¿CADENA PERPETUA?

Cuando ha surgido en clase el debate sobre la pena de muerte, siempre se han manifestado dos posturas: una visceral, guiada por los sentimientos, que adoptan los partidarios de la misma, con el argumento de “ojo por ojo, diente por diente”, es decir, hay que imponer un castigo equiparable al crimen cometido; y otra, guiada por la razón, que adoptan los que se oponen a la pena de muerte, argumentando que ellos no pueden actuar igual que los asesinos, no pueden disponer de la vida de nadie.

 He recordado esto, a raíz de la iniciativa de Javier Arenas, secretario general del PP de Andalucía, de reabrir el debate sobre la cadena perpetua, que a su entender demanda la sociedad.

 Le han respondido dirigentes del PSOE diciendo que este planteamiento es oportunista, responde a fines electorales y no cabe, además, en nuestra Constitución, pues niega a la persona recluida el derecho a la reinserción social y a la reducción de su pena.

 No voy a negar que me he sentido cercano a la cadena perpetua para asesinos en serie, como de Juana Chaos, responsable de 25 muertes, o para homicidas sin piedad, como Miguel Carcaño, que ha ofrecido varias  y contradictorias versiones sobre el paradero del cuerpo sin vida de Marta del Castillo. Son casos, en los que no ha habido arrepentimiento y en consecuencia el pronóstico de reinserción social no es positivo.

 Sin embargo, una reflexión posterior me ha hecho sentir lo inhumano de encerrar a una persona hasta que muera, negándole cualquier posibilidad de reintegrarse en la sociedad. ¿Qué diferencia habría entre los que arrebatan la vida a una persona y yo mismo?

 Llevándolo al terreno de la educación, sería tanto como negar a un alumno, que ha cometido una falta grave, la posibilidad de volver al sistema educativo, es decir, expulsarlo a perpetuidad.

4 pensamientos en “¿CADENA PERPETUA?

  1. Hola profe, yo estoy de acuerdo con la cadena perpetua porque hay muchos hijos de mala madre sueltos. Como por ejemplo lo de Marta del Castillo, que los culpables siguen en la calle tan tranquilos, como si nada.
    Deberían pudrirse en la cárcel y sin ningún tipo de pena.

  2. Hola, Matías, mi opinión sobre la pena de muerte es que en este país simplemente no puede aplicarse. Mi convicción personal es que un asesinato es un asesinato, aunque haya sido ordenado por un juez. Además, está más que demostrado que la pena de muerte no disminuye la delincuencia, y en cambio es un castigo definitivo que no puede enmendarse en caso de error.

    Ahora bien, en este país, desgraciadamente, los peores delincuentes se escudan detrás de una placa, y la corrupción es una práctica institucional. Por eso debemos promover la cadena perpetua; no descenderan la delincuencia pero a la hora de hacerlo se lo pensaran mejor por las consecuencias que les acarrearia. Es mi opinión personal.
    Matías es todo…..

  3. Bueno, como hice una intervención muy corta, te vuelvo a comentar sobre el tema de la cadena perpetua.
    Estoy totalmente de acuerdo con que haya gente que cumpla una condena sin libertad, ya que, es con lo único que pueden cumplir, si han matado a alguna persona inocente.

    En cuanto al tema de la pena de muerte, estoy de acuerdo con que se aplique,ya que pienso que para los presos es damasiado fácil haber matado a alguien y vivir tranquilamente en la cárcel, sin preocuparse de nada.

    Por ejemplo, si mataran a algún familiar mío, yo no dudaría en manifestarme hasta conseguir que el culpable se le imponga una condena de muerte.

    También opino que deberían asegurarse si el preso es culpable del crimen, porque ha habido casos que han sido ejecutadas personas y luego han resultado inocentes.

  4. A mí me gustaría que pusieran eso en España, porque así se haría justicia con todo y así creo que hubría menos delicuencia. Esa es mi opinion, pero todos no opinan lo mismo y yo lo respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *