El pasado 6 de septiembre, el escritor argentino Tomás Eloy Martínez, publicó un artículo en el diario El País, donde denunciaba el acoso periodístico que estaban sufriendo Ingrid Betancourt y Clara Rojas, después de su liberación, tras seis años secuestradas por las FARC en la selva de Colombia. Ponía dos ejemplos de este acoso: el del periodista Larry King, conductor en la CNN de uno de los programas televisivos más influyentes de Estados Unidos, que preguntó a Ingrid Betancourt si la habían violado en la selva o había sido testigo de violaciones a otras mujeres cautivas; y el de un prestigioso profesional de Colombia, que, en su programa de radio, pidió a Clara Rojas que contara si había tratado de ahogar en un río de la selva a su hijo recién nacido. Es evidente que ambos periodistas buscaban saciar con sus preguntas la curiosidad morbosa de los espectadores y oyentes de sus programas, sin importarles demasiado la tortura psicológica que para ambas mujeres suponía recordar aspectos íntimos y desagradables de su cautiverio.

Desgraciadamente, estos dos profesionales no constituyen una excepción, pues el periodismo -la prensa escrita, la radio y, sobre todo la televisión- es cada vez más esclavo de su audiencia, y para conseguir aumentar ésta no repara en nada, incluyendo la intimidad de las personas. Se trata de convertir cualquier noticia en espectáculo, abordándola desde su lado más morboso.  La información se ha convertido en un espectáculo del que se puede sacar dinero y donde la verdad importa, pero sólo en la medida en que atraiga a los espectadores. Nada más hay que ver los telediarios de algunas televisiones para corroborar esto: la mayor parte de la información que se ofrece está relacionada con la violencia en sus diferentes facetas (guerras, maltratos, violaciones…). ¿Por qué? Porque está demostrado que un porcentaje de espectadores, cada vez más amplio, demanda este tipo de información. 

¿Qué pensáis de todo esto? ¿Es ético convertir a víctimas, como Ingrid o Clara, o como las del reciente accidente en el aeropuerto de Barajas en piezas de un espectáculo que se presenta como información? ¿Se puede violar la intimidad de las personas? ¿Vale todo en el periodismo? ¿Por qué somos tan morbosos?

32 pensamientos en “

  1. No me parece adecuada la actitud que adoptan la mayoría de periodístas, ya que con sus preguntas pueden ocasionar en las víctimas más daños psicológicos de los que tienen.
    La principal culpable de estos daños ocasionados en la mayoría de los casos es la llamada «prensa rosa», ya que el periodísta busca conseguir la máxima cantidad de dinero sin pararse a pensar cómo se siente y qué situación está viviendo la persona afectada.
    Para finalizar, no estoy de acuerdo en que violen la intimidad de estas personas, que han sufrido alguna desgracia.

  2. Me parece repulsiva toda esa manera de ofrecer esa información. Que los programas del corazón hablen acerca de los famosos, de cómo van sus carreras, me parece bien, pero sacar los trapos sucios o que los familiares y amigos vayan a dejarlos en ridículo solo por dinero me parece vomitivo. También aplaudo a programas que, como yo, no solo están en contra de esos programas sino que los humillan para que la gente vea cómo realmente son. Es el caso del programa «Se lo que Hicisteis…».
    Lo que no me parece mal es que pongan imágenes de accidentes como el de Barajas, siempre y cuando no se recreen en las tragedias ni pongan imágenes de heridos o muertos solo para ganar audiencia. La gente tiene derecho a estar informada, pero atraer público con el morbo me parece una falta de respeto y algo aun con el derecho de expresión libre que deberían de prohibir.

  3. Creo que es una barbaridad lo que los periodistas hacen con las víctimas, ya que después de haber sufrido todo esto, una vez que han podido terminar con esa pesadilla, los periodistas se la recuerdan todos los días y no porque en verdad les interesen o se preocupen por ellas sino buscando su propio interés, ya que en el caso de que la audencia no aumente los periodistas ya no preguntarían ni se interesarían por ellas. En cuanto a convertirlas en unas pìezas de espectáculo, no es nada ético ya que montar un espectáculo se suele hacer cuando alguién ha conseguido algo bueno o ha logrado algo, mientras que lo que ha pasado con estas niñas no es motivo de espectáculo ya que no deben de estar con ánimo ni con ganas de que todo el mundo comente lo ocurrido y hablen sobre ellas o las señalen con el dedo por la calle, etc. Todo esto es violar la intimidad, porque no creo que la gente deba saber todos los detalles de lo ocurrido; pueden enterarse de que ha pasado algo así, pero no con todo detalle, porque eso puede afectar al estado psíquico de los afectados.
    Creo que en el periodismo puede valer todo, pero lo que no siente mal a la víctima o haga recordar a éstas un mal momento que después de pasado debería ser para olvidarlo y no para recordarlo todos los días. Creo que eso lo deberían de entender los periodistas y ¡no hacer una montaña de un grano de arena!
    A las personas morbosas les interesa tanto esto, porque son cosas que no ocurren normalmente y de las cuales no conoces todos los datos y también puede ser debido a que sus vidas no son lo suficientemente interesante y se tienen que meter en la vida de los demás.

  4. No es de extrañar que hoy en día a la gente le atraiga tanto este tipo de sucesos, véase el caso Madeleine. ¿Por qué esto es así?, yo personalmente diría que a la gente le gusta el realismo, es decir, harta de películas y situaciones trágicas ficticias, a la gente le despiertan gran interés casos de secuestros con finales digamos «felices». Véase Gran Hermano ( más bien lo llamaría Gran Basura), a la gente le gusta ver cómo unos tíos hacen el gandul las 24h del día, y, si hay conflictos y peleas, mucho mejor, la audiencia aumenta.

    Esto lo saben perfectamente los grandes directivos de la cadenas que sacan el máximo provecho de ello. Como en el caso del artículo, no les importa lo que hayan pasado esas mujeres, el público quiere información y ellos se la darán a toda costa.

    Los espectadores debería pararse a reflexionar 5 minutos de su tiempo y preguntarse:»¿me gustaría recordar y revivir una experiencia así?», alguno pensará en el dinero que le podrían pagar, pero si viven algo así….dudo que tenga un precio esa historia.

    No podía tener más razón la sátira que hay en las viñetas y en el artículo del amigo Tomás, los espectadores deberían tomar conciencia de ello, aunque ya se sabe que cada uno hace lo que quiere.

  5. Desde mi punto de vista, todo esto es increíble, no sé cómo el ser humano que se supone más inteligente y avanzado que el resto de animales pueda hacer tales cosas. Ya no sólo que publican las intimidades de una persona, de modo que todo el mundo pueda verlas, oírlas o leerlas, sino que también las interrogan delante de miles de personas, preocupándose sólo por la audiencia, y nada por las personas que tienen delante. Esas mujeres han sufrido durante 6 largos años y, en cuanto llegan de nuevo a sus hogares, se encuentran con la presión de los periodistas, cuando lo único que querrán es estar en casa con su familia, de la que llevan tanto tiempo sin saber nada. Yo pienso que todo esto se debe a la prensa rosa, a todos esos programas que se dedican a sacar los trapos sucios de la gente, sin pensar en a quién hacen daño. Si se quitaran de televisión, radio, etc., este tipo de programas dudo mucho que el resto de periodistas intentara hacer este tipo de entrevistas, o investigar sobre temas que, en realidad, no preocupan nada más que a los familiares de los afectados. Me parece que esto es algo inmoral, porque se está utilizando a las personas como un medio para conseguir, o bien subir la audiencia, o bien satisfacer su propia curiosidad. Estamos haciendo que esas personas no superen lo que les ha ocurrido porque no se para de hablar de ello. Y, además, habrá gente que recaude fondos para ayudar, pero en cuanto pase algo que a la gente le llame más la atención, las víctimas se sentirán de nuevo solas y sin casi nadie que las apoye. Las personas debemos tener un derecho a nuestra intimidad, que nadie pueda violar, porque, si cada uno de nosotros empieza a buscar entre los trapos sucios de los demás, mientras que otros lo hacen de nosotros mismos, todo será un caos, no habrá cosas que sean nuestras y que podamos compartir con los demás, porque ya lo sabrán todo. Estaríamos en un mundo donde nadie confiara en los demás. Son este tipo de cosas las que nos hacen ser más sociables, poder tener algo de que hablar, etc., y las que la prensa (tanto la rosa como la que no lo es) debe respetar. La gente debe aprender a no dejarse llevar por el morbo de la situación, a vivir su propia vida con la gente que nos rodea y hacer caso omiso a los cotilleos de la gente porque, según pienso yo, la gente es así porque no tiene nada mejor que hacer e intentan vivir la vida de los famosos para sentirse más importantes.

  6. Me siento culpable, porque admito que he visto ese tipo de información y, de esta forma, lo único que he hecho es apoyar a este tipo de periodismo. Pienso que nosotros mismo somos los culpables de que este tipo de información exista y opino que para cambiarlo deberíamos estar en contra y no verlo.., pero sinceramente deduzco que tendría poco resultado.
    Debemos buscar solución a este problema, porque se estÁ sobrepasando la ética ya que, como en este ejemplo, no se respeta la intimidad de las personas y, sobre todo, no se tiene en cuenta que se está utilizando a personas (Ingrid, Clara,…) como objetos de audiencia. A estos periodistas, no les interesa el sufrimiento de las personas implicadas, sino el dinero que van a recibir y esto es repulsivo y nefasto.
    Concluyo diciendo que no encuentro explicación a la pregunta de la morbosidad pero que debemos de estar en contra de a este tipo de periodismo para que no se beneficien de ello.
    Un Saludo

  7. Considero que es una atrocidad la presión a la que están sometiendo a estas pobres chicas. Ellas han sufrido mucho durante mucho tiempo como para que ahora, que por fin están libres, la prensa las martirice con sus preguntas. Pero, por desgracia, lo que mueve a las personas en nuestro país, es la economía y a la gente no le importa herir psicológicamente a las personas si a cambio se llenan el bolsillo, pero ¿dónde esta la cociencia de esas personas?¿se han puesto alguna vez en el lugar de lngrid o Clara o de tantas y tantas personas que no pueden tener ni siquiera un poco de intimidad?
    Es increíble lo que han tenido que sufrir estas dos chicas y es triste que ahora tengan que aguantar la tortura de la prensa .
    Por último , lo unico que me queda por aportar, es que por desgracia , la culpa todo esto la tenemos nosotros y eso sÍ que es triste de verdad.

  8. Antes de comenzar a redactar mi opinión sobre el tema en concreto, me gustaría señalar que estoy totalmente en desacuerdo con la actitud de los periodistas mencionados en este artículo. Me parece indignante que los medios de comunicación tengan que recurrir a esta clase de atropellos para informar y captar la atenión del público. La mayoría de las personas a las que les atraen este tipo de noticias, me causan una profunda tristeza y sensación de tiempo perdido. No puedo entender el grado de egoísmo y desconsideración. Por otra parte, comprendo que ellas son personas humanas con derecho a tener equivocaciones. Pero lo que realmente detesto en el mundo de la comunicación, y sinceramente pienso que no es correcto ni ético, son las libertades que se toman los periodistas para introducirse en la vida de los demás. Pienso que cada día realizamos un trabajo duro para el bienestar de nuestra existencia, sin embargo con este tipo de actos, me planteo que lo único que les importa a la mayoría de las personas son ellas mismas y sus familias, por supuesto, y parece que los demás ni tienen familia ni tienen vida propia. Mientras que no les molesten a ellos, los demás no importan. Todo esto se resume en el egocentrismo, yo, yo y yo. Y con esto los medios de comunicación saben perfectamente cómo manipularnos, y saben a ciencia cierta que somos para ellos fuentes de ingresos. Por esto, supongo, que la TV, la radio, y otro tipo de medios de comunicación se atreven a hacer lo que en la actualidad hacen.

  9. Sinceramente me parece que esta clase de periodismo es vergonzoso, convertir noticias de este tipo en espectáculo es algo que no debería hacerse. Esas mujeres vivieron los peores años de su vida en esa selva y posiblemente ahora estén recibiendo un tratamiento psicológico, por tanto, creo que el acoso periodístico al que están siendo sometidas les hará revivir una y otra vez todo lo que pasó y me parece insultante la falta de escrúpulos que tienen las cadenas de televisión al permitir esa clase de información.
    También es cierto que es la audiencia la que pide esto, los programas saben qué clase de preguntas y de entrevistas llaman más la atención. Por ejemplo, hace tiempo salió en la televisión una joven llamada Natascha Kampusch, que había sido secuestrada durante mucho tiempo por un hombre que la encerró en un zulo. Esta mujer estuvo semanas enriqueciéndose con las entrevistas en las que contaba los detalles más escabrosos de su cautiverio. Naturalmente fue uno de los programas más vistos en su país.
    La gente parece ser cada vez más morbosa y parece estar cada vez más sedienta de violencia, pero yo me pregunto: ¿De quién es la culpa? ¿De la prensa o de la audiencia?

  10. Quiero decir que sinceramente y, aunque no lo queramos reconocer, la viñeta representa a la gran mayoría de los españoles, y digo solo españoles, porque desconozco cómo se comportan las personas de otros países, y no porque ese problema, la hipocresía, represente únicamente a los españoles;ya que, como muy bien dice el artículo que continúa a la viñeta, periodistas de todo el mundo,ya sean estadounidenses, colombianos,españoles,etc.. son capaces de traicionar a sus propios principios y la propia ética por dinero.Son capaces de violar la intimidad de las personas tan solo porque a la gente le interesa ese «morbo», esa atracción hacia acontecimientos que son desagradables, y eso significa dinero y, a pesar de todo esto, luego son elllos (los periodistas y en general la gran mayoría de las personas) los que dicen y defienden la intimidad de las personas.
    Y para este problema que se le plantea a la sociedad, la única solución o por lo menos, la que yo creo correcta, es seguir unos principios, a ser posible éticos y no caer en la hipocresía.

  11. Yo estoy bastante de acuerdo con esta reflexión, puesto que, todos los programas de televisión, radio…, con el objetivo de conseguir más telespectadores u oyentes, no les importa lo que las personas en ese momento están pasando sino la audiencia. No se preocupan por ellas ni se ponen en su piel para ver por todo lo que están o pueden estar pasando. El caso de Ingrid Betancourt y Clara Rojas es tan solo uno de otros tantos en el que la televisión o la radio intentan contar lo que todo el mundo quiere oír. Creo que deberían centrarse en dar todo tipo de noticias y no solo las de interés de la audiencia. Deberían dejar más intimidad tanto a Ingrid Betancourt y Clara Rojas, como a otras tantas personas que estan en una situación parecida.

  12. Yo estoy en contra de cómo tratan ese tipo de noticias. Este tipo de programas sólo intentan conseguir audiencia (que es lo único que les importa) a través del morbo, sin pararse a pensar cómo se sentirán esas personas, sus familiares y sus amigos cuando le hagan preguntas como esas, después de lo que han pasado. Lo peor es que dicen que lo único que quieren es informar, y eso estaría bien, si lo que hiciesen no fuera centrarse en todas las cosas morbosas y se centrasen en dar la información de forma objetiva. Además, todo el mundo al que se le pregunta dice que están en contra de este tipo de programas, y lo más incomprensible es que sin embargo los ven.

  13. Me parece injusto y no ético someter a estas víctimas a estas preguntas tan desagradables e incorrectas, ya que pueden dañarlas psicologicamente , solo por producir audiencia y obtener beneficio.
    Como seres humanos que somos, deberíamos tener consideración hacia este tipo de personas, que ha sido castigadas en un momento de su vida y tener sensibilidad con cada pregunta que se realiza, ya que en mi opinión todo no vale en el periodismo . Hay que tener unos valores que deberian tenerse en cuenta.
    Aunque debemos tener en cuenta esta situación, el periodismo seguirá su curso, ya que el morbo vende , y a gran parte de la población le produce curiosidad , interés saber las intimidades de los demás.

  14. Este es un tema que abarca diferentes aspectos de la sociedad, entre ellos, uno de los más influyentes es el sector económico, ya que la demanda de las personas hacia el tipo de información del que se habla en el artículo mueve cantidades enormes de dinero. Debido a ello, numerosos periodistas y personas pertenecientes al mundo de la comunicación hacen lo posible por conseguir noticias que interesen a un público que reclama violencia y accidentes, debido al morbo que les produce, y para ello no les importa violar la intimidad de las personas y algunos de los derechos humanos.

    Según mi opinión, esos periodistas pierden el sentido común, cegados por conseguir fama y dinero, llevándose por delante a personas inocentes, algunas de ellas quedando dañadas psicológicamente.

    También, como se explica en el artículo, en televisión solo se muestran las noticias más demandadas, tales como accidentes, violencia etc. Y aunque esos sucesos ocurran en el día a día, también hay otras muchas noticias de interés, importantes igualmente, que los medios comunicativos no muestran al público, y eso, según mi opinión, solo conduce a una decadencia, impidiendo a la sociedad mejorar e impidiendo que se erradique la violencia.

    Pienso que la sociedad en general está olvidando lo realmente importante, dejándose llevar por cosas secundarias que al final no conducirán a una mejora, sino todo lo contrario: al caos y al enfrentamiento entre personas.

    Por desgracia y, según lo que hasta ahora ha ido sucediendo, la gente continuará alimentándose de vidas ajenas, violando derechos y sin conocer muchas de las realidades mundiales, por injusto y mal que nos parezca a un reducido porcentaje de la población.

  15. Yo creo que lo que hacen en el mundo periodístico para conseguir lo que quieren, de violar la intimidad de cada uno, abusando de ellos, me parece totalmente injusto, ya que todas la personas tenemos uno derechos que siempre se nos tienen que respetar, como es el derecho a la intimidad. Los periodistas no pueden tratar a las personas ni tampoco utilizarlas como simples objetos, sin importarles sus sentimientos a la hora de entrevistarlas, con el fin de conseguir así más audiencia y dinero. El respeto a las personas está por encima de todo, pero, claro, viendo el mundo en el que vivimos, eso es totalmente impensable. También, pienso que muchos de los periodistas de hoy en día, tendrían que ser, más educados y por supuesto, respetar los sentimientos y decisiones de la persona a la que entrevistan, porque muchas veces, en programas del corazón, a pesar de que la persona que está siendo entrevistada no quiere hablar sobre un cierto tema, los periodistas no cesan de preguntarle sobre el mismo.

    En cuanto a esta parte del textoâ?â?¦pues el periodismo -la prensa escrita, la radio y, sobre todo la televisión- es cada vez más esclavo de su audiencia…, no estoy totalmente de acuerdo en que el periodismo sea esclavo de la audiencia, debido a que muchos de los periodistas solo van al dinero fácil, es decir, se dedican a buscar solo casos de maltratos, violacionesâ?¦, que son los que a la mayoría de los espectadores causa morbo como bien dice el texto. Sin embargo, muy pocos son los que de verdad buscan y trabajan para buscar noticias que son de gran interés e importancia para la sociedad.

    Por otra parte, no sólo son el problema los periodistas, también lo es la audiencia que pide ese tipo de noticias, lo cual me parece totalmente absurdo. Si fueran ellos a los que entrevistaran y les hicieran preguntas como las que les hicieron a las dos mujeres secuestradas por la FARC, seguro que serían concientes de lo que hacen cuando â??obliganâ? a emitir ese tipo de noticias a los medios de comunicación y cambiarían, algo de lo que tengo mis dudas porque de la sociedad actual te puedes esperar lo que sea.

    Luego, centrándome en las dos mujeres secuestradas, me parece totalmente inmoral. No entiendo cómo puede haber gente a la que le dé morbo ese tipo de cosas. Como bien dice el propio texto, lo que le hicieron a ambas mujeres no fue más que una tortura psicológica, al realizarles ese tiempo de preguntas, las cuales se referían a momentos muy desagradables de su cautiverio.

    Para concluir, por mi parte, lo más justo sería que prohibieran que los medios de comunicación emitieran las noticias que trataran de entrevistas a personas inocentes, que de verdad lo están pasando mal, y que no buscan ni fama ni dinero. Otra cosa distinta sería si se tratasen de los típicos famosos de los programas del corazón que no tienen ni un reparo en vender su vida íntima con tal de ganar mucho dinero y fama, aunque tampoco se deberían emitir porque no son cosas que aporten algo para la mejora de la sociedad.

  16. Pienso que los periodistas no deberían acosar tanto a las personas, sobre todo a aquellas que lo han estado pasando mal y que no tengan ganas de hablar. Si una persona no quiere que se sepa algo relacionado sobre todo lo que le ha pasado, o sobre en algo en concreto, no se le deberia molestar tanto, ya que es su vida y puede hacer lo que quiera. Con respecto a mi forma de ser, valoro más cualquier sentimiento que tenga o que se le pueda provocar a una persona.
    En este texto, en concreto, no creo que tengan muchas ganas de hablar del tema (o quizás sí, en cuyo caso estaría de acuerdo con sus entrevistas) y no deberían de bombardearle a preguntas, ya que están muy dolidas y el 99% ya están hartos de todo.
    No se debería, por tanto, violar la intimidad de las personas. Hay que ponerse en su caso, es decir, si te gustaría que hicieran eso contigo, a lo que responderías seguramente que no.
    En el periodismo, desgraciadamente vale todo, y no se dan cuenta de lo mal que lo pasan esas personas. Quizás sí se den cuenta, pero imponen su trabajo antes que a su ética.
    Las personas, suelen ser así, son muy curiosas y están al loro de la vida de todas las personas, en vez de preocuparse por ellas. �sta forma de pensar, no la entiendo muy bien, pero es así, la gente necesita saber de la vida de los demás, o al menos sienten mucha curiosidad.

  17. Mi opinión respecto a esta noticia es que no se debería de entrar tanto en la intimidad de las personas, ya que pueden herirlas sentimentalmente.
    No es ético el hacer de algo un gran espectáculo, porque podríamos herir a las personas implicadas en ello. Si a mí me pasase algún incidente de este tipo, no me gustaría que los periodistas me acribillasen a preguntas, porque en ese momento no piensas nada más que en lo que te ha podido suceder.
    Todo esto lo tomaría como un acoso hacia su intimidad.
    Respecto al periodismo, pienso que hacen su trabajo, pero que hay muchas veces que los medios de comunicación no dan sus noticias correctas al 100%, y esto puede herir a éstas víctimas.
    Todos siempre hemos sido morbosos en alguna ocasión, siempre nos ha interesado algo sobre otra persona y eso no se puede evitar. Con todo esto, no quiero decir que esté bien ser tan morboso, pero es algo que hemos podido hacerlo sin ponernos en el lugar del afectado/a. Somos muy curiosos.
    En conclusión, todo esto para poder opinar a lo mejor habría que ponerse en su situación.

  18. Pienso que no deberían abusar de las personas víctimas de alguna tragedia.
    Los periodistas suelen meterse mucho en esto, puede ser por su trabajo, pero no se dan cuenta del daño que ocasionan.
    No es ético el violar la intimidad de las personas, no deberíamos ser tan curiosos en estos temas.
    Pienso que deberían informar, pero de otra forma en la que tuvieran en cuenta los sentimientos de las personas afectadas.
    Las personas somos tan morbosas en el sentido de querer saber todo sobre la vida de los demás, pero en el momento en el que hablan de nuestra vida, no lo enfocamos de la misma manera.
    En conclusión, pienso que esto no va a cambiar nunca y siempre los medios de comunicación informarán igual, ya que lo que les interesa es que las noticias tengan audiencia.

  19. Desde mi punto de vista, los medios de comunicación, se centran tanto, en el tema del que están tratando, que ni siquiera se paran a pensar cómo esas personas lo están pasando realmente, día tras día, escuchando siempre lo mismo, recordándoles en todo momento cómo sucedió… Por supuesto, que no piensan en ellos, solo saben que la información sacada a las víctimas o familiares de éstas va a provocar mucha audiencia y dinero en el mundo de la televisión, por lo tanto, nunca van a parar de violar los derechos de las personas, el derecho a la intimidad sobre el que realmente nos centramos en este tema y que todos estamos en desacuerdo. Pero todos sabemos algo y ese algo es que, en realidad, nosotros somos los verdaderos culpables de que esta violación no pare, criticamos todo este punto de vista, de acuerdo, el abuso de la intimidad, la falta de respeto hacia estas personasâ?¦ etc. Pero todos somos conscientes de ser culpables, porque nos quedamos frente la tele para ver que sucede, qué nos cuentanâ?¦ ¿Por qué? Por el llamado morbo, que el espectáculo nos lleva a sentirlo, debido a sus intrigas, a interesarnos por saber qué ocurrió, qué pasó…
    Si esto algún dia cambiara, sería gracias a nosotros, porque nos pondríamos en lugar de estas personas, y terminaríamos dejando a un lado este abuso que tanto nos dolería.

  20. Según mi critero, está totalmente fuera de lugar hacerle ese tipo de preguntas a esas mujeres, y no solo a ellas sino a todo tipo de personas que tienen algo que ver con algunas de estas noticias desagradables, ya que parece como si se ignorara el sufrimiento y trauma psicológico de las victimas, al tratar de convertir su desgracia en espectáculo con el mero fin de conseguir audiencia, que tiene como consecuencia â??llenarse los bolsillosâ?, como se suele decir, ya que desgraciadamente parece que lo más importante de la sociedad actual es el dinero, añadiendo que ninguna de estas personas cobra por salir en televisión y en ningún momento creo que deseen ser motivo de expectación, más bien creo que lo que necesitan es un poco de tranquilidad, que bastante han pasado ya.
    Esta búsqueda de morbo ha llegado a tal extremo que los medios de comunícación sacan incluso en los telediarios, que se suponen que deben ser totalmente objetivos, cantidad noticias escabrosas, con sus correspondientes imágenes.
    Sin olvidar el hecho de que los informativos suelen emitirse a las horas de las comidas y cenas, que se supone que no sienta demasiado bien ver cosas tan impactantes, como un asesinato y las imágenes del charco de sangre, eso en mi opninión es algo totalmente reprobable.
    Por otro lado, estas emisiones nos están convirtiendo poco a poco en seres totalmente insensibles a este tipo de imágenes y noticias, ya que creo que muy pocos nos asombraríamos, si ahora mismo estuvieran emitiendo por televisión imagenes de un asesinato, o unos malos tratos o algo en esa línea.
    Pero también es cierto, y no debemos olvidar, que esta situación, que tanto criticamos, está provocada por nosotros mismos, ya que los medios de comunicación emiten lo que el espectador desea ver.
    Un dato importante, por ejemplo, es que casualmente las cadenas televisivas que más morbo le dan a los sucesos, son aquellas que más audiencia tienen.
    Esto debería hacernos pensar a nosotros mismos por qué buscamos ese morbo, ese chismorreo, esa exageración de los detalles, ¿acaso no tenemos vida propia?, ¿tan aburridas son nuestras vidas que tenemos la necesidad de meternos en las de los demas?, ¿o es que acaso nos sentimos de esta forma más afortunados que estas personas, porque nosotros no hemos vivido esa situacion?
    Con esto termino y digo que, antes de criticar a los medios, deberíamos pensar que somos nosotros mismos los que les damos la audiencia y que quizás, si cuando viéramos una de estas noticias cambiáramos el canal o apagaramos el televisor, no hubieramos llegado a esta situación.

    P.D: Matías este es el texto bueno, el anterior lo he mandado antes de corregirle las faltas sin querer, perdona las molestias.

  21. Me sorprende ver la palabra ética incluida en un artículo que habla de este tema. Cómo se puede hablar de ética cuando a esas mujeres (en este caso, porque hay muchos otros) les están recordando lo mal que lo pasaron en la peor experiencia de su vida. Yo, si fuera ellas, me levantaría y me iría sin una palabra más.

    Me sorprende también que la gente se indigne al oír hablar de ello, porque somos nosotros (y me refiero a la audiendia en general, ya que al menos yo no veo ese tipo de programas) los que tenemos parte de culpa de que ocurran cosas como ésta. Si nadie viese programas en los que aparecen «famosillos» contando lo que hacen o dejan de hacer en su vida privada no habríamos llegado hasta tal punto. Yo no le echo la culpa a los perdiodistas, ni mucho menos, sino a la gente que, por dinero, vende su vida y a los que se lo pagan con tal de que la gente vea su programa, y es ahí donde entramos nosotros, las personas que los viernes por la noche no tienen nada mejor que hacer que ver cómo despellejan a alguien,y después se van a la cama como si nada hubiera pasado.

    Quiero finalizar respondiendo a la última pregunta que nos presenta el autor del texto, diciendo que esto no es nuevo, y que el morbo lleva presente mucho tiempo en la televisión, radio y prensa escrita, exactamente desde que a alguien se le ocurrió la idea de crear lo que hoy conocemos como «prensa rosa».

  22. Un lamentable espectáculo, eso es, desde mi punto de vista, en lo que se están convirtiendo hoy en día los medios de comunicación. Día a día todos los medios, cuya función debería ser informarnos, van cayendo en una espiral sin fin donde los objetivos son todos menos el hecho de informar objetivamente (índices de audiencia, dinero, publicidad, etc…)
    Este caso de Ingrid y Clara solo es un ejemplo de lo que está ocurriendo en todo el mundo. Hoy en día en el periodismo vale todo mientras los beneficiados sean las grandes entidades, pero la culpa es de esta sociedad sin escrúpulos que no puede vivir sin saber de las desgracias ajenas. Esto es así hasta el punto que el deporte no es más que una mezcla entre política, corrupción y prensa rosa que se esconde tras una una cortina de humo.
    ¿Por qué somos tan morbosos? No lo sé, pero sé que la culpa es tanto de los medios de comunicación como de las personas que le seguimos el juego, y que somos nosotros los que tenemos que parar esto porque ellos no lo harán.

  23. Francamente, no me sorprende esta noticia. Somos bastante conscientes de lo que muestra la
    televisión, o incluso la radio, y a lo que se está acostumbrando a informar la prensa escrita.
    Cada día, -sea por la conciencia que me da la edad, o sea porque empeore la calidad de información-me doy cuenta del poco interés periodistico de algunas cadenas de televisión y de radio, y me pregunto: ¿hasta dónde vamos a llegar?

    No solo me parecen absurdos detalles que para otros pueden producir morbo, sino que además me parece inmoral realizar determinadas preguntas a gente que, como Ingrid o Clara, han sufrido, y que con este tipo de cuestionario, solo consiguen prolongar recuerdos aterradores, y a su vez, seguir afectando psicológicamente a la víctima de un secuestro que ha durado seis años.
    Yo mismo fui asistente en Paris, hora antes, de la llegada de Ingrid Betancourt en la plaza
    del Hotel de Ville, y fue asombrosa la numerosa presencia de la prensa y, también, la gran cantidad de espectadores que esperaban a la deseada heroína colombiana. Pero, entonces, no imaginaba que desde ese momento, sería un juguete más de la prensa basura, o como se le denomina, la prensa rosa.

    En cuanto a los periodistas que se apuntan a este tipo de prensa, y a los presentadores que se presentan voluntarios ante este tipo de programas, solo puedo pensar una cosa: han perdido su ética profesional.
    Son varios los amigos que conozco que quieren realizar estudios de periodismo o de comunicaciones, y no hay uno que niegue la posibilidad de formar parte de este mundillo tan desagradable, y lo peor, es pensar que puede que sus ideales cambien, y formen parte de uno de ellos.

    Tambíen cabe citar la pésima organización del parte informativo de muchas cadenas de televisión, siendo el mayor tiempo posible para violencia, cartelera cinematográfica y deporte, dejando atrás, o dandole poco espacio a aspectos tan necesarios como la economía, la política o la ciencia.

    ¿Somos nosotros los culpables de la creación de ésta prensa que solo busca el morbo y la manifestación de violencia en todas sus facetas, como está citado en el texto?
    Seguramente sí, pero no es esa nuestro mayor preocupación, sino intentar arrancarla de nuestra prensa lo antes posible. No debemos dejar que el abuso de la intimidad se convierta en audiencia, y mucho menos en dinero. No podemos dejar que el acoso recibido por estas dos mujeres, o el que recibieron las familias del aeropuerto de Barajas sea constante en nuestra sociedad. No podemos dar pie a los periodistas que buscan lo escabroso de la noticia, y mucho menos apoyarlo con nosotros como audiencia. Queremos que todo esto cese, y que nos informen de lo que realmente nos importa, y lo único que debemos hacer es denunciar públicamente nuestros intereses.
    Si realmente no queremos esto, ¿por qué no cambiarlo?

  24. En mi opinión, los medios de comunicación hacen su trabajo al informar de la actualidad e intentar que aumente la audiencia con los hechos más relevantes. Lo que no me parece correcto es que, para alcanzar ese fin, tengan que utilizar a los afectados haciéndoles recordar detalles dolorosos de lo que han sufrido.

    La sociedad en la que vivimos se interesa más por el morbo que suscitan algunos aspectos de una noticia, que la noticia en sí. La audiencia no demandaría este tipo de noticias, si los perdiodistas se abstuvieran de preguntar por dichos detalles.
    A las personas a las que entrevistan les hacen preguntas que pueden llegar a herir su sensibilidad y recordarles la situacion ( a veces traumática ) por la que han pasado. Bastante tienen ya esas personas con haberlo vivido,para que los medios de comunicación les pidan que lo cuenten sin preocuparse por si lo querrán hacer o no.

    Estoy de acuerdo en que se nos informe de lo que ocurre, pero hay muchas formas de hacerlo sin herir los sentimientos ni inmiscuirse en la intimidad de las personas que son noticia,como es el caso de las víctimas del reciente accidente de Barajas.

  25. En mi opinión,esto no debería producirse,que la televisión para tener más audiencia tenga que recurrir a las intimidades de las personas, y no solo eso,sino también a recordarles momentos que se les quedarán marcados para toda la vida y que son muy desagradables para los que los vivieron,incluyendo a sus familiares y gente cercana.
    No es ético convertir a víctimas en piezas de espectáculo,todos sabemos en el fondo que no es ético,pero siempre,y cada vez más,ver esas imágenes de las víctimas,escuchar sus historias,saber el cómo,dónde,y por qué de los hechos desagradables de los que son víctimas esas personas,produce en la audiencia más morbo y que cada vez más gente tenga interés por esos programas.
    Poder,se puede violar las intimidades de las personas,otra cosa es que no se deba hacer,pero en la actualidad estamos hartos de ver en programas de televisión, periódicos, revistas,… cómo violan las intimidades de las personas y les dan muchas vueltas al mismo tema, porque es lo que a la audiencia le gusta y quiere.
    En el fondo, de todo esto tenemos la culpa las personas,porque todo esto ocurre porque lo vemos,escuchamos,compramos,…Todos pensamos,que está mal que hagan lo que hacen con las intimidades de las personas y a ninguno nos gustaría que nos ocurriera a nosotros,pero como les sucede a otras personas,pues nos «da igual» y lo vemos,lo comentamos,…
    En el periodismo vale todo,porque es así como se ganan la vida los periodistas,pero muchas cosas no están bien, aunque a las personas nos guste verlas y escucharlas.
    Yo pienso que somos tan morbosos por muchas razones pero sobre todo porque en la actualidad no sabemos cómo pasar el tiempo,y una forma de pasarlo es cotillear sobre la vida de otras personas,y cada vez queremos saber más cosas acerca de las intimidades de otros.

  26. Yo creo que este tipo de noticias son vergonzosas, porque la gente afectada y que es foco de las mismas se sienten mal ya que, en la mayoría de los casos suelen afectar a la vida íntima de las personas, que a éstas no les gusta recordar, pero, debido a estos periodistas que solo quieren »remover» el pasado de estos famosos para saciar el »hambre» de los espectadores que esperan noticias de sus vidas privadas y que a estos no les gusta recordar y los estamos »obligando» a hacerlo.
    Este tipo de programas de televisión, radio y prensa se emiten debido a que los españoles los vemos y por supuesto los realizadores son listos y, para ganar dinero, crean programas de este tipo y cada vez se emiten a más horas del día.
    En concreto, en el caso que se nos plantea, no me resulta ético preguntar esas cuestiones de un pasado que no fue agradable, debido a que esas personas tendrán un »trauma» psicológico con esta situacion que vivieron en el pasado para que los periodistas por gusto de los españoles sobre todo tengan que volver a »removerlo» y hacer daño a estas personas.
    Ã?ltimamente en la vida del periodismo cada vez se »viola» más la intimidad de los famosos y en realidad yo no creo que a los periodistas que rompen esa íntimidad les gustará pasar lo mismo que están haciendo pasar a los famosos.
    A la gente cada vez le gusta más las cosas mientras más íntimas mejor; los periodistas denominados »paparazzis» se introducen hasta en sus casas para averiguar cuanto más mejor de la vida de estas personas, cosa que no me parece bien y deberían tener una multa o pena mayor que la que tienen.
    La verdad es que si los españoles nos concienciaramos de que este tipo de programas o acciones que hacen los periodistas no estan bien, creo que la gente a la hora que se emitieran debería cambiar de canal o apagar el televisor para que, a la hora de ver las estadísticas, los realizadores se dieran cuenta de que a la gente no le interesa este tipo de noticias y los quitaran y dejaran a los famosos vivir tranquilamente su vida, sin tener que estar pendientes de quién los está fotografiando, grabando o escuchando. Simplemente dejarlos vivir.
    Así que los españoles deberíamos concienciarnos y realizar lo mencionado y así conseguiremos cambiarlo todo.

  27. En mi opinión, el texto dice algo que es totalmente cierto, porque yo pienso que a veces, no siempre, los periodistas acosan demasiado con preguntas violentas e íntimas a las personas de interés público.Es más, la intimidad de una persona no se debe violar nunca, sea quien sea esa persona, porque para eso se le llama intimidad, para que cada persona sepa lo suyo más personal y nadie más.

    En el terreno periodistico, valer, vale todo, porque cada uno puede opinar de lo que quiera y cuando quiera, eso sí, ateniéndose a las consecuencias que esa opinión implique. Pero desde el punto de vista ético, no esta bien hacer comentarias y preguntas que puedan herir los sentimientos de la persona a quien se le entrevista.

    Pienso que todos no somos morbosos, sino que solo lo son los que tienen que serlo, porque para eso le pagan y, si no lo son, pues no los quieren como periodistas, esa es mi opinión.

  28. Yo pienso que el periodismo a día de hoy, que al fin y al cabo es un negocio, como todo, da la información que la sociedad quiere, aunque para ello se salten los derechos o normas éticas y morales más primordiales, como puede ser el derecho a la intimidad.

    En cualquier medio de comunicación, quien manda es la audiencia y, si ese periódico, emisora o canal de televisión aumenta sus beneficios ofreciendo este tipo de entrevistas y noticias, lo hace sin escrúpulos. Pueden hacer cualquier cosa para su propio bien, aunque la información que ofrezcan pueda herir psicológicamente a los familiares y afectados de un accidente, una violación, una masacre o un secuestro, como el de Ingrid Betancourt y Clara Rojas.

    Este tipo de noticias, que no son contadas desde un punto de vista objetivo, sino desde el lado morboso, busca aumentar la audiencia de un programa masacrando la intimidad de las personas, haciendo recordar sus calumnias. Todo esto es verdad, la prensa ofrece lo que la sociedad demanda, y yo pienso ¿Por qué nos gusta este tipo de noticias y programas? ¿Disfrutamos con las calumnias de otras personas? o ¿Este tipo de personas las ve para evadirse de su propia realidad y sus problemas?

    Desgraciadamente, nos encontramos en una sociedad movida por los negocios y el morbo, el periodismo se está convirtiendo en un circo que ofrece lo que el público quiere. Esto también provoca que cada vez seamos más insensibles y veamos que las cosas son normales, cuando no lo son.

    Otra cosa que me gustaría destacar es que los programas de prensa rosa no se comportan bien con las personas que han pasado un trance de los anteriormente nombrados y minan su moral. Pero los famosos que siempre se quejan de que quieren «vivir tranquilos» y «no quieren hablar sobre su vida privada» son los primeros que sacan adelante a estos programas yendo para hablar de sus intimidades. Esto hace que todos queden contentos; el programa saca sus beneficios con la audiencia, el famoso en cuestión se lleva su fajo de billetes y la audiencia contenta.

    Yo que en el futuro quiero trabajar en el mundo del periodismo pienso que todo esto lo que consigue es mermar la credibilidad del periodismo, que debería ser la fuente de información mundial más creíbe e importante.

  29. En primer lugar, estoy totalmente en desacuerdo con lo que esos periodistas han hecho, pero los periodistas no son los únicos culpables de tal cosa, porque ellos las preguntas que hacen, las hacen sabiendo qué es lo que a la audiencia le gusta, por lo tanto, si a la gente no le gustasen esas cosas, ellos no lo harían, porque lo que a ellos menos les precupan son los sentimientos de esas víctimas.

    Yo pienso que a estas víctimas habría que dejarles que hicieran sus propias vidas, o mejor dicho que las rehicieran. No es justo que, después de haber pasado todas esas cosas, los periodistas les pregunten tales cosas. Esas personas, como Clara e Ingrid, sólo quieren olvidar lo ocurrido y con el morbo provocado por el periodismo no lo pueden hacer, así lo único que hacen es recordarles lo vivido y por lo tanto no van a recuperarse psicológicamente.

    Pero estos dos casos no son los únicos, también hay casos en los que las propias víctimas, han ido a programas, después de recuperarse psicológicamente, para hablar de lo que pasaron y conseguir un dinero, porque saben perfectamente que eso les van a interesar a los periodistas para que la audiencia aumente, en este caso pienso que estas víctimas son personas que «no tienen sangre». No sé que es peor…..
    Realmente pienso que los periodistas no son los únicos culpables, ¿qué pensais vosotros?

  30. Bueno, después de leer todos los comentarios de mis compañeros/as y tras una reflexión sobre el tema voy a exponer lo que pienso sobre éste.

    Primero, quiero mencionar que se está debatiendo un tema muy amplio del que sólo estamos hablando desde un determinado punto de vista. Podría decir miles de cosas, y podríamos estar horas y horas tratando dicho tema, mas solo me centraré en lo que la mayoría de los comentarios se han centrado.

    Actualmente, muchos medios de comunicación dependen de la audiencia, de esta manera la gente habla de ellos y así se dan a conocer. Entonces, sigamos un pensamiento lógico.
    Si quieren que la gente los vean, los oigan, los lean…deberán sacar temas expuestos de tal manera que llamen la atención de los espectadores, oyentes o lectores, y así se interesen por ellos; de hecho es lo que hacen. Por esta razón, podemos ver en televisión (medio de comunicación más conocido) programas de «prensa rosa», dónde de los temas que tratan sacan el lado más curioso y morboso para entretener a la gente. Así, las personas que quieren entretenerse después de comer para olvidar sus problemas o que simplemente les interesa conocer los detalles más escabrosos de las noticias de actualidad (entre otras), ven este tipo de programas, alimentando la audiencia de éstos. Estas personas no son sin ir más lejos más que nuestros padres, nuestros tíos, nuestros abuelos, o simplemente nosotros mismos. Por eso, deberíamos tomar conciencia del problema, que causa una considerable falta de información sobre lo realmente importante.
    Es extraño, porque todos los criticamos, pero los altos índices de audiencia ahí están, creo que eso quiere decir algo. Dejemos la hipocresía a un lado y hablemos francamente, somos humanos y como tal tenemos curiosidad. Porque nos sentamos delante de la televisión para ver todos estos programas en vez de levantarnos y apagarla (digo televisión porque es el ejemplo más común). ¿Y buscamos una solución? Pues realmente la solución la tenemos en nuestras manos, sólo tenemos que reconocer nuestra gran parte de culpa, y tomar conciencia del asunto. Tener una mirada crítica sobre nosotros mismos y reconocer nuestro error.
    «Errar es humano, pero sólo los idiotas perseveran en el error.»

    Desde mi humilde opinión (ya que no soy una experta en el tema), la razón por la que la gente se interesa por estos programas es (entre otras muchas) la curiosidad. Curiosidad por lo desconocido, por lo que no nos concierne, algo que es intrínseco en el ser humano. O si no, ¿por qué a muchos de nosotros nos interesan los «chismorreos» de los amigos o conocidos?

    A lo largo de la historia de la humanidad, la curiosidad nos ha hecho avanzar y desarrollarnos hasta llegar a la actualidad. La curiosidad por otras tierras, por otras culturas, por el universo, por el porqué de las cosas. Y así apareció la filosofía, la ciencia… Está claro entonces el hecho de que somos curiosos por naturaleza. Pero debemos saber cuál es el límite de todo esto, porque hoy en día no existe la ética, hoy en día nada importa con tal de conseguir lo que se desea. Todo vale, tanto en el periodismo como en otras muchos ámbitos.
    ¿Y acaso nosotros nos planteamos ver estos programas de televisión, por ejemplo, a pesar de la poca ética por la que se rigen? Me parece que no…Y desgraciadamente es así.

    Algo parecido a la curiosidad es el morbo. Sólo se diferencian en que las personas morbosas se interesan en conocer aquello desconocido que es cruel o prohibido. Así podemos observar en los telediarios una gran mayoría de noticias que tratan de guerras, violaciones, asesinatos, maltratos y un largo etcétera de crueldades.

    Como ha dicho un compañero, obviamente no veremos muchas noticias de economía ni de política, ya que eso a la gente no le interesa, porque les aburre. Es triste, pero les aburre. Creo que no es necesario que diga lo que quiere decir esto, ¿no?

    Claro que me interesa el accidente de Barajas, pero me interesa que la seguridad de los vuelos sea 100% óptima, y que nadie más (incluida yo) tenga la más mínima posibilidad de sufrir otro accidente igual. Lo que no me interesa son las infinitas historias de cada una de las víctimas, lo que no me interesa son los detalles del accidente. No sé si me entendéis.

    Claro que esta clase de prensa es inmoral, ya que cosifica a las personas y las utiliza como medio para conseguir audiencia y así una mayor ganancia de dinero, eso está claro.
    Pero, ¿no es inmoral tratar este tema como si no nos incumbiera? ¿como si fuesen otros los que vieran ese programa?
    No intentemos echar la culpa a los periodistas, está claro que hay muchos que no tienen mucha ética (otros muchos sí, el problema es que no son tan conocidos), pero consiste en algo tan simple como la oferta y la demanda.

    Por último me gustaría añadir algo. Y es que no pienso que los que se interesan por este tipo de noticias, o por la prensa rosa sean personas que no tienen nada mejor que hacer y que intentan vivir la vida de los famosos para sentirse más importantes. Con perdón y todo el respeto del mundo, ¡menuda idiotez!
    De hecho mi madre (como muchas otras) veía «Aquí hay tomate» (qué le voy a hacer, nadie es perfecto, jeje), y os afirmo que su devoción no es intentar vivir la vida de Isabel Pantoja para sentirse importante, os lo aseguro.

    Nada más que añadir.

    ¡Un saludo!

  31. La sociedad en la que vivimos, en mi opinión, es cada vez más superficial y se va alejando de los verdaderos valores humanos de las personas. Estos valores se basan en el respeto y la tolerancia. Una sociedad actual que se divierte hablando de los demás y que busca el morbo para ganar económicamente. Un morbo que hace daño y puede llegar a destruir vidas de personas normales y corrientes, como nosotros, aunque se hayan hecho famosos por algún hito o suceso. La prensa, cada vez más sensacionalista busca ya más el beneficio económico que el daño que pueden hacer a algunas personas por la dureza con la que las tratan. Por ejemplo, las noticias de televisión apartan cada vez más las verdaderas noticias para tratar temas más rentables y que den más que hablar. Por eso no nos engañemos, lo que nos aportan los medios actuales no es la verdad ni lo que nos interesa saber, aunque se hagan líderes de audiencia sin contenido interesante ninguno. Un mayor respeto a las personas y a la vida privada de ellas es lo que se merecen, ya que, al fin y al cabo, todos somos personas y lo que no nos gusta que nos hagan a nosotros no se lo hagamos a los demás. Ojalá lleguen momentos de calma y tranquilidad en nuestra sociedad y que todo se base en una palabra: RESPETO.

  32. Quiero empezar diciendo que me parece un abuso por parte de los periodistas el hecho de saber que esas dos chicas acaban de salir de una vida que ellas no han querido vivir y que ahora lo único que quieren es estar con sus familias y retomar sus vidas intentando olvidar ese pasado, y que éstos, los periodistas, aún sabiendo el calvario que han pasado estas mujeres, les hagan preguntas haciéndoles recordar todo lo que han tenido que sufrir, sin tener en cuenta este sufrimiento, sólo por ganar dinero y fama para llevar una vida más » feliz». Por otro lado, también quiero decir que si la prensa tiene tan poco respeto por alguna clase de noticia es porque el público, la audiencia, se lo ha permitido. Si nosotros no viésemos esas noticias, si denunciásemos ese poco tacto que tienen con algunas personas, a la hora de hacer su trabajo, no pasaría esto, pero si no hacemos nada y nos limitamos a ver esas noticias para saciar nuestro aburrimiento, por decirlo de alguna manera, estamos dando pie a que cada vez esto vaya a más y que busquen noticias más retorcidas, porque es lo que nos da morbo. No hablo solamente del caso de estas dos chicas, hablo en general por cómo es la prensa rosa. Inventan calumnias que no merecen ser escuchadas, que la gente sabe que son totalmente falsas, pero aun así las siguen viendo, porque yo creo que hoy en día estamos enganchados a la televisión y pensamos que sin ella no somos nadie y que esas «noticias» son las que hacen que no nos aburramos por las noches o por las tardes, si no sabemos qué hacer. Los periodistas hoy en día no tienen respeto por nada, ni siquiera por ellos mismos, porque si lo tuviesen se darían cuenta que eso que ellos hacen que llaman periodismo no es lo que ellos pensaron que iban a hacer cuando terminaron la carrera (si se da el caso de que todos los periodistas de prensa rosa han terminado la carrera). Si se respetasen, se darían cuenta de que están perjudicando a mucha gente por el simple hecho de tener más audiencia y más fama y, así, tener asegurado un futuro en la televisión.
    Pero toda la culpa no la tienen los periodistas, porque hay gente que son víctimas de algo que les haya pasado y ellos mismos son los que venden su historia por ganar algo de dinero. Les da igual recordar lo que han sufrido ellos, van a televisión y no sienten vergüenza de contar toda su vida y todos sus problemas pensando que la gente se va a compadecer de ello, pero en verdad la gente que es un poco inteligente se da cuenta de que no se quieren a ellos mismos y que están quedando en ridículo por un poco de dinero y que un mes después nadie va a saber quiénes son.
    En resumen. No estoy de acuerdo con el periodismo de algunas personas ni con la morbosidad de la gente por interesarse en temas que no vienen al caso y que a ellos no le afectan en nada. Y termino diciendo que no todo en esta vida tiene un precio ,como es la dignidad y la intimidad de las perdonas.
    !Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *