LA AMISTAD

Antonio Machado y Miguel de Unamuno fueron amigos y mantuvieron una larga relación epistolar, durante toda la vida. En una de las cartas, el primero le confesó al segundo que estuvo a punto de pegarse un tiro, después de la muerte prematura de su mujer, Leonor, y que sólo le salvó la buena acogida, entre la crítica y los lectores, de “Campos de Castilla”, libro que acababa de publicar. 

La amistad entre los componentes de la Generación del 27 nació, a partir de su estancia en la famosa Residencia de Estudiantes, donde se alojaron para cursar estudios universitarios en Madrid. Intimaron, especialmente, Lorca, Buñuel y Dalí, tanto que las diferencias estéticas que, en un principio, existieron entre ellos –el cineasta aragonés y el pintor catalán lucharon por el surrelismo, colaborando juntos en películas, como “Un perro andaluz”, mientras que el escritor granadino tenía gustos más tradicionales-, en lugar de distanciarles, fortalecieron sus lazos de amistad. Ni siquiera el rechazo de Salvador Dalí, que no tenía el menor interés por el sexo, al amor declarado de García Lorca, consiguió acabar con ella. Pero con la Guerra Civil de 1936 todo cambió: el autor de “Romancero gitano” fue asesinado; Buñuel tuvo que marcharse de España, al final del conflicto; y Dalí permaneció en nuestro país, afín al régimen franquista. 

Como veis, la historia del arte y la literatura española del siglo XX está jalonada de relaciones de amistad. 

A los amigos nos atrevemos a contarles nuestros secretos más íntimos y también nuestras discrepancias más profundas. La amistad responde a una necesidad de comunicarnos con los demás: Es una faceta más, quizá la más importante, de la vida en sociedad.  

Os animo a que intervengáis para opinar sobre lo expuesto o para que contéis alguna historia de amistad.

Con el fin de facilitar vuestras intervenciones,  dejo en el aire algunas preguntas: 

¿El amigo nunca debe ponernos en la situación de decirle que no?

¿La confianza y el desinterés son las claves de la amistad?

¿A los amigos no se les puede pedir lo que no te pueden dar?

¿La amistad es lo más necesario para la vida, como decía Aristóteles?

¿Un amigo es como estar con uno mismo?

¿Enseñar es una forma de amistad por lo que tiene de dar experiencias y conocimientos?

17 pensamientos en “LA AMISTAD

  1. Pienso que en este tema la mayoría de nosotros estaremos de acuerdo.

    Para mí la amistad es una de las cosas más importantes de la vida, incluso por encima del amor, porque muchas personas nunca encuentran el amor de su vida, bien porque no son capaces de vivir en pareja o bien porque no llegan a conocer a su media naranja, pero sin amistad…, pocas personas son capaces de vivir sin tener un solo amigo, una persona que vive sin establecer lazos de amistad con nadie…, para mí no vive de verdad.

    Respondiendo a una de las preguntas, yo opino que un amigo no debería ponerte en ese tipo de situaciones incómodas en las que tienes que decir «no». Si esos momentos son desagradables con cualquier persona, ¿cómo no van a serlos por parte de alguien a quien profesas aprecio? Un amigo debería conocerte y respetarte lo suficientemente bien como para saber hasta qué punto puedes tolerar cierto tipo de cosas, alguien con quien tengas confianza nunca debería ponerte entre la espada y la pared.

    Bien es cierto que, aunque estas situaciones no deberían ocurrir, ocurren más a menudo de lo que desearíamos y en ese caso, ¿cuál debe ser nuestra reacción? ¿Debemos dejar pasar este tipo de situaciones y acceder a los deseos de nuestro amigo o debemos hablar con él y dejarle claro que no estamos dispuestos a dejar pasar ciertas cosas?

    Ahora me toca a mí preguntaros a vosotros:
    ¿Seríais capaces de romper vuestra relación con alguien sólo porque esa persona no cumpliera los ideales que tenéis de amistad?

  2. Yo creo que la amistad es algo necesario e imprescindible, ya que si la mantenemos con un amigo, sí es cierto lo dicho, de que es como sentirse con uno mismo.
    Cuando alguna persona tiene algún problema y necesita desahogarse para sentirse mejor, es necesario contárselo a alguien que nos pueda ayudar o sólo que nos escuche, como es el caso de la amistad de Antonio Machado y Miguel de Unamuno.

    Según mi opinión, se debe tener confianza en los amigos y pedirles de todo, al igual que ellos en nosotros y ya verán si nos pueden dar o no lo que pedimos.

    La amistad es algo necesario para mí, porque nos puede ayudar en muchos aspectos de problemas en incluso como bien dice mi compañero en el amor, ya que esa relación que nosotros podamos empezar puede ser con la ayuda de esa persona, la cual nos aconseja sobre si es bueno o malo.

    Respondiendo a la pregunta que nos hace, yo no sería capaz de romper una relación de amistad, por no compartir las mismas opiniones que la otra persoan ni incluso por empezar una relación tampoco se debería acabar con un amigo.

  3. A lo largo de nuestra vida, y aún más en la adolescencia, la amistad es un sentimiento que nos marca para siempre. Tanto los malos momentos como los buenos, ya que como pasa en el amor, la amistad puede traer sufrimiento o por el contrario alegría. Aunque personalmente, pienso que la amistad es una mezcla de las dos, ya que ésta, provoca una unión entre las personas que hace que cuando una de ellas este mal, las otras también. Y que cuando una de ellas pasa por un momento feliz, las demás se alegran de ello.

    Como he comentado al principio, la amistad marca nuestras vidas y por mucho que pasen los años, uno siempre se acuerda de las amistades pasadas. Aunque haya trascurrido el tiempo, y otras personas se hayan conocido. Por ejemplo, hace unos años, tuve que mudarme a otra cuidad por motivos personales, y sola, tuve que enfrenarme a un nuevo instituto, a un nuevo barrio, y a unos nuevos compañeros. Allí, conocí a Noemí, ella también era una chica nueva en aquel ambiente, y pronto nos hicimos amigas. Desde el primer momento, permanecimos unidas, y tanto ella como yo nos convertimos en cuidadora de la otra. Ella marcó un huella muy profunda en mi corazón, y aunque solamente estuvimos juntas un año, ya que me volví a mudar, siempre la tengo presente y sé que, pase lo que pase, ella estará ahí para lo que necesite, igual que yo para ella.

    Obviamente, yo no tengo la fórmula de la amistad duradera, aunque creo que con el respeto hacia las personas, la sinceridad, el amor y el saber perdonar, se puede mantener una amistad para siempre. El respeto, porque en una relación de amistad, así como en cualquier otro tipo de relación, ninguna de las personas debe hacer sentir mal a las otras, haciéndolas creer inferiores, porque por mucho que las amigas o los amigos digan un te quiero, si no se demuestra con las acciones, no sirven de nada; la sinceridad, porque aunque no siempre se digan cosas buenas, hay que decirlas, porque si no, pueden herir más en otra ocasión; el amor, porque hay que ser cariñosa/oso con quien te escucha y te quiere; y saber perdonar, porque, por mucho que se quiera a una persona, siempre se le hace daño, aunque no se tenga intención, por ello, hay que saber perdonar ya que, como personas que somos, podemos cometer errores.

    La amistad es algo muy importante para cualquier ser humano, y gracias a ella somos más felices en este mundo, de injusticias e hipocresía.

  4. Como casi todos mis compañeros, por no decir todos, pienso que la amistad es algo que no puede faltar en la vida, ya no sólo por el disfrute que te otorga, sino porque te hace ser persona, hace que te realices y veas más allá de tu propio ombligo.

    Refiriéndome al texto planteado, pienso que, si alguien dice ser tu amigo, simplemente por serlo, no debería ponerte en la situación de decirle que no. Supongo que, si es tu amigo, sabe que le vas a decir que no y no te pondrá en esa situación. Además, lo que acabo de decir tiene relación con la tercera pregunta que se nos propone; mi respuesta es un rotundo sí: si es tu amigo y no te puede dar algo, no se lo debes pedir, puesto que le pones en un aprieto.

    A la que sí puedo dar una respuesta negativa es a la quinta pregunta. Estar con un amigo es especial por el hecho de estar a gusto con alguien diferente a ti. Puede ser que algún amigo tuyo se parezca en la forma de pensar o de actuar que tienes, pero no tiene por qué ser así para que sea un buen amigo.

    Con respecto a lo que ha dicho mi compañero Francisco Javier, me gustan mis amigos y no me agradaría romper mi relación con ellos, y mucho menos porque no cumplan mis expectativas. Sin embargo, tengo que aclarar que éstas no son demasiado exigentes, por lo que rompería mi amistad con ellos, si son ellos los que quieren perder nuestra relación.

    Para terminar, me gustaría dejar una frase de Aristóteles, al que se menciona en el texto, que me gustó mucho cuando la leí:
    » La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.»

  5. La amistad para mí es uno de los aspectos fundamentales de la vida. La encontramos cuando, al relacionarnos unos con otros, sentimos que tenemos cosas en común, cosas que compartir y queremos compartirlas con esas personas.

    Algunas amistades nacen casi al principio de conocernos, otras tardan meses e incluso años en hacerse realidad, y la mayoría, si realmente es amistad, duran toda la vida, o por lo menos eso es lo que he escuchado decir a las personas mayores que yo, ya que por mi corta edad, todavía eso no he podido experimentarlo.

    Creo que para que surja una verdadera amistad, tiene que haber unos componentes que son fundamentales, como la confianza con la otra persona; saber que le cuentes lo que le cuentes, va a guardar la confidencialidad.

    La fidelidad es también muy importante. Igual que en el amor, en una relación de amistad hay que ser fiel a la otra persona. No quiero decir con esto que sólo se pueda tener un amigo/a, pero esa otra persona siempre tiene que sentir que aunque tengas muchos más amigos, él o ella son especiales para ti.
    El compartir gustos, ideas o incluso actividades también es fundamental para conservar la amistad. Me resulta difícil pensar que personas con formas de pensar e intereses diferentes puedan llegar a consolidar una amistad, aunque alguna que otra vez he oído decir que parece mentira cómo personas tan diferentes pueden ser tan amig@s.

    La preocupación por el otro también es importante. Sentirte feliz con sus triunfos y triste con sus fracasos.
    Hay que ser comprensivo con el otro: aceptar sus ideas, sus miedos, sus aciertos y sus errores, en definitiva su forma de ser.

    Un amigo nunca impone sus pensamientos, sino que te aconseja, si cree que te has equivocado e intenta enseñarte que has tomado el camino incorrecto o que no estás actuando bien.

    Otra cosa importante, desde mi punto de vista, es que el amigo nunca te chantajea, ni busca la manera de hacerte daño, es justo lo contrario, es el que te ayuda y te levanta cuando todavía nadie ha podido ver que te has caído.

    En conclusión, un amigo es una persona que llega cuando las demás se han ido, y que se queda cuando las demás se van, que está contigo tanto para reír tus risas como para llorar tus penas. Que te da todo lo que tiene, sin esperar nada a cambio, y que quiere siempre la felicidad para ti. Eso es para mí la amistad.

  6. Este tema me parece muy interesante, ya que cada uno puede tiene su particular idea de amistad.
    Yo creo que sin la amistad no se podría vivir, pues los verdaderos amigos son en quienes tú puedes confiar tus más íntimos secretos, sabiendo que no los irán contando a las demás personas.

    Contestando a una de tus preguntas, yo pienso que a los amigos hay que ir con la verdad por delante y, si no te gusta algo de ellos, ser capaz de contárselo. Otra cosa muy distinta es, como dijimos cuando comentamos »La casa de Bernarda Alba», que cuando tu acabas de conocer a alguien no puedes ser del todo sincero, ya que tu no sabes cómo va a reaccionar esa persona ante la situación.

    Otra cosa que me gustaría decir es que hay dos clases de amigos:

    – Hay amigos más íntimos a quienes tú les cuentas tus secretos y ellos te dan su opinión y te aconsejan sobre que podrías o deberías hacer.

    – Hay amigos con quienes tú compartes muy buenos momentos, pero a la hora de pedirle consejo sobre algo verdaderamente importante tú no recurres a ellos.

    Por último, me gustaría contestar a la pregunta que ha realizado mi compañero Francisco Javier Río sobre si seríamos capaces de romper una relación de amistad con una persona, si esa persona no cumpliera los ideales que tenemos de amistad. Yo no sería capaz, pues aparte de que no tengo un ideal de amistad, ya que creo que es muy difícil de establecer ideal alguno, yo no rompería una amistad de muchos años sólo por una causa o algo que no me gustara de esa persona, sino que necesitaría que esa persona me hiciera, con perdón, una putada muy grande para que rompiera mis lazos de amistad con ella.

    Un saludo y espero que os guste el comentario.

  7. La amistad, como todos estamos de acuerdo, es algo necesario e imprescindible en nuestra vida, tal como decía el filósofo Aristóteles, ya que es gracias a ella, que la mayoría de las veces gocemos de felicidad.

    En primer lugar, pienso que el amor y la amistad están muy relacionados. Primero, porque en todas las parejas, donde hay amor verdadero, hay también amistad. Yo siempre he pensado que, en una pareja, el chico y la chica son a la vez como dos amigos que tienen plena confianza el uno en el otro y viceversa. También porque, como bien ha dicho mi compañera Paqui, muchas son las veces en las que uno llega a encontrar su media naranja, gracias a la amistad, ya que, por ejemplo, esa media naranja resulta ser, al final, un familiar de un amigo o un amigo de tu amigo. Además, insisto en que para empezar primero una relación con buen pie, creo que es necesario que se dé una etapa de amistad donde las dos personas se conocen y se descubren.

    Por otra parte, dejando a un lado el tema del amor, y centrándome en las preguntas que has planteado, Matías, pienso que las claves de la amistad son las de tus preguntas: la confianza y el desinterés. Primero, porque, para que haya una buena amistad, deber haber una confianza total por las dos partes, de manera que no haya conflictos por desconfianza o malentendidos y, también, confianza para poder desahogarse y contar sus cosas más íntimas, sin que la otra persona las difunda o las use para hacerte daño; y segundo, claro que debe de existir un desinterés, en el sentido de que una persona no se haga â??amigaâ? de otra por algún interés, como por ejemplo para salvarse el pellejo de algún problema en el instituto con los exámenes.

    En cuanto a las dos últimas preguntas, desde mi punto de vista son contradictorias, ya que si tu amigo es como tú, no puede darte muchas experiencias o conocimientos que digamos, pero en el caso de que sea diferente a ti sí, porque como los dos pensáis de diferente manera, os podéis enseñar mutuamente cosas nuevas y vivir nuevas experiencias.

    Antes de finalizar, me gustaría hablar de algo que tiene que ver con la pregunta de mi compañero Fran y con lo que ha dicho mi compañera Paqui, y es que una persona, cuando establece una relación, no debe abandonar nunca una amistad por ello. Una amistad verdadera es como un pacto que establecemos, y que nunca debemos romper, sea por lo que sea. Pero esto ocurre en la vida muchas veces y, la verdad, es que es un poco triste, porque aquella amistad que estableciste, sufre mucho el abandono.

    Y ya si para terminar, solo me queda escribir una de las muchas frases que definen para mí lo que es un amigo: â??Amigo no es la persona que te seca las lágrimas, sino la que evita que las derramesâ?

  8. Como muchos pensamos, amigos hay muy pocos. Y es verdad. En este mundo vivimos rodeados de personas que conocemos de siempre a nuestro lado o que tenemos confianza desde hace poco, pero nos llevamos muy bien con él. Pero te paras a pensar: sinceramente, ¿quien pondría la mano en el fuego por ti en todos los casos?. Ya fueran desgracias, alegrías, enfermedad… La verdad es que de los que te demuestran verdaderamente su amistad, de esos quedan muy pocos. Serían aquellos que te dejarían su casa como residencia en momentos malos, aquellos a los que no les importaría el mísero sueldo que ganan al poder dejarte dinero si te faltara, o aquellos que van a visitarte continuamente al hospital cuando estás enfermo. A eso sí se le puede llamar amistad.

    Y en respuesta mutua, la amistad verdadera consiste en la búsqueda de aquella persona a la que puedas contarle tus mayores secretos, y pese a tus dudas, se los guarda en su interior y te apoya en todos los momentos duros de la vida, y vive con intensidad la alegría cuandos estos momentos duros se transforman en buenos ratos. Así, los maestros poetas demostraron su verdadera amistad, olvidando su rivalidad en técnica, ideas… como así en las ventas de sus obras. Para ellos ser poeta los hacía a todos partícipes de una misma y bonita afición y, por lo cual, además de respetarse, vieron entre ellos una conexión especial. Ojalá actualmente actuaran con estos valores en todos los gremios.

    Así uno puede demostrar la verdadera amistad en cualquier momento, sin necesidad de pasar momentos buenos o malos, sino simplemente en la complicidad de una charla tomando café o en un paseo. Cuando hablas en sus ojos al igual que en los tuyos se refleja que le importa lo que le digas y los pequeños problemas se olvidan rápidamente. Cuando encuentres a esa persona habrás encontrado a una verdadera amistad.

  9. Yo creo que efectivamente la amistad es algo imprescindible en nuestras vidas y que siempre es bueno tener alguien con quien contar tanto en los buenos como en los malos momentos.

    No es lo mismo ser feliz en soledad, de hecho creo que no se puede ser feliz en soledad, que compartir tus alegrías con tus seres más queridos.

    Ciertamente compartimos con nuestros amigos nuestros miedos y preocupación y mutuamente nos servimos de apoyo entre nosotros, porque lo mismo que una puede tener un problema, también lo puede tener la otra parte, afianzando de esta manera nuestras relaciones de amistad dándonos consejos los unos a los otros.

    Sinceramente en muchas ocasiones creo que no seríamos capaces de seguir adelante, si no fuera por el apoyo de nuestros amigos, ya que estos nos ayudan a salir del bache en los momentos que lo necesitamos, de esta forma los verdaderos amigos son aquellos a los que en estos malos momentos no necesitamos pedirles ayuda ya que ellos mismo notan nuestro estado de preocupación.
    Por último, para mí un amigo, de esta forma, es aquél que te apoya de esta manera en los malos momentos y te sabe escuchar, un amigo es una parte complementaria en nuestras vidas.

  10. La amistad es una de las cosas más importantes en la vida, con el paso de el tiempo, puedes perder el contacto con un amigo y puedes perder la confianza, pero no la amistad. Puedes encontrarte con un viejo amigo y recordar con él los momentos que has pasado con él jugando a futbol, en el colegio o simplemente hablando en el parque. La amistad, con el paso de los años, al contrario que el amor, en muchos casos, es para toda la vida. Con tus amigos compartes la mayoría de los mejores momentos que has vivido y eso es algo que te marca y siempre llevarás dentro por mucho tiempo que pase.

    Hay que destacar que no todos los amigos son iguales, encontramos un tipo de amigos que son los que solo encuentras en los buenos momentos, pero que no los ves cerca cuando necesitas ayuda, pero los que siempre están, los amigos íntimos, son los que mejor te conocen y siempre les puedes confiar tus secretos.

    La amistad también puede tener su lado amargo, cuando alguien en que confías te falla o tienes una discusión, pero la mayoría de los momentos son buenos.

    Otro aspecto que hay que destacar es que no siempre es agradable estar con un amigo, hay momentos en los que necesitas estar solo, reflexionar y evadirte del mundo y esto es algo por lo que no se enfadará nadie que sea tu amigo, siempre que sea un amigo de verdad.

  11. Yo estoy de acuerdo con el resto de mis compañeros, la amistad, es fundamental para cualquier ser humano. Pero no debemos confundir la palabra amigo con un conocido, ya que mucha gente confunde y a un simple conocido, con el que tiene cierto grado de confianza, lo considera su amigo y luego este le da la espalda cuando por cualquier motivo ya no le interesa la relación con esta persona, eso no es un amigo, también puede ocurrir al revés que no te des cuenta que de verdad es tu amigo hasta que lo pierdes.

    Mi madre siempre me dice que no confíe en nadie, que amigos verdaderos no hay y si hay son muy pocos, que los verdaderos amigos son los padres, yo no sé en qué medida tiene razón, pero lo que si sé es que ahora, en esta etapa de mi vida, sí creo en la amistad y la considero fundamental independientemente de que tengas o no pareja. Yo no podría estar sin una amiga a la que contarle mis pensamientos, mis dudas, mis ideas�, para mí es fundamental desahogarme con alguien, escuchar un consejo que a veces te hace falta de verdad, llorar, reír, divertirme y hacer cosas que no puedo hacer o hablar con mi pareja o con mis padres.
    Yo al igual que casi todos me he llevado algún que otro palo con alguna amiga, sobre todo cuando estas ahí y luego ella no está para ti, pero eso también te sirve para madurar, ya que con la amistad, descubres una parte de ti, de tu personalidad, que no conoces hasta que experimentas este sentimiento y que va cambiando con la experiencia. Todos habremos pasado por una mala experiencia, pero no por ello debemos pensar que la mistad no existe ya que siempre hay una persona que sí es esa que necesitas, esa que buscas.
    No creo que el amor sea más ni menos importante que la amistad, los dos tienen su importancia ya que son muy diferentes pero a la vez muy iguales.
    No sé si en el futuro creeré en la amistad de verdad, o si me habré llevado tal fracaso que no crea más en esta, pero ahora mismo creo ciegamente y espero creer siempre en la existencia de esta.

  12. La amistad, en mi opinión, es quizás la forma de relación social más necesaria para el ser humano. Necesitamos amistad para no sentirnos solos, para saber que realmente contamos con alguien a quien contar nuestros problemas sin miedo a ser juzgados, o simplemente alguien que nos ayude en momentos difíciles con su compañía y cariño. Aunque la amistad no es nunca desinteresada, ya que necesitamos esa relación afectiva, cuando entregamos nuestra amistad a alguien damos por hecho que esa persona también nos ayudará en los momentos necesarios. En cierta manera nuestros amigos son un reflejo de una parte de nosotros, cuando contamos un problema a un verdadero amigo es como hablar con nosotros mismos, incluso nos expresamos con la misma confianza. Por ello cuando encontramos a ese amigo con quien podemos ser nosotros no debemos perder esa amistad, ya que no es tan fácil de encontrar.

  13. Personalmente, considero que la amistad es un tesoro que se debe cuidar. En unas primeras etapas de nuestra vida, parece algo muy fácil de conseguir; sin embargo, con el tiempo, vamos observando que la amistad es algo más que tener a alguien con quien jugar. Es tener a alguien que nos apoye en todo lo que nos haga falta, no solo en lo bueno, sino también en lo malo. Un amigo es aquel que te hace reír cuando piensas que el mundo se te va a acabar; es aquel que llora contigo, que te presta su hombro para poder llorar. Por ello, yo pienso que la amistad es, junto al amor, lo más valioso que nadie pueda tener. ¿Qué más da que el mundo se acabe, que te echen del trabajo, que repitas un curso…, si tienes a alguien que te ayude a superarlo, que está y estará siempre cuando se le necesite sin esperar nada a cambio? Es por esto, que yo creo que sí, que la amistad tiene que estar basada en la confianza y el desinterés, pero no sólo en esto: también en el cariño y en el respeto. Por otro lado, si se falla a un amigo, en ese momento, es en el que te va a demostrar que lo es realmente, porque sabrá perdonarnos. Es muy fácil equivocarse, porque somos personas, y muy difícil perdonar: por eso, aquellos que sepan perdonarnos nuestros grandes y pequeños fallos son los que de verdad se pueden considerar amigos. Otra situación, que no tiene que ser un error que se haya cometido, es cuando se piden favores: si es el amigo el que te pide un favor, puedes sentirte incómodo con el mismo, puedes no querer hacerlo, pero si de verdad queremos a esa persona, lo más probable es que al menos intentemos ayudarlo; por otro lado, si somos nosotros los que pedimos el favor, siempre intentamos no pedir algo que esté fuera de su alcance y, aunque pidiéramos algo imposible, podríamos ver como nuestro amigo/a también lo intenta.
    Finalmente, quiero resumir lo que considero que es un amigo, lo que hace un amigo, con unas frases de una canción de “El Canto del Loco”, que a mí siempre me recuerdan a una persona muy especial, y supongo que ella sabrá por quién va:
    “Siempre he estado pensando cómo agradecerte, por hacerme el regalo mas grande , más fuerte , haberme regalo todo lo que tienes”; “Has perdido tu tiempo por mis ilusiones y cambiaste llorar por luchar en mi nombre”; “Por ti lucharé por todo el cariño que has puesto conmigo por todo tu tiempo por haber querido tenerme contigo”; y, finalmente, mi frase favorita: “Siempre me has demostrado que eres como un milagro algo tan especial que siempre me ha arropado”.
    Simplemente, quiero añadir que gracias a los que de verdad me han apoyado siempre.

  14. Desde mi punto de vista, este tema es muy interesante, ya que tiene mucho que comentar.

    Pienso que todos hemos creÍdo tener alguna vez muchos amigos, esas personas sin quererlo se van con el paso de los años y muchas veces no sabes por qué esas se han distanciado de ti, a veces, por motivo de estudios, trabajo, nuevas amistades, se han mudado y ya no tienes el mismo contacto con ellos, etc.

    Con el paso del tiempo, vas conociendo a personas nuevas y puedes hacer muchas amistades, pero los verdaderos amigos se pueden contar con una mano.

    Sí estoy de acuerdo en que la confianza y el desinterés son claves en una relación de amistad, creo que nadie deberia ser amig@ de nadie porque le beneficie y, con respecto a la confianza, es fundamental.
    Pienso que los amigos existen, porque las personas necesitamos a alguien que nos apoye cuando estemos mal, que nos aconseje cuando estemos dudosos, que se preocupe por las cosas que nos pasen, que ría y que llore con nosotros, que siempre le podamos contar cualquier cosa sabiendo que no nos va a juzgar y que siempre esté ahí cuando lo necesitemos.

    Después de pensar esto, te das cuenta que hay pocas personas que estén dispuestas a esto.
    Muchas personas dicen que la amistad es tan importante que está por encima del amor,yo, sin embargo, no pienso que la amistad esté por encima del amor, porque tu pareja también es tu amig@ y también cuentas con el/ella para todo,simplemente son conceptos diferentes.
    Las dos cosas son muy importantes en nuestra vida tanto que pienso que son imprescindibles.

  15. Respecto a este tema, pienso que la amistad es lo mejor que una persona posee en la vida.

    Un amigo es como algo que tenemos de pequeños al cual le tenemos un gran cariño y por nada del mundo con el paso del tiempo queremos que se estropee. Para mí, la amistad es un valor tan preciado como estar en este mundo.

    Siempre que nos hemos sentido mal, hemos pensado en esas personas que siempre están ahí, los amigos, personas que por nada del mundo se atreven a dejarnos solos y que por muy poca ayuda nos puedan dar, nosotros nos sentimos realmente bien. Pienso que todos hemos tenido algún que otro problema y siempre hemos acudido a nuestros amigos/as, porque son las personas en las que confiamos y creemos que ellas son las que nos darán una respuesta a nuestro problema.

    Realmente, siempre he pensado y siempre pensaré que una amistad verdadera dura para siempre. El pensar que tengo amigos/as en los que me puedo apoyar en momentos no muy buenos me enorgullece. Y gracias a ellos, en algunos momentos que lo he pasado mal, me han hecho pensar y saber que no todo es así, y que no todo se acaba.

  16. Por supuesto, la amistad es un sentimiento necesario, que nos obliga a actuar necesariamente conforme lo sentimos, de forma parecida al amor. Sin embargo, no creo que la relación entre estos autores sea la amistad que nosotros apelamos, por lo menos tal y como la concebimos los que estamos escribiendo en este blog, prácticamente adolescentes. Sea por puro Romanticismo, o porque realmente lo sentimos, nuestros lazos quedan más allá que contar nuestras experiencias, pensamientos o sueños. La amistad a la que hacemos referencia es aquella que necesitamos cada minuto, y cuyo final puede trastocar nuestras vidas.

    Contestando a una de las preguntas, no, un amigo no tiene por qué parcerse a uno mismo, ni siquiera hacernos sentir que estamos solos, o con nuestro doble yo, sino más bien todo lo contrario. La sensación de sentirse complementado es, al menos para mi gusto, incluso más placentera. Y es que a la hora de conversar, prefiero la incompresión ante la comprensión, si va acompañada de un diálogo en vez de un monólogo.

    Sin embargo, la humanidad nos hace imperfectos, y de esta forma, la equivocación forma parte de nosotros mismos. No es la amistad lo que nos hace pedir algo a otra persona, sino que es ella la que debería pararnos. Pero que nuestra amistad no lo haga no significa que no haya amistad, sino que nuestra imperfección se ha puesto por encima de la misma.

    De la misma forma, me gustaría responder a una pregunta formulada por uno de mis compañeros. Y es que, en mi opinión, no es necesario tener el concepto para establecer una relación de amistad entre dos personas. Para mí, las relaciones comienzan y se acaban por situaciones sentimentales y psicológicas y, aunque estamos acostumbrados a recordar las maldades de la otra persona para intentar justificar un alejamiento de ella, hay que darse cuenta que somos nosotros (ya sea por necesidades vitales o sentimentales), y no las otras personas, los que provocan la citada distancia.

  17. La amistad es algo muy relativo, pregunto a mucha gente desde cuándo conocen a sus amigos/as y la mayoría los conocen de entre 1 y 3 años. A mí al menos me sorprende, porque los amigos que yo tengo, verdaderos amigos, los conozco desde 10 años mínimo y los puedo contar con los dedos de una mano.
    Yo los amigos los clasificaría de esta manera: el típico mejor amigo(casi todo el mundo tiene uno), es como tu hermano o hermana, lo conoces de todo la vida y él te conoce a ti perfectamente, sabéis cuándo hace falta ayuda y cuándo no, no hace falta pedirla, tú has visto cosas de él y él ha visto cosas de ti que jamás nadie ha visto, aunque, claro, esta relación siempre se puede fastidiar, si uno de los dos se echa novia, pero no pasa nada, para eso tenemos también los otros que nos quedan.

    Después, tenemos a los mejores amigos, en ocasiones también los llamamos hermanos, normalmente son del agrado de tu mejor amigo y, cuando se juntan todos, es uno de los mejores días que puedes echar, saben muchas cosas de ti y tú de ellos, sin embargo, a veces, se separan, ya sea por variar a la hora de salir con gente o por alguna disputa, que siempre acaba con un final feliz.

    Los demás, sintiéndolo mucho, no los tengo como amigos de verdad, me llevo perfectamente con ellos y quedo con ellos, de vez en cuando, pero no saben todo de mí ni yo de ellos, no hemos llorado juntos ni compartido cosas inolvidables, sin embargo, son geniales y dan mucho de qué hablar.

    En conclusión, quien diga que tiene muchos amigos que busque bien y verá como solo 5 valen la pena.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *