Después de releer, “El árbol de la ciencia” de Pío Baroja, he llegado a la misma conclusión que otros años: Andrés Hurtado, como el propio autor de la novela, es un personaje solitario, amargado y, en cierto modo, enfermo, a causa de su excesiva sensibilidad. Esto explica su pesimismo ante la vida, pero también su sentimiento de solidaridad hacia los seres oprimidos y marginados. Su vida es una sucesión de experiencias negativas: en la universidad, se encuentra con profesores que desprecian la ciencia y la investigación; en su casa, discute continuamente con su padre y su hermano mayor por las cosas más insignificantes; en el hospital general, domina la inmoralidad; en el ambiente de miseria que rodea la casa de Lulú, Don Martín, el prestamista, se aprovecha de todos; en Alcolea, los habitantes carecen de sentido social y los políticos son unos corruptos; etc. Ante esta sucesión de desengaños, la ciencia no le da respuestas, al contrario, agudiza su dolor de vivir, pues le demuestra que la vida carece de sentido, que está basada en el engaño, que es absurda. En un pasaje de la novela se dice “La vida es una lucha constante, una caería cruel en que nos vamos devorando unos a otros”. Andrés le plantea sus dudas a su tío Iturrioz y éste le explica que ante la vida sólo hay dos soluciones prácticas: la abstención e indiferencia ante todo, o la acción limitada a círculos pequeños. El protagonista de “El árbol de la ciencia” intenta la primera de estas vías y, también, en algunos momentos puntuales de su vida, la segunda. ¿Qué actitud adoptaríais vosotros ante situaciones de injusticia social, como las que se describen en la novela? ¿Actuaríais como Andrés? ¿Pensáis que sólo son posibles las dos soluciones, que le da su tío Iturrioz? ¿Y la justicia universal? ¿No podrían llegar a un acuerdo todos los países para acabar, por ejemplo, con el hambre en el mundo, o con la discriminación de las personas por razones de sexo, raza o edad? En fin, os dejo estas preguntas en el aire para orientar vuestras intervenciones. También podéis opinar sobre la novela en su conjunto, si os ha gustado o no; sobre los demás personajes; sobre el estilo sencillo en que está escrita…

63 pensamientos en “

  1. Andrés Hurtado a mi parecer es un hombre solitario y pesimista por los acontecimientos que se suceden en su vida.E en primer lugar, vive en una familia numerosa sin el apoyo de una madre, su hermano Luis enfermo, las distintas relaciones con sus hermanos y una relacion con su padre más que conflictiva, porque chocan en todas sus ideas. En el comienzo, sufre una desilución en la universidad en la que los estudiantes acudian a divertirse y los profesores solo se dedicaban a aparentar algo falso como su profesor de filosofía.
    Tras acabar sus estudios, se convierte en trotamundos para mantener a Margarita y Luis. En Alcolea, vive unos momentos malos con su compañero de trabajo Sánchez que quiere echarlo. Y al final el desenlaze trágico de la novela donde muere su mujer Lulu, el hijo que esperaban y Andrés se suicida. Son los acontecimientos que marcan su carácter. Basándonos en el mensaje de la novela, Andrés se interesa en lo que Baroja denomina ciencia, es decir, analiza su alrededor e intenta adquirir conocimientos. Pero sus desengaños le llevan a analizar de una forma pesimista. Su tio Iturrioz le guía en su vida y la búsqueda de la felicidad que para mí es lo que Andrés busca, pero no lo encuentra en ningún estado de la vida y, cuando la encuentra en su relación con Lulú, la vida le da la espalda con la muerte de su hijo y su mujer, ante lo que él encuentra como escape el suicidio

  2. Me ha gustado mucho la novela â??El árbol de la cienciaâ?, pero hay varios aspectos en los que no estoy de acuerdo con Andrés Hurtado, sobre todo en los relacionados con las injusticias.

    Yo no adoptaría la misma postura que Andrés, el cual, en lugar de buscar una solución a los problemas existentes, se frustra. Yo, en su lugar, intentaría buscar alguna solución a estas injusticias y, además, intentaría concienciar a las personas de mi entorno.

    Por otra parte, con respecto a las soluciones que le propone su tío, Iturrioz, creo que no son las únicas existentes, aunque sí que son las más habituales y, quizás, también las más eficaces. Todas estas injusticias se pueden relacionar con el tema de la justicia universal, la cual debería tomar medidas para garantizar los derechos fundamentales e inalienables de las personas, evitando, de este modo, el hambre en el mundo y las discriminaciones, entre otros muchos problemas.

    En la novela, ha habido un pasaje que me ha llamado mucho la atención. Se trata del último pasaje, en el que Iturrioz dice que había algo de precursor en el recién fallecido, Andrés Hurtado. Esto se debe a que Andrés confiaba plenamente en la ciencia. �l creía que la ciencia podía llegar a explicarlo todo. Quizás, si el protagonista hubiera vivido en una época más cercana a la actualidad, no se hubiera sentido defraudado.
    Además me ha llamado mucho la atención el desenlace de la novela aunque, por otra parte, era evidente, puesto que la decisión de suicidarse que toma Andrés se debe al impacto que le había provocado la muerte de su esposa, Lulú, y de su bebé, lo que hace que no sólo se sienta defraudado por el árbol de la vida, sino también por el árbol de la ciencia.

  3. En mi opinión, los países sí que podrían llegar a tratar el fin de la pobreza (sobre todo en el tercer mundo) y la discriminación. Los continentes podrían unirse para llegar a un acuerdo y solucionar estos dos graves problemas en la actual sociedad. En siglos anteriores eran más pronunciados, pero ya en el siglo XXI se debería acabar con ellos.

    El libro de «El árbol de la ciencia» me ha gustado mucho. Lo que más me ha impactado es la sensibilidad que Andrés demuestra ante algunas situaciones. He navegado por los sentimientos del poeta poniéndome en su lugar, en su sensibilidad en la que me he visto reflejada desde su paso por la universidad hasta que muere envenenado. Solamente tenía afinidad con su hermana Margarita y su hermano más pequeño Luisito. Su hermano mayor, Alejandro y su padre, don Pedro tenían pensamientos aristocráticos totalmente diferentes a los razonamientos de él, lo cual causaba muchos conflictos. Debido a no sentirse a gusto con la familia que le había tocado compartir su vida, se vio muy solo en la vida. Con su tío Iturrioz, sin embargo, le gustaba discutir para intercambiar ideas. Al concluir la carrera de medicina, viajó por diferentes lugares para ejercer de médico teniendo dificultades para trabajar, como por ejemplo en Alcolea, cuando un compañero no le trató muy bien. Lulú, que marcó mucho en la vida del protagonista, de amiga llego a ser novia a su vuelta de Alcolea. Yo creo que la muerte del protagonista fue influenciada por Iturrioz, aunque no provocada. En la cabeza de Andrés rodarían las palabras de su tío cuando tuvo la mente fría para envenenarse.

  4. La novela «el árbol de la ciencia» de Pío Baroja es una novela de reflexión, que intenta guiarte por lo que tu sientes, para que puedas actuar y no formar parte de las marionetas movidas por un tirititero.

    Lo más fácil son las dos soluciones que le da su tío Iturrioz, pero no son las mejores, puesto que con ellas sólo ayudas, si lo haces, a un grupo minoritario y no a toda la colectividad. Además,en la actualidad, aunque hemos avanzado mucho, se siguen cometiendo injusticias, sobre todo en los países subdesarrollados, porque este bienestar del que gozamos contrasta con la pobreza de otros.

    Este personaje es precursor de corrientes filosóficas posteriores y de la ciencia, porque ésta, a medida que vamos avanzando en el tiempo va contestando a numerosas preguntas sin repuesta. En parte, estoy de acuerdo con el pesimismo de Andrés Hurtado y con lo que hizo, puesto que ¿qué te queda si pierdes a tu familia y te falla lo único en lo que crees?, pues nada, suicidarte, como lo que él hizo.

    La novela es realista, ya que nos cuenta la vida completa de un hombre con sus problemas, pensamientos y emociones,sus ganas y no ganas de vivir. etc. Lo que más me ha gustado de la novela es la parte en que se casa con Lulú, porque es el único momento en el que se ve feliz al personaje y que disfruta de su trabajo, lo malo es que le dura muy poco, pero como decimos en la vida real «lo bueno dura poco».

  5. Con respecto el libro de â??el árbol de la cienciaâ?, a mí me llama la atención cómo el protagonista (Andrés Hurtado) que por más que se preocupa y estudia la ciencia, ésta no le ayuda mucho en su vida, como podemos ver en algunos capítulos especialmente cuando su mujer (Lulú) se queda embarazada ,al final del libro y la ciencia no hace nada para salvar la vida tanto de Lulú como de su hijo y en el capítulo, cuando está hablando con su tío Iturrioz de que hay dos tipos de árboles (el de la ciencia y el de la vida). También, como siempre, Hurtado recurre a su tío para hablar de las cosas, planes, o problemas que tenia él y se ve en algunos casos una contraposición entre su tío y él.
    Cómo cambia su forma de ver y de pensar con respecto Lulú durante todo el libro, él la conoce, porque su amigo Julio Aracil estaba liado con su hermana Niní y un día van los dos amigos a la casa de las dos hermanas y Andrés empieza hablar con ella y con su madre y quedaron algún que otro día y ella le contaba su dura infancia y a veces, la vida de sus vecinos. Andrés decía que nunca se podría casar con una persona como ella. Al final del libro vemos como un día se encuentra con ella y cambia su forma de ver y de pensar hasta decirle que la quería y ella le contestó que siempre estuvo detrás de él. Aunque se casaron, Hurtado no quería tener un niño ya que pensaba, al igual que su tío, que el niño saldría enfermo porque sus padres estaban enfermos.
    Andrés no se llevaba muy bien con su familia sobre todo con su padre(Pedro Hurtado) ya que se peleaban mucho y podemos decir que era debido a que su padre defendía a la burguesía, al ejército y a la iglesia y, en cambio, él, a los pobres. Con sus hermanos mayores (Alejandro y Pedro) no tenía mucha relación, con su hermana mayor (Margarita) y su hermano pequeño (Luis) si se llevaba muy bien. En el cuarto año de la carrera, se tuvieron que mudar él, la hermana y Luisito a casa de unos tíos suyos, porque Luisito enfermo y terminó muriéndose, pero, cuando se muere, Andrés no se siente muy afectado, ya que estaba trabajando en un pueblo y la última vez que lo vio estaba bien.
    Trabajó en diversos lugares como médico, para el primero tuvo que hacer un examen el cuál aprobó y pudo trabajar en el hospital como ayudante de un médico; el segundo fue como sustituto de dos meses de un médico en un pueblo; el tercero de médico en Alcolea junto con el doctor Sánchez; el cuarto, cuando vuelve a Madrid sustituyendo a un médico; el quinto, de médico de higiene; el sexto, de médico de pobres y el séptimo, de traductor para una revista.

  6. El libro de «El Árbol de la Ciencia» es un libro que trata, como se ha comentado, de injusticias sociales como maltratos, pobreza, desprecio…
    La época en la que se escribió el libro, el siglo XX, era una época lejana en la que esas injusticias no las veían tan mal, por ejemplo, como se ve ahora, el maltrato hacia una mujer, ya sea tu mujer/novia o como también, en este caso, la suegra.
    Andrés Hurtado era un hombre que le justaba la justicia y que todo se hiciese correctamente, era un chico de ley y ante toda injusticia hacia saber los derechos de cada persona y de cada situación.
    Cambiando de tema, y centrándome mas en los pensamientos del protagonista, que yo no comparto, que era un chico algo obsesivo con los estudios y su propia inteligencia, no veo bien que, si en el fondo la carrera de medicina no le gustaba, porque siguió en ella en vez de cambiarse y meterse en algo que realmente le gustase, que por opinar supongo que le podría haber gustado Derecho, y no seguir en esa carrera que criticaba constantemente no solo a los a los profesores sino el temario.
    La universidad en aquellos entonces no era igual que ahora, ahora supongo que los profesores se entregan en su asignatura y pretenden enseñar y no aparentar e intentar ser los mejores socialmente.
    El libro, en resumen, me ha parecido bueno, no solo porque habla de cómo se vivía en el siglo XX, sino también porque habla de injusticia y de como un protagonista, Andrés Hurtado, intenta hacer que se cumplen. Por criticar algo del libro podría decir que utiliza un vocabulario a mi parecer demasiado culto.

  7. La cuestión filosófica que ocupa esa cuarta parte del libro, que constituye un paréntesis filosófico en la obra, y en el que conversan el protagonista Andrés y su tío Iturrioz sobre cuál es el verdadero â??árbolâ? que mueve al mundo, si el de la ciencia o el de la vida, me ha llenado profundamente, y también ha despertado en mí la curiosidad, a medida que leía más y me adentraba en el pensamiento de estos dos personajes. Iturrioz representando la parte madura del libro que podría bien representar igualmente la parte madura del propio autor Pío Baroja, y Andrés que representa más al lado infantil, inocente, inconsciente en muchos casos de la realidad en la que vive el país, falto de ideas y pensamientos asentados en teorías filosóficasâ?¦etc.

    En definitiva, lo que ha conseguido este libro es llevarme a la reflexión sobre los cambios sociales y las posturas de cada cual ante los tiempos que vivimos, y en cómo todo ha cambiado mucho formalmente, aunque en el fondo el Romanticismo siempre acabe como acaba.

  8. Este libro me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas que antes no me había parado a pensar.

    El â??árbol de la cienciaâ? se puede estructurar en cuatro partes: su vida como estudiante, su etapa como médico, su trabajo como traductor de una revista de medicina y finalmente su trágico fin junto a Lulú.

    A Hurtado la vida se le hace mas dura por su excesiva sensibilidad, como por ejemplo cuando en la carrera tenían una clase de disección de cuerpos, la pena por la vida de su hermano Luís (el pequeño) que estaba enfermo y, tras trasladarse a un pueblo de Valencia y luego a casa de unas parientes para su recuperación, murió; su etapa como médico en Alcolea del Campo en el que se dio cuenta de la poca sociabilidad de sus habitantes; su trabajo en Madrid como médico de sanidad en el que tuvo que ver mucha miseria e injusticia �

    Lo que más me ha impresionado del libro es su vida junto a su esposa Lulú, con la que según él pasó una de las mejores etapas de su vida, pero, tras quedarse ella embarazada, vino toda la infelicidad, pues Andrés no quería tener hijos, porque tenía miedo de que saliera enfermo. Lulú estaba insoportable por su embarazo, Hurtado, por su sensibilidad, solo se podía evadir en su trabajo. Al final ocurrió lo que él temía, su hijo nació muerto y Lulú, tras una gran hemorragia, murió. Andrés no pudo soportarlo y el día del entierro de su esposa se suicidó con una mezcla de pastillas y alcohol.

    Me ha impresionado mucho esta parte porque casi siempre el final de las novelas suele ser feliz y este es todo lo contrario.

  9. El árbol de la ciencia narra la vida de Andrés Hurtado, una persona desencantada y desengañada ya que cada experiencia nueva que tiene le hace darse cuenta que la vida es más absurda.
    La novela y primera parte empieza con la entrada de Andrés a la universidad, que le produce una gran decepción, ya que todo lo que se encuentra allí no es lo que se esperaba. En esta parte, observamos que en esa época la cultura española era muy pobre, los alumnos no tenían ni un mínimo de interés hacia las clases y hasta los propios profesores despreciaban la ciencia y la investigación porque les importaba más la apariencia que todo lo demás. A partir de esto, Andrés verá la vida de una manera pesimista, pero a medida que se hace mayor y se va dando cuenta de que la vida es más dura es cuando realmente todo se le complica más.
    En esta época, la ciencia adquiere un papel fundamental para la sociedad. Los jóvenes y Andrés mismo cree ésta será la llave que le abrirá todas las puertas de su futuro. La desilusión alcanza a Andrés cuando comprende que nadie le va a enseñar la verdad.
    Andrés estudió medicina para dar sentido a su vida buscando respuestas a su curiosidad, pero su contacto con el mundo médico le hace enfrentarse al verdadero dolor, cuando empieza a trabajar como alumno en el hospital general .Lo que más empuja a Andrés a la desesperanza es la muerte de su hermano Luisito de tuberculosis, porque a pesar de ser un médico comprende que no puede curar todo.
    Cuándo vuelve a Madrid, se reencuentra con unos viejos amigos de la universidad y con Lulú. Con ella comienza una relación más afectiva y es cuando de verdad le encuentra sentido a la vida, ya que los dos cambian mucho a partir de ahí, él porque tras casarse cambia totalmente de opinión y la vida le parece una bendición y ella porque pensaba que no encontraría nunca alguien a quien amar. Pero esta felicidad duraría poco ya que Lulú queda embarazada y el bebé tiene problemas en el parto y muere y, tras tres días, ella también muere de una hemorragia .Finalmente Hurtado, que no soporta el peso de las muertes, se suicida.
    Los fragmentos más difíciles de entender son, en mi opinión, los diálogos con su tío Iturrioz ya que están cargados de filosofía y reflexiones sobre todo. No obstante, nos hacen a los lectores estar en acuerdo o en desacuerdo con Andrés y comenzar un debate con lo que su tío le dice: buscarle preguntas a todo o simplemente vivir la vida.
    En cuanto al lenguaje creo que toda la obra tiene un lenguaje más bien culto, excluyendo a Lulú y su familia y las personas de Alcolea del campo. Pero en general es un lenguaje que no asusta.
    Por tanto, puedo concluir este resumen diciendo que aunque mucha gente lo crea, la ciencia no te puede llevar siempre a la felicidad, aunque si se usa de manera adecuada y no esperando más de lo que ella puede dar, te proporcionará resultados satisfactorios.

  10. Aunque nunca me he encontrado, o nunca me he querido dar cuenta de que estaba en una situación idéntica a la de Andrés en la novela; creo que yo no hubiera actuado como él, a pesar de compartir ciertos rasgos de su peculiar carácter (prefiero aislarme en algunas circunstancias, discuto a menudo, pero no tanto como él, me motivo más cuando alguien creé que no soy capaz de hacer algo… etc.). Creo que yo hubiera sido más egoísta, pensando más en mi propia felicidad, antes que en cambiar la actitud «pasota» de algunos de los profesores, la ideología «cínica y dictatorial» de su padre (Pedro) y de su hermano mayor (Alejandro), con los que más problemas tenía, por ejemplo.

  11. Andrés Hurtado muestra un carácter sensible ante todas las injusticias que ocurren a su alrededor, tanto las que le incluyen a él, como las que no. Además, por si esto fuera poco, el ambiente que le toca vivir, su casa, se lo pone aún más difícil. Su hermano pequeño, «Luisito», enfermo fallece a temprana edad, las reiteradas discusiones con su padre, el ambiente de la universidad, con sus distintos personajes, hacen que Andrés vea la vida de forma aún más pesimista. Su tío Iturrioz, es una de las pocas personas con las que puede mantener una conversación desde una vista filosófica de la vida, un hombre al que él pide consejo; es en una de estas conversaciones que mantienen, cuando Iturrioz le explica las diferencias entre el árbol de la vida, y el árbol de la ciencia, que quizás sea, uno de los rasgos más importantes de la novela. Más tarde, Andrés se deja llevar por el amor, y se casa con Lulú, aun con la opinión desfavorable de su tío, ya que dos personas enfermas (Andrés y Lulú padecían de artrosis) tenían más posibilidades de traer al mundo a un ser débil y enfermo. Cuando todo le va bien a Andrés, que se había casado con Lulú, aparece en Lulú el deseo de crear descendencia, y a partir de ahí empiezan los temores de Hurtado. Una vez llegada la hora del parto, la situación se complicó; el niño nació muerto, y Lulú tenía una hemorragia, a consecuencia de la cual pierde la vida. Si bien el final era trágico, se agrava aún más, en las dos ultimas páginas de la novela, cuando Andrés aparece en su habitación muerto, debido a un envenenamiento provocado por el mismo.

    Esta es, sin duda, una novela que hace reflexionar sobre la vida, sobre sus injusticias (véase cuando Hurtado trabajó en Alcolea), sobre cómo la ciencia no es tan sabia como la propia naturaleza, aún con el gran avance que esta estaba teniendo.

    Me ha gustado la novela; algo espesa en algunos tramos, con una visión muy cercana, aunque pesimista de la vida y todo lo que la rodea, Pio Baroja, consiguió en su día con esta novela, plasmar todo lo que se proponía trasmitir con ella.

  12. ¿Qué hacer ante una injusticia? Como se dice en la novela hay dos caminos entre los que elegir, la abstención e indiferencia o la acción. A lo largo del relato Andrés Hurtado, el protagonista, ante las diferentes situaciones de injusticia que se le presentan decide cual de ellos tomar. Cuando Manolo «El Chafandín» va a casa de Lulú para pedirle explicaciones sobre el altercado ocurrido entre su mujer y ella Andrés decide actuar y salir en su defensa, y con ello corre el riesgo de salir perjudicado, pues Manolo posee un fuerte y violento carácter.
    No obstante, también hay momentos en los que aplica la abstinencia e indiferencia como por ejemplo, durante su estancia en Alcolea del Campo. A pesar de que en el pueblo se sabía que el Ayuntamiento llevaba a cabo una malversación de fondos, este actuaba con indiferencia, incluso Dorotea afirma que es peor robar a un particular que a la comunidad, a pesar de que Andrés intenta convencerla de lo contrario, siendo el único acto que realiza para combatir dicha injusticia.
    De lo anterior, como ya se ha dicho al previamente, que ante una injusticia hay dos opciones, reaccionar,es decir,sentirte implicado en la situación e intentar hacer algo para darle solución, en unos casos, o intentar la continuidad de esta en otros, o abstenerse, lo cual no significa necesariamente que te resulte indiferente, sino que, o bien tienes miedo a una posible repercusión en tu persona o comunidad, o bien no sabes como actuar en dicha situación.

  13. En El árbol de la ciencia, Pío Baroja nos cuenta la vida de un estudiante de medicina, Andrés Hurtado, el cual no sabe a ciencia cierta el porqué de su existencia. Duda que se plantea a lo largo de su trayectoria personal. Desde el comienzo de la novela, nos percatamos de la personalidad del protagonista, un chico solitario que se siente abandonado y no encuentra un rumbo fijo a su vida.
    Cuando Hurtado ingresa en la Universidad, la primera impresión que se lleva es pésima, ve en sus compañeros una inmadurez notable y una idea de universitario bastante alejada de la realidad. Desde este momento, Hurtado empieza a plantearse cuestiones sobre las injusticias de la vida a las que no puede responder, motivo por el cual se apoya en su tío el Doctor Iturrioz.
    Durante su cuarto año de carrera, Andrés tiene un profesor que merece de toda su admiración, y en el cual Andrés busca la fórmula de la vida. Pero una tarde en un café logra acabar con los ideales del pobre protagonista.
    Desde entonces, Andrés se refugiará en la filosofía con autores como Kant o como Schopenhauer, con el cual se sentirá vinculado especialmente.
    Cuando Hurtado concluye su carrera, no solo ha conocido diferentes personajes, sino que ha podido conocer la España en la que vive, con su pobreza y su riqueza y crear una visión del mundo bastante amarga y pesimista.
    Durante la novela, Andrés siempre se apoya en Lulú, una amiga muy especial en la que encuentra el afecto, la tranquilidad y la realidad que necesita.
    Luisito, el hermano pequeño de Andrés, se pone enfermo y han de trasladarle a un pueblo de Valencia en el cual se cree que se curará. Pero en este retiro tampoco consigue la tranquilidad buscada.
    Luisito va mejorando, por eso, Andrés decide regresar a Madrid a por su doctorado. Poco tiempo después, es trasladado a un pueblo de Burgos donde sustituirá a un medico amigo suyo. En el pueblo logra encontrar la paz interior que el había necesitado durante muchos años. Pero durará poco, porque esto coincidirá con la muerte le su hermano, lo que perturbara de nuevo su paz interior y contendrá las peores ideas sobre la vida. Motivo por el cual Hurtado busca respuestas en su tío Iturrioz. Los dos mantienen una larga conversación sobre el verdadero sentido de la vida, el origen de todo. Y es aquí el lugar donde el titulo de la novela cobra sentido, ¿Cuál es el árbol que debemos seguir?¿El de la ciencia o el de la vida?
    Es evidente que el protagonista opta por el árbol de la ciencia y esa es la razón de su amarga existencia, su pesimismo, su soledad� Está continuamente buscando respuestas a aspectos de la vida que no pueden ser resueltos.
    La presencia de Lulú se hace cada vez mas intensa en la mente de Hurtado, que tras una conversación con su amiga descubre que la ama y, a raíz de aquí, se desencadena una relación entre ambos, que mas tarde acabará en tragedia.
    Con el paso del tiempo, Andrés deja la medicina en la que no encuentra soluciones para hacer su vida más alegre y comienza un nuevo trabajo como traductor de revistas científicas. Desde este momento Andrés comienza a ver de una forma más positiva su vida, ahora todo parece irle bien. Pero esto no durará demasiado, pues este estable momento se ve truncado por el embarazo de Lulú, a partir de este momento todo comenzarán a ser desgracias.
    Durante el parto, el hijo que ambos esperaban fallece, mas tarde Lulú desaparece con motivo de las hemorragias sucedidas, esto destroza a Andrés que sin más se suicida.
    Por lo tanto, puedo terminar esta intervención diciendo que aunque la situación de Hurtado era difícil podría haber solucionado muchos problemas mirando la vida de una forma mas positiva, aceptando la realidad tal y como es. En mi opinión la vida no debería ser guiada por una sola opción, â??el árbol de la ciencia â??o â??el árbol de la vidaâ?, sino por una mezcla de las dos.

  14. Esta novela narra la vida de Andrés Hurtado, desde que comienza la carrera hasta que se envenenó tras la muerte de su esposa Lulú y su hijo que nació al morir. En este libro se narran las injusticias de la vida, las diferencias sociales que había en su época y aún hoy en día existen. porque Hurtado era solitario, pesimista y sensible en algunas situaciones. Busca las soluciones siempre en la experiencia de su tío Iturrioz y este siempre le da dos soluciones, pero yo creo que el debería buscar soluciones por sí mismo.
    En la primera parte del libro, nos habla de toda su vida de estudiante, de cómo son sus profesores, como actúan en clase. Cómo son los alumnos y sus comportamiento en las aulas y él no está de acuerdo con la mayoría de ellos. �l comenta la diferencia política que tiene con su padre, pues uno es republicano y otro conservador y de ahí parte la mayoría de los conflictos entre ellos.
    En la segunda parte comenta cómo conoce a Lulú y su amistad con ella. Aquí Luisito su hermano cae enfermo.
    En la tercera parte, es cuando va a Valencia para buscar un piso para Luisito ya que está enfermo y necesita un cambio de clima, ya empieza a escupir sangre y creen que es tuberculosis. Hasta Valencia se desplazan Don Pedro, Margarita y Luisito. Mientras tanto el buscaba plaza para médico rural, la cual no llegaba y se impacientaba, y se puso a estudiar para Doctorado, vuelve a Madrid para examinarse del doctorado. Y recibió una carta de Margarita diciendo que Luisito había muerto de meningitis tuberculosa.
    En la cuarta parte trata sobre una discusión filosófica entre Iturrioz y Hurtado.
    En la quinta parte, nombraron a Andrés médico titular de Alcolea del Campo, nos cuenta la llegada al pueblo, cómo lo recibieron y las dificultades que se encuentra. Comienza a tener mala reputación y lo pobres del pueblo no lo querían, por lo que se fue de él.
    En la sexta parte, nos cuenta su regreso a Madrid, su reencuentro con Lulú, la cual había abierto una tienda de confección. Aquí descubre su amor y se casan por la Iglesia.
    En la séptima parte, el desenlace no es el que esperábamos, ya que Hurtado se decide a tener un hijo con Lulú y muere el hijo al nacer por tener problemas con el cordón umbilical y ella tres días después por hemorragia. Y él no puedo soportarlo y se suicidó.

    Para mí, no existe la justicia universal, ya que a los países más ricos no les interesa que no haya diferenciación de clases, etc.�

  15. ¿Qué hacer ante una injusticia? Como se dice en la novela hay dos caminos entre los que elegir, la abstención e indiferencia o la acción. A lo largo del relato Andrés Hurtado, el protagonista, ante las diferentes situaciones de injusticia que se le presentan decide cual de ellos tomar. Cuando Manolo â??El Chafandínâ? va a casa de Lulú para pedirle explicaciones sobre el altercado ocurrido entre su mujer y ella Andrés decide actuar y salir en su defensa, y con ello corre el riesgo de salir perjudicado, pues Manolo posee un fuerte y violento carácter.
    No obstante, también hay momentos en los que aplica la abstinencia e indiferencia como por ejemplo, durante su estancia en Alcolea del Campo. A pesar de que en el pueblo se sabía que el Ayuntamiento llevaba a cabo una malversación de fondos, este actuaba con indiferencia, incluso Dorotea afirma que es peor robar a un particular que a la comunidad, a pesar de que Andrés intenta convencerla de lo contrario, siendo el único acto que realiza para combatir dicha injusticia.
    Cada persona, ante una injusticia, decide qué camino, seguir según su propio criterio, al igual que Andrés a lo largo de la novela. Personalmente se valoran las posibles repercusiones de nuestra actuación y, dependiendo de las conclusiones a las que se lleguen, se toma uno u otro.

  16. En primer lugar, se trata de una novela pesimista, acerca de las experiencias del autor y su vida. Realmente es triste una vida llena de penurias y confusión como la suya que, por otra parte, es totalmente natural el plantearse preguntas y cuestiones mirando un panorama similar.
    El protagonista sufre y observa diversas injusticias a lo largo de la historia y se plantea sus porqués pero sobre todo piensa cuál debe ser su actitud y cuales podrían ser sus soluciones para sentirse mejor consigo mismo y a la vez, pero en menor medida, hacer justicia.
    En varios momentos de la novela, el protagonista va a consultar a otro personaje principal: su tío Iturrioz. Su relación denota confianza y hablan sobre sus dudas e inquietudes. Sin embargo no le ofrece soluciones ni tampoco una opinión que desea oír: sin disgustarse nunca uno al otro, comentan sus ideas y debaten los problemas y situaciones por las que pasa Andres.
    Su tío se comporta de una manera un poco mas fría que Andrés y menos relativista que este aunque a pesar de todo, sí hay aspectos comunes entre ellos.
    Es cierto que Andres/Baroja describe durante la obra gran cantidad de desdichas e injusticias, pero no hay que olvidar sus momentos de humanidad respecto a lo que le rodea y no solo él, sino también ciertos personajes que carecen de malicia y poseen cierta moralidad. Quizás ello es lo que le da fuerzas en cierto modo para continuar, dándole un atisbo de esperanza en un mundo donde mirase por donde mirase no veía mas que maldades y egocentrismos.
    Aplicando sus principios decide que lo mejor es dejar pasar las injusticias aunque sigue opinando sobre ellas en su mente, bien hay situaciones en las que, como ya he comentado, decide actuar el mismo para atajar la injusticia en cuestión.
    Durante todo el libro, el personaje evoluciona surgiéndole cada vez mas dudas y preguntas, pero también miedos, sobre todo en la parte final, donde recae sobre él la idea de tener descendencia, decidiendo finalmente un camino al margen de las recomendaciones «científicas».

    La base de la obra trata de la confrontación entre «el árbol de la vida» y «el árbol de la ciencia», dicho de otro modo, la vida regida por los impulsos o bien por la ciencia. Muestra situaciones dispares sobre cómo se hace lo contrario cuando la ciencia recomienda otra opción o como la ciencia no llega a tener respuesta a todo, incluyendo dudas existenciales para el ser humano.

    Bajo mi opinión, es una obra interesante y al mismo tiempo entretenida. Una obra sencilla para un publico maduro, digna de leer hoy en día sin perder actualidad.

    Si mi persona hubiera sido el protagonista, la historia hubiera cambiado mucho: me reconozco que soy incapaz de aguantar mucho tiempo ante injusticias. Cierto es que quizás me hubiera retraído en alguna situación en concreto, pero me es realmente difícil creer que yo «pasara del tema».

  17. En mi parecer, Andrés Hurtado es una persona demasiado romántica y muy metido en un mundo demasiado romántico y demasiado pesimista, pues tan solo ve lo malo y las injusticias del mundo, sin preocuparse de observar las cosas bellas. Esto se puede deber al poco apoyo familiar que recibe ya que, como el mismo expone en la obra, es una familia más bien disgregada en la que cada uno va a su aire sin preocuparse por los demás y ,en algunos casos, como el de su padre y él, llega al sentimiento de odio mutuo entre individuos de la familia. El único apoyo que recibe es el de su tío Iturrioz ,si se puede llegar a decir que sus explicaciones son soluciones ya que a mi en particular la parte en la que el tío le expone que, si se casa no tenga hijos, es un síntoma de envidia por parte de Iturrioz, que se debe en gran parte a que él no había podido formar una familia.

    -En mi opinión El árbol de la ciencia es una obra muy interesante debido a que expone, aunque en algunos momentos de forma exagerada, las penurias y las injusticias que se cometían en España durante la época de la pérdida de las últimas colonias americanas y de las Filipinas. En la obra ha habido dos momentos los cuales me han causado una gran curiosidad, el primero el falso patriotismo de la mayoría de la gente, la cuál durante la lucha por Cuba por partes de las tropas españolas animaban y festejaban que España iba a vencer y, tras enterarse de que miles de soldaos habían muerto sin conseguir este objetivo, la población no expresÃ? ningún tipo de sentimiento sino que se dedicaban a ir a los toros y a pasárselo bien; el otro es la finalización de la obra cuando Izurriot dice:«había algo de precursor en él ´´ refiriéndose al fallecido Andrés Hurtado, ya que este siempre había sido un hombre de ciencia, el cuál creía que todo tenia una explicación científica pero que tras encontrar la felicidad en los brazos de Lulú se rinde ante esta felicidad, digamos de alguna forma « vulgar ´´ según lo que el creía en su juventud y, tras perderla, siente que lo mejor de su vida ha acabado, con lo que decidE dar por finalizada su existencia.

    Como toda gran obra que siempre te deja una idea, a mí el libro de la ciencia me ha hecho recapacitar y en mi parecer el autor intenta decirnos que aprovechemos lo máximo posible nuestra vida y los pocos momentos hermosos y felices de la vida ya que estos pueden esfumarse en un momento.

  18. Tras leer el libro » El árbol de la ciencia «, he llegado a la conclusión de que esta novela puede ser muy interesante, si el lector se pone en la piel del protagonista, Andrés Hurtado. Aunque muchas veces no llego a estar totalmente de acuerdo en algunas de sus afirmaciones, pensamientos, sentimientos, etc., creo que de encontrarme en su misma situación, actuaría de una forma parecida a la suya.

    Pienso que Andrés Hurtado comete el error de ver que a las numerosas injusticias que existen, por decirlo de alguna manera, no podemos encontrarle soluciones, y en lugar de buscarlas se asocia a la frustración.

    Una de las cosas en las que estoy de acuerdo con el libro es en las dos soluciones que le da su tío Iturrioz, auque pienso que puede haber más de dos, acertadas o no.

    En lo que se refiere a la justicia universal, creo que a la altura que estamos deberíamos haberles encontrado buenas soluciones a todos los problemas relacionados con el hambre y la discriminación (por raza, sexo, edad, etc.) entre otros muchos más problemas.

    El último pasaje ha sido el que más me ha impactado por la más que esperada muerte de Andrés Hurtado, después de las trágicas muertes de su mujer (Lulú) y su hijo respectivamente. En mi parecer, la conversación mantenida en las páginas finales del último pasaje entre su tío Iturrioz y el otro médico impulsa, aún más, a Andrés Hurtado al suicidio.

    En conclusión, podemos deducir que Andrés Hurtado, tras la pérdida de lo único que tenia (Lulú y su hijo), se viese tan afectado como decepcionado, tanto del árbol de la ciencia como del árbol de la vida.

  19. En la novela del «árbol de la ciencia», se tienen presentes varias injusticias sociales por parte de personas conocidas por Andrés Hurtado y Lulú (ya sean Manolo el «Chafandín», la «tía negra», «El chuleta»…).

    Andrés dispuesto a realizar la segunda solución propuesta por su tío Iturrioz (actuar sobre un círculo pequeño), sobre los problemas de la vida, opta por enfrentar cara a cara a éstas personas, pero siempre, en un principio, hablaba con ellas con bastante serenidad, lo que considero fabuloso, ya que si se tratan a estas personas (afectadas por la vida) con una menor brusquedad, estas responderán o reaccionarán con una menor agresividad hacia esa persona.

    En los momentos en los que Andrés se vio más agobiado y débil ante la sociedad, acudía siempre que podía a Lulú, su futura esposa y mejor confidente, y esta con su apacibilidad y saber estar (aunque con cierto carácter) lograba calmar su malestar.

    Con excepción de los capítulos en los que Iturrioz y Andrés Hurtado debaten la filosofía de Kant y Schopenhauer, esta novela me ha gustado e influido positivamente, ya que cada vez, con más frecuencia, las injusticias que discurren a mi alrededor, me afectan más y pienso cómo puedo solventarlas.

  20. El árbol de la ciencia, narra vida de un personaje. �l es Andrés Hurtado. Andrés es un chico universitario con muchas ganas de aprender, pero a la misma vez tiene una visión pesimista de lo que se va encontrando a su alrededor y se plantea muchos problemas sobre la vida y la ciencia. Andrés es un chico solitario, introvertido desengañado. También critica la sociedad española de aquella época.
    Este personaje, al igual que Pío Baroja, se encuentra muy influenciado por la filosofía de Schopenhauer.
    En su carrera de medicina espera encontrarse con problemas humanos , entender el sufrimiento de las personas y levantar el ánimo de los mismos, sin embargo en sus prácticas como médico él solo encuentra malos tratos a los pacientes e icomprensión hacia los mismos.
    Luego en torno a su familia no se lleva bien con su padre, esto se debe a las diferencias ideológica solamente se lleva mejor con su hermana Margarita y su hermano Luisito el menos de la familia, con su hermano mayor Pedro no se lleva bien debido a que es el clon del padre.
    En las charlas que tenia con su tio Iturrioz (médico), se planteaba las cuestiones filosóficas sobre el árbol de la vida y el árbol de la ciencia. Contraponía el Dogmatismo con la Ciencia. El Dogmatismo representaba el arbol de la vida, en el cual era representado por Adám y Eva y era el árbol del cual podían comer, esto quiere decir que el árbol de la vida representaba que lo que había que hacer en esta vida era creer en dios y vivir el día a día, más bien creer en lo que te diga y no pensar por ti mismo ni reflexionar sobre las cosas, en cambio, el arbol de la ciencia, se opone contra el Dogmatismo en el caso de Adám y Eva representa el árbol prohibido porque si comes frutas de ahí podias llegar a pensar por ti mismo y no creer en dios.
    Andres tiene una enfermedad artritis y le pregunta a su tio Iturrioz de que si un individuo tiene una enfermedad puede casarse y tener hijos, éste le dice que no porque los niños pueden salir mal, después le escribe una carta donde le dice que el que tiene la enfermedad es él y se va a casar.
    Se casa con Lulú aquella chica que le presento su amigo Júlio, tiene un hijo que muere al nacer, y Lulú tambien a los tres días, y Andrés al no soportarlo acaba quitandose la vida con un veneno.

    En mi opinión, Andres era un chico muy crítico, por el cual este chico no podía vivir tranquilo al verlo todo tan pésimo.

  21. El árbol de la ciencia es una novela que describe bastante bien la vida de los siglos XIX y XX y los problemas que existían en aquella época. Nos lo cuenta mediante la vida de un universitario madrileño, Andrés Hurtado. La historia cuenta las desgracias de este chico por seguir adelante con su carrera, por conseguir trabajo… Lo que más le ayuda a ir por el buen camino es su tío y doctor Iturrioz. También, Hurtado intenta despejarse con la filosofía, para llegar a conseguir la solución a los problemas de la vida una cosa que siempre le perturbaba la mente. Sus filósofos preferidos o que el leían eran: Kant, Fichte…
    Las partes más significativas de la novela son: Cundo entra por primera vez a la universidad, que él se esperaba otro tipo de enseñanza más dura y estricta, imposible en aquella época, en España. Diálogos que mantiene Andrés con sus amigos, Julio Aracil y Montaner, los tres son muy distintos sobre todo Andrés y Montaner. Lulú, me sorprende el cambio que da en la novela el personaje de Lulú, de no ser relevante, a llegar al final de la novela siendo un personaje principal y que cambiará la vida de Hurtado. La disputas de Andrés y su tío Iturrioz sobre la vida y la filosofía, en estos capítulos de Andrés con su tío es donde más madura Andrés como persona, su manera de pensar y tomarse la vida. La referencia que hace sobre el árbol de la vida y el árbol de la ciencia, donde se representa partes de la biblia, raro en la novela ya que Baroja es totalmente ateo y donde se representa al árbol de la ciencia como mezquino y triste, y donde Baroja da una opinión muy sutil sobre la crítica al árbol de la ciencia por la biblia: según Baroja Dios no quiere que comamos de árbol de la ciencia ya que si comemos de el alimentaremos nuestro conocimiento y nos aremos preguntas sobre la propia existencia de Dios. Las tres últimas partes más relevantes de la novela son, la muerte de su hermano Luisito por meningitis tuberculosa, que le recordó a un chico que había visto en el hospital en el que estaba de sustituto, con meningitis. El periodo de tiempo que había pasado en Alcolea del Campo en donde se dio cuenta de lo que era la vida. Por último su vida de casado con Lulú y su posterior muerte por envenenamiento, con aconitina.
    Es una novela que te enseña mucho sobre la vida sobre todo a las personas que todavía estudian ya que es tan real que nos puede pasar a todos, y la mayoría son o somos como Hurtado.

  22. Esta novela de Pío Baroja, aunque no es una de mis favoritas debido a las duras reflexiones que te plantea sobre la vida y que creo que todavía no estoy preparada para contestar además de, algunas dificultades léxicas y de su triste final, me ha abierto la mente a otra manera de ver la vida y de plantearme los problemas. La vida que llevaba Andrés Hurtado, el protagonista con el que se identifica el propio autor de la obra, es la vida de un personaje incomprendido por la sociedad y para el que la mayor preocupación es contestar a ciertas cuestiones que se va planteando sobre su existencia, como son la justicia, el porqué de nuestros orígenes, la indiferencia de la sociedad antes las injusticias, etc. A través de la ciencia.
    A lo largo de la novela nuestro personaje se va encontrando ante una serie de situaciones de injusticia social como: cuando está viviendo en Alcolea del Campo y las dos bandas de la ciudad â??los ratonesâ? y â??los mochuelosâ? roban dinero de las arcas y el pueblo muestra una total indiferencia., esto, junto a las largas y filosóficas conversaciones en la terraza con su tío Iturriotz sobre todos estos problemas le hacía recapacitar sobre su vida y sobre la conducta que el debía adoptar: ¿quedarse callado o luchar contra esas injusticias? Yo creo que no adoptó de manera radical ni una ni otra, porque no se excedía defendiendo las injusticias pero tampoco las ignoraba. Por todas estas cosas, además de los problemas con su padre y su hermano Alejandro debido a las diferencias de opinión, sobre todo políticas, los problemas con el doctor Sánchez en Alcolea del Campo, la enfermedad de su hermano Luisito, etc. le llevó a ser cada vez un hombre más solitario y triste. Ã?sa era la vida que él llevaba hasta que se volvió a encontrar con Lulú, una chica que conoció gracias al sobrino de un usurero. Los dos tenían una visión muy diferente a la de los demás sobre la vida, Andrés llegó incluso a pensar que estaban enfermos, por eso, le daba miedo tener un hijo con Lulú, porque podía que saliera con sus mismas ideologías y por ello fuera un incomprendido; por eso cuando Lulú, estando viviendo juntos, le dice que quiere tener un hijo, Andrés le dice que no, aunque no le cuenta el motivo. Esto hizo que Lulú estuviera cada vez más triste, pero ella se queda embarazada y su humor empieza a cambiar: tenía muy mal carácter, el cual justificaba su médico como normal. Se peleaba todo el tiempo con Andrés. El mismo día que iba a dar a luz, el médico le dijo que andara, pero ella cada vez se encontraba más cansada. El parto se complicó y Andrés tuvo que ir a por un forset, aunque no sirvió de nada ya que el niño nació muerto. Lulú quedo muy afectada después del parto y con una fuerte hemorragia que le hizo morir a los tres días. Durante este tiempo, Andrés sólo quería dormir, por eso, se tomaba grandes dosis de tranquilizantes. El día del entierro de su esposa su tío Iturriotz fue a buscarlo pero Andrés se había suicidado con una mezcla de alcohol y pastillas. Final, para mi opinión, predecible ya que Andrés cada día se encontraba más frustrado ante los problemas de la vida a los que no podía dar una solución justa y buena para él, ni mediante la indiferencia ni mediante la ciencia.

    Pienso que la vida de injusticias que veía Andrés no ha cambiado mucho desde entonces, creo que mientras la gente no piense nada más que en sus propios intereses, sobre todo económicos, no podremos tener nunca una vida justa, aunque, ¿quién puede decir dónde se marcan los límites de lo que es justo y lo que no? Creo que nunca seremos capaces de ponernos de acuerdo y contestar a és pregunta unánimemente.

  23. El árbol de la ciencia, narra el desarrollo de la vida de un personaje. �l es Andrés Hurtado. Andrés es un chico universitario con muchas ganas de aprender, pero a la misma vez tiene una visión pesimista de los que se va encontrando a su alrededor y se plantea muchos problemas sobre la vida y la ciencia. Andrés es un chico solitario, introvertido desengañado. También critica la sociedad española de aquella época.
    Este personaje al igual que Pío Baroja se encuentra muy influenciado por la filosofía de Schopenhauer.
    En su carrera de medicina, él espera encontrarse con problemas humanos , entender el sufrimiento de las personas y levantar el ánimo de los mismos, sin embargo en sus prácticas como médico él solo encuentra malos tratos a los pacientes e incomprensión hacia los mismos.
    Luego en torno a su familia no se lleva bien con su padre, esto se debe a las diferencias ideológica solamente se lleva mejor con su hermana Margarita y su hermano Luisito el menor de la familia, con su hermano mayor Pedro no se lleva bien debido a que es el clon del padre.
    En las charlas que tenia con su tío Iturrioz (médico), se planteaba las cuestiones filosóficas sobre el árbol de la vida y el árbol de la ciencia. Contraponía el Dogmatismo con la Ciencia. El Dogmatismo representaba el árbol de la vida, en el cual era representado por Adán y Eva y era el árbol del cual podían comer, esto quiere decir que el árbol de la vida representaba que lo que había que hacer en esta vida era creer en dios y vivir el día a día, más bien creer en lo que te diga y no pensar por ti mismo ni reflexionar sobre las cosas, en cambio, el árbol de la ciencia, se opone contra el Dogmatismo en el caso de Adán y Eva representa el árbol prohibido porque si comes frutas de ahí podías llegar a pensar por ti mismo y no creer en dios.
    Andrés tiene una enfermedad artritis y le pregunta a su tío Iturrioz de que si un individuo tiene una enfermedad puede casarse y tener hijos, éste le dice que no porque los niños pueden salir mal, después le escribe una carta donde le dice que el que tiene la enfermedad es él y se va a casar.
    Se casa con Lulú aquella chica que le presento su amigo Julio, tiene un hijo que muere al nacer, y Lulú también a los tres días, y Andrés al no soportarlo acaba quitándose la vida con un veneno.

    En mi opinión, Andrés era un chico muy crítico, por el cual este chico no podía vivir tranquilo al verlo todo tan pésimo.

  24. He de decir, en primer lugar respecto al libro, que se me hizo desde un primer momento un poco «pesada» la lectura, puede ser debido a que novelas que me leí anteriormente me marcaron mucho y que desde mi punto de vista son grandes novelas (por ejemplo, El Padrino), no quisiera que se me entendiera mal, en ningún momento estoy desprestigiando El arbol de la ciencia, ni quitandole valor, solo (siempre desde mi punto de vista) que es una novela un poco lenta.
    Y es que la novela tiene un fondo filosófico , desde el que se tratan diversos problemas de la vida, aquí, entraría en papel Iturrioz, el tio de Andrés Hurtado (protagonista de la novela).
    Según Iturrioz, existen dos opciones en la vida: estarse quieto sin entrometerse o hacerlo pero en pequeños grupos. Si todo el mundo siguiera alguno de estas dos opciones, sinceramente, no sé que sería de nosotros.
    Los problemas de la vida no se solucionan solos, el hambre no se soluciona solo, las enfermedades no se solucionan solas… Pero lo más preocupante no es que no actuemos, sino que solemos «echarle el muerto» a los gobiernos. Amigos, nosotros fuimos quienes elegimos al partido que hoy día gobierna en nuestro país, o peor todavía, que ni siquiera nos dignamos a levantamos para ir a votar a ese día. Tampoco intento incriminar a nadie, pero hay que ser honrado y decir que no se ha hecho todo lo que se podía hacer, existen miles de formas de actuar, cuando aparece una idea común y más aún si esa idea es por una buena causa (manifestaciones, huelgas… ).
    Todas las personas debemos tomar parte en esto, pero más todavía los jóvenes. Padres, madres, tíos… algunos trabajando hasta nueve o diez horas, llegan cansados y molidos a casa por el trabajo (debemos tener en cuenta que años atrás no tuvo todo el mundo las mismas oportunidades por culpa de la etapa negra de España), y para qué mentirnos, no se van a poner a hablar de política, yo por lo menos no tendría ganas.
    Pero aún no es tarde, podemos actuar, existen miles de recursos y acciones, ahora más que nunca, los jóvenes y no tan jóvenes deben ponerse en pie.
    Bueno, la verdad es que tengo que admitir que me he entusiasmado y desviado un poco del tema, pero no negará nadie que es un tema del que se debería debatir más adelante, ya que nos incumbe a todos.
    En fin, El arbol de la ciencia, nos muestra la vida desde el joven Andrés Hurtado, y su experiencia en la universidad, la amistad, la familia, la filosofía, el amor, el trabajo… Hasta el ya adulto Andrés Hurtado, que al final de la novela veía como tenía el mundo en sus manos, y poco después lo perdía todo, suicidándose al no poder vivir sin su esposa, muerta al no poder soportar las complicaciones del parto.
    A lo largo de la novela, Pío Baroja (el autor) muestra algunas similitudes con Andrés Hurtado, como son los amigos Julio Aracil y Montaner entre otras cosas. Estos dos últimos personajes tendrán a lo largo del libro un papel importante. Gracias a Julio, Hurtado conocerá a Lulú, con la que al volver de Alcolea (un pueblo donde encontró un empleo como médico sustituto) intimará y se casará con ella.
    Otro sitio donde hay que hacer hincapié es en su familia, la cual no era muy «perfecta». Su madre había muerto y su padre, egoísta que lo único que le preocupaba era él, no le tenía mucho aprecio, al igual similitud era el hermano mayor al que le prestaba el mismo respeto. Por otro lado, tenemos al hermano pequeño (que más adelante en la novela sufrirá un trágico destino) al que tenía un gran afecto igual que a Margarita (la hermana).
    Podríamos realzar otros personajes como Niní, hija de doña leonarda y hermana de Lulú o Antonio Casares, periodista amigo de julio.

    Terminaré diciendo, a favor de la novela, que a pesar de todo, conseguí meterme en el papel de Andrés Hurtado, enfrentándome a situaciones tales como la muerte, o el desamparo de la familia, o la crueldad con que te puede llegar trata la vida o en caso contrario, la simpatía de ésta.

    La vida compañeros, no es justa.

  25. El Árbol de la ciencia nos presenta la vida de Andrés Hurtado, un estudiante madrileño de medicina y toda su evolución personal, profesional y filosófica hasta su temprana muerte.

    «El Árbol de la Ciencia» es una novela interesante. Es una novela de aprendizaje porque el personaje va aprendiendo a lo largo de la obra.
    También es interesante, porque nos da su propia teoría de la vida y nos hace pensar que realmente este mundo está vacío. Nos hace creer en ese pesimismo,en el vacío de la vida.

    El final del libro expresa inconformismo más absoluto.
    Opino que en el libro esta muy presente el escepticismo, el hombre ideal no existe, ni la vida ideal, nada perfecto existe.

    Lo más triste del libro para mí es la relación familiar porque produce al lector una desagradable tristeza y la idea de que la pertenencia familiar no existe.

    Otra parte desagradable es el depósito de cadáveres, pero no del mismo modo, porque esto último produce asco y dolor por observarlo. El dolor por los cadáveres, ya que alguna vez fueron personas, hace pensar en si les hubiera gustado que les examinaran muchos lectores para realizar así sus deseos tras morir.
    Pío Baroja muestra en sus novelas una concepción pesimista de la vida.

    Como conclusión, quiero decir que es una novela en que los personajes aprenden, el lector también aprende a reflexionar y a formar ligeramente su concepción de la vida.

  26. Desde mi punto de vista personal, sin duda el aspecto de la novela que más ha captado mi atención es la profundidad con la cual se han elaborado a los personajes. Los protagonistas de la historia han sido dotados por el autor de una capacidad crítica y reflexiva que no había visto hasta ahora en ninguna otra obra, como por ejemplo la visión mordaz que tiene Lulú de la sociedad o la que posee el protagonista, Andrés Hurtado, que está caracterizada por un exaltado sentido humanitario y de la justicia. Este último rasgo parte de un punto álgido al principio de la obra y se va degradando con el transcurso de la misma hasta llegar al trágico final, el cual me parece totalmente adecuado teniendo en cuenta los hechos precedentes.

    También cabe destacar la alusión que se hace continuamente en un segundo plano a la España de aquella época, con una sociedad decantada hacia lo conservador y en donde la diferencia entre las clases estaba muy acentuada. Una curiosidad que atraía siempre mi atención al leer era el poco valor de la moneda en ese momento y los hábitos de ocio de las personas, que consistían en ir a tomar algo a los bares, pasear, ir al teatro y leer novelas.

    El libro nos presenta situaciones en las que el protagonista reacciona de una determinada manera dándole a elegir entre la abstención o la actuación reducida a pequeños círculos. Atendiendo a la pregunta del flog, qué hacer ante una injusticia, contestaría que yo prefiero mantenerme al margen y preocuparme por las cosas que me influyan directamente, sin embargo a veces la bondad innata que poseemos en nuestro interior te lleva a actuar inconscientemente, a pesar de las consecuencias que ello pueda conllevar.

  27. Trás gran tiempo sin practicar la lectura en mi casa, decidí leer el libro » El árbol de la ciencia «, un libro que sinceramente no me ha dejado buen sabor de boca y que esperaba algo mejor (sobre todo en el desenlace). Tengo que reconocer que me costó trabajo entenderlo , sobre todo la parte filosófica , pero al final acabé por comprenderlo .

    Este libro nos enseña la vida de un adolescente » Andrés Hurtado » desengañado totalmente con su vida y que lleva consigo una actitud unánime y a mi parecer depresiva.
    A Andrés todo lo que conlleva su alrededor le parece negativo , al decir todo me refiero a personas , lugares , situcacion , etc.. A todo le saca faltas y sinte ante todo una apatía visible.

    Para empezar, en la universidad no le gusta la actitud de los alumnos , ni la de los profesores , ni la de sus amigos de universidad , que a pesar de ser sus «amigos » también les saca pegas . En su casa, más de lo mismo, su padre y él sentían un odio mutuo , a su hermana mayor también la ve de forma egoísta , hacia sus otros dos hermanos mayores siente indiferencia y a su hermano pequeño es al único que aprecia , será por su corta edad.

    Al que más aprecio le tenía era a su tio Iturrióz , a él siempre le preguntaba sus dudas y siempre se apoyaba en él para intentar llevar una vida equitativa y de buen sentido.

    En el cuarto capítulo, tras una gran charla con su tío, el autor nos enseña el porqué de su amargura diaria por las cosas. Andrés continuamente a lo largo de su vida se hace preguntas sobre las cosas y se come la cabeza solitariamente . Al hacerse esas preguntas , Andrés siempre se las responde con respuesta cieníificas , es decir , basándose en la ciencia , que para él era su vida. Su tío en la conversación le comenta que no abuse de la ciencia y que lo más interesante para él sería vivir la vida sin estar todo el día haciendose preguntas absurdas .

    Trás un desengaño vivido en Alcolea, vuelve a Madrid para ya instalarse definitivamente , vuelve a contactar con Lulú y acaban enamorandose .

    La novela acaba con un final Trágico , El bebé que esperaban Lulú y Andrés muere tras el parto y , dos días después, muere Lulú . Andrés termina por suicidarse al no encontrarle sentido a su vida cotidiana.

  28. No estoy de acuerdo con Andrés Hurtado en el modo que tiene de tomarse la vida, demasiado en serio y de una manera muy negativa en mi opinión.

    Yo no adoptaría la misma postura que Andrés, el cual se frustra ante todo tipo de problemas científicos y filosóficos y pretende darle una justificación a todo esto (cree que la ciencia puede explicarlo todo). En ese aspecto yo estoy más de acuerdo con Iturrioz y, sobre todo, con Julio Aracil, ambos más practicos que Andrés. Yo creo que nunca hubiera llegado a su estado anímico debido, quizás, a mi menor interés por todo lo que nos rodea.

    El pasaje que yo he considerado más importante y que marca un antes y un después en la obra, es la extensa charla ética y filosófica que mantienen Andrés e Iturrioz y en la que se deja ver con claridad el concepto del Árbol de la vida y el del Árbol de la Ciencia. Otros pasajes que me han parecido interesantes son la indeferencia que siente Andrés ante la muerte de su hermano Luis debido a la distancia existente y la relación de este con Lulú.

  29. Personalmente, esta novela no me ha parecido gran cosa, si lo que se supone que está haciendo es motivar la lectura de los jóvenes, porque en ella se da un ritmo de vida lento, que cansa y aburre a quienes no están acostumbrados a la lectura, como hemos mencionado hoy en clase. Su lectura me ha resultado rápida la verdad, pero el final, por los continuos desengaños que ya había sufrido Andrés, era obvio, no me ha gustado nada: justo en el momento en el que parecía que su vida tenía sentido, se lo arrebatan todo en cuestión de una noche, y encima él se envenena� A mí me parece que lo único que Baroja nos ha querido decir con esto es que la vida siempre es desgraciada, a pesar de las apariencias o de una buena época, se acabará estropeando. Y a mí la vida no me parece eso; yo creo que hay que disfrutarla, ver el lado positivo de las cosas y luchar por lo que te importa, porque si nos rendimos entonces sí que no conseguimos nada.

    En lo que respecta a la ciencia, pienso que Andrés no debería haber seguido tan firmemente su ideología: es cierto que la ciencia puede solucionar grandes problemas del mundo, pero no debes abandonar el resto de la vida y dedicarte exclusivamente a la ciencia, cuestionándose todo lo que pasa, ya que acabará amargándose. Tampoco se puede hacer lo contrario: debemos seguir un camino intermedio en el que nos hagamos determinadas preguntas, pero no en exceso.

    Otra cosa que a mí no me resulta creíble es, como hoy también hemos mencionado en clase, la indiferencia de Andrés ante la muerte de Luisito. Muchos piensan que se debe a la lejanía y al tiempo que hacía desde la muerte, pero yo sé por experiencia propia que, por más que pase una semana, un mes o un año, si alguien a quien tú quieres con toda tu alma se muere, lo pasas tremendamente mal, no tanto como si lo hubieras visto morir, pero muy mal. Entonces, ¿cómo puede Andrés (y me imagino que Baroja con su hermano) no entristecerse con la muerte de su hermano pequeño?

    Cambiando de situación, no sé si sólo existen esas dos maneras de actuar, pero aunque una sola persona no pueda actuar a escala global, si todas las personas actuamos en pequeños círculos, el mundo entero lo nota. Si yo hubiera sido Andrés, diría que no habría actuado de tal manera: no se puede ser indiferente a toda la vida, aunque sea en pequeños círculos uno debe actuar siempre que una fuerza mayor no se lo impida. Al final, si cada uno junta todos los pequeños círculos en los que ha actuado, éstos formarán uno grande y entonces sí se notará nuestra acción en el mundo. Uno no puede decir que lo haga otro, y â??echarle el muertoâ? al vecino. Cada uno debe actuar en aquello que le importe, aunque luego no le salga bien, pero que no se diga que no se ha intentado. Es cierto que a Andrés parece que, hasta que se casa con Lulú, nada le va bien, pero aún así no debe rendirse. De todas maneras, yo, al igual que la mayoría de compañeros, estoy acostumbrada a que dentro de lo normal todo me vaya bien, por lo tanto no me puedo poner realmente en la piel de Andrés y, aunque ahora afirme que no habría actuado así, si algo así me pasara, puede que hiciera lo mismo.

    Como he mencionado antes, una sola persona no puede hacer mucho contra el mundo. Tampoco un país en sí podría. Pero si toda la humanidad se conciencia de lo que es justicia, de los valores que deben ser universales (como los Derechos Humanos, como Sergio ha dicho en clase), y los adopta como propios, el mundo iría a mejor y cambiarían todas esas injusticias, esas situaciones de hambruna y pobreza. Es cierto que los recursos y la población están muy mal distribuidos, ¿y qué? ¿Eso impide que se pueda compartir? Eso es lo único que nos falta a las personas: ser un poquito más solidarias y olvidarnos de ese egoísmo que es propio de nosotros.
    En conclusión, en lo que respecta a la novela, me ha parecido amena, corta, pero con un final muy desesperanzador. Sobre los demás temas, pienso que debe ser el conjunto de la sociedad la que debe tomar medidas para resolver las injusticias y discriminaciones, y que a pesar de que tengamos algunos fracasos, debemos seguir adelante y ser optimistas.
    Saludoss!!!

  30. â??El árbol de al cienciaâ? me ha parecido una novela muy interesante, me ha gustado mucho, porque no es solo una serie de hechos que van sucediendo en la vida del protagonista, Andrés Hurtado, sino que también el libro te invita a hacer continuas reflexiones acerca de la vida.
    En algunos momentos me he podido sentir identificada con Andrés y Lulú, ya que son dos personas que se plantean la existencia, el porqué de las cosas, la posibilidad de realizar un cambio que nos haga vivir mejor, quizás debido a todo esto, ambos podían sentir un rechazo, una especie de marginalidad de la sociedad, una diferencia con los demás, ya que la mayoría de personas no se plantean esa serie de cuestiones seriamente.

    Andrés, en mi opinión, cometió grandes errores, entre ellos, y quizás el más importante fue su continuo pesimismo e idealismo, que le obligaba a sentirse de mal humor, incapaz en algunas ocasiones, etc. Relacionado con esto, quiero destacar un detalle sin mucha importancia en el libro, pero que a mí me hizo reflexionar y sacar una conclusión de la manera de pensar de Hurtado. Hay un capítulo en el que habla de que pasaba los días leyendo en su habitación, y dice algo así como:
    â??Leo para poder vivir, si pudiera vivir, dejaría los libros a un ladoâ?.
    En esta frase yo veo el idealismo que tenía el protagonista hacia las cosas. Este quería vivir una vida ideal, diseñada de algún modo por él mismo, sin imperfecciones, y como eso no es posible en este mundo, en vez de buscar alternativas o intentar cambiar alguna cosas individualmente, como le aconsejaba su tío Iturrioz, se encerró en sí mismo, en sus ideologías, y eso precisamente es lo que le hizo rendirse y le llevo a la muerte.

    Siguiendo con este tema, en el libro hay una parte en la que en una discusión de Andrés con su tío Iturrioz, se ofrecen dos posturas a elegir: una posicionarse en el árbol de la vida, en la que se vive la vida al margen de lo que ocurre, sin plantearse nada, y otra el árbol de la ciencia.
    Coincido con la mayoría de mis compañeros en que no solo están esas maneras de tomarse la vida, sino que hay que hacer una fusión entre ambas, y quizás me decantaría un poco más hacia el árbol de la ciencia, ya que creo que no hay que tener una excesiva pasividad en la vida, creo que la vida consiste en esa búsqueda de respuestas a las preguntas que la insaciable moral humana produce, siempre y cuando no caigas en el pesimismo, ni te obsesiones con ello como le paso a Andrés, ya que eso solo te conducirá a una desorientación, y un malestar y no servirá de nada. Hay que buscar el sentido de la vida, pero sabiendo disfrutar de ella a la vez, aceptando las cosas que te van sucediendo, y buscando conseguir la felicidad ante todo.

    Por último, quiero comentar que, según mi criterio, esta novela dista mucho del aburrimiento, aunque también opino, que solo puede llegar a ser interesante, para personas que tengan un cierto parecido con Andrés hurtado, en cuanto al carácter reflexivo, ya que solo así pueden llegar a entender un poco la novela.

  31. La novela de Pío Baroja, â??El árbol de la cienciaâ?, me ha resultado una lectura muy interesante y amena. A pesar de que mi género literario favorito es el género fantástico o de aventuras, me ha encantado, cuando, sin leerla, pensé que sería un aburrimiento. La razón es porque este libro no sólo es como los demás libros que suele leer la gente, una narración de una serie de hechos que le ocurren a un personaje, en este caso, Andrés Hurtado, sino que también te incita a reflexionar acerca de la vida. Al principio, reconozco que me aburría un poco, ya que no estoy acostumbrado a este tipo de libros, pero en cuanto le cogí el hilo y me enganché, me encantó.

    En alguna ocasión, como bien preguntaste Matías, me he sentido identificado con Andrés por varias razones: por su menosprecio hacia las personas que no se planteaban nada en la vida, no se preguntaban por qué ocurren las cosas de una manera y no de otra, por qué existen, etc. Y también por su solidaridad con las personas marginadas y enfermas, como en el caso de su hermano Luisito, con el cual se entrega al cien por cien con tal de conseguir que se cure.

    Aprovechando la mención de Luisito, en la clase este tema ha dado mucho que hablar. En principio, estoy de acuerdo con algunos de mis compañeros en que es raro que Andrés no sienta tristeza cuando recibe la carta con la noticia de que ha muerto su hermano Luis y que eso haga pensar que es un insensible y un egoísta, pero yo creo que quizás se deba a que él hizo todo lo que estaba a su alcance para que su hermano mejorara y no lo pasara tan mal como los niños enfermos del hospital, pero nadie de su familia ayudaba, y luego también, sus últimos recuerdos de Luis, son los días que estuvo en el campo, en los cuales se le veía lleno de alegría y parecía que mejoraba. Pero los principales motivos por los cuales yo creo que Andrés actúa de tal manera son los últimos recuerdos de su hermano pequeño y el hecho de no pasar mucho tiempo con él, ya que estaba más tiempo solo o fuera de casa que con él. Si Andrés hubiera visto el cadáver de su hermano, estoy totalmente convencido, de que todo hubiera sido diferente y sÍ que hubiera llorado al tener siempre como última imagen de su hermano, el cadáver. Esto lo digo tan seguro por experiencia propia, porque no es lo mismo, estar presente en la muerte de un ser querido o tener como último recuerdo su cadáver, que ese mismo ser querido, lleno de alegría y sano. Esto no quita que si alguien, a quien quieres mucho, muere por cualquier circunstancia de la noche a la mañana, no te hundas, pero es que en el caso de Andrés, es muy diferente, porque no es que sintiera pasión por su hermano ni que éste lo fuera todo para él, cosa que se demuestra en el final del libro, con la muerte de Lulu, que como lo era todo para Andrés e hizo que fuera realmente feliz por un tiempo, Andrés se hunde tanto, que se suicida envenenándose porque no tiene razón para vivir al perderla.

    Centrándome ahora en la parte de la discusión filosófica entre Andrés Hurtado y su tío Iturrioz, aquí se ofrecen dos posturas a elegir, que son, la del árbol de la vida, en la cual se vive la vida al margen de todo, sin cuestionarse nada, y luego, la del árbol de la ciencia, que es totalmente lo contrario, vivir la vida cuestionándose todo. Yo, al igual que mis compañeros, optaría por un â??injertoâ? entre ambos con más del árbol de la ciencia que de la vida, porque pienso que hay que plantearse y cuestionarse las cosas, pero sin caer nunca en el pesimismo ni obsesionarse con ello como le ocurrió a Andrés, aceptando siempre las cosas que ocurran, buscar siempre la felicidad y no dejar nunca de disfrutar de la vida. De lo contrario, si optamos por el árbol de la ciencia, nos destruiríamos por cuestionarnos todo sin estar satisfechos nunca, y si optamos por el de la vida, pasaríamos de todo sin importarnos nada, algo que también nos destruiría con el tiempo.

    Finalmente, en cuanto a la justicia universal, estoy de acuerdo con mi compañera Aurora en que una persona o un país no bastan para que desaparezca las injusticias que hay en este mundo como la pobreza, la hambruna�, para que éstas desaparezcan, tiene que ser consciente toda la humanidad de ello. Para ello todos nosotros tenemos que ser más solidarios, pensar un poco en las demás personas, c�mo viven, lo que pasan, ponernos en su lugar, para que de esta forma el mundo vaya mejor y todos tengamos aproximadamente las mismas calidades de vida.

    En conclusión, con respecto a la novela, me ha parecido muy corta, de hecho me he quedado con ganas de leer más, y desde mi punto de vista, tiene un final perfecto, no podría terminar mejor. Y en cuanto al tema de la injusticia, pienso que es un tema muy importante que toda la sociedad tenía que plantearse para que se llegara a tener un mundo justo, donde no existieran la hambruna, la pobreza, ni injusticias parecidas.

  32. La novela de «El árbol de la ciencia» me ha gustado y me ha parecido interesante y entretenida, ya que no sólo se encierra en narrar la vida del protagonista, en este caso Andrés Hurtado, sino que también hace muchas reflexiones sobre la vida, tema que me parece muy importante. Está claro que, si esa parte no se llega a entender, el libro tiende a aburrir, ya que cuenta la historia lentamente, no pasan acciones interesantes, solo empieza a gustar al final cuando parece que todo va sobre ruedas y de golpe y porrazo empiezan a morir los protagonistas.
    También cabe destacar que es complicado que alguien se sienta identificado con el protagonista ya que muestra durante toda la novela un carácter muy particular: todo se lo plantea, está constantemente preguntándose el porqué de las cosas, es demasiado pesimista, siente rechazo hacia casi todos los personajes, y tiene unas reacciones que me han parecido bastante raras, por ejemplo y como ya debatimos en clase, la reacción que experimenta Andrés ante la muerte de su hermano pequeño, Luisito, hacia el que él sentía un gran aprecio, y que parece más raro aún, porque en un principio hizo todo lo posible por salvarle y, sin embargo, al enterarse de la noticia no siente nada, no siente dolor ni ganas de llorar, simplemente sigue su vida tan normal, aunque algunos compañeros digan que «si ya está muerto no puede hacer nada» no es normal esa reacción de despreocupación y de falta de interés.
    Creo que uno de los temas más importantes en el libro es: ¿hay que situarse en el árbol de la vida o en el de la ciencia? Hay mucha polémica pero creo que nadie se puede dedicar a estar en uno de estos dos extremos ya que si por ejemplo te sitúas en el de la ciencia empezarías a plantearte todo, no disfrutarías la vida, te pasarías todo el tiempo pensando, leyendo, recapacitando, etc. Tampoco creo que nos debamos entregar al árbol de la vida ya que no podemos dedicarnos a disfrutar la vida al máximo sin saber ¡nada! del mundo sin interesarnos por nada y solo ¡disfrutar y disfrutar! y lo demás da igual.
    Otras reflexiones que creo que son importantes son: la primera cuando discute con su tío Iturrioz y se plantea si existe la verdad o si todo parte de una mentira inicial. Me llamó también mucho la atención cuando dicen: las verdades… ¿son verdad porque son unánimes? o ¿son unánimes porque son verdad? Esta reflexión me dio mucho que pensar. Yo me cuestiono este tema y creo que todo puede partir de una mentira inicial ya que el ejemplo del termómetro lo veo totalmente razonable, aunque está claro que esto no lo podemos saber y como dice Iturrioz nadie le puede impedir a nadie que suponga una cosa u otra. La segunda reflexión que creo que es importante es cuando debaten sobre el poder para cambiar algo totalmente. Está claro que sólo se pueden cambiar algo de pequeños alrededores, casos particulares, pero no el problema universal (como el ejemplo que da Iturrioz de las arañas que se comen a las moscas).
    Por último creo que el final es justo ya que no se puede vivir como vive Hurtado, metido en un pesimismo extremo y sin intentar luchar por nada. Si lo miras de este modo, el libro podría llevar una pequeña parte de enseñanza, es decir, una intención didáctica, aunque su intención principal es reflejar la vida del mismo Baroja como podemos observar durante todo el desarrollo del libro en las aclaraciones a pié de página.

  33. Cuando empecé la lectura del â??Árbol de la Cienciaâ?, es cierto que comencé con gran ilusión; pero, conforme he ido adentrándome en las diversas páginas de esta novela, he ido poco a poco volviéndome tan pesimista como el propio protagonista. Es sinceramente sorprendente cómo se desarrollaba la sociedad del siglo XIX, no me extraña para nada que Andrés Hurtado tenga una actitud tan especial hacia su entorno.

    Personalmente, a lo largo de la novela me he preguntado muy a menudo, -â??¿cuándo se suicidara?â?-, porque tal es el grado de negatividad que me transmitía que conforme iba leyendo me suscitaba espontáneamente esa pregunta. No estoy muy segura, pero podría afirmar que no ocurrió este hecho más tempranamente, porque a pesar de su amargura, había cosas por las que él seguía adelante. Una de ellas, podría ser la de acabar sus estudios, y ejercer la profesión. Como todos hemos podido comprobar, Andrés es un apasionado de la ciencia, en especial le interesa bastante el campo de la medicina, aunque es cierto que algunos aspectos de la carrera suscitan desilusión en Andrés. Pero a través de ella ha podido encontrar refugio donde en ningún sitio lo hallaba.

    También es cierto que Andrés tampoco es que haya hecho gran cosa para relacionarse con los demás. En este sentido no lo entiendo, porque a simple vista puede no agradarte una persona, por su mirada, por sus gestos, incluso por su aspecto físico, pero por lo menos por así decirlo damos una â??treguaâ? a la persona para que nos muestre su personalidad, a partir de ahí podemos catalogarla para nosotros según el grado de simpatía que nos suscite. Pero es que Andrés ni siquiera hace eso, directamente la cataloga siendo la mayoría de las veces para mal. Realmente esta actitud me cuesta un tanto comprenderla porque para mi forma de razonar y pensar no es compatible. Tal vez, Hurtado siente este rechazo inminente porque quizás piense que todas las personas son iguales y que por eso la sociedad se desenvuelve de la manera en que lo hace. En esta la moralidad parece que no existe, y no hay un concepto de humanidad sino que simplemente está el individual.

    Baroja claramente nos expone la injusticia de la época, en la cual, como he mencionado líneas arriba, solo se preocupa del propio ser. Aunque si la comparamos con la sociedad actual, podemos comprobar que no son del todo diferentes ambas sociedades. Tanto en la sociedad del siglo XIX como la sociedad del siglo XXI, los ricos siguen siendo ricos y los pobres siguen siendo pobres. Actualmente también los individuos seguimos pensando solo en nosotros mismos, aunque también hay que reconocer que un número pequeño de personas (aunque van aumentando cada día más), se preocupan por los demás, ayudándolos, cuidándolos, enseñándolos, etc… Y formando parte de lo que llamamos ONG.

    Como también hemos leído en el libro, en esa época había algo que podríamos calificar de parecido a una ONG. Que serían las monjas, pero que, aún así, tampoco realizaban bien este trabajo, (por lo menos las del hospital mencionado en el libro).

    Por todo esto, obviamente podríamos deducir el porqué de esta actitud tan pesimista de Hurtado. El Andrés joven comienza más o menos contento ante una sociedad que aún no conoce bien, por eso, conforme van pasando los años, va madurando y comprendiendo más lo que le rodea. Hasta llegar al Andrés maduro, el cual posee una pequeña experiencia de la vida, el hecho de viajar y estar en diferentes lugares a parte de Madrid, hacen que adquiera mayores conocimientos del mundo en general y particular.
    Desde mi punto de vista, no puedo juzgar nada de lo que ha hecho Hurtado, primero porque no he vivido en tal sociedad, y aunque me la pueda imaginar no es lo mismo. Segundo porque aunque sí es verdad que he comentado anteriormente que no entiendo su actitud de juzgar a la gente a primera vista, tampoco puedo juzgarlo como antipático o arisco, porque cada persona es como es, y a lo mejor unas personas son más amigables y otras pues pueden ser más tímidas. O unas personas viven más engañadas y otras viven más la realidad. La conclusión de esto, es que en este momento de mi vida, debido a mi nivel social, que provoca que tenga una juventud dentro de lo que cabe feliz (si nos comparamos con un país subdesarrollado, donde hay jóvenes que pasan hambre, no reciben una educación como yo, no cubren todas sus necesidades, etc�) quizás puedo tender a juzgar erróneamente a Andrés, por eso, sinceramente no puedo realizar un veredicto debidamente, sobre sus actitudes. Simplemente podré decir, que si yo hubiera vivido en tal época, mucho del pesimismo de este me invadiría.

    En cuanto a todo lo que aquí he expresado, aunque en algunos aspectos he podido estar de acuerdo con el protagonista, en otros muestro mi descontento, y me gustaría señalar que, aunque no me he atrevido a juzgar a Hurtado en relación con su pesimismo, estoy de acuerdo con que en esta vida sea lo triste que sea, hay que seguir adelante, no dejarse vencer por el pánico o por la desesperación. Sé que muchas veces se cree que no se puede más, que lo que nos sucede solo es el principio del desastre, pero que al fin y al cabo todo pasa. Y aunque no se olviden los malos momentos, hay que vivir el presente y mirar al futuro. Porque si estamos en este planeta, pienso que será por algo. Y no veo la vida como un camino de amargura que solo terminara con la muerte, sino como un reto que hay que superar día a día.

    Saludos!

  34. Me ha gustado mucho este libro, ya que en él he aprendido nuevas experiencias. En este libro se muestran las inquietudes y la trayectoria vital de Andrés Hurtado. Trata sobre discusiones políticas, científicas y filosóficas, con el afán de llegar a la verdad, se descubre a un hombre inadaptado y tradicionalista, que rechaza el mundo en el que vive y en el que ni siquiera el amor le consuela. No me parece adecuada la actitud que adoptan los estudiantes en la universidad, la que tenían en clase, fumaban y se burlaban de todos los profesores menos del viejo profesor de química que no se lo permitió.
    A Andrés Hurtado tampoco le parecía adecuada esa actitud, el primer día de clase, mientras todos los alumnos se saludaban, él estaba echado en la pared y se encontró con un amigo del instituto Julio Aracil y a ellos se les unió Montaner.
    En cuanto a su vida, Hurtado se sentía solo y abandonado desde la muerte de su madre: ésta murió diciendo que las mujeres habían nacido para sufrir en la vida.
    Su familia estaba formada por el padre y cinco hermanos más: Alejandro, que es el mayor y tenía el mismo carácter que su padre; Pedro; Margarita, luego venía Andrés y por último Luisito.
    Las peleas con su padre eran frecuentes, ninguno de los dos podía verse y sus conversaciones trataban sobre temas políticos: eran conocidos como el padre conservador y el hijo liberal. Margarita decía que siempre que Andrés discutía salía a la calle o se metía en su habitación dando un portazo.
    El padre era una persona muy antipática, pero sabía con quien debía ser simpático, despreciaba a los pobres y no les perdonaba, pero si a los chulos como él.
    Cuando llegaba el verano, solía quedarse con Montaner en Madrid y Aracil marchaba a Barcelona.
    Luisito tenía poca salud, debido a la miseria que había en la familia, por lo que cayó enfermo con la fiebre tifoidea, lo que le llevó a tener muy altas fiebres, pero mejoró.
    Andrés salía con Lulú a pasear, ya que se la presentó Aracil, ésta era hermana de su novia Miní, él no la quería y esto a Andrés no le parecía correcto; Su madre Leonarda era una vieja de carácter antipático.
    Poco después de esto, Luisito cae enfermo con tuberculosis, entonces se mudaron con él Margarita y Pedro a Valencia; el chico evolucionó y se marcharon a casa de sus tíos y Andrés va a Burgos en busca de trabajo y estando allí recibe una carta de Margarita diciendo que Luisito había muerto, en él surge un profundo dolor y decide no volver, ya que llevaba enterrado ocho días, pero en ese tiempo no había podido encontrar.
    Resumiendo, cuando Hurtado vuelve a Madrid se reúne con Lulú, la que más adelante monta su casa y se casa; ella le dice que quiere tener un hijo con él, la preocupación de Hurtado es cada vez mayor porque no quiere, pero Lulú que embarazada, y al nacer el bebé muere, ella no soporta la tristeza y también muere; Hurtado se envenena sintiéndose culpable y no resistiendo su corazón más de lo que había sentido en su vida.
    Los demás aspectos los comentaremos en clase en el examen oral, como por ejemplo: en la clase de disección, su residencia en Alcolea, los distintos lugares que habitó, etc.
    Hago recomendaciones a las demás personas que no se han leído el libro para que lo hagan, porque está muy interesante y para que se paren a reflexionar sobre la actitud de Hurtado.

  35. Debo decir, respecto a este libro, que para disfrutar de lleno de la lectura, hay que meterse en la piel del protagonista. Así lo hice yo, pero me ha parecido un libro poco propicio para iniciarse en la lectura, pero que a medida que avanza es más interesante.

    Al principio, me ha resultado aburrido, pero a la vez didáctico, el ver como evoluciona en la carrera un estudiante de medicina y como se va orientando respecto a los amigos, los cursos, etc. Más o menos cómo nos encontraríamos nosotros a principio de carrera el año que viene. Luego me ha parecido algo exagerado el pesimismo de el protagonista y sus numerosas críticas a las personas de alrededor, algunos se las merecían pero otros muchos no. La parte que más me ha costado leer ha sido, como a casi todos, los diálogos que mantiene Andrés con su tío Iturrioz; ya que usan términos filosóficos desconocidos para mí y una serie de tecnicismos que no logro comprender muy bien.

    El final del libro me lo esperaba, alguien con tal pesimismo y esa forma de vez la vida tan triste no podía acabar de otra forma. Si bien me apenó que ahora que Andrés había realizado su vida se le fuera todo de las manos en un momento, pero al fin de cuenta eso es lo que tuvo que ocurrir.

    Respecto a las preguntas que formulas en la entrada, yo si me viera en la situación de Andrés la verdad es que no haría nada. Es la sociedad de la época y al menos que se una un conjunto de personas no se podría cambiar. Es injusto, lo sé, pero es así. Efectivamente se podría llegar a ese acuerdo, pero el que tiene mucho no quiere dar nada, no se puede llegar a un equilibrio completo de esas características, al menos por ahora solo podemos colaborar de diversas maneras, ONG, asociaciones, etc.

    Un saludo.

  36. La novela «el árbol de la ciencia» es una novela interesante, sobre todo para la gente que acostumbra a leer; para las personas que no leen a menudo puede ser que se les haya hecho pesada o aburrida, pero es una novela aconsejable y bastante interesante.

    A mí la novela me ha parecido interesante, al principio me he sentido un poco identificado con el protagonista, Andrés Hurtado, sobre todo con los sucesos que pasan en la universidad, como por ejemplo, ver a los alumnos el primer día de carrera, impacientes, intranquilos, deseando empezar, también en los momentos que había el típico gracioso diciendo algún pego o cosas así. También me he sentido identificado, al principio de la novela, porque yo , al igual que Andrés Hurtado, suspendí Química y tuve que recuperarla, es un detalle que me hizo sentir lo que el protagonista sentiría y pensaría.

    Por otra parte, no me siento identificado con el protagonista, Andrés, porque en mi caso yo me llevo bien con casi todas las personas, hago muchos amigos, no estoy normalmente de mal humor y, sobre todo, casi siempre pienso el lado positivo, pocas veces soy pesimista, al contrario que Hurtado que solía estar de mal humor, no tenía muchos amigos y siempre era demasiado pesimista, nunca pensaba en positivo.

    Yo pienso que estar toda la vida siendo pesimista como Hurtado, debe hacer de la vida una cosa aburrida, pesada, en la que nunca disfrutas.

    El protagonista con su modo de vida, aislado, solitario, y casi siempre leyendo, nos hace pensar que quiere vivir una vida creada por él mismo, basada en los libros que lee y en su ideología.

    Otro tema importante en la novela, es cuando Andrés tiene una discusión con Iturrioz, en la que nos hace pensar entre adoptar la postura del árbol de la vida, en la que no se plantean problemas, o adoptar la postura del árbol de la ciencia, en la que se buscan respuestas a esas preguntas que todo ser humano se hace en unos momentos de la vida y que muchas no tieneN, por ahora, respuesta.
    Yo, como muchos de mis compañeros, coincidimos en que la vida hay que tomársela como una fusión de ambas posturas, hay que divertirse en esta vida todo lo posible y también intentar averiguar las respuestas a esas preguntas que nos solemos hacer, y siempre se debe buscar la felicidad máxima a la que se pueda llegar.

    Otro aspecto de la novela que nos ha llamado mucho la atención a todos mis compañeros y a mí, es la reacción que tiene Andrés cuando es informado de la muerte de su hermano Luisito. Yo, gracias a Dios, no recuerdo ningún momento tan triste, pero pienso que no reaccionaría como Andrés, con la muerte de un ser querido me sentiría triste, lloraría, esos días no serían muy agradables para mí, por lo menos eso pienso, pero nos sorprende la frialdad con la que Hurtado actúa, es un aspecto que llama mucho la atención, o por lo menos a mí me la ha llamado.

    Por último, decir que la novela no podía tener otro final que la muerte del protagonista, ya que se pasa toda la vida en un profundo pesimismo, y cuando la vida le «sonríe» un poco con el embarazo de su mujer Lulú, se vuelve a hundir con la muerte de su hijo, la posterior muerte de su mujer, y todo esto le lleva a su propia muerte. Pienso que es un final triste, pero merecido para esta novela.

  37. .â??El árbol de la cienciaâ?, del escritor Pio Baroja, representa una crítica de España a principios del siglo XX, que Baroja realiza, a través del personaje principal de la novela, Andrés Hurtado (personificación de la preocupación y del pesimismo hacia la sociedad de aquella época de Baroja). Esta novela comienza en el momento que Andrés inicia su carrera de medicina hasta que drásticamente el propio personaje provoca su muerte por desesperación y pérdida de lo más querido.

    En el transcurso, Andrés pasa por la universidad (donde se exalta la ignorancia de los estudiantes), luego pasa por San Juan de Dios, conoce a la Minglanillas (en especial a Lulú), aparece la desgraciada tuberculosis hasta su muerte, pasa por Alcolea del Campo,�Muchos momentos de su vida en los que se presenta como un ser solitario, angustiado y con un gran defecto, que juzgaba a las personas por su apariencia.

    Por otro lado, debe resaltarse la influencia de su tío Iturrrioz , ya que Iturrioz, defensor del relativismo, asimilaba la ciencia con destrucción y situaba a Hurtado en un conflicto entre la ignorancia general o la acción a casos específicos . Ante estas repuestas opino que no se trata de algo tan extremista sino de algo intermediario, adaptando lo mejor de cada doctrina o pensamiento, como finalmente muestra nuestro autor.

    Respecto a la novela en sí, resalto el gusto de Baroja por la sucesión interrumpida de acontecimientos, aunque sean tan drásticos, que dan mayor realidad a la novela, permitiendo a los lectores identificarse con la vida de Hurtado o relacionarse con algunos de estos acontecimientos. Aparte de esto, los sucesos transcurridos provocan un conflicto de opiniones. Un ejemplo de esto es la descortesía que mostró Hurtado cuando dejó a su hermano más preciado medio enfermo en la casa de unos familiares y estuvo sin contactar con ellos bastante tiempo a pesar de conocer la situación; no solo esto, sino que nunca después visitó la tumba de su difunto hermano. De todos los sucesos, descripciones, dichos,� me enfurece y me produce gran impresión lo que menciona en la página 228 (de la editorial Alianz) y dice:

    â??Ideas absurdas de destrucción le pasaban por la cabeza .Los domingos, sobre todo, cuando cruzaba entre la gente a la vuelta de los toros, pensaba en el placer que sería para él poner en cada bocacalle una media docena de ametralladoras y no dejar uno de los que volvían de la estúpida y sangrienta fiestaâ?.

    De este párrafo, me suscitan múltiples aportaciones, pero resumo diciendo que por mucha frustración que le produzca es demasiado insultante e irritante esta aportación.

    Por último y para concluir, es una excelente obra que puede provocar pesadez a lectores poco iniciados por características como, por ejemplo, la gran abundancia de personajes secundarios (Venancia, Don Cleto,�) que crea una posible confusión, pero que abre la mente en ciertos aspectos de la vida que no son como se cuentan.

    Un saludo

  38. En mi parecer, la obra es muy interesante, pero cuando digo interesante no quiero decir con eso que sea divertida y entretenida desde un punto lúdico para «pasar el rato». La obra realiza una crítica a la sociedad, una crítica que a Hurtado(Pio Baroja) le parece tan evidente que al tener que vivir en una sociedad tan injusta y tan irreal, y ver que el resto de personas vive en la ignorancia y malvive, y no solo no hace nada, sino que también es reacia al tipo de gente que opina como Hurtado que piensa que la sociedad está totalmente equivocada, lleva al personaje a vivir de una forma pesimista, ya que ve que la sociedad (que como él yo también veo injusta) es capaz de vivir en el engaño y no hacer nada por intentar cambiar esa situación. Quizás esa sea la razón por la cual Andrés sea un ser aislado y no le guste relacionarse demasiado con la gente. También sea esa la razón por la cual se llegase a enamorar de Lulú, por la forma de ser de ella, ya que indudablemente sabemos que por su físico no fue, ya que lo llega a decir incluso explícitamente; ya que la chica era una servicial, no le importaba cuidar de los enfermos; simpática, graciosa y que no se mordía la lengua para hablar. Aunque para llegar a enamorarse de ella, primero se hizo muy amigo suyo, y hasta prácticamente el final no pensaba que se pudiese casar con Lulú y ni mucho menos enamorarse de ella.
    Por otra parte, particularmente he llegado a sentirme identificado con el personaje en muchos aspectos, sobre todo en los que critica duramente a la sociedad; quizás esto me haya sido posible gracias a que el personaje es un personaje sencillo, aunque eso si no es el típico personaje alegre, vividor y feliz con el que todos querríamos identificarnos; y esto me recuerda a cuando de pequeños solíamos ver una película y cada uno decía y se identificaba normalmente con el héroe de la película. Pero a medida que vamos creciendo nos vamos dando cuenta de que la vida real no es tan bonita como de pequeños nos creíamos que era en las películas. Y una de las cosas buenas que me han gustado mucho del libro, es esa forma de digamos «enseñar» que la vida tiene muchos momentos amargos y si intentamos entender la vida desde un punto filosófico, eso puede hacer que veamos la vida como algo incomprensible y llegar a vivir de una forma pésima por no entender cuál es el sentido que debemos darle a la vida. Pero tampoco quiero hablar del tema filosófico, ya que ni yo mismo sabría dar una explicación de la vida ni mucho menos de su sentido.

  39. En mi opinión, en la novela se percibe una excesiva tristeza de la vida del pobre Hurtado.
    Por una parte, ha sido una novela que me ha gustado por la reflexiones que hace Andrés acerca de la vida y que a la vez te permiten reflexionar sobre lo que este narra.
    Pienso que Hurtado estaba demasiado obsesionado por conseguir una vida perfecta en la que no haya injusticias, inmoralidades etc, quizás por eso sentía desprecio por los ricos ya que normalmente son los que más injusticias, corrupciones etc cometen. El problema es que con tanta obsesión acaba odiando a casi todas las personas que le rodean y esto le hace caer en un pesimismo total.
    Por otra parte, la novela, para mi gusto es demasiado triste, creo recordar que uno de los primeros malos tragos de Hurtado fue la muerte de su querido hermano Luisito, al que quería y apreciaba tanto, lo cual tuve que leerlo dos veces porque me sorprendió mucho, ya que cuando Andrés lo dejó con su padre y hermana Margarita el niño estaba curado, cuando de repente después de dos o tres meses de la marcha de Andrés Luisito muere , después su fracaso en Alcolea, en la que la vida , parecía al revés a la vida que Hurtado estaba acostumbrado, y por último y el más trágico de todos la terrible muerte de su hijo, Lulú y la de él mismo.
    Esto último, el final, aunque sería lo esperado después de la trágica vida del protagonista, me produjo una gran tristeza ya que al irle todo tan bien, lo que me imaginaba era un final feliz en vez de trágico.
    En resumen, pienso que es un libro muy interesante de leer y del que no me arrepiento de haberlo leído, y el cual me ha hecho pensar mucho sobre la vida, en concreto sobre el árbol de la ciencia y el árbol de la vida, de lo que he deducido que lo mejor para vivir bien y feliz no es decantarse por uno por otro sino optar por ambos sin obsesionarse.

  40. «El árbol de la ciencia» es un buen ejemplo de novela española. Es un libro interesante, con su parte crítica, sus momentos divertidos y también entretenidos. Pero, bajo mi punto de vista, demasiado triste.
    Desde los ojos de nuestra juventud, tenemos todavía, real o no, un punto de vista alegre y divertido de la vida. Puede que sea cosa mía o me equivoque, pero me ha costado este libro, quizás porque no he llegado a identificarme con el personaje ni en lo personal ni en su mentalidad. Además, la novela se hace más difícil todavía cuando tu vida hace tiempo que apartó los estudios científicos. Pese a esto y valorando el nivel de la obra, que se trata de lo mejor del siglo XX en nuestro país, hay secuencias de la vida de Andrés Hurtado que sobrepasan el límite de la desgracia personal. Pienso que el personaje se cegó demasiado con la ciencia en cierto momento de su vida y que cierta materia llegó a eclipsar sus sentimientos de persona humana. Con esto me explico el porqué de su actitud tras la muerte de Luisito, al que le tenía mucho cariño pero tras su muerte éste se convirtió en meros recuerdos. Una de las cosas que me ha gustado más de la obra es como una persona tan fría como Hurtado llega a enamorarse de una chica tan sencilla como Lulú, y más en esa sociedad en la que se movía con su grupo de amigos que no veían el amor como algo importante en esta vida. Otra cuestión que llega a interesarme es la influencia que poco a poco va adoptando Andrés de la figura de Iturrioz que, aunque tenían sus disputas por pensamientos distintos, pienso que llegó a afectarle en su forma de pensar. Y el final, triste e inesperado, narra la mayor desgracia que le puede pasar a un hombre de la época y que, la verdad, no tuvo una vida muy afortunada.
    Es una buena obra tanto literaria como científica-filosófica dados la información sobre estas corrientes. Algo aburrida en su forma, pero he de reconocer que se trata de una de las mejores novelas del castellano del siglo XX.

  41. Desde que comencé a leer este libro me pareció tremendamente aburrido y pesado de leer. Ya sea por su lenguaje recargado o por el continuo pensamiento filosófico del protagonista, no creo que sea el mejor libro para comenzar en la lectura u obligarlo a leer en el instituto.
    Sin embargo, no me arrepiento de haberlo leído porque me parecen muy interesantes diversos aspectos que se tratan en el libro, especialmente la forma de ser del protagonista. Hurtado es un hombre pesimista y solitario, al que le cae mal todo el mundo, de eso no hay duda. Cada persona que encuentra le parece antipática y petulante incluso antes de conocerla (con algunas excepciones), lo que me lleva a pensar que, en realidad, es él el antipático, chulo y petulante, y no los demás.
    La situación en la que se pone de manifiesto su peor faceta es cuando su hermano menor, Luisito, muere en Valencia mientras él está en un pueblo de Burgos. Hurtado lo había dejado, al parecer, completamente curado de su tuberculosis, pero 2 meses después le llega una carta diciéndole que había muerto unos días atrás. Cualquier persona normal en esa situación se habría derrumbado porque, aunque está lejos y hacía tiempo que no lo veía, era su hermano pequeño, el único al que apreciaba de verdad y al que había estado cuidando durante mucho tiempo. Por el contrario, Hurtado ni siquiera derrama una lágrima, él sigue su vida como si nada hubiera pasado e incluso se aleja más de su familia.
    Completamente distinta es Lulú, mi personaje favorito: graciosa, sin pelos en la lengua, servicial y con una filosofía de vida muy diferente a la de Hurtado. Quizá sea esa la razón por la que acaban juntos, ya que como se suele decir: «los polos opuestos se atraen».
    También brillan con luz propia la recargadísima cuarta parte y las conversaciones de Andrés con Iturrioz. Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que es la parte más pesada del libro, como la mayoría de mis compañeros afirmarán.
    Para terminar, quería decir que el final es la parte del libro que más me ha gustado. No es que sea una persona a la que le gusten los finales trágicos, lo que me gusta de este final es que es el más apropiado para la obra. Andrés no podía morir de otra forma y Baroja no podía terminar el libro de manera distinta. Me explico, el protagonista es una persona muy pesimista, que espera poco de la vida, que vive amargado y que no quiere saber nada de nadie. Se enamora de Lulú y empiezan a irle las cosas muy bien, pero él sigue siendo igual de pesimista y no aprovecha lo que tiene, amargándole la vida a los que tiene a su alrededor. Era de prever que acabaría suicidándose. Lo que me sorprendió es el final de Lulú, ya que creí que acabaría abandonándolo.

  42. A mí, personalmente, me ha gustado bastante el libro, me ha resultado ameno, exceptuando la parte de filosofía que no conseguí enterarme muy bien, pero en definitiva es una novela interesante para leer. Es cierto, que a alguien qué no está acostumbrado a leer y empiece leyendo obligatoriamente esta novela de Baroja, no le va a resultar fácil, agradable, amena o interesante, ya que este tipo de lectura es para gente que siente al menos un poco de interés por la lectura, así será más fácil de comprender.

    Lo que menos me ha gustado ha sido el pesimismo de Andres, no se puede ir por la vida tan pesimistamente y menos aún siguiendo al pie de la letra continuamente su ideología. Se separa mucho de la vida nada más que por seguirla, no está bien pensar que todo gira alrededor de la ciencia, ni pensar que todos los problemas se van a resolver gracias a ella, porque finalmente te llevas una desilusión. Aunque tampoco lo puedes dejar de lado, habría que buscar algo intermedio, no vas a estar siempre engañado e ignorando lo que pasa a tu alrededor.

    Algo que me sorprendió fue que Lulú dijera que desde el momento en que vio a Hurtado se enamoró de él, ya que ambos sentían el uno por el otro una especie de rechazo, como que no se caían del todo bien, aunque luego la cosa fue cambiando, pero aún así no me lo esperaba.

    Respecto al tema de Luisito, el hermano pequeño de Hurtado, no sé si fue porque al recibir la carta ocho días después de la muerte de Luisito, Andres pensó qué ya era algo tarde para volver con la familia o porque prefirió no ir ya que el recuerdo qué tenía de él era de un niño jugando en la calle, correteando y fantaseando, un niño feliz y por lo tanto quería qué ese recuerdo no se lo borrase nadie así no tendría que sufrir. Yo hubiese hecho lo mismo, no pienso qué hiciese mal.

    Por último, el final de la novela, se veía venir, ya que una vez que Hurtado pasa todo lo que pasa a lo largo de su vida ( la muerte de su madre, los continuos desacuerdos con su padre, la indiferencia hacia su hermano Pedro, los problemas del trabajo…) y encima se muere el hijo que estaba esperando y Lulú, con la cual era muy feliz, es normal que decidiera envenenarse. Siempre había sido muy pesimista y ahora qué las personas, a las cuales amaba, mueren, no tenía porqué ser diferente. Es un final un poco trágico, pero era de esperar.

  43. Tengo diferentes opiniones sobre el libro.
    Por una parte, el libro me ha gustado bastante, pero habia partes del libro que no he entendido muy bien y me ha costado comprenderlas, pero también tenía partes muy divertidas.
    Me ha llamado la atención del libro que el protagonista se llevaba mal con todo el mundo y que tenía una imagen demasiado pesimista del mundo.
    Una de las cosas que no me ha gustado es el final de la obra, porque cuando parecía que estaban felices, e iban a tener un hijo, el niño muere en el parto al igual que Lulú y Andrés no encuentra sentido a su vida, con lo que decide suicidarse.
    Por otra parte, no entiendo la reacción que tuvo al enterarse de la muerte de su hermano, Luisito, pues por el sentía mucho aprecio, al contrario que por su padre, al que odiaba y no tenía relación con él.
    En conclusión, hay partes de la obra que me gustan, otras que no entiendo por su sentido filosófico y otras que no me han gustado, pero me ha parecido interesante porque es una lectura que yo no solía leer.

  44. En mi opinión, el protagonista de la novela, Andrés Hurtado, tiene una manera de ver las cosas un tanto pesimista, por eso, yo creo que el final de la novela es un poco predecible. También quiero decir, que me ha gustado la novela por las reflexiones que hace acerca de la vida.
    Al principio, me parece un poco aburrida ya que cuenta sus experiencias en la universidad y el poco respeto que los alumnos mostraban a los profesores, pero según va avanzando la lectura el grado de interés aumenta ya que, empieza a contarnos las aventuras de los lugares en los cuales trabajó.
    Quiero resaltar que cuando muere Luisito, hermano de Andrés, éste al ver que la carta era de hace ya varios días no se preocupa en ir a ver a su hermano y tampoco se preocupa por el estado de Margarita ya que con ella cogió más confianza por la enfermedad que Luisito padecía. Creo que esto se debe, a que él quería tener un recuerdo agradable de Luisito, un niño que correteaba y jugaba sin parar.
    Lo que menos me gusta de la novela es también la forma dramática en que termina. Cuando parecía que por fin había encontrado la felicidad junto con Lulú, esta muere y el hijo que estaba esperando también. Al final Hurtado, por desesperación o quizás por ver que cuando por fin obtenía la felicidad le era arrebatada se suicida.
    En conclusión, el libro me parece adecuado para la lectura, porque nos ayuda a reflexionar sobre aspectos de la vida.

  45. Personalmente, este libro me ha gustado, es interesante, aunque al terminarlo, he podido hacer críticas hacia él. Creo que la actitud del protagonista es demasiado pesimista. Es un chico un tanto raro al que sólo le gusta estar aislado y seguir su modo de vida a su manera, sin observar su alrededor a la hora de realizar algo.

    Cuando el protagonista se entera de la muerte de su hermano Luisito no pienso que lo tome tan mal como otra persona lo tomaría, si a mí me ocurriera algo así, le daría mucha más importancia.

    Ha habido un capítulo del que no he entendido demasiado y lo he tenido que leer detenidamente de nuevo.

    Lo que menos me ha gustado de la obra ha sido el final, un final un tanto pesimista. Podía haber terminado la obra sin tener que morir las dos personas que él tanto quería, pero por desgracia terminan muriéndose y por este caso el final no me ha parecido bien. El pobre Andrés, al saber de la muerte de su mujer y su hijo piensa que es mejor morir y por eso se envenena. �sta a lo mejor no sería una buena reacción, pero habría que ponerse en su lugar, vivir lo que él vivió, sentir lo que él sintió, etcétera. �ste final no me parece acertado para esta obra pero siempre hay algo en alguna obra que te deja sorprendido y en este caso ha sido su final.

  46. Personalmente el libro no me ha llamado demasiado la atención, es cierto que si te pones en el lugar del protagonista la novela se vuelve más amena, pero aún así no me ha gustado.

    El modo de ver la vida, o la manera de pensar de Andrés es uno de los mejores ejemplos para la frase «nadie es perfecto». A mi parecer (y según he leído, el de mis compañeros también), Andrés, según va creciendo y viendo el mundo con sus propios ojos, detesta a todo el mundo por su manera de ser e intenta vivir en un mundo imaginario, creado con las lecturas que tiene en su cuarto. Pero eso no le satisface, y cuando intenta cambiar la realidad, y ve que no lo consigue es cuando se amarga hasta tal punto que decide quitarse la vida.

    Ve que a la gente de alrededor no le importa las miserias o la mala vida de los demás (incluso algunos como Aracil, se mofan de los desgraciados), esto hace odiar aún más a los que lo rodean, hasta que conoce a Lulú.
    Al principio critica Lulú, por su forma de ser, pero según la conoce mejor, se da cuenta de que se parece mucho a él, e incluso se enamora de ella. Juntos quieren mejorar el mundo como unos justicieros, pero nada más lejos de la realidad, no consiguen sino darse cuenta de que es imposible y deprimirse aún más.
    A Andrés las únicas personas que le hacen feliz son Lulú, Luisito y su hijo. Tras la muerte de estos, al protagonista ya no le queda ningún apoyo en este mundo y por eso decide suicidarse.

    La mentalidad de Andrés es la de una persona que no está de acuerdo con nada, según la discusión con su tío. Este le dice que la vida es para disfrutar y no para obsesionarse, a lo que Andrés le responde todo lo contrario. Esta discusión se ha llevado durante toda la historia, reflejada en unos u otros personajes, como el padre de Andrés, Aracil, Lulú o el propio Andrés.

    El protagonista puede comprobar las inmundicias de la vida cuando está trabajando en el hospital, cómo son tratados los enfermos terminales, el estado del propio hospital, etc. Por ello cuando su hermano enferma, no quiere aceptar que sea tratado como los enfermos del hospital e intenta con todas sus fuerzas salvarlo. Su reacción ante su muerte es de indiferencia seguramente porque es feliz recordándolo cuando estaba vivo, aunque a mi parecer no se puede vivir en los recuerdos, sino que hay que aceptar la realidad tarde o temprano.

    Quizás la razón de que no me haya gustado la novela es que no me siento demasiado identificado con el protagonista.
    Puede que según vaya avanzado en la vida me ocurran cosas no demasiado buenas y entonces al releerme el libro, me sienta como él y me guste más.

  47. Personalmente, »El Árbol de la Ciencia» me ha parecido una obra muy interesante, pues si es cierto que no toma un ritmo muy ligero, me complace ampliamente su visión filosófica. Y es que, además de mostrarnos la vida de la época, y la percepción de Andres Hurtado, el protagonista, nos presenta una gran variedad de ideas presentes en una alta gama de filósofos y pensadores.

    En cierto modo, estoy de acuerdo con Andrés. Muchas veces me he sentido identificado, tanto en la forma de pensar, como en la de actuar, y esto me ayuda gratamente. Lo que más me gusta de la lectura es que, además de hacerte sentir el protagonista de la historia, te hace recapacitar en cierta forma, y te muestra que ciertas ideas no solo te han surgido a ti. Y es que, ¿quién no se ha obsesionado alguna vez?, ¿quién no ha notado que la vida que está tomando no es la que le gustaría?, ¿y quién no ha encontrado tan diferentes a los demás, creyendose el único ser normal? Son tres cuestiones reprochables al protagonista, su incansable obsesión, su creciente pesimismo, y, para mí, su altísimo egocentrismo.

    En cuanto a la obra en sí, hay multitud de partes que me gustan. Las que más son los dialogos entre Hurtado y su tío, en las que exponen idea contra idea, mostrando una gran reflexión sobre el árbol de la vida, y el árbol de la ciencia, la religión, la justicia, el por qué de la actitud de la sociedad. Son ideas presentes, que están y seguirán estando en la mentalidad humana. Grenades temas, de los cuales mi opinión se situa al lado de Iturrioz en algunos casos, y al lado de Hurtado en otros, aunque más bien en lugares intermedios en su mayoría. Pero claro está, para mí la parte más brillante es la culminación de la obra. �sta no la he encontrado demasiado pesimista, ni tampoco muy melodramática, como muchos de mis compañeros, sino que para mí, ha supuesto un fin perfecto, el final que merecía una novela de tales características. Pues si bien el texto trata generalmente la ideología de Andrés y su desarrollo, la novela no merecía otro colofón que el hundimiento de esta. Un gran desconcierto final, en el que no sabes realmente qué arbol debes regar. Un gran planteamiento que puede sirve de consejo.

    Concluyendo, aunque esta novela no entre a formar parte de mis géneros favoritos, que son la novela de fantasía y la novela histórica, reúne aspectos muy interesantes, y ha despertado en mí una gran variedad de ideas que desconocía. Además de presentar el estilo de vida de ese siglo, trata temas interesantes y actuales. Para mí, una gran obra, y un gran final, que está lejos del aburrimiento, y más allá de la reflexión.

  48. Desde que comencé a leer este libro, me pareció tremendamente aburrido y pesado de leer. Ya sea por su lenguaje recargado o por el continuo pensamiento filosófico del protagonista, no creo que sea el mejor libro para comenzar en la lectura u obligarlo a leer en el instituto.
    Sin embargo, no me arrepiento de haberlo leído, porque me parecen muy interesantes diversos aspectos, especialmente la forma de ser del protagonista. Hurtado es un hombre pesimista y solitario, al que le cae mal todo el mundo, de eso no hay duda. Cada persona que encuentra le parece antipática y petulante incluso antes de conocerla (con algunas excepciones), lo que me lleva a pensar que, en realidad, es él el antipático, chulo y petulante, y no los demás. Mi teoría queda demostrada cuando su hermano menor, Luisito, muere en Valencia mientras él está en un pueblo de Burgos. Hurtado lo había dejado, al parecer, completamente curado de su tuberculosis, pero 2 meses después le llega una carta diciéndole que había muerto unos días atrás. Cualquier persona normal en esa situación se habría derrumbado, porque, aunque está lejos y hacía tiempo que no lo veía, era su hermano pequeño, el único al que apreciaba de verdad y al que había estado cuidando durante mucho tiempo. Sin embargo, Hurtado ni siquiera derrama una lágrima, él sigue su vida como si nada hubiera pasado e incluso se aleja más de su familia.
    Completamente distinta es Lulú, mi personaje favorito: graciosa, sin pelos en la lengua, servicial y con una filosofía de vida muy diferente a la de Hurtado. Quizá sea esa la razón por la que acaban juntos, ya que como se suele decir: «los polos opuestos se atraen».
    También brillan con luz propia la recargadísima cuarta parte y las conversaciones de Andrés con Iturrioz. Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que es la parte más pesada del libro, como la mayoría de mis compañeros afirmarán.
    Para terminar, quería decir que el final es la parte del libro que más me ha gustado. No es que sea una persona a la que le gusten los finales trágicos, lo que me gusta de este final es que es el más apropiado para la obra. Andrés no podía morir de otra forma y Baroja no podía terminar el libro de manera distinta. Me explico, el protagonista es una persona muy pesimista, que espera poco de la vida, que vive amargado y que no quiere saber nada de nadie. Se enamora de Lulú y empiezan a irle las cosas muy bien, pero él sigue siendo igual de pesimista y no aprovecha lo que tiene, amargándole la vida a los que tiene a su alrededor. Era de prever que acabaría suicidándose. Lo que me sorprendió es el final de Lulú, ya que creí que acabaría abandonándolo.

    PD: Matías, te envié mi comentario hace unos días, pero te lo vuelvo a enviar porque no lo he visto publicado ni esperando moderación.

  49. Personalmente, este libro no me parece propicio para iniciarse en la lectura, porque es a mi entender un poco aburrido ( o al menos al principio).
    La actitud de Andrés Hurtado no la veo apropiada, porque es una persona muy pesimista y que no tiene interés por lo que pasa en el mundo. Es alguien a quien le gusta estar solo y no hablar con nadie.
    Respecto a su reacción ante la muerte de su hermano Luisito, creo que fue un tanto extraña después de haberlo cuidado de una manera tan entregada y de haberse preocupado por su salud hasta el punto de llevárselo a un pueblo para facilitar su mejoría.¿A quién no le afecta que se le muera un familiar? Creo que reaccionó de esa manera no porque no le afectara,sino porque ya había pasado un tiempo .Quizás no le dio tanta importancia como le hubiera dado si lo hubiese sabido en su momento.
    Por otra parte, quiero mencionar que la relación de Andrés con Lulú,que en un principio empezó como una amistad, se veía venir que acabaría en algo más. No me creo lo que dice Lulú de que quiso a Andrés desde el primer momento en que lo vio, porque la primera impresión que tuvo de él no fue muy buena.
    Quiero comentar también que el final del libro no me ha sorprendido demasiado.Alguien que tiene una visión de la vida tan negativa no puede acabar de otra forma. Era de esperar. Después de haber perdido a las dos únicas personas que lo habían hecho feliz (Lulú y su hijo) y en el preciso momento en que todo le iba bien, Andrés no vio otra salida que la muerte.
    Quizás es un final un poco trágico,pero si uno se pone en el lugar del protagonista, la perspectiva de seguir viviendo con la pérdida de sus seres queridos no es muy alentadora.
    No obstante,he de decir que el libro no me ha gustado por el pesimismo del protagonista,aunque la última parte me ha resultado interesante. Además no he conseguido entender muy bien uno de los capítulos en el que Andrés mantiene una conversación con su tío Iturrioz acerca de temas filosóficos.

  50. â??El árbol de la cienciaâ? es un libro que me ha gustado, aunque la parte cuatro sigo sin comprenderla muy bien.Y me ha resultado entretenido de leer, al contrario de lo que pensaba antes de empezar.
    Creo que esta novela de Baroja refleja la parte más negativa de la sociedad de aquella época, porque no creo que toda la sociedad de aquellos tiempos sea así. Sólo habla de gente que se aprovecha del resto de personas, políticos corruptos y demás gente de esa calaña.
    Creo que Andrés Hurtado es un ser demasiado insociable y pesimista. En cuanto a lo de insociable, está presente en que se lleva mal o no quiere conocer a la mayoría de las personas, como son su propia familia y la gente de Valencia, con la que ni siquiera llega a entablar una conversación porque se queda siempre en su casa. Y en cuanto a lo de pesimista, es comprensible debido a todas las cosas que le pasan. Todas son malas, excepto al final que le ocurre una cosa buena (Lulú y el embarazo) y se convierte en mala cuando su hijo nace muerto y Lulú muere poco después.
    También cabe destacar la fría reacción ante la muerte de su hermano Luisito. Yo creo que reacciona de esta forma, porque cuando no siguieron sus instrucciones para cuidarle y porque el último recuerdo que tiene de él, cuando lo dejó, era el de un niño sano.
    Por último, el final me ha parecido muy triste, pero se adapta muy bien al estilo desarrollado en la obra y que completa la desgraciada vida que Andrés había tenido y que no podía acabar de otra forma que no fuera el suicidio de Hurtado.

  51. El árbol de la ciencia, uno de los primeros libros que he tenido que leer como lectura obligatoria, no me ha decepcionado por completo, es decir, sinceramente esperaba menos de este libro.
    Cuando lo empecé, no empecé con demasiado entusiasmo, pues creía que no me podría interesar demasiado. Sin embargo, cada vez que leía una página, me entraba curiosidad por ver que pasaría, en este sentido, he acabado muy contento con este libro. Por el contrario, ha habido algunas partes que se me han hecho muy pesadas, como por ejemplo las charlas de Andrés con su tío, pues al no estar acostumbrado a leer este tipo de libros, me tuve que releer varias veces los capítulos y aun con esto, hubo partes que no entendí.
    Hablando un poco sobre el contenido, Andrés me ha resultado un personaje un tanto peculiar, ya que en este libro mezcla partes en las que es muy sensible, por ejemplo, cuando cree que su hermano podía estar enfermo, con partes como cuando muere su hermano, que no se entristeció demasiado para el cariño que le tenía, aunque Andrés se tiró mucho tiempo sin verle antes de que muriera, me ha parecido un poco sorprendente. El libro, en cierto modo, muestra seguramente la vida del autor, es decir, pienso que quizás en parte podría ser una biografía suya, de su vida o de lo que le hubiera gustado (esto último pienso que tendría menos probabilidad, ya que ha nadie le gustaría que le pasaran cosas así). Hablando un poco sobre el final, que es un poco trágico, en mi opinión, puesto en el caso de Andrés, seguramente hubiera hecho lo mismo, aunque desde el punto de vista de fuera de él, todos hubieran pensado lo contrario, pero es muy duro lo que le pasó y no todo el mundo podría superarlo. Respetando la opinión de todo lector, es una simple opinión.
    En conclusión, es un libro que, aunque ha tenido algunas partes un poco díficiles, si te paras a mirarle el fondo, puedes encontrarle muchas temas sobre los que reflexionar, y por ello a este libro le pongo una buena nota.

  52. Debo comentar que el libro, para personas que quieran iniciarse en la lectura les resultará aburrido, debido a que trascurren hechos de manera lenta, aburrida y relacionados con una una vida muy pesimista, el personaje principal, Andrés Hurtado.
    Este libro se puede decir que es una biografía de Pío Baroja ya que este se identifica con Andrés Hurtado y su vida.
    Atendiendo al contenido del libro, a mí me parece que Andrés Hurtado es una persona muy pesimista y que no se quiere relacionar con nadie, ya que se fija mucho en la primera impresión de las personas y no le da »tregua» a mostrarle su verdadera personalidad.
    También Andrés Hurtado es una persona a la que le gustan mucho las ciencias y cree tanto en ellas que lo sobrepone a la filosofía.
    Dentro de su familia, Andrés, es una persona discriminada por gran parte de ella, pero la otra parte de dicha familia sí le tiene más afecto. Andrés a quien más aprecio tenía de su familia era a su hermano pequeño, Luisito, que al ponerse enfermo, los demás familiares no hacían caso de sus consejosr para que sanase. Entonces se fue de casa con disgusto y con su hermano con una breve recuperación.
    Aunque al poco tiempo este murió y Andrés recibió la carta de su entierro 8 días más tarde, por tanto, no pudo ir a su entierro.
    Andrés se aisló en un ático para estudiar mejor y para no relacionarse con los demás.
    La vida que lleva es muy »negra» y solitaria hasta que en su vida se cruza Lulú. De esta su primera impresión no fue nada buena, aunque luego acabaría casándose con ella.
    Cuando parece que la amarga vida de Andrés Hurtado se estaba enderezando y tendría un hijo con Lulú, de repente, un repentino traspiés en su vida. Su hijo nació muerto y su mujer murió trás el parto.
    Tras este traspiés, Andrés escuchó una conversación que destruía todos sus principios científicos y, trás esa conversación, Andrés no pudo sobrellevar tanta amargura y se suicidó.
    Este libro nos enseña que uno no se debe »aferrar» tanto a una serie de creencias, ya que todo puede ayudar, como en el caso del libro que la ciencia empeoró más que ayudó y la naturaleza podía haber ayudado más a su mujer.
    El libro trata sobre todo de una constante lucha dialéctica entre Andrés e Iturrioz, ya que Andrés defiende la ciencia e Iturrioz le quiere derruir estos principios.
    En conclusión, el libro si lo »coges» metido en el protagonista, como es mi caso, te hace sentir como él, durante la lectura y en ciertos pasajes del libro se puede adivinar su oscuro final.
    Andrés Hurtado es un personaje que en ciertos pasajes del libro me da pena por su vida tan oscura y pesimista.
    Ante la pregunta ¿Actuáis como Andrés?. La respuesta es no, ya que por muchos »palos» que te dé la vida hay que poner buena cara, aunque a veces sea dificíl y tener fuera para conseguir superar estos males.

  53. A diferencia de otras personas, la lectura de este libro, aunque al principio me aturullaba, finalmente me ha fascinado de un modo sobrecogedor.

    Andrés consigue observar su alrededor de tal manera que termina por abatirse y desilusionarse de cualquier esperanza que habitara en él.
    Toda su vida es una continua pugna interior, preguntándose qué está bien o mal, qué es la justicia y qué no es tal cosa.
    Irremediablemente no puedo dejar de identificarme con Andrés en algunas partes del libro. Son increíbles los pensamientos que despiertan dentro de él las distintas situaciones que a lo largo de la novela se le presentan.

    Definitivamente el protagonista de esta obra (y por consiguiente probablemente Baroja) debería no pensar viendo el mundo con esos ojos.
    Andrés necesitaba una alegría, por pequeña que fuese ésta, para olvidarse de todas las inmundicias que anidaban la tierra; y casualmente la encontró.
    Pero como todas las alegrías debía terminar pronto, si no, no sería una verdadera alegría.

    El final de Andrés no podía ser más apropiado para un personaje tan romántico, aunque ni él mismo lo sospechara.

    Cada situación que se le presenta durante su vida, desde sus comienzos en la universidad hasta sus trabajos en Alcolea y demás, hacen del personaje un hombre languidecido. Tanto que su final no podría haber sido otro que el que es.

    Muchos pensarán lo contrario, creerán que Andrés ya era feliz con Lulú, y que ese final hubiese sido perfecto. Pero, ¿acaso existen las cosas perfectas? y si es así, ¿cuánto duran?

    Lo perfecto, la felicidad completa y duradera no existe. Tal vez exista en un instante de la vida, pero al siguiente ocurre algo que lo cambia todo. Si no fuese así, no apreciaríamos la felicidad ni lo perfecto, como lo apreciamos hoy en día. Ni siquiera tendríamos constancia de que existen porque sólo conocemos algo cuando no lo poseemos. Sólo sabemos lo que es tener una hermana cuando no la tenemos, sólo sabemos lo que es tener a un padre cuando carecemos de él…
    Y por mucho que intentemos desprendernos de éste defecto, es inútil, porque está en la esencia de todas las cosas el apreciarlas cuando nos faltan. Esa es la magia de la vida. No hay nada perfecto y por eso deseamos lo perfecto. Nos espera la muerte y por eso queremos vivir eternamente.

    Pero volviendo al libro, hay algo que también quiero resaltar de él, y es la tremenda crítica a la religión. En este aspecto también me siento identificada con Andrés, y lo resumiré como bien hizo Karl Marx en breves palabras: «La religión es el opio del pueblo».
    La ignorancia que en aquel entonces (y todavía ahora) inundaba las calles y a los transeúntes que por ellas circulaban, el desconocimiento, la aceptación de las cosas, la sumisión, el abandono, la fe en otra vida mejor…todo estaba provocado por el estúpido e hipócrita optimismo de la religión.
    Ese egoísmo, esa ambición, esa crueldad, esa grotesca e insensible actitud ante todo, y esa codicia por el capital nos destruye como humanos…y ayuda a que la injusticia se propague más por el mundo (si es que puede más).
    Hoy en día ni siquiera es necesaria la religión para que esto se mantenga en todo el mundo. ¿Algún día desaparecerá este veneno? ¿Conseguiremos algún día eliminar todos los vestigios de esta horrible creación del ser humano?
    Me gusta pensar que sí, me gusta creer que otro mundo es posible.
    Por esta razón, intento luchar día a día por lo que considero justo, verdaderamente justo. No justo para mí, ni para nosotros, sino para todos.

    En ocasiones me hundo, y creo que es imposible. En algunas situaciones que me desilusionan o me abruman, naufrago en esta travesía tan larga. Pero a la mañana siguiente saco fuerzas y sigo intentándolo, aunque soy consciente de que no seré testigo de ese cambio. Pero al menos habré aportado algo.

    Andrés Hurtado finalmente se rinde, y es que no le quedan fuerzas, porque su ilusión más grande, aquello a lo que se agarraba desde que tiene uso de razón lo decepciona en el momento más importante de su vida, y eso no lo puede soportar.

  54. La lectura del libro me ha resultado bastante amena durante gran parte del libro, exceptuando la parte filosófica que se me hizo algo pesada.

    Andrés siempre fue un hombre pesimista, además me parece tremendamente desagradable su forma de ser.

    En principio la única persona que le importa de su familia es su hermano pequeño, Luisito. Ã?ste cae en una grave enfermedad y Andrés hace todo lo posible para que el niño se cure, una vez que Luisito parece estar curado Andrés se tiene que marchar a trabajar a otra ciudad. Al poco tiempo, recibe una carta en la que le informan de que su hermano había muerto unos días antes, ¿y cúal es su reacción? Sorprendentemente… ¡ninguna! Su hermano, por el que habia puesto todo su empeño y ganas para que sobreviviera, había muerto y al enterarse no tuvo reacción alguna, sintió total indiferencia hacia la tragedia.

    También, siempre que conseguía un trabajo, finalmente lo dejaba, porque no le gustaba, siempre le aayudaban a encontrar un puesto para él y éste lo «agradecía» dejando el trabajo al poco tiempo de conseguirlo, o cuando conocía a alguien le parecia una mala persona y engreída, lo que hacía que no pudiera apenas relacionarse con nadie.

    Sinceramente, Andrés no se da cuenta de que el extraño en su propia vida no eran los demás sino él mismo, él era su propio enemigo, el que no encajaba en la sociedad.

    Cuando incomprensiblemente, por su forma de ser, encuentra una mujer que le quiere y se compenetran entre ellos, la forma de actuar de Andrés comienza a cambiar, parece que lo que habían sido muchos años sin sentido encontraba una causa por la que seguir adelante y seguir luchando. Lulú, posiblemente el personaje más sincero y divertido de la novela, consigue que Andrés cambie y se convierta en una persona más simpática, y encontró un trabajo que le gustaba, pero todo esto cambió con el embarazo de Lulú. Cuando Hurtado se enteró del embarazo volvió a su antigua personalidad, la pesimista y desagradable. Y es que, lo que empieza mal, acaba mal… El bebé nace muerto, por la dificultad del embarazo Lulú enferma y a los pocos días también fallece. Andrés, que con ella pierde su última esperanza por confiar en la vida, decide suicidarse, cosa comprensible, ya que Lulú parece que si fue una persona, la única, que le importó de verdad.

  55. Debo empezar diciendo que este libro me ha introducido en un mundo literario mayor al que yo conocía hasta ahora. El libro en su gran parte me ha gustado, pero ha habido partes que no las he entendido lo suficientemente bien. Por ejemplo los 5 capítulos en los que habla con su tío Iturrioz sobre la vida de manera filosófica.
    Ahora voy a hablar del libro y de los temas que más me han llamado la atención.
    El árbol de la ciencia es un libro que expresa la inadaptación de Andrés al mundo que le rodea. Desde el principio de la novela, define a la vida como lo peor que le hubiese pasado. Andrés no busca durante el transcurso de la novela una solución a sus problemas, sino una respuesta a sus conflictos. A lo largo de sus años de universitario, Andrés se encuentra con el apoyo de dos amigos, Aracil y Montaner, con los que también tiene sus altibajos porque piensan de manera diferente en muchas ocasiones.
    Luisito, el hermano pequeño de Andrés, se pone enfermo de tuberculosis y han de trasladarle a un pueblecito de Valencia en el cual se cree que se curará. En este retiro tampoco consigue la tranquilidad. Cuando va mejorando, Andrés decide regresar a Madrid a por su doctorado.
    Poco después de regresar a Madrid, se va a trabajar a Burgos para sustituir a un amigo suyo y a buscar la paz interior, pero no lo consigue cuando se entera de que su hermano Luisito, al que más cariño le tenía, ha muerto. Se preocupa porque no le causa mucho daño el enterarse que su hermano ha muerto. Personalmente, a mí me dolería mucho si me pasase eso.
    Andrés empieza una nueva etapa cuando se traslada a un pueblo de La Mancha, Alcolea, pero de nuevo el fracaso se instala en su vida y le hace volver a Madrid.
    Pero este nuevo fracaso no se puede ni considerar como tal, si tenemos en cuenta lo que le pasa al final del libro.
    Por fin parece que la felicidad está a punto de llegar a su vida cuando Lulú y él se declaran su amor, deciden casarse e incluso traer a una criatura al mundo, aún pensando que sería una maldición traer un hijo al mundo. Parecía que Andrés no se equivocaba en sus pronósticos y la muerte de nuevo volvió a cebarse con él.
    El libro en sí me ha parecido un poco aburrido, porque todos los acontecimientos se sucedían de forma muy lineal, es decir, carecían de emociones, parecían ser todos iguales. También, por su marcado carácter filosófico, se me ha hecho muy pesado y difícil de comprender.
    Cuando parecía que el libro empezaba a animarse introduciendo un poco de emoción y de felicidad a su vida, todo vuelve a truncarse, la muerte de su hijo al nacer, la muerte de Lulú pocos días después de la de su hijo y su propio suicidio hacen, que el final sea incluso peor que el principio.

  56. Voy a sacar varios puntos importantes que en la obra me han llamado la atención y que comparto con varios de mis compañeros. En primer lugar, quería comentar la primera parte del libro, que es cuando Andrés Hurtado va a la universidad y conoce más o menos como es la vida real, digamos que empieza salir de esa «burbuja» en la cual estaba metido, esta parte me gusta ya que nos relata las ilusiones y esperanzas que tiene un universitario novato y, en parte, me siento idéntificada, ya que voy a ser también una futura universitaria , por otra parte, la actitud que tiene Andrés y los pensamientos que tiene sobre la vida y su forma de ser no me parece la adecuada, porque a mi parecer no puedes ir por la vida pensando en negativo y pensar que todo te va a salir mal, ya que hay momentos malos y buenos y, por ello, hay que saber sobrellevarlos y tratarlos con buen humor, aunque a veces te cueste estar con una sonrisa en la cara, aunque todo te vaya mal.

    En cuanto el tema de Luisito, me parece por su parte una actitud incorrecta, ya que yo me pongo en piel del personaje y a mí si me pasara eso nunca optaria por la acción que tuvo ya que tener un hermano es tener algo muy grande en la vida y, aunque estuviera lejos o hubiera pasado como 2 o mas años, yo iría aunque sea para ver donde está mi hermano enterrado.

    Y para finalizar quería destacar el final de la obra, ya que me ha parecido muy triste y decepcionante al ver que en el tunel aparecía digamos la luz al fondo y todo se desvance con la muerte, primero, de su hijo, luego, su esposa Lulú y, por último, el protagonista, en parte, lo entiendo, ya que ya no tenía por nada que luchar, pero por eso considero que hay que ser fuerte en esta vida y luchar aunque todo esté roto.

  57. En primer lugar, quiero contar un breve resumen del libro, para que alguien me rectifique, si me equivoco…
    Trata la vida de Andrés Hurtado, un estudiante madrileño de medicina, nos cuenta su evolución personal, profesional, y filosófica hasta su muerte.
    En la primera parte nos cuenta la historia de Madrid de la época, a partir de vivencias de Andrés que le suceden día a día, que comparte con dos amigos y con Lulú, una muchacha conocida a través de uno de sus amigos (Julio Aracil)
    Más tarde a su hermano Luisito, se le diagnostica tuberculosis, y viajan a un sitio de mejor clima para que se cure. Al poco tiempo su hermana Margarita le comunica que ha muerto.
    Tras la muerte de su hermano, frecuenta más la casa de su tío Iturrioz con el que discute sobre las cosas de la vida, la filosofía de este mundo�
    Acabada la carrera, acepta una oferta de trabajo en un pueblo, donde se muestran todos los aspectos de la vida rural de la época que acaban con él y se marcha del pueblo.
    A la vuelta, consigue colocarse como médico de higiene.
    Vuelve a tratar con julio y con Lulú, a la que se le declara posteriormente y contraen matrimonio. Además, consigue un puesto de trabajo como traductor de una revista científica, por primera vez esta feliz y con ilusión para mirar hacia el futuro.
    A pesar de que su tío Iturrioz le aconseja no tener un bebe, Lulú se queda embarazada. Tras un parto difícil, donde muere el bebe, Lulú fallece al poco tiempo.
    Andrés se suicida, deja a este mundo que tanto criticó, por la puerta de atrás, sin sufrir , sin pensar�

    Desde mi punto de vista, es un libro espléndido, hay gente que dice no le engancha, pero yo los contradigo, porque, cada hoja, cada capitulo, me incita a leer mas y mas. Para mi lo mejor es la descripción de los personajes de aquella época , y la lucha persistente que tiene con todo lo que le rodea.
    El pesimismo recorre la obra de principio a fin, el desaliento de no encontrar una respuesta, de no encontrar la manera de vida�Y cuando finalmente se encuentra, perderlo. Pero esto es lo que pica, por así decirlo, el saber cómo terminará, si terminará comprendiendo el porqué de las cosas y será por fin feliz�
    En conclusión, el libro me ha impresionado demasiado, la realidad con la que expresa cada línea, que como sin darte cuenta el mundo te absorbía, y hacia integrarte en el papel , como si tu fueses uno de esos personajes. Ha sido impactante

  58. Para empezar, he de decir mi opinión sobre este libro porque creo que es primordial hacerlo al comienzo: me ha parecido un tanto aburrido en algunas partes de este, sobre todo en la parte filosófica, porque me enteraba más bien de poco, aunque he de decir que otras partes, como cuando Andrés se muda al pueblo con su hermano o cuando empieza a conocer a Lulú, sí que me han interesado bastante, porque era en estas partes cuando de verdad me metía de lleno en el personaje.

    El libro presenta una historia que en mi opinión es demasiado pesimista, entiendo que sea la vida del autor contada desde otra identidad, pero creo que podía haber metido unos cuantos pincelazos de suerte y alegría porque durante esta historia, cada vez que le pasaba algo bueno al protagonista, esto se le torcía al poco tiempo convirtiéndose en algo malo y en algunas ocasiones espantoso.
    Con la parte en la que el hermano del protagonista muere, estoy en parte de acuerdo y en otra parte no, porque por un lado entiendo que Andrés se fuese del lado de su hermano para ir a estudiar y terminar la carrera y que cuando se enteró de su muerte fuera ya mucho tiempo el transcurrido, pero en lo que no estoy nada de acuerdo es en que, con el afecto que le tenía a su hermano pequeño, no derramase una lágrima cuando se enteró de que se había muerto, por mucho tiempo que hubiese pasado y por mucho que pensara que llorar al mes de que su hermano muriera no tenía ningún sentido. Pues para mí tiene sentido, y mucho, llorar por un ser querido, por muy tarde que me haya enterado de su muerte me duele, y mucho.
    En conclusión, que este libro podría haber sido más alegre y menos pesimista en el sentido de la vida, y espero que el próximo libro sea mas interesante, que no quiero decir con esto que este halla sido aburrido, pero solo espero que el siguiente tenga más optimismo.

  59. Debo reconocer que «El árbol de la ciencia» no me ha gustado demasiado.

    Soy un lector acostumbrado a la literatura juvenil, a una clase de lectura fresca y llena de potente fantasía.
    En contraste, el libro de Baroja me ha parecido tedioso y lento, con un argumento muy vacío y autobiográfico en exceso.

    El transcurso de la novela se hace pesado debido a que en la historia no hay acción, sino que recoge continuamente el gris y filosófico pensamiento del protagonista, Andrés Hurtado, un hombre que estudia la carrera de Medicina pero que no cree en su trabajo y se siente desengañado y decepcionado con el mundo.

    Cada página está llena de una profunda melancolía, una tristeza que se ve acentuada debido a las desgracias que acosan a los personajes.

    El pensamiento pesimista y la crítica a una sociedad estancada entre épocas está presente en todo el libro, que describe un país atrasado respecto a sus vecinos, donde sus habitantes se hunden en la miseria mientras unos pocos privilegiados monopolizan el poder y la riqueza.
    El autor vuelca toda la decepción que siente hacia su época en Andrés, convirtiéndolo en un personaje introvertido, intelectual, frustrado y, a veces, oscuro.
    El protagonista parece arder continuamente en una rabia silenciosa y fría, asqueado de su entorno y de las personas que en él viven.

    Aunque intenté evitarlo, parte de este pesimismo se filtró en mí mientras leía, verdaderamente llegué a despreciar a Andrés y a sus lúgubres pensamientos, cosa que, pensándolo bien, tiene mérito porque consigue que vuelques en la historia sentimientos que al menos no te dejan indiferente.

    Por otro lado, la novela contiene momentos que invitan claramente a la reflexión, en algunos capítulos preguntas como: ¿puede una sola persona producir grandes cambios? ¿Hasta que punto es beneficiosa la ciencia y el control de la naturaleza que ésta nos da para la humanidad? ¿Nos permitirá avanzar social y tecnológicamente ese ansia continua que tenemos de conocer la verdad o nos hundirá en la desesperación?

    Son preguntas que te obligan a detener la lectura y a pensar unos minutos.

    Además, como el libro es un desfile continuo de tragedias, cuando ocurre algo positivo recibes una grata sorpresa y deseas que ese momento no acabe.

    Las últimas páginas de «El árbol de la ciencia» también son tristes y a la mayor parte de los lectores no les gustan esta clase de finales pero, como ya han dicho algunos compañeros, no podía acabar de otra forma.

    En resumen, el libro de Pío Baroja tiene momentos que captan la atención y te hacen pensar, pero en general la lectura no se hace amena, aunque tal vez no sea un lector demasiado objetivo debido a la clase de novelas que acostumbro a leer.

  60. Para empezar, he de decir que no me ha gustado demasiado la novela, es una novela con un aspecto demasiado oscuro y triste, capaz de deprimir a cualquiera.
    Todo esto viene dado por la actitud, pesimista sin duda, que toma su protagonista, Hurtado, a lo largo de toda la novela, es una persona totalmente huraña, incapaz de aceptar que otras personas tengan ideas diferentes a las suyas. Todo el mundo le cae mal, incluidos sus propios amigos, Aracil y Montaner, y por ello se pasa toda la novela criticando su manera de actuar, aunque muy pocas veces les expresa que está en desacuerdo con ellos, lo que en mi opinión da una imagen cobarde de Hurtado. También le caen mal sus compañeros de clase sus profesores y hasta en un principio tiene una mala imagen de Lulú, la que más tarde será su esposa.
    Por supuesto con esta actitud negativa, también tiene mala relación con sus familiares, especialmente con su padre, con el que no comparte para nada ideologías políticas, y su hermano mayor. Con su hermana Margarita tiene mejor relación, pero tampoco demasiada, más bien tiene con ella una actitud indiferente.
    Al que si tiene mucha admiración es a su hermano menor, Luisito, una de las desgracias más importantes de la vida de Hurtado es la muerte de este. En esta, vuelve a demostrar su pesimismo, ya que sufre muchísimo, ya que no se apoya en su familia para nada, que se supone que es lo que haría cualquier persona en su lugar, de esta forma no es difícil entender la sensación de soledad que muestra el personaje.
    No solo se refugia en sí mismo en la muerte de Luisito, sino también en la de su propia esposa y en la de su hijo, el cual tenía miedo de tener, porque tenía una enfermedad y no quería darle una mala vida a su hijo, esto le hizo meditar a fondo (lo cual se ve reflejado en las conversaciones filosóficas con su tío), y cuando por fin lo tuvo, nació muerto.
    Toda esta serie de desgracias sumadas a su actitud pesimista y a su soledad provocada por el mismo, llevó a Hurtado a suicidarse, que por otra parte no era de extrañar por la imagen que se iba dando de Hurtado en toda la novela, es el final perfecto para este personaje.
    Por estos motivos, sigo diciendo que esta novela es demasiado pesimista, porque Hurtado podía haber buscado apoyo en su familia y amigos en sus desgracias. Y por supuesto no creo que la solución a nada sea el suicidio, porque se supone que se suicida para acabar con sus penas, y al fin y al cabo si te matas no es que no tengas penas, es que no tienes vida, y por tanto no existes, por eso veo que es algo absurdo, aunque a este personaje le venga bordado un final así.

  61. El árbol de la ciencia me parece una obra interesante, ya que está cargada de una gran crítica a la sociedad del momento. Desde el comienzo de la obra, Andrés se encuentra acorralado dentro de una España con unos recursos y una ideología social estancados, es este mismo estancamiento el que enfoca la obra desde el más absoluto pesimismo.

    Un personaje muy interesante en la obra es Iturrioz, tío de Hurtado, ya que, en mi opinión, a través de él, nuestro protagonista consigue darle forma a sus propios pensamientos y plantear y debatir sus inquietudes filosóficas. Letamendi para mí representa la fácil manipulación a la que podemos estar sometidos cuando carecemos de amplios conocimientos de un tema, ya que al mismo Andrés le entusiasman sus clases hasta que conoce realmente a filósofos verdaderos.

    También me ha impactado la gran pasividad social ante situaciones injustas, el egoísmo de unos pocos frente al conformismo de muchos. Situaciones que llevaron a Andrés a volverse cada vez más antisocial y a sentir rechazo por los ricos y cada vez menos empatía hacia los pobres. En mi interpretación, Andrés Hurtado es un joven adelantado a su tiempo y por ello siente impotencia y aislamiento social lo que conlleva a su desenlace final, ya que la única esperanza que tenia de sentirse valorado era su mujer y su muerte y la de su hijo es el último golpe que este hombre, incomprendido y decepcionado de este mundo, puede soportar.

  62. Es este libro una interesante obra literaria. Para mí me resultó un libro ameno con situaciones divertidas, pero con secuencias no tanto amenas. Recuerdo especialmente escenas, como la del cabaret en el que se encontraba Andrés Hurtado y se produjeron una serie de hechos en cadena que me hicieron sacar más de una sonrisa, como la del marinero con la paloma…

    Pero me da pena en algunos pasajes de la pobre y lamentable vida de Andrés y más aún de la negativa de María Coral a mostrarle su oculto y escondido amor con múltiples rechazos y broncas. Por su parte Andrés no tenía una personalidad definida, por lo que hacía que constantemente tuviera distintos pensamientos y actitudes y se dejara influenciar.
    A mí en general me ha gustado el libro y tras mi lectura se lo recomiendo a todos porque en él tienen cabida escenas para todo tipo de temas literarios, como el amor, el humor, la tristeza, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *