SEGUNDO DEBATE EN EL CLUB DE LECTURA

â??Como agua para chocolateâ? nos cuenta una historia de amor enterrado, a través de un recetario de cocina. Sobre esta novela de Laura Esquivel ha girado el segundo debate del Club de Lectura de nuestro centro. Entre los participantes, apreciamos nuevas caras, sobre todo por parte de los alumnos; lástima que la hora y el día hayan impedido una presencia más numerosa del sector de los padres y madres.

El libro se estructura en 12 capítulos, que resumen los encuentros y desencuentros amorosos de Tita y Pedro, contados de un modo sencillo, como las propias recetas de cocina.

De nuevo, el intercambio de opiniones sobre lo leído nos enriqueció a todos: a quienes habían aceptado el reto de que lo irreal aparezca como algo cotidiano y a quienes no se habían dejado arrastrar por esta mezcla de realidad y fantasía; a los que consideraban a Tita un personaje rebelde y a los que la veían más bien cobarde; a quienes habían ejercido el derecho a saltarse páginas, cuando llegaban a las recetas de cocina, como Fernando, y a quienes, como Azahara, habían leído éstas con la misma delectación que el resto de las páginas.

Porque la lectura es un acto individual, en el que cada uno construye a los personajes, tal y como los ha imaginado, y donde el lector â??muy especialmente en el Club de Lectura que hemos creado- ha tomado libremente â??no obligado por tal o cual profesor- la decisión de leer, y de saltarse las páginas que no le interesen, y de no terminar el libro, si así lo desea, y también de releer, por ejemplo, el delicioso pasaje de los buñuelos, o el de la teoría del fósforo, que tanto le impresionó a Lola, o aquel otro en el que Tita gozaba con el olor del relleno de las tortas de Navidad, porque la hacía viajar a los recovecos de su memoria.

Pero la lectura, como decíamos al principio, es también compartir y, al compartir, nos volvemos más flexibles, volvemos a reflexionar sobre aspectos a los que no dimos la suficiente importancia. Por ejemplo, la colcha de Tita, que según Joaquín, era como el sudario que durante tanto tiempo había estado tejiendo; o las apariciones de la difunta Mamá Elena, que son como la voz de la conciencia de Tita.; o en fin el salto temporal que precede al desenlace, que facilita la resolución del conflicto

Pasamos un rato muy agradable, hablando sobre esta novela de Laura Esquivel, que algunos complementamos viendo la película del mismo nombre, dirigida por Alfonso Arau. ¿Se puede despedir mejor el trimestre y el año?

Próxima lectura, a petición de Paco, â??Siddharthaâ?, novela escrita por Hermann Hesse, que relata la búsqueda que realiza el protagonista para alcanzar la sabiduría. Los que tenemos una cierta edad volveremos a leerla para comprobar si la hemos alcanzado.

Nos vemos el jueves, 5 de febrero de 2009, a las 18 horas, para hablar sobre ella. Felices fiestas.

2 pensamientos en “SEGUNDO DEBATE EN EL CLUB DE LECTURA

  1. Bueno, a pesar de que el día y la hora no eran muy buenos para poder asistir tanto a la reunión del club como a ver la película, me pareció muy bien todo lo que hablamos, y además me ayudó a entender mejor el libro, pues había cosas que yo no había interpretado de tantas formas y que facilitan la lectura.
    Por un lado, el libro me ha gustado bastante, ya que a mí las historias de amor me fascinan. Esta no es una historia de amor convencional, ya que está entrelazada con las recetas. A pesar de que yo las he leído sin mucho entusiasmo y no le he prestado atención a muchas partes de las mismas, es cierto que los platos que se preparan tienen tanto que ver con la historia como cualquier otro detalle: así, si Pedro no le hubiera regalado a Tita esas rosas, no habría habido codornices con pétalos de rosas. Además, la comida es la herencia familiar, sin ella no se continuaría ninguna tradición de la familia. En lo que respecta a la historia de amor del libro en sí, yo no lo veo realmente como tal: como dijimos el otro día, se trata más de una atracción sexual que de verdadero amor, puesto que Tita y Pedro â??se enamoranâ? sin hablarse, sólo se ven, y desde esa fiesta sólo mantienen el erotismo, es lo único que les queda. Al igual que su primer encuentro de verdad, lo primero que hacen realmente, es acostarse y, a partir de ahí, es casi lo único que les mantiene unidos; es más, es así como mueren, manteniendo una relación. Además, Pedro no quería a Tita, porque si tú quieres a una persona, no te casas con otra, por más que sea para estar cerca. Por eso, he de confesar que yo no habría hecho lo mismo que ella: yo me habría quedado con John, ya que Pedro demuestra lo egoísta y celoso que es, mientras que él se muestra muy enamorado de ella.
    Por otro lado, me gustaría resaltar también el tema de Mamá Elena. Se supone que la madre de cada cual es la persona que más nos quiere y que siempre nos va a apoyar. Pues bien, yo no me explico esa costumbre que se refleja en el libro en la persona de Mamá Elena: ¿por qué una madre va a querer que su hija sea infeliz el resto de la vida, sólo por cuidarla durante unos años? ¿Acaso actualmente no se pueden combinar ambas cosas? Como dijimos en el club, hay muchas mujeres que se casan y se llevan a su madre consigo, y no ocurre nada. Las cuidan de la misma manera o mejor, porque tienen el apoyo del resto de su familia, y además no se quedan solas. Por otro lado, el espíritu de Mamá Elena representa una especie de voz interior de Tita, que le dice qué dirección seguir, ya que Tita, desde mi punto de vista, es muy cobarde y no se atreve a tomar las decisiones que realmente quiere (por ejemplo, escapar con Pedro). Habrá gente que diga que Tita es rebelde, y con respecto a Rosaura lo es, pero no totalmente. La verdadera rebeldía es encarnada por Gertrudis que hace su sueño realidad. Tita se puede decir que alcanza su mayor grado de rebeldía cuando contesta al espíritu de su madre y la hace desaparecer. Es entonces cuando parece quedarse tranquila.
    En resumen, el libro me ha parecido bonito, con una historia innovadora en lo que respecta al amor (que aparece entremezclado con la comida), aunque la época que se eligió para leerlo no fue muy buena para los alumnos. Por último, quiero felicitar a los profesores que hacen posible el club, que consiguen difundir la lectura entre sus alumnos y los padres y las madres. Feliz Navidad.

  2. Por casualidad, he tropezado con algunos enlaces sobre el apellido Muzquiz. De hecho, existe una ciudad en México de este nombre, Muzquiz, en el estado de Coahuila:

    http://www.e-local.gob.mx/work/templates/enciclo/coahuila/mpios/05020a.htm

    De otro lado, hay un tal Muzquiz, ciudadano mexicano anciano, que realiza anotaciones interesantes sobre el apellido de su familia en un blog y se refiere a su sobrina, Laura Esquivel, cuyos antepasados también era Muzquiz:

    http://ranchoflorido.blogspot.com/2007_04_01_archive.html

    Por último, el apellido es de origen vasco:

    http://www.geocities.com/zenjv/Muzquiz.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *