CLUB DE LECTURA DEL IES GRAN CAPITÁN

LEER ES COMPARTIR 

Ayer jueves, nos reunimos en la biblioteca del centro 25 personas, entre alumnos, profesores, padres y personal no docente, para hablar del libro “El niño con el pijama de rayas”.

Todos habíamos dialogado a solas con su autor, John Boyne, a pesar de que los lingüistas digan que la comunicación literaria es unidireccional. Pero necesitábamos compartir lo que habíamos leído; necesitábamos intercambiar nuestras impresiones sobre esta novela juvenil, que también puede ser leída por adultos. 

Superado el nerviosismo inicial, las intervenciones se sucedieron de forma fluida y espontánea. Coincidimos en que es un libro del que conviene no saber nada, antes de haberlo leído; en que su autor consigue crear la intriga mediante distintos y variados recursos (elipsis, ambigüedad de los personajes, capítulos inacabados…); en que la perspectiva desde la que el lector va descubriendo unos hechos tan dramáticos, como los ocurridos durante la Alemania nazi, es original y evoca nuestra infancia y el mundo de los cuentos… Disentimos –bendita disidencia- en la credibilidad o no de la historia; en la valoración de los personajes; en si nos parece justificable la actitud de Bruno de no reconocer su amistad con Shmuel; en el final: previsible para unos, demasiado dramático para otros…   

Pero las coincidencias y las disidencias nos enriquecieron a todos y demostraron que dialogar sobre lo leído nos abre nuevas perspectivas, nos ofrece significados en los que no habíamos caído, nos descubre matices insospechados, hace corpóreo, en fin, uno de los rasgos más característicos de la literatura: su plurisignificación, como consecuencia de la libertad de interpretación del lector. 

Larga vida al Club de Lectura del IES Gran Capitán. 

Próxima lectura, a sugerencia de Azahara, “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel. Nos vemos el viernes, 19 de diciembre, en la biblioteca. 

6 pensamientos en “CLUB DE LECTURA DEL IES GRAN CAPITÁN

  1. Me alegro Matías del éxito de esta convocatoria. Siempre he pensado que la lectura como experiencia compartida en la que los lectores intercambian libremente opiniones, ideas, emociones… es la mejor estrategia para inocular el perverso veneno de la afición y pasión por los libros.

  2. Pingback: TICágora » Club de lectura

  3. Pingback: Club de lectura | Literatúrame!

  4. Enhorabuena. Un club de lectura con alumnos, profesores, padres y personal no docente es uno de los mejores espacios para apasionar por los libros.

    La elección del primer libro para un club de lectura en el que supongo, niveles muy diferentes (y por lo tanto muy enriquecedores), me parece muy adecuada. La sugerencia de Azahara encantará.

    Suerte y larga vida.

  5. Yo también me alegro mucho del éxito del Club de Lectura. Es importante volver a retomar el verbo «compartir». No es fácil en los tiempos en que vivimos. Y si lo que se comparte es algo tan inmaterial, y tan rico, como es la lectura y el pensamiento-sentimiento, mejor que mejor.
    ¡Enhorabuena por la primera lectura y también por la elección de la segunda!
    Contad conmigo para lo que necesitéis, aunque no pertenezca «aún» al Club. Por lo pronto, pongo a vuestra disposición la película de Como agua… por si queréis proyectarla tras la sesión de debate lector.
    ¡Ánimo y un cordial saludo!

  6. Estoy completamente de acuerdo con lo que se dice en este club de lectura, ya que no considero que la comunicación sea unidireccional porque nosotros los receptores (lectores), no podemos intercambiar los papeles con los emisores en este caso de la película, pero si podemos compartir los mismos aspectos y comprender cual es el mensaje que nos quiere transmitir mediante sus diálogos en la película.

    Yo personalmente he visto esta película â??El niño con el pijamas de rayasâ? y me parece una película en la que nos presentan los verdaderos aspectos que se vivieron en la época de la Alemania nazi y cómo ese hombre sintió en su propia â??sangreâ? cuál era el dolor de perder un ser querido, como su propio hijo. Me parece muy cruel la actitud que estas personas adoptaron contra los judíos, y como el niño Bruno actúa de inmediato, cuando se entera que su amigo estaba en un campo de concentración, aunque después vuelve con él.

    Puedo considerar esta película acta tanto para niños como para mayores ya que, todos desconocíamos como se vivía en esa época y como ha cambiado nuestra sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *