Marca la diferencia

Y Dios me hizo mujer, 


de pelo largo, 
ojos,

nariz y boca de mujer. 


Con curvas 


y pliegues 


y suaves hondonadas 


y me cavó por dentro, 


me hizo un taller de seres humanos. 


Tejió delicadamente mis nervios 


y balanceó con cuidado 


el número de mis hormonas. 


Compuso mi sangre 


y me inyectó con ella 


para que irrigara 


todo mi cuerpo; 


nacieron así las ideas, 


los sueños, 


el instinto. 


Todo lo creó suavemente 


a martillazos de soplidos 


y taladrazos de amor, 


las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días 


por las que me levanto orgullosa 


todas las mañanas 


y bendigo mi sexo

He recordado este poema de Gioconda Belli, en el que la autora nicaragüense celebra haber nacido mujer, con las características propias de su sexo, al leer dos noticias terribles. Una es el asesinato de Sushmita Benerjee por los talibanes, el pasado 5 de septiembre. Su cuerpo fue encontrado con al menos veinte balas fuera de una madraza, cerca de su casa, en la provincia de Paktika, en Afganistán. “Las razones por las que querían matarla –leemos en la noticia- eran varias: por el simple hecho de ser mujer, por no usar burka, por su trabajo para mejorar la salud y condiciones de las mujeres o por sus textos, aunque no se sabe cuál fue la razón decisiva“. La otra es el fallecimiento de una niña yemení de ocho años, tras haber sido forzada a mantener relaciones sexuales con su marido de cuarenta en la noche de bodas. La muerte se ha producido como consecuencia de las lesiones internas sufridas. Su caso no es el primero que ha sucedido, pues en los países árabes, como Yemen, son frecuentes los matrimonios por conveniencia.

Las dos noticias han tenido lugar muy lejos de España y uno se para a pensar qué puede hacerse para evitar atentados tan graves. Afortunadamente, hay organizaciones como Amnistía Internacional que luchan por los derechos humanos. Hoy he recibido una carta de su sección española en la que me informan de que un tribunal de Maldivas ha anulado la sentencia contra una niña de 15 años que fue condenada a 100 latigazos y ocho meses de arresto domiciliario por “fornicación”, tras ser violada por su padre durante años. Y esto se ha producido, tras la petición de la anulación por miles de activistas.

Únete a organizaciones como Amnistía Internacional y marca la diferencia.

 

 

9 pensamientos en “Marca la diferencia

  1. Para mí estas situaciones no son nada agradables, al igual que mucha más gente, pienso que hay personas que no tienen corazón y que a más de uno le tenía que dar vergüenza realizar este tipo de atrocidad. Muchas veces me paro a pensar si estas personas tienen sentimientos, pero creo que no porque este tipo de sucesos no lo puede hacer nadie que tenga dos dedos de frente. Matar, violar, forzar, hasta llegar a meterlas en la cárcel a niñas inocentes de menos de 15 años. Creo que lo más lógico sería meter en la cárcel a estas personas, que nada más que para satisfacer sus gustos con niñas pequeñas hacen lo que están haciendo.

  2. A mi estas cosas de la violencia de género me encantan,pero me pongo mala solo de pensar lo que le hacen a las pobres niñas tan pequeñas casándolas con hombres que le doblan la edad o más,es una injusticia que ellas no puedan elegir su pareja y no puedan enamorarse del que quieran,y encima aparte de esto sus maridos le pegan y le hacen de todo porque allí las mujeres no tienen ningún derecho,las violan,las matan,les hacen usar burka para que nadie pueda mirarlas, solo su marido; si salen a la calle, tienen que salir con alguien porque solas no pueden; es una injusticia y debería acabar,por eso, algunas mujeres de allí se rebelan y se manifiestan,aunque mueran en el intento.

  3. En aquel país, como en muchos a otros similares, se vive día a día un gran machismo y una injusticia total. No entiendo cómo una niña de 8 años pudo haber estado casada con un hombre de 40 años, haciéndole todo tipo de fechorías, y haber acabado muerta por lesiones internas al haberle obligado a tener relaciones sexuales siendo tan solo una niña.
    En Pakistán hubo un caso parecido al de Sushmita Benerjee que salió a la luz por toda clase de medios de comunicación, el cual tuvo un desenlace bueno, una joven llamada Malala Yousafzai, sufrió estar al borde de la muerte (a causa de dos disparos) por tan solo luchar por sus derechos e ir a la escuela.
    Me parece una vergüenza y me da una gran frustración, que ocurran este tipo de desgracias estando en el siglo XXI, dónde se supone que las leyes y los derechos están avanzados. Supuestamente, allí nos dan a entender, que la vida de la mujer no tiene valor, y todos somos iguales.

  4. Cada vez que escucho alguna noticia sobre maltrato o muerte de mujeres me pongo mala, no tienen ningún derecho a hacerle esto a nadie y menos a niñas inocentes que no tienen ninguna culpa de haber nacido en estos lugares donde la mujer tiene que estar al servicio de lo que quiera el hombre, vestirse a su gusto, salir a la calle con el burka y tapada hasta los pies con esas túnicas, por el simple hecho de que no hicieran lo que diga el hombre pues llegan incluso a matarlas.
    Me gustaría que algún día que estos sucesos no tuvieran que salir publicados en ningún sitio pero creo que se quedará solo en un sueño difícil de alcanzar.

  5. Me parece totalmente indignante lo que se hace día a día con niñas de edades como 8 y 10 años, que apenas tienen conciencia y no saben distinguir lo bueno de lo malo, les quitan cualquier oportunidad de valerse por sí mismas y de elegir con quien quieren pasar su vida juntas. Me da mucha rabia que en ese país se cometan tantas injusticias todos los días, una vida es lo más importante que hay tanto de un sexo como del otro, y me encantaría ayudar a que se dieran cuenta del retraso que llevan considerando al hombre superior a la mujer, que ni siquiera las dejan salir solas a la calle o vestir de un modo más femenino…, pero es que ni en los países más desarrollados se ha llegado a darle la misma importancia a ambos. Me causa demasiada pena…, y el día en el que ambos tengan las mismas oportunidades y sean iguales en esta sociedad, el mundo habrá dado un enorme paso al frente, pero hasta entonces tendremos que seguir luchando por nuestros derechos, cosa que al hombre no le ha hecho falta para ser considerado importante.

  6. Me parece fatal lo que le hacen a las pobres niñas que todavía no saben ni la mitad de las cosas que les pueden pasar manteniendo relaciones sexuales, ya que son demasiado pequeñas, es totalmente triste lo que les hacen y todo por una religión o tradición absurda, porque no las dejan elegir a quién amar, las obligan a hacer cosas que ellas no quieren y algunas personas las matan haciendo eso, ya que ellas no tienen culpa ninguna de haber nacido en esos lugares tan desagradables. Ojalá algún día paguen por lo que hacen y se den cuenta que eso mismo pueden hacerlo con mujeres más mayores y que se dejen hacerlo.

  7. A mí me parece fatal que a día de hoy todavía suceda que a las niñas pequeñas se les pegue o se les obligue a hacer alguna cosa que no quieran hacer, son personas normales, no se merecen esos tratos sucios sin ningún motivo, y en otros países les obligan a las mujeres a taparse las caras con velos, eso no tiene sentido para mí.

  8. Estos casos me ponen mala de la impotencia que me entra. No entiendo ni entenderé nunca en la vida cómo muchas personas tienen tal mentalidad, cómo se puede ser así, y cómo no muestran sentimientos a tal cosa. Son personas que no tienen moral, que no viven en el siglo veintiuno, que desconocen la igualdad entre sexos y que son auténticos monstruos, porque no se les puede llamar de otra manera cuando tratan con tal desprecio a las mujeres y peor aún a las niñas, incluso más pequeñas que nosotras, por el simple hecho de tener distinto sexo. ¿Y el daño que le ocasiona a muchas mujeres que han sido violadas y humilladas? Eso no tiene perdón de Dios, me encantaría que llegara el día en que todas esas mujeres se revolucionaran y se enfrentaran a todo esto, que demostraran que nosotras también tenemos derecho a vivir una vida libre y no como unas esclavas, dejar claro que no somos un objeto de usar y tirar, ni un juguete erótico, pero es difícil enfrentarse a tantos simios como los hay en el mundo, pero seguro que llegara ese día.

  9. Una niña con esa edad no sabe nada de mantener relaciones sexuales. No veo justo que se tengan que cansar con tan poca edad, ya que tiene todavía una infancia y toda una juventud por delante. El hombre al ser tan mayor le provoca a la niña lesiones dentro de su organismo, porque su cuerpo todavía no esta preparado, esto puede llegar a matarla. No es lógico que un hombre de cuarenta años esté con una “chiquilla” de ocho, que podría ser su propia hija. Pero en esos países las mujeres no están valoradas como se merecen, porque sin una mujer ellos no serían nada, es decir, que ni siquiera existirían, de eso, se tendrían que dar cuenta, y seguro que las cosas cambiarían.
    Que una mujer no lleve burka y la maten no es normal, ya sabemos que el burka tienen que llevarlo por su religión, pero ¿que la maten por no llevarlo?, es de ser una persona mala. Tendrían que enseñar su rostro todas las mujeres, porque son guapísimas, pero por su religión y sus maridos se tienen que tapar. Muchas religiones son así de machistas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *