Infancia y felicidad

UNICEF acaba de hacer público su informe «Pobreza infantil en perspectiva: panorama del bienestar infantil en países ricos», y nos pone de manifiesto que las niños y los niños españoles se sienten bastante felices, en segundo lugar entre los niños de los 21 países de la OCDE que han sido analizados. Se consideran felices y sanos.

Otros datos no son tan optimistas y nos hablan de un índice de pobreza infantil relativa del 15% en nuestro país, así como bajos parámetros de rendimiento escolar, nos situamos junto a Grecia y Portugal en los últimos lugares en cuanto al sistema educativo.

Del informe se deduce que la relación entre el bienestar infantil y la riqueza de un país no es directa, como podría pensarse. Además se pone de manifiesto en el mismo que unos 3.500 niños menores de 15 años mueren cada año en estos países (ricos) debido al maltrato, el abuso físico y el abandono. El estudio es bastante largo y tiene muchos más datos, sobre violencia, alcohol� Puedes echarle un vistazo desde aquí. La infancia en España se considera feliz a grandes rasgos, aunque tal vez los datos objetivos nos hablan de una realidad no tan halagüeña.

7 pensamientos en “Infancia y felicidad

  1. La infancia y felicidad:
    En España la vida de la juventud ha mejorado considerablemente a lo largo de las últimas décadas. Pienso que el ingreso de España en la U.E fue clave para la mejora de la vida social de los españoles, lo que aumento el nivel económico de la población. Es cierto que los jóvenes españoles son felices porque no tienen preocupaciones y apenas tienen objetivos en la vida, y la culpa es de los padres que les dan todo tipo de comodidades a sus hijos. También he de decir que el sistema educativo es un desastre para la juventud ya que no les motivan y el fracaso escolar es cada vez mayor, pero a los jóvenes les da igual y ¿Por qué?. Por que los padres intentan por todos los medios hacer la vida de sus hijos más fácil y lo veo bien pero mira a lo que estamos dando lugar, a que los jóvenes no estudien ni tengan motivaciones por hacerlo. Encima con el nuevo fenómeno social del botellón…
    No van a ser felices, si su máxima ilusión es llegar al sábado para emborracharse y pasarselo bien y para ellos eso es ser feliz. No digo que no haya jóvenes que si se preocupen por su futuro, y que son felices intentando alcanzar los objetivos e ilusiónes que tienen en la vida pero la verdad es que son una minoría.

  2. Desde mi punto de vista, en la infancia están las bases de toda nuestra vida, por eso creo que estas estadísticas son muy buenas para tomar medidas ya, antes de que sigue creciendo el fracaso escolar, el abuso a menores, consumo de drogas… Pienso que el dinero no da la felicidad, es más, este país en el que todos podríamos tener una enseñanza digna es un de los peores de Europa. Sin embargo, en los países subdesarrollados, los niños quieren aprender. Por eso, no pienso que el dinero traiga muy buenas consecuencias. Otro de los efectos del dinero es el alcohol entre los jóvenes, porque pueden permitírselo y piensan que así son «mayores» y se están destrozando por dentro. En mi opinión, como los padres quieren darle a sus hijos todos los caprichos, los dejan libres ante los peligros de esta vida… Estos niños, que ahora se creen mayores, el día de mañana se arrepentirán de no haber estudiado para tener un trabajo digno al que han podido optar y no lo han hecho porque no han querido.

  3. La verad, en mi opinión la vida de los jóvenes, actualmente, es de privilegiados, nada en comparación con la de nuestros padres. Tenemos un plato de comida encima de la mesa todos los días, sin tener que preocuparnos de nada, tenemos una casa, agua, luz,etc. Por lo que es normal que la mayoria de la juventud española sea feliz.
    Pero luego nos encontramoscon los problemas de abuso, problemas en las casas, que muchas veces hacen que los alumnos salgan de su casa desde jóvenes y tengan que dejar los estudios para poder trabajar y pagar un alquiler que esta por la nubes. Y sinceramente a esta gente es a la que pienso que hay que ayudar a salir adelante. Estos si son unos verdaderos busca vidas, que con 18 o 19 años se tienen que averiguar sus propias habichuelas si ayuda de nadie.
    No digo que todo el mundo, los cuales tengan unos padres que le den casi todo o todo, no sean unos currantes, porque tengo amigos así y son unos grandes currantes, que trabajan y estudian para sacarse sus dineros y no gastar en su casa.
    Solo digo que la vida nadie te la solucionara, solo tu conseguiras tu felicidad si la buscas.

    «ASI ES LA VIDA, ARRIBA LOS BUSCA VIDAS,
    ASI ES LA VIDA, ARRIBA LOS BUSCA VIDAS.»

  4. En mi opinión, nos encontramos frente a un problema mas grave de lo que imaginamos, ya que realizando estadísticas de este tipo se demuestra que la inquietudes de los jovenes y sus ganas por intentar aprender y de escalar puestos de esta sociedad son cada vez menores. Tambien te reflejan que en un futuro próximo paises que ahora se consideran paises pobres o en vías de desarrollo estarán muy por encima nuestra desde el punto de vista educativo y este problema se transladara a otros casos mas específicos como pueden ser: la competencia con personas de otros paises a la hora de buscar un trabajo digno.

  5. Este texto nos muestra que para ser felices no hace falta tener un gran poder adquisitivo. Ya que en mi opinión, el dinero llama a la corrupción, como es el caso de Marbella.
    Nuestros jóvenes están conformándose con lo que tienen, y no tienen perspectivas de futuro, solamente se preocupan de vivir el presente, y de que llegue el fin de semana para salir y entrar, y dejar los problemas de la vida cotidiana a un lado. La juventud, cada vez es más irresponsable, ya sea por la libertad dada por sus padres, o por las pocas preocupaciones que tienen en la vida. Pues al contrario que con el dinero que cuanto más tienes más quieres, los jóvenes cuanto menos preocupaciones tienen menos responsabilidades quieren. Esto nos puede llevar a un futuro muy incierto.
    El sistema educativo junto con los padres, deberían inculcar mayores responsabilidades en la vida de estos jóvenes para que aprendieran a valorar lo que se consigue con el trabajo, aunque sea muy poco lo conseguido. Además, los jóvenes deben de pensar en crearse su futuro que también puede tener repercusiones en el presente.
    En conclusión, se está consiguiendo una juventud feliz que en un futuro serán desdichados.

  6. Para que un niño sea feliz no hace falta dinero, aunque también, pero lo principal es que reciba amor y tanto en los países pobres como en los ricos se puede transmitir. No hay dinero para comprar la felicidad.

    También es verdad que en los países ricos es dónde más se da el maltrato a los niños aún existiendo métodos anticonceptivos, porque hoy en día quién tiene hijos es porque los ha buscado pero todavía existe una minoría de jóvenes (mayormente) que no utilizan estos métodos y trae como consecuencia este maltrato psicológico y físico por sentir una clase de «odio» al niño.
    En cambio en los países pobres dónde no tienen alcance a los métodos anticonceptivos, tratan de manera diferente a sus hijos.

    Muchos padres para conseguir la felicidad de sus hijos le compran todo lo que desean que si PSP, que si ordenador con Internet etc. y así concediéndole todo y no saben que están perjudicando su educación. Pero en fin cada padre sabrá lo que quiere hacer de su hijo aunque deberían de organizarse más campañas educativas para concienciar a los padres y para darles la mejor educación.

  7. Infancia y felicidad. Ojala fueran dos términos que se necesitaran el uno al otro para existir, pero desgraciadamente no es así.

    Estoy de acuerdo con que la felicidad durante la infancia no va ligada a la situación económica del país. Sí es verdad que, en los países más desarrollados, los niños pueden gozar de una enseñanza más preparada, e incluso muchos de los niños que viven en países pobres no disponen ni de la enseñanza más básica.

    Pero, (en lo que voy a decir quizás me equivoque) creo que la felicidad de los niños, en edades pequeñas, no está excesivamente ligada a eso. Para explicarme diré que, cuando se es niño, uno no se preocupa de su futuro, de lo que aprenda, de si está recibiendo una educación o no. Los seres humanos, en mi parecer, cuando son niños, es cuando más ligados con la madre naturaleza están, es decir, cuando tienen sus instintos más a flor de piel, y son, por así decirlo, más parecidos al resto de los seres vivos, cuando se va creciendo ya van aprendiendo a usar más la razón, y la manera de mirar el mundo es totalmente distinta.

    Ahora, después de esto, diré que creo que la felicidad que puedan tener o no en la infancia depende del ambiente que rodee a esos niños, de las personas que estén en su entorno, que por supuesto no serán mejores ni peores por pertenecer a un país más rico o a uno más pobre. Si los niños se crían en un ambiente de paz, amor, compañerismo, lealtad… podrán gozar de una infancia feliz. Mientras que si las personas que le rodean hacen que el ambiente sea de egoísmo, falta de cariño, etc., el efecto será todo lo contario.

    Y para terminar dicho esto me gustaría añadir, que por ejemplo en los países desarrollados, que son aquellos en los que mayoritariamente los niños están escolarizados, es importantísimo para su desarrollo y felicidad los profesores, porque aparte de los padres, y los familiares, el niño pasa gran parte de su tiempo en el colegio, con unos profesores que le enseñan desde edades muy tempranas, edades en las que los niños apenas han adquirido su personalidad, y es de un manera u otra el profesor el que la va modelando, o haciendo que esos niños vayan encaminados por un cierto camino, aunque siempre luego cada uno le pondrá sus matices diferentes. Por eso, en mi opinión, es muy importante la elección de un buen profesor, porque tratar diariamente con niños es algo delicado, ya que como en todos los animales la etapa más importante para aprender y para adquirir una determinada personalidad como he dicho antes es la infancia, y dependiendo del trato que el niño reciba aparte de ser más feliz o menos, eso puede condicionar luego su vida posterior, creándole complejos, traumas etc., o haciendo que sea una persona totalmente feliz y normal.

    Quizás no se entienda bien lo que he querido expresar, porque reconozco que no es fácil hacerlo, pero digo esto, porque yo no recuerdo mi infancia (la etapa de preescolar) con alegría debido a una mala relación con una profesora que desde que era una niña muy pequeña no me trató como debiera haberlo hecho. Por ello, le doy especial importancia a eso, y no estoy de acuerdo con que los niños de los países desarrollados sean más felices que los de los países pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *