CONTRA LA TRATA DE MUJERES

Es el olor a semen putrefacto, la suciedad y el chirriar del somier lo que se queda grabado, cuando terminas la visita a la exposición contra la trata de mujeres, en Madrid. 

No es fácil llegar al lugar donde están anclados los siete vagones, en los que se muestra la terrible historia de una joven moldava, vendida en Londres por 500 libras y explotada sexualmente. 

La exposición, ideada por la actriz Emma Thompson, tiene un marcado carácter didáctico, pues a la entrada de cada vagón una persona informa al visitante sobre lo que va a encontrar en el interior del mismo. 

Si lo que impacta son los olores y sonidos del viaje hacia al abismo de esta joven, en la memoria permanece sobre todo su historia, contada con detalle en el último de los vagones: desde que sale de su aldea -donde la maltrataba su novio- con la promesa de ganar mucho dinero en Londres, como “señorita de compañía”, hasta cuando la obligan a ejercer la prostitución, en un piso infesto, con una media de 40 hombres, diariamente: 

“Fue muy difícil. Vivíamos en la casa seis chicas. No podíamos hablar entre nosotras. Teníamos miedo. Todas llorábamos. Si llegabas 5 minutos tarde, la multa era de 2000 libras. Ganábamos 800 libras al día…, a veces hasta mil libras. A mí me daban 10 libras al día, con las que tenía que comprar comida, el bono para el transporte y mis pañuelos de papel. Ni un día libre. Siempre tenía la sensación de tener el SIDA. Me sentía tan incómoda conmigo misma. Todos los días pensaba que me iba a morir.” 

Elena es el nombre de esta chica de 19 años, que le dijo a Emma Thompson: “Quiero que todo el mundo sepa durante cinco jodidos minutos lo que he sentido, lo que se siente”. El que se quiera meter en la piel de Elena, sin juzgarla, que visite la Exposición Journey contra el tráfico de mujeres, en el Paseo de Coches del Retiro.     

6 pensamientos en “CONTRA LA TRATA DE MUJERES

  1. Pingback: Igualdad » Blog Archive » Recomendaciones para acabar 2009

  2. A mí lo que no me gusta es cuando son las mujeres son menores, a veces casi niñas, y tienen que prostrituirse , por lo menos que sean mayores de edad .
    Otra cosa que me ha gustado ha sido cuando el profesor ha contado la historia de cuando entró en la habitación y vio todo el panorama.
    Las mafias que trafican con mujeres para obligarlas a prostituirse no debía existir.

  3. Pues esto es muy duro para la chavala. Porque que la obliguen a estar con 40 hombres al día debe ser muy duro; menos mal que yo soy varón. Si yo hubiese sido ella, me habría escapado de allí y tambien me hubiese escondido dinero para cuando escapase.

  4. Hola, Matías, creo que es un tema muy desagradable, ya que algunas mujeres tienen que prostituirse por necesidad y más si tienen un hijo. Pero también hay otras que son obligadas o cuando las mafías
    traen a mujeres de otros países con la promesa de que tedrán un vida mejor, como el ejemplo de la exposición que tú cuentas. Esto a mí me parecen hechos muy desagradable, que se debían perseguir.
    Un saludo.

  5. Pues al lado a mi casa hay un »Sala de Alterne» llamada Donna , yo nunca he visto a una »señorita de alto estanding» por donde vivo yo, pero en el centro por una calle a la que le llaman»calle las putas» he pasado con la bici muchas veces y las veo, depilándose las piernas en la calle. Un dia vi una vieja con una minifalda muy corta… Ese día lo pase muy mal, me dio pena .

    Bueno, sobre las »las señoritas de compañia» por mí, que legalicen su trabajo, se tendrán que apañar como puedan, si no tienen otra forma de vivir.

  6. Hola, Matías, opino que es una vida muy dura e injusta acostarse con 40 hombres diarios por dinero. Para la joven, la verdad, la vida ha sido muy injusta, al llevarla a eso… Me da tristeza su historia, imaginarme una vida así no podría, creo que yo moriría antes.

    Pienso que no fue la vida que ella quería, pero lo que más me hierve la sangre es saber que hay gente mala y sin escrúpulos, que es capaz de vender a una joven e indefensa a un hombre para ser «dama de compañía». Y lo peor de todo es que para colmo, antes de venderla como un trapo, el novio la maltrataba…

    Sinceramente hay mucha gente mala en el mundo y yo tengo que felicitar a la muchacha por su gran valor al hacer ese trabajo, en esas condiciones y todo, porque sinceramente nadie hubiese hecho lo que ella hizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *