UNA HISTORIA DEL ZOO QUE NOS EMOCIONÓ

Ayer asistimos, dentro de las III Jornadas de Teatro y Gastronomía, organizadas por nuestro centro, a la representación de “Una historia del zoo” de Edward Albee, dirigida por Federico Vergne e interpretada por Carlos de Austria, en el papel de Jerry, y Rafael de Vera, en el de Peter. 

La buena acogida de estas jornadas por la sociedad cordobesa y, en particular, por los vecinos del barrio de Fátima es ya un hecho, pues el aforo del salón de actos, 250 espectadores, prácticamente se completó. Especial importancia tuvo la presencia masiva de alumnos del instituto, de distintos niveles educativos, que previamente habían trabajado la obra en clase con sus profesores de Lengua Española.

El salón de actos se vistió de gala para el evento, con las paredes cubiertas de telones negros, de los que colgaban cuadros abstractos de la pintora Lola Ortega. Más que el aula de un instituto parecía una sala alternativa de teatro independiente, como La Guindalera o el Teatro de Cámara Chejov de Madrid.

La música de jazz, que se podía escuchar, desde minutos antes de la representación, contribuyó a trasladarnos a la ciudad de Nueva Cork, donde se desarrolla la acción, a finales de los años cincuenta del pasado siglo. Estados Unidos, ya recuperado de su participación en la segunda guerra mundial, atraviesa por un periodo de esplendor económico, aunque sus ciudadanos, a los que representan Peter y Jerry, no se sienten realizados como personas. El primero, perteneciente a la clase media, lo tiene todo y nadie diría que es infeliz. Está leyendo relajadamente en un banco del parque, mientras el segundo se le acerca con actitud aparentemente divertida. No se conocen de nada y, a lo largo de la representación, se produce un proceso de alejamiento-acercamiento, en el que los dos actores, que los representan, nos dan una auténtica lección de interpretación, de saber estar sobre el escenario. Desde el principio, se establece entre ellos una complicidad con las miradas, sobre todo por parte de un Peter, sorprendido por la presencia de Jerry, o indignado, cuando le habla de matar a sus periquitos; y también por parte de éste último, cuando, dirigiéndose a los espectadores, con una mirada diabólica de satisfacción, nos descubre sus verdaderas intenciones de provocar que Peter acabe con su vida.

El nivel interpretativo sube aún más, en la parte central de la obra, con la historia triste de Jerry y el perro. Los dos actores lo bordan. El recurso de señalar con el dedo un lugar de la escena, donde supuestamente se encuentran las distintas habitaciones de la pensión hace que Peter y todos los espectadores con él desplacemos nuestras miradas hacia allí y veamos al perro negro, con los ojos sanguinolentos, o a la casera suplicándole que rezara por su animalito. El monólogo se convierte en un diálogo en el que Jerry habla con las palabras y Peter con los miradas y los gestos; y a veces, en momentos especialmente cómicos, los dos valiéndose de la expresión no verbal. 

El enfrentamiento final por la posesión del banco pone al descubierto la infelicidad de los dos personajes, pero especialmente de Peter, que, a pesar de tenerlo todo, anhela la vida de Jerry, que él considera llena de emoción, pero que es en realidad miserable y carente de sentido. 

La escenografía muy simple: el césped de un parque; un banco, cuyo respaldo blanco simula la lápida de un cementerio, porque tanto Peter como Jerry son como dos muertos en vida; y una farola con forma de jaula, que simboliza la incomunicación de ambos personajes. La iluminación en blanco, que no cambia en toda la representación, crea un ambiente neutro que no condiciona al espectador, con el fin de que se centre en lo que dicen y hacen los dos actores. 

Se agradece que pudiéramos disfrutar ayer de un montaje tan cuidado y profesional, donde todos los elementos (escenografía, iluminación, maquillaje, interpretación…) se integran para hacernos creíble la vida de dos personajes desgraciados que nos calaron hondo y que, a pesar del tiempo transcurrido, tienen más actualidad de la que se pudiera pensar.

16 pensamientos en “UNA HISTORIA DEL ZOO QUE NOS EMOCIONÓ

  1. Ciertamente, no sé por dónde empezar ni qué escribir exactamente o qué añadir a este comentario sobre esta “comedia dramática”. Y no es porque no tenga opinión, no, tengo 1000 opiniones y mil ideas en cuanto a lo que presenciamos ayer en ese salón de actos de nuestro centro educativo, ya que esta es una de esa clase de obras o interpretaciones que nunca deja indiferente a nadie. Por lo que no solo yo sino todos los espectadores deben tener mil ideas rondándoles por la cabeza, después de la función, aún habiéndola leido de antemano.

    Pero a lo que voy, he dicho anteriormente que no sabia cómo comenzar a escribir, porque quizás tenga una sobrecarga de pensamientos y no sepa cómo expresarlos todos, o también por no deducir exactamente lo que Matías, nuestro estimado profesor, quería puntualmente que expresásemos: si cómo nos lo pasamos observando este teatro, nuestras emociones hacia él o qué mensajes nos puede transmitir. Vale, quizás se refiera a todo ello. Nos dijo que nos fijásemos bien en los gestos y en las expresiones, no sólo del que habla sino sobre todo del que escucha, pero también en el banco. Puedo decir sobre lo primero, que en efecto me fijé y aprecié la dificultad que tiene escuchar. Lo que no comprendo del banco aún, aparte de ser el objeto incitador de la pelea, como quien dice la clave primordial para que transcurra la historia del zoo y el objeto símbolo de la obra, es qué otra cosa puede representar, me refiero a eso de que nos fijáramos en su respaldo.

    Bueno, lo que sí puedo decir es que nosotros leímos la obra en clase, antes de presenciarla en vivo, y efectivamente hay una descomunal diferencia entre leerla y haberla contemplado en direcrto con esos dos fantásticos actores, porque hay muchas cosas que quizas, por las expresiones, arrumacos y gesticulaciones de ellos, puedes empezar a imaginar o hacerte a la idea. Y digo esto último por ejemplo por lo de las muecas y mohínes que hacia Peter al escuchar cada vez a Jerry y que efectivamente, como pudimos ver, Jerry ya estuvo preparando el terreno desde el principio con las preguntas hacia Peter para ver por dónde podia atacarle para provocar el conflicto.

    Me gustó realmente esta cómica pero a la vez dramática historia del zoo, que nos hizo tanto reír mucho como casi llorar; nos transmitió algún mensaje, tal vez algún valor que otro y, como ya he destacado antes, nos hizo hizo recapacitar, pues es una de estas representaciones a las que a nadie dejan indiferente

    Raquel López Valverde

  2. Pingback: TICágora » La necesaria risa y la buena práctica teatral

  3. La obra de teatro (Una Historia del Zoo) que pudimos ver el otro dia en nuestro centro no nos dejó indiferentes a los espectadores. Los personajes Peter y Jerry lo hicieron a cual mejor. Pienso que Peter hizo un mayor esfuerzo, porque es mas dificil escuchar que hablar, y lo pudimos comprobar. Los dos personajes supieron representar muy bien la obra. Durante la representación, hubo momentos de risa y de tristeza (cuando muere Jerry). La escenografía fue muy simple y, a mi parecer, es mejor así, y que no estuviera tan cargado el escenario. Matías nos dijo que nos fijasemos en el decorado y así lo hice. Me sorprendio particularmente la farola en forma de jaula, no lo entendí muy bien.
    Jerry tenía su intención muy clara desde el principio y provocó a Peter para que acabara con su vida.
    Con los gestos y la cara, Jerry hizo que nosotros y Peter nos imagináramos el perro negro, las habitaciones de la pensión donde vivía y la casera que le acosaba.
    Los dos personajes supieron hacer muy bien su papel con las expresiones y gestos, y consiguieron con ello que la obra fuera muy amena y divertida.

  4. Lo primero que quiero decir es que a mí la obra me gustó, aunque en los alrededores de donde estaba sentado no compartían mi opinión. Me pareció una escenografía pobre, pero a su vez hace concentrarse en la obra, sin embargo la farola con la jaula no sé qué hace en un parque, con lo cual se convierte en un objeto que no debería estar ahí. A nivel interpretativo, en líneas generales, me pareció que Peter fue de más a menos y Jerry de menos a más. Al principio Peter para mí lo hace muy bien, mirándolo con cara de extrañado,y contestándole, como dos personas que no se conocen. Jerry yo creo que al principio le costó entrar en la obra y, conforme desarrollaba su papel, fue mejorando. En la mitad de la obra, Peter tenía un trabajo difícil sin hablar, nada más que haciendo gestos, y me pareció que el repertorio de gestos se repetía y Jerry, tras haber empezado flojo, consigue hacer muy buen papel. Luego, cuando Peter entra más en escena con la pelea, ahí, a mi parecer, baja el nivel de la interpretación.

    Tambien vimos una cosa que no se saca del texto: todos nos creíamos que jerry era un pobre infeliz que se quería morir, porque no tenía nada en la vida, sin embargo, contaba las historias con una ilusión increíble. Peter en escena era más o menos como lo esperábamos: un tío serio y formal.

    En general, estuvo muy bien y les felicito por el trabajo en escena y por el habrá detrás. Como dimos en el texto aquel, criticar es demasiado fácil.

  5. La obra del teatro ha sido una maravilla, los dos personajes Peter y Jerry estuvieron en el esCenario muy bien y hasta me llegaron sorprender con la manera de mirarse uno al otro, los gestos y las formas de intentar transmitirnos que la obra fuera muy divertida y simple. Al mismo tiempo, había momentos que eran muy tristes como la muerte del perro de la casera y también la muerte de Jerry.

    Peter debe tener mucha paciencia y atento en todos los momentos, para cuando le llegue su turno de hablar e interpretar su papel en el escenario. También me ha gustado que al principio de la obra intentaran transmitirnos con sus maneras personales que no se conocían de nada y poco a poco se fueron acercando y al mismo tiempo alejandose uno del otro. En cambio, Jerry estaba hablando todo rato del zoo de las habitaciones y etc… Y al mismo tiempo planteaba la manera de provocar un conflicto con Peter y ahí descubrió que la mejor manera era quitarle el banco para lograr su objetivo.
    tambien me fije en todo lo que nos ha dicho nuestro profesor Matias en los gestos, la luz del parque y en la farola de forma de una jaula que no se lo que presentaba o lo que nos quiere decir con ello.

  6. La obra estuvo muy bien, pero yo pienso que son dos infelices. Aunque Peter tenga de todo y Jerry nada, pienso que los dos son iguales, porque Peter tiene de todo, pero no está a gusto con las cosas que tiene, porque las aha elegido su familia. Él se siente a gusto en su banco, por eso pelea por él.

  7. La obra de teatro de la historia del zoo estuvo muy bien. En el caso del que estaba sentado en el banco, al inicio y durante la mayoría de la obra, he de decir que sí estuvo a la altura de la obra que se esperaba, haciendo comentarios del tipo que su vida es miserable, diciendo que lo tenía todo en su vida, pero que no habia elegido nada. Esto hizo que la mayoría de los que estaban presentes entendieran el valor de lo que significa no poder elegir las cosas, como, por ejemplo, la gente que trabaja en cosas que no les gustan, porque no tiene más remedio, lo que demuestra la infelicidad de esas personas, que en muchos casos se sienten miserables.

    En cuanto al que permaneció de pie todo el rato, mas allá de la obra y su tema, también estuvo a la altura de lo que se esperaba, entre otras cosas, porque, a diferencia del otro, refleja que aunque tiene todo lo que ha elegido en su vida carece de objetos materialistas por ejemplo tener un buen coche un buen sueldo etc.

    Por lo tanto, la obra estuvo bien y no solo por el teatro sino, porque eso que se representa en las escenas es la pura realidad que muchas personas padecen e incluso sufren.

  8. Mi opinión sobre la representación de la obra del zoo es que los actores estuvieron muy bien, hacían que te trasladaras a la época y, conforme hablaba Jerry que contaba su vida(la historia con el perro, la historia con la casera, etc), hacía que en tu cabeza se dibujara esa imagen; y la cara de Peter imaginándose lo que Jerry decía también ayudaba a que te lo imaginaras.

    Mi opinión respecto a la decoración es que era simple. Aunque sea cierto que eso hace que te centres en los personajes, el hecho de que hubiera estado un poco más decorado, como si fuera un parque, no hubiera descentrado al público de los personajes, y para mi gusto hubiera preferido que la decoración hubiera sido más parecida a la de un parque.
    La decoración que había llamaba la atención, porque no es ese tipo de banco el que encuentras normalmente en un parque y hace que te fijes y te des cuenta de que parece una lápida y las farolas no tienen forma de jaulas lo que hace que pienses y te des cuenta de que lo que quiere insinuar es la relación entre las personas.

  9. La obra me gustó mucho, ya que me tuvo entretenido desde el principio hasta el final, que creo que es lo que ellos buscan.
    Los actores, a mi parecer, lo hicieron muy bien: Jerry que por lo que leí en la obra me hizo pensar que no iba a usar tanto la comedia como hizo y Peter, pues, realizó la interpretación como me lo imaginaba, pero también me convenció.

    El escenario me pareció un poco pobre debido al poco atrezo que se utilizó, pero supongo que es lo normal en este tipo de obras teatrales.
    Este tipo de obras siempre me han gustado y que las hagan en mi centro más aún.

  10. Por mi parte, creo que los actores interpretaron los personajes de la obra exquisitamente, ya que ante nosotros la historia llegó a parecer realidad. Lo que no entiendo de la historia es por qué Peter permite que Jerry le mangonee de esa manera, aún sabiendo desde el principio que Jerry está loco; podría haber evitado esa situación que acabó en una muerte tonta.

    La historia es muy dramática, porque tienen unas vidas muy infelices, pero me esperaba que lo fuera más. La causa de la infelicidad de Peter es su propia indecisión y eso le hace ser muy sugestionable.
    Es muy dificil escuchar con atención, como lo hizo Peter. Otro tipo de persona oye un rato o se arma de sus prejuicios y se va sin más.

  11. Muy buenas:

    Quiero en primer lugar, desde la compañía «La Jaula», agradeceros a todos los que pudisteis venir a ver la función, vuestra asistencia. Siempre que una producción de este estilo comienza, la esperanza de los que integramos el montaje es llegar a crear este tipo de debate que teneis. Es precioso que expongais vuestras ideas y reflexiones. Fuera de que os haya gustado más o menos, está nuestra propuesta. El querer expresar algo y que ese algo llegue al espectador.

    Para nosotros fue una grán experiencia poder actuar en vuestro centro y os invito a que no dejeis de ir al teatro. Podeis encontrar cosas que ni os imaginais. Muchas gracias de nuevo y nos veremos pronto.

    Un Abrazo.
    Jerry

  12. El otro día pudimos ver la representación de la obra «Una historia del zoo». Antes de comenzar, vimos al actor que hacía de Peter sentado en el banco, metido ya en el personaje prácticamente. La obra hizo a todos los espectadores entrar en el mundo de los personajes, toda nuestra atención la tenían los actores. La escenografía era simple, pero suficiente, para que no nos centrásemos en otra cosa que no sea los personajes. Por otro lado, el curioso caso de la farola en forma de jaula, que en un principio yo pensaba que era por el tema de los animales que tenía Peter, pero después de comentarlo en clase, me di cuenta de que no era la jaula de los periquitos sino un símbolo de la incomunicación de los dos personajes. Por otro lado, las luces que solo enfocaban a los dos actores, y que por supuesto era muy fuerte e intensa.

    Por último, para terminar, quieror comentar que el personaje de Jerry fue el que más me gustó, porque hacía que le prestases muchísima atención, aún moviendose de un lado para otro.

    Rosalía Martínez Ruano

  13. Los actores fueron muy buenos representando sus papeles. Peter es un ciudadano pacífico y cortés y con aspecto vulgar, de clase media-alta, está leyendo sentado en el banco de un parque; sus emociones se van a poner en cuestión y serán liberadas por Jerry, un hombre pobre y torturado por su vida, incapaz de sentirse feliz, con mucha desesperanza. Aborda a Peter con preguntas y entabla una conversacion con él. Desde mi punto de vista, una conversacion sin sentido apenas: la vida que lleva sin amigos, sin familia… Toma la decisión de querrer morir.

    El contenido ha sido cómico con un final dramático y representa dos hombres muy diferentes, pero al final muy iguales. Es una obra que denuncia las desigualdades en la sociedad, desde mi punto de vista.

  14. Bueno, en general, la obra estuvo bastante bien, aunque siempre puede estar algo mejor, algunos momentos no han sido lo suficientemente realistas, por ejemplo: cuando Peter le clava la navaja a Jerry, que lo podrían haber hecho mejor con la aparición de algo de sangre, el actor podría haber llorado, cosa que hizo, pero no se le veía ninguna lágrima caer.

    Sobre la decoración, creo que era un poco escasa ; solo había un banco, un poste con una jaula colgada, el césped artificial y nada mas; podrían haber puesto un fondo del zoológico del que habla la obra, la quinta avenida o algo parecido.

    Con respecto a la interpretación de los actores, estuvo bastante bien, excepto lo que he escrito al principio; se metieron rápidamente en sus papeles y lo hacían con gran naturalidad, lo que hace que sea todo más realista, que eso es lo que esperamos ver los espectadores en una buena obra de teatro.

    Quiero citar que, antes de la obra, nuestro profesor Matías nos comentó que nos fijásemos en el banco y no solo en la persona que habla sino también en la que escuchaba. En relación con lo del banco, me fijé mucho, pero no encontraba lo que quería decirnos con eso, y en lo segundo, me fijé en los dos personajes y realmente le vi una gran dificultad escuchar y realizar su papel.

    En resumen, buena obra y buena interpretación, solo falló la pobre escenografía.

  15. La historia delzoo fue una obra fácil de ver, pero difícil de asimilar, difícil de asimilar sobre todo por las situaciones vivían los dos personajes.Unas situaciones tan diferentes, pero a la vez la misma , porque Peter lo tenía todo …. pero a la vez solo tiene aquel solitario banco del parque y, qué decir de Jerry, personaje divertido , pero a la vez un personaje triste, porque no tenía nada más que unas gana infinitas de acabar con su sufrimiento . La verdad, me gustó mucho la representación , muy fluida , divertida , y verdaderamente enriquecedora para la persona que no solo se riera por la forma de representar sino por el contexto de la obra .

  16. Me encanto esta obra. La iluminacion, los personajes y el detalle muy bien pensado de los cuadraditos del banco del respaldo, que si no es por tí, Matias no sabia lo que era.

    La obra fue muy entretenida, para nada aburría.

    Los actores creo que son muy buenos profesionales, ya que no era una obra aburrida en la que solo hablan, hablan y hablan. Las caras del señor Peter, sus miradas de decir ‘Que tio pesao lo que me cuenta, me quiero ir ya’.
    Y los gestos del señor Jerry, con los dedos siempre moviendolos como si estuviera muy nervioso, y mucho más.

    En resumen, me gustó mucho la obra, de las pocas que he visto; le puse mucha atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *