunas personas, sobre todo los mayores, esto signifique un atropello para la libertad de un país y para los valores culturales del mismo. Para muchos, los toros son una tradición ancestral, considerándola una forma de expresión artística que identifica a España y, por lo cual, no se debería quitar.

    Yo pienso que, aunque sea una tradición, tú nunca puedes hacerle daño a un animal y mucho menos matarlo, como en el caso de las corridas sólo por el hecho de divertirse.

    Con respecto a lo que a hecho el parlamento catalán, estoy totalmente en contra, ya que ellos han prohibido las corridas de toros, porque dicen que hacen sufrir al animal, pero luego no han prohibido los llamados “correbous” (otro festejo típico catalán en el que también maltratan a los toros, y que consiste en ponerle en las astas fuego, y hacerlo correr de forma alocada), lo cual hace entender que han prohibido las corridas, no porque hacen sufrir a los animales, sino para independizarse un poco más de España, ya que los toros se identifican por ser una fiesta típica española y, como ya sabemos, los catalanes quieren la independencia incluso en este tema.

    Para acabar, solo quiero decir que no tiene nada que ver lo de matar a un toro en una plaza delante de mucha gente que ha pagado para verlo, a matarlo en un lugar en el que nadie lo ve, y con el fin de que este sirva para alimentarnos.

  9. Pues bien, este tema suscita mucha polémica: siempre existirá aquel que esté a favor y el que esté en contra. En mi caso, es un tema por el que siempre he sentido indiferencia, aunque en mi familia, a lo largo de las generaciones, ha habido siempre gran expectación con los toros, yo la mayoría de las veces me he decantado por la vertiente de que los toros debían eliminarse.

    Con el paso de los años, ya no estoy tan a favor de que los eliminen, es decir, considero que, si a mí ese «arte» no me gusta, no tengo derecho a decir que se erradique, pues habrá gente a la que sí le guste y a la que hay que respetar, porque yo no tengo por qué tener más razón que ellos. Personalmente, siempre he pensado que es una atrocidad, pues se mata al toro, haciéndole que toda su sangre mane por sus lomos, hasta quedar exhausto y finalmente morir. Esta era la principal razón por la que me oponía a ello, pues este arte suponía la muerte de un animal, sin motivo alguno, solo con el objetivo del espectáculo. A medida que he ido creciendo, he ido escuchando razones a favor de los toros que hacen que no te lances a decir que deberían ser eliminados sino que te hacen recapacitar aún más sobre este tema.

    Hace unos años llegó a mis oídos un dato que desconocía por completo: según determinados estudios, el toro no llega a sufrir en la plaza, sí, sí, como lo digo, el toro no llega a sufrir en la plaza; según estos estudios, el toro en la lidia segrega una serie de hormonas las cuales anulan todo atisbo de dolor, siendo prácticamente nulo éste. Es decir, unas de las primeras ideas que yo tenía que me hacían opinar en contra de los toros se desmorona por sí sola, pero claro no soy radical ni antes me gustaban ni ahora son “Santo de mi devoción”, pues creo que el toro llega a sufrir algo de dolor, dado que, en mitad de la plaza, cuando está desangrándose, defeca y se orina, yo creo que esto es signo claro de dolor. Pero es un dato curioso que me hace recapacitar y concluir que este tema tiene bastante controversia.
    Asimismo, siempre he valorado la figura del torero, pues, aunque se está enfrentado a un ser inferior , psicológicamente hablando, hay que tener mucho valor para ponerse delante de una “mole” de media tonelada, teniendo a mano sólo un trozo de tela. Yo creo que la controversia de este tema reside en la expectación, es decir, en que una plaza de veinte mil localidades se llene para ver un animal morir, acto que está totalmente preparado y previsto, pues a fin de cuentas el trabajo del torero es totalmente lícito, pues cada uno debe buscarse la manera de ganarse la vida.

    Por otra parte, también conocí el dato de que los toros de lidia, se pasan 5 años “a cuerpo de rey” en la dehesa, se crían libres, pastan hierba, beben agua de los arroyos, se tumban a la sombra de los árboles… A diferencia de otros animales de corral, que son criados en condiciones mucho más malas. Siempre suelo poner el ejemplo de que, al que no le gusten los toros porque se mata al animal, no debería comer ni jamón , ni pechuga ni carne en general, porque, a fin de cuentas, el cerdo también se mata al igual que el toro , mediante una muerte que es , a mi entender, mucho más horrible que la del toro ; lo que pasa es que al toro se le mata delante de miles de personas, lo que causa un gran impacto , mientras que al cerdo se le mata en un matadero sin que nadie lo vea.

    Otra cosa que me planteo es la crueldad ¿no es crueldad siempre, independientemente de si la víctima que la recibe es humano o animal?

    Pues bien, yo aquí considero que es totalmente un acto de demagogia que nos preocupemos por la crueldad que recibe un animal, aunque este no deja de ser un ser vivo igual que nosotros, cuando en el mundo siguen sucediendo actos crueles, pero no con animales sino con personas. ¿Acaso no sería más importante preocuparse por eliminar la ablación de las mujeres que esto? ¿No sería más importante eliminar la lapidación?

    Creo que mientras no seamos capaces de eliminar estas injsticias, los humanos, no seremos capaces, ni por asomo, de justificar o no justificar un espectáculo como el toreo.

    Respecto al tema de “los toros embolaos”, considero que el toro no sufre para nada , pues lo único que se le hace es incendiar un trapo y atárselo al final de su hasta, me parece una tradición muchísimo menos polémica , en la que el toro no muere y en la que en las distintas modalidades: “bous a la mar”(toros al agua) , el toro atado con la cuerda, los propios “correbous”, cada vez más se están poniendo nuevas medidas para que el toro no sufra daño alguno, como no superar un límite de tiempo para que el toro no sufra una posible parada cardíaca. Por otra parte la decisión del “Parlament” creo que es un claro signo independentista pues se aleja de las tradiciones españolas y mantiene las suyas.

    Para finalizar, me remito a lo anteriormente dicho, ¿no habrá en el mundo problemas peores que este para intentar eliminarlos? ¿Acaso nos vamos a preocupar por animales cuando siguen habiendo personas que son víctimas de crueldades?

    Creo que mi opinión acerca de los toros no está para nada decidida, pues, ni siguiera debatiendo aportaría razones a favor y en contra. No me decanto.

    —————FERNANDO———————-

  10. En primer lugar, aclaro que respeto las corridas de toros (incluso admito haber ido a una) por ser una tradición Española, sobre todo porque el símbolo del toro se ha convertido en un signo de identidad española, lo cual no quiere decir que comparta la postura que mantienen los aficionados al toreo.

    En clase se expresaron varias opiniones, con las cuales estoy totalmente en contra, como los que defienden que el toro no sirve para nada, que se cría para matarlo, o los que se preguntan ¿qué es un toro, sino sólo un simple animal?.

    Bien, mi opinión acerca de estas preguntas la tengo bastante clara, ¿El toro no sirve para nada? Entonces tampoco servirían de nada los perros, los gatos, los pájaros…, que tanta gente tiene en sus casas. No porque el toro no sea un animal doméstico deja de ser un animal, de tener vida. En las corridas de toros, se produce la muerte de un ser vivo. Este tema da que pensar: ¿qué imagen se tiene de España, si destaca por una tradición en la que se festeja un maltrato, una muerte?

    Otra opinión frecuente entre los que apoyan las corridas de toros es que, si el toro muere para que nosotros después lo comamos, ¿qué mas da que lo maten en una plaza, si va a morir igualmente? Esta pregunta la veo un poco absurda. En las ganaderías no se hace un espectáculo de tal muerte, ni se premia al matadero con las orejas o el rabo, y lo más importante, y lo que me hace decantarme más por estar en contra de esta tradición, es que en las ganaderías no se maltrata al animal, es más, los tratan dignamente. Sin embargo, las corridas de toros suponen un sufrimiento continuo del animal, y su muerte se convierte en una lenta agonía y en un espectáculo desagradable.

    Por otra parte, no entiendo para nada la postura contradictoria de los catalanes ante la idea de, por un lado, prohibir las corridas de toros (tradición española), y por otro, conservar los “correbous”(tradición catalana). Aquí, se ve claramente la intención de diferenciación del resto, o como ya han dicho, de la independencia con respecto a España. Los comentarios defensores son realmente absurdos. “En los correbous no muere el animal, mientras que en las corridas de toros sí”. Lo que realmente importa es el sufrimiento del animal, muriendo o no muriendo, pero sufre. Además lo veo una tradición más indigna aún que el toreo. Al menos, lo que los taurinos llaman “arte”, podría tener algún sentido por el capeo del torero o por la valentía de éste. Sin embargo, no entiendo que la humillación de un animal pueda llamarse arte. Tampoco encuentro belleza alguna en un juego en el que se usa como juguete un toro con fuego en los cuernos.

  11. El debate tratado en la clase pasada da mucho juego, ya que cada persona tiene su punto de vista.
    Yo opino que las corridas de toros están muy mal, ya que es innecesario hacer sufrir a un animal por mera diversión. Así que, desde mi punto de vista, es perfecta la decisión tomada por el parlamento catalán(aunque los que están en contra digan que es una tradición española).

    Sin embargo, lo que me desconcierta es que hayan suprimido las corridas de toros pero no los «correbous», ya que en ambos casos se le hace sufrir al animal de muchas maneras. No obstante, me gustaría decir a favor de los «correbous» que al animal no se le mata, no como en las corridas que si lo hacen.
    En definitiva, pienso que los «correbous» están mal, pero que las corridas están aún peor.

  12. Como se mostró en clase, este tema ha creado diversas opiniones, con las cuales no podría ponerme en total acuerdo.
    A lo largo de mi vida, no he tenido la oportunidad de ver este evento, pero tampoco me ha creado interés.
    Por lo que hemos comprobado a lo largo de la historia, los países extranjeros han relacionado a España con el mundo de los toros. Lo cual, ha proporcionado una serie de ventajas, entre las cuales, podemos destacar los beneficios económicos, ya que este tema ha provocado siempre atractivo y morbosidad.
    Pero el toreo no es sólo una forma de negocio, sino que es la afición y profesión de gran cantidad de españoles. Para estas personas, los toros son una forma de vida, como otra cualquiera, y la sienten como tal. Si este mundo fuese prohibido, muchos de estos individuos quedarían sin trabajo y, por tanto, no sería beneficioso para la economía.

    Como he comentado anteriormente, no se lo que se siente al ver una corrida de toros, pero por lo poco que he podido observar en televisión, lo que sÍ llama mi atención es la valentía con la que el torero se enfrenta a este animal.

    Por otra parte, he de destacar a las personas que tienen una opinión contraria a esta práctica, y con las cuales en parte estoy de acuerdo. La muerte no es divertida, no es algo con lo que se pueda dar espectáculo. En cambio, es lo que se hace con estos animales, cuya utilidad, como se comentó en clase, es mínima, pero aún así siguen siendo seres vivos. En mi opinión, este pensamiento surge, al ver que los toros son una especie de «bestias», las cuales, en numerosas ocasiones provocan miedo. Pero ¿mostraríamos esa indiferencia hacia la muerte de conejos?. Yo creo que no.

    En cuanto al tema de la prohibición de las corridas en Cataluña, tengo que decir que es algo absurdo, ya que, si lo que desean es poner fin al sufrimiento de los animales, ¿por qué continúan con la tradición de los «correbus»?.

    En este tema, estoy totalmente de acuerdo con el artículo que se publicó en «El País», donde podemos observar una crítica a Cataluña, la cual sólo ha llevado a cabo esta prohibición por el simple hecho de crear una distancia con las costumbres españolas.

    Por último, sólo tengo que decir que este tema es complicado de solucionar, pero, aportando un poco de cada parte, pienso que algo se podría hacer. Por ejemplo, realizar de otra forma este espectáculo, pero no matando al toro sino toreando, en cuyo caso veríamos aún mas el valor de la persona que se enfrenta a esto.

  13. Referente a este tema, en el que hay opiniones y puntos de vista tan diversos, mi postura es contraria a cualquier maltrato animal. No importa si el mismo se practica bajo el nombre de Fiesta Nacional o se practica por el simple gusto de maltratar; no importa si el maltrato se practica en público o en privado. Bajo mi punto de vista, todo maltrato es repugnante, incluso el maltrato animal, y por tanto cuenta con todo mi rechazo.

    Maltrato animal es darle una pedrada a un perro en una calle oscura y sin testigos, pero también lo es darle muerte delante de 5.000 personas a un toro, después de atravesar su cuerpo con distintos objetos punzantes. Cada una, en su justo grado, es una agresión que, por tanto, cuenta con mi total desacuerdo.

    Poco, o más bien nada, tienen que ver con este tema los hábitos alimenticios de los humanos, si somos vegetarianos o comemos carne. Hay multitud de animales que nacen en granjas de cría habilitadas para ello, crecen, se reproducen, y mueren de una manera rápida y fulminante para el consumo humano. No encuentro maltrato alguno en este caso, y por tanto no entiendo que TODA la muerte animal deba ser calificada como maltrato, ni que en todos los sitios, donde se crían animales para el consumo humano, estén en malas condiciones. Maltrato es precisamente tratar mal, dar un trato doloroso de forma gratuita a un animal. Pero después me dirán que los toros es una tradición española, me parece perfecto, yo no odio las tradiciones españolas, me encanta el vestido de gitana, las ferias, las fallas,la tomatina, la Semana Santa, el Corpus y muchos más, pero para nada las tradiciones en las cuales se maltraten a los animales.

    Desde siempre ha habido muchas tradiciones en todas partes del mundo, lo cual no quiere decir que sean buenas tradiciones, como por ejemplo la mutilación del clítoris en niñas africanas. Por lo tanto, ya sea tradición española o no, toda tradición que incluya maltratar a animales me parece nefasta, tanto las corridas de toros como los correbous. Antes de sentirme española me siento una persona con sentido común.

  14. Sobre el tema de la tauromaquia, estoy de acuerdo, porque no es solo un tipo de diversión, como dicen algunos, sino que es un festejo cultural de España que ha estado presente desde siempre, donde no se daña a ninguna especie ni se la hace sufrir. No solo hay que pensar en el toro, debido a que el torero también se juega la vida, ya que no es un animal de unos pocos kilos, sino que se trata de un morlaco de entre 400-600 kilos con unos cuernos afilados y envistiendo una vez tras otra.

    En mi opinión, si lo vemos desde el punto de vista de los «anti taurinos», pensaría primero en prohibir otras actividades, como la caza o la pesca sin control, porque es esas circunstancias son cuando se dañan a las especies y al medio en el que viven, por lo que se deberían denunciar antes las acciones que ocasionan que las especies estén en peligro de extinción y las acciones que dañan el ecosistema, porque no solo lo dañan a él, sino que también alteran nuestra forma de vida y por tanto nuestro futuro.

    Finalmente, quería decir que hay muchos más problemas en la sociedad actual, como para que algunos piensen en prohibir unas celebraciones culturales de nuestra península, las cuales fomentan el turismo y el interés común.

  15. Con respecto al tema tratado, plantea un debate en el cual podemos encontrar personas que estén a favor de las corridas de toros y personas que estén en contra. El tema de los toros me ha resultado indiferente, a pesar de gozar de la experiencia de un abuelo cuyo trabajo residía en el ruedo.

    Con respecto a este familiar, ¿quién mejor que él para poner de ejemplo?, no se cansa de contarme sus diversas batallitas que tenía a la hora de torear: que si el día que lo cogieron de la oreja, que si el día que lo cogieron del muslo, que si el día que se cortó la coleta… Y, así, puedo tirarme un día entero. Una persona como mi abuelo, que es un fanático del toreo, que aprovecha un instante para ver una corrida, será un claro ejemplo de una persona que está a favor de las corridas de toros. Según él, estas no tienen nada de malo, considera el toreo como un arte, un símbolo español; piensa que es una simple celebración típica de España, en la cual se pone fin a una vida de una manera menos dolorosa de lo que se piensa. Considera que, de una forma o de otra, se va a poner fin a dicha vida, ya que el animal servirá de alimentación humana.

    Con respecto a mi opinión, las corridas de toros tienen su parte mala y su parte ‘’no tan mala’’. Me explico: por una parte considero que no pasa nada porque las corridas se consideren una fiesta, ya que es y ha sido un símbolo que ha identificado a España desde hace mucho tiempo. En nuestro país se ha producido una gran atracción turística, a causa de los toros. Pienso que el hecho de torear, simplemente torear, no causa ningún daño a nadie; el problema viene, cuando de torear pasamos a herir, ahí es donde está el problema realmente. Por eso, creo que se deben hacer diversas remodelaciones en dicha práctica, que eviten poner fin a la vida de un toro en presencia de tanta gente. Considero un crimen poner fin a una vida en tales condiciones, es más oportuno dejar que sean los mataderos los que se ocupen del ‘’trabajo sucio’’ y no unas personas en presencia de otras.

    Por otro lado, con respecto al tema de los ‘’correbous’’, considero que dicha práctica, al igual que las corridas, hacen sufrir al animal de diferente forma, pero con una gran diferencia, que no se pone fin a una vida.

    En ambos casos, las corridas y los ‘’correbous’’, se tratan de unas fiestas muy significativas: las corridas para España y los correbous para Cataluña. Todo esto hace pensar que el debate, que se ha provocado, se debe fundamentalmente a la búsqueda de la independencia catalana con respecto a España, que desea deshacerse de todas las tradiciones españolas.

  16. Yo creo que los dos espectáculos están mal, ya que en los dos se maltrata al animal y, aunque en el correbous no se acabe matando al toro, le crea sufrimiento.

    En cuanto a las corridas de toros, estoy totalmente en contra, ya que en estas se humilla a un animal y lo van matando lentamente, mientras que la gente aplaude al torero, y lo acaban dejando medio muerto en la plaza, le cortan las orejas y el rabo y se lo llevan a rastras. La gente aplaude esto, mientras que, si se muere un torero por una cornada, la gente se escandaliza y se entristece.

    Es verdad que se matan a otros animales para que los tengamos de alimento, pero ni se hace un espectáculo de ello ni los que matan a estos animales cobran tanto como un torero.

    También me parece muy mal lo que han hecho en Cataluña con prohibir las corridas de toros y no los correbous, ya que se ve claramente que lo han hecho para eliminar otra tradición española de sus tradiciones para independizarse un poco mas de España.

    Aunque en mi opinión las corridas de toros se deberían prohibir en toda España, por el sufrimiento y la humillación que se les da a los toros. No comprendo cómo esto ha llegado a ser una tradición en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *