Hoy, martes, hemos asistido a la representación teatral de “Don Juan Tenorio” de José Zorrilla, en el teatro Avanti de Córdoba. Se trata de una adaptación hecha por la empresa Recursos Educativos para alumnos de educación secundaria. Para darle ilación a la obra, se utiliza la figura de un narrador que cuenta resumidamente los fragmentos suprimidos, evitando de esta manera saltos en el vacío.  

La decoración no puede ser más sencilla: un telón de fondo que permite la proyección de sombras, de gran eficacia dramática, en escenas, como la del cementerio, con don Juan contemplando su propio entierro. Y a ambos lados del telón, colgando del mismo, dos sogas de ahorcado, que representan la muerte, elemento característico de la obra y del movimiento artístico donde se sitúa: el romanticismo.

Los demás elementos escenográficos (mesas, podios…), siempre a la misma altura y colocados de forma simétrica producen una sensación de equilibrio, que es la que corresponde a un espectáculo dramático de época, como el que hemos visto.  

Todas estas mimbres podían haber dado lugar a un montaje atractivo y digno; pero el desigual nivel interpretativo y, más en concreto,  la deficiente interpretación del personaje de Don Juan, lo tira todo por la borda; porque no puede llevar todo el peso de la obra un actor tan limitado en la dicción y en la modulación de voz, como apático en la actitud. Desde la primera escena, sosa y sin ritmo, a causa sobre todo de la escasa fuerza dramática del actor protagonista, hasta la última, en que rompe con la tensión inherente a la salvación de su alma, diciendo el texto con desgana, como si estuviera pensando en las sesiones que le quedan por representar, durante el día.  

Y es una pena, porque los demás actores rayan a gran altura, especialmente doña Inés, que es interpretada con extraordinaria convicción, modulando la voz, suspirando, moviéndose y gesticulando con naturalidad, por una actriz pletórica de recursos. También Ciutti, con una interpretación contenida, pero llena de matices, y Don Luis, jugando con los tonos de voz y apoyando sus palabras en gestos expresivos y naturales. 

El resultado de este desequilibrio en los niveles de interpretación son caídas frecuentes de ritmo; falta de pasión, en momentos que deben ser necesariamente apasionados; en definitiva, una pérdida de la cohesión y la credibilidad que todo montaje teatral ha de tener.         

14 pensamientos en “

  1. Pingback: TICágora » Representación de Don Juan Tenorio

  2. Ambas pensamos igual, pues la deficiente interpretación de Don Juan Tenorio echó por la borda toda la obra. También hay que reconocer la gran actuación de doña Inés, una excelente actriz y con una gran variedad de recursos interpretativos.
    Yo creo que todos pensamos igual, que la ínfima interpretación de Don Juan Tenorio dejó mucho que desear en una obra de tales características y con tan buenos actores como eran los demás.

  3. Estoy de acuerdo en que la persona que interpretaba a Don Juan Tenorio no lo hacía muy bien, en mi opinión el mejor personaje fue la que interpreto a Doña Ines, ya que se metía mucho en su personaje.

    Elena López Muñoz 4ºC

  4. LA obra me ha parecido pauperrima ya que la unica buena es Doña Ines.

    Ya que expresa sentimiento y ternura a la hora interpretar su papel

    El papel del ayudante de Don Juan Tenorio no esta mal, pero intenta hacerse el gracioso siempre que dice algo

    Don Juan Tenorio es malisimo no interpreta para nada el papel de galán y seductor y encima Don Luis que es secundario esta mucho mejor que el.

    malisima

  5. Simplemente decir que pensamos que la obra fue muy aburrida, no tuvo ritmo, ni sobresaltos. Pensamos que todo ello es debido a la pésima interpretación del actor principal, Don Juan Tenorio. También estamos de acuerdo contigo con la fantastica interpretación de Doña Ines. Nos ha parecido muy original la escenografía y el juego de sombras.

  6. Le doy la razón a esta crítica; la obra estuvo perfecta, de no ser por la pesima actuación del Don Juan y porque fue demasiado corta para una obra tan extensa, como es la original.

  7. Yo no ví la obra, pero la obra se comentó en calse y según me comentaron mis comapeñros y mi profesor el actor que interpretaba a Don Juan Tenorio no estubo al nivel de liderar una obra tan famosa como lo ésta, y también me informe y me dijeron que Doña Inés hizo un »papelazo» y desde aquí aplaudo ese esfuerzo tan grande.

  8. La obra estuvo bien, pero no se entendía mucho la lengua porque está en castellano antiguo.Pero personalmente me gustó y estuvo entretenida.

  9. Pienso que Dº Juan era muy poco expresivo, cuando debería de ser lo contrario ya que es él el protagonista principal.
    Dª Inés sin embargo, lo hizo muy bien. Le daba la entonación suficiente a cada palabra que decía y estaba muy metida en su papel.
    A pesar de todo esto la obra no me gustó nada porque estaba muy resumida y había partes muy resumidas. La obra a la que fui el año pasado ( Fuente Obejuna) estubo mucho mejor.

  10. La obra me pareció un poco aburrida los personajes en general estuvieron bien excepto el de don Juan que pienso que no estuvo al nivel,pienso que si el actor de don Luis hubiera interpretado a don Juan la obra fuese ganado mucho y la actriz de doña Ines hizo muy buen trabajo , el actor que hizo de mayordomo realizo un buen trabajo

  11. Estoy de acuerdo con Matías en que Don Juan Tenorio hizo una actuación patética, no estuvo a la altura de su papel, mientras que Doña inés hizo una actuación maravillosa. Si Don Juan lo hubiera hecho mejor, la obra habría cambiado su rumbo.

  12. La obra fue muy irrealista y su protagonista no llego a la altura de Don Juan, es decir, la hizo fatal.
    Creo que doña ines fue la que mejor lo hizo.

  13. Me pareció que Dª Inés estaba muy metida en su papel y que Dº Juan lo hizo bien.
    Desde mi punto de vista me gustó bastante su actuación, pero en lo que se refiere a la obra no me gustó mucho el argumento, porque no me atraía lo suficiente.
    😀

  14. Creemos que es cierto, ya que la obra era un poco aburrida, debido a que el actor que hacía de Don Juan Tenorio era una bazofia, pero los otros estubieron a la altura de las características de los personajes que escribió en su obra José Zorrilla y su decorado era sencillo tal cual dogo anteriormente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *