En tu casa o en la mía

Si de pequeño, los domingos por la tarde en el cine de tu pueblo, ibas a ver una película de Tarzán (del auténtico :el Weissmuller), incluso de Cantinflas (el único), o una película del Oeste (aunque sea de Jonvaine), o hasta de Marisol (rumboarrío), a pesar del peligro que suponía lo que podía caer del gallinero, que no te pidan ahora ver las películas en el salón de tu casa con el deuvedé. Yo me niego, lo siento, me podéis llamar antiguo.

Ya se estrenó BUBBLE, al mismo tiempo en las salas cinematográficas que en las de estar. Por ahí va el futuro. Vale. Comprendo (no voy a ponerme cabezón) que tiene grandes ventajas, sobre todo para los que amamos el cine y encontramos poco atractiva la mayor parte de la cartelera de un pueblo como Córdoba. El DVD e Internet nos ayudan. Pero a mí me gustaría seguir viendo las pantallas grandes: nunca serán igual el grito de Tarzán o la estanquera de Fellini en la televisión, por muy grande y panorámica que sea. 

A. Gómez

4 pensamientos en “En tu casa o en la mía

  1. Antonio, ¿cómo puedes ser blogger y refusenik al mismo tiempo?
    Por cierto, lo de refusenik, término que he leído hoy por primera vez, viene a ser «nostálgico de los tiempos en los que la tecnología no era dominante», aunque, parece ser, existe una versión violenta de refusenik, que serían tecno-terroristas.
    En fin, supongo que nuestros compañeros historiadores podrían ilustrarnos sobre el rechazo al maquinismo- con manifestaciones violentas- que se produjo durante la Revolución Industrial.

  2. Creo que en un futuro el cine (recinto, no arte) dejará de ser un negocio rentable debido al consumo domestico de cine (esta vez si el «arte») , y acabará quedando para una minoría , como por ejemplo ha ocurrido con el teatro, que en su tiempo se visitaba por la masa.
    Yo personalmente le veo a esto una gran ventaja y es la siguiente:
    Hoy por hoy la cartelera esta destinada a la gran multitud, por lo que las peliculas que se proyectan son las que más favorecen al negocio, por lo tanto disminuye considerablemente la calidad de estas, y son pocas las merecen me gaste el 50 % de mi presupuesto semanal (por lo menos aqui, en el «pueblo» de cordoba es así, y por ser mi habitat son esas mis opciones, ademas de que cuando ponen una pelicula que me guste, o bien voy solo, o no la veo y me obligarán a ver scary movie 19, Tokio Race …).
    A lo que iba que me despisto; creo que si el cine llegua a ese extremo, y se convierte en más rentable el negocio del DVD, al cine solo quedarán relegadas las peliculas menos rentables, con lo que ello conlleva, que es que sean mejores peliculas (la mayoria de las veces suele ser asi), por lo que yo creo que aumentaría la calidad de la cartelera.
    Estoy de acuerdo contigo en que la gran pantalla tiene las de perder , asi que espero no equivocarme en lo que pienso pues es lo unico que le podrían agradecer los cinefilos ala devaluación de su hobby, que es ir al cine.

  3. Me da un poco de apuro ser el único alumno que ha escrito aquí por ahora ( o por lo menos eso parace) pero bueno, es lo que tiene el aburrimiento. Yo también pienso que el cine lleva las de perder , sobre toda a causa del pirateo que existe en la actualidad(por desgracia, a causa de eso el cine en la gran pantalla está perdiendo espectadores), ya que es mucho más rentable descargarte una película de internet que gastarte cerca de 10 � cada vez que vas al cine , incluso te sale más barato comprársela a un vendedor ambulante (de 3 a 5 �) y encima laspuedes ver cuantas veces quieras.
    Aunque eso sí, la calidad de imagen y sonido no es la misma, pero también hay que tener en cuenta que la comodidad que tenemos en nuestra propia casa, no existe en ninguna sala de cine,pero bueno, creo que siempre habrá cineófilos que estén dispuestos a seguir yendo a la sala, por lo menos eso espero por el bien del 7º arte.

  4. Que nadie se preocupe: mientras las parejas no tengan una vivienda a un precio razonable, la última fila será ocupada; mientras las personas no dejen de ir al cine a «desconectar» y a comer palomitas, mientras nos creamos lo que nos dicen en televisión acerca de los nuevos y maravillosos estrenos americanos, mientras… Puede que el volumen de espectadores mengüe, pero no va a desaparecer. Quizá las productoras pongan el grito en el cielo y nos avisen de las nefastas consecuencias de descargar una película por internet. – «!Ustedes, (por la gente como yo, que soy más de sofá que de butaca), van a acabar por el cine!!!»- Vaya, hombre… Demonizar y delegar culpa es mucho más sencillo y sale más barato que hacer guiones coherentes, doblajes decentes (en España somos afortunados respecto a otros países europeos en este aspecto), películas donde las explosiones vengan a cuento y no sean excusa de relleno. Por favor, que alguien me diga que sale satisfecho con más del 50% de los metrajes que ve en el cine.
    No pretendo aleccionar, pero reivindico mi derecho a no sufrir 1.30 horas o 2 de soporíferas comedias románticas y clónicas, de películas de terror que tienen la misma trama que sentarte media hora viendo trabajar al carnicero de mi barrio, de «comedias» hechas a retales de » Vídeos de primera» y clips de la MTV…
    En fin, Serafín. Que me está quedando una crítica bastante ácida. Prefiero ver a Woody Allen antes que a Steve Martin. Creo que me bajaré americanadas de internet cada vez que se me apetezca comer palomitas.
    Un último apunte: tengo entendido que Allen paga a todos el salario mínimo estipulado en el sindicato de actores; por favor, que alguien me lo confirme o lo desmienta. De ser así… ¿no será que pagamos de más con nuestros 4 o 5 euros, los inflados salarios de mediocres actores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *