LEYES CONTRA HOMOSEXUALES

En la ONU se está debatiendo la posibilidad de aprobar una resolución para impulsar la despenalización de las relaciones homosexuales en el mundo, pues, aunque nos parezca mentira, en pleno siglo XXI, todavía hay numerosos países donde la homosexualidad es castigada con la cárcel, e incluso en algunos (Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Irán, Mauritania, Sudán, Yemen y algunos estados del norte de Nigeria)  con la pena de muerte. Cito los nombres de estos países, porque, en mi opinión, es bueno que se sepa dónde se mantienen todavía leyes aberrantes, como estas, que violan flagrantemente los derechos humanos más elementales.  

La Unión Europea, que propone esta resolución, aspira a que sea apoyada, como máximo, por 60 países, de un total de 192. Ni siquiera una tercera parte de los que pertenecen a la ONU.  

Entre los que se oponen, llaman poderosamente la atención el estado del Vaticano y los Estados Unidos. Ambos argumentan que apoyar el fin de las condenas por orientación sexual puede provocar una reacción en cadena de uniones entre personas del mismo sexo y una discriminación hacia los matrimonios tradicionales entre heterosexuales.  

Al margen de la escasa validez de la argumentación, se trata, sin duda, de una postura que va en contra de la declaración universal de los derechos humanos y que está muy alejada del amor cristiano y la fraternidad que tanto pregona la iglesia.  

En nuestro país, durante el franquismo, existía una ley contra vagos y maleantes, que incluía a los homosexuales; durante el nazismo, la homosexualidad era condenada con la cárcel y muchos homosexuales fueron sometidos a la castración voluntaria para recuperar su libertad; en los colegios, tradicionalmente, los jóvenes amanerados siempre han sido objeto de burlas.  

Es verdad que, al menos en España, las leyes no los discriminan, pero siguen siendo señalados con el dedo, quizá no para burlarse de ellos, pero sí para comentar por lo bajo su homosexualidad, como si fuera una marca que los diferenciara, lo cual no es sino una forma sutil de discriminación. ¿O acaso señalamos con el dedo a los heterosexuales para proclamar su heterosexualidad? 

Quizá podríamos empezar en nuestros ámbitos más cercanos, por ejemplo en el instituto, y ¿quién sabe?, a lo mejor, con el tiempo, una resolución, como la que se debate en la ONU, podría conseguir el apoyo de la mitad más uno de los países que la integran.

18 pensamientos en “LEYES CONTRA HOMOSEXUALES

  1. Me parece una atrocidad que hoy en día todavía exista tanta gente y tantos países que estén en contra de las relaciones entre personas del mismo sexo.
    Pienso que, porque a una persona le guste otra de su mismo sexo, no es nada raro ni malo, además y principalmente a estas personas se les está negando uno de los derechos humanos como es la libertad o, ¿es qué acaso el término libertad sólo se aplica en algunos casos? pero entonces ¿por qué la establecieron como un derecho humano? Yo lo que no entiendo es que qué más les da a la gente que haya personas homosexuales, si estas personas no hacen daño a nadie, cada uno que elija lo que quiera, nadie se tiene que meter u opinar en la vida de los demás, aunque desgraciadamente esto es casi imposible en la sociedad en la que vivimos que continuamente la gente se interesa más por tus cosas que por las suyas propias. Yo me pongo en el lugar de estas personas y me causa mucha tristeza pensar el dolor que pueden sufrir, al no poder estar con la persona a la que quieren, o el temor que pueden sentir al ser rechazados por la familia, por la sociedad o por el país.
    Respecto a la excusa que han dado el Vaticano y Estados Unidos, lo veo simplemente eso, una excusa, ya que es imprevisible que los matrimonios entre personas del mismo sexo se acaben, y si eso ocurriera, tendríamos que respetarlo puesto será la decisión del ser humano, independientemente de sus consecuencias.
    Respecto a los países Árabes en los que matan a las personas por ser homosexuales, pienso que deberíamos ayudarles a que evolucionen mentalmente, ya que para realizar semejante barbaridad, deben tener algún problema de atraso o psicológico.
    No sé cómo seguirá evolucionando este tema, pero lo que sí espero, es que en los próximos resultados de la ONU sea mayor la cantidad de países que forman parte de ella.

  2. Un día más, seguimos viendo cómo el tema de la homofobia sigue presente en nuestras vidas. Y aunque a mí personalmente me parezca impensable, hoy por hoy todavía existen un montón de personas que sienten â??ascoâ? por los homosexuales (y no solo por los homosexuales sino también por todos aquellos que son diferentes, que pertenecen a otra raza, a una etnia, o incluso porque piensan y entienden la vida de otra forma distinta). Pero eso me hace pensar a mí que los que verdaderamente dan asco como persona son los que piensan eso. Ya que, actualmente estamos aburridos de escuchar miles de refranes y dichos populares como â??para gustos los coloresâ?, es decir, todos entendemos que cada uno tiene un ideal de belleza y una serie de gustos, a unos les gusta el verde y a otros el rojo, unos prefieren el arte abstracto y otros el arte â??clásicoâ?, pero cuando se trata el tema de la homosexualidad, ahí parece que en ciertas personas desaparece esa idea que dice que las personas somos subjetivas y cada una tenemos nuestros propios gustos, e intentan dar razones para apoyar su postura que carecen de base, ya que algunas de las razones que dan son por ejemplo: â??porque eso no es naturalâ? y, sin embargo, estamos â??aburridos de verâ? en los documentales de la dos, cómo gran cantidad de chimpancés tienen relaciones homosexuales.

    Pero para mí, la razón principal es que todos debemos admitir que las personas somos diferentes y tenemos nuestros propios ideales (de belleza, de política�) y que por el único hecho de ser humanos, todos tenemos la obligación de respetar la opiniones y los gustos de los demás.

  3. Yo pienso que las personas aún tenemos la mentalidad antigua en la que un homosexual era un ser extraño y era visto muy mal por todos. Yo pienso que hay que respetar la opinión de cada persona y respetar sobre todo los gustos de cada uno. Es igual que, cuando a un amigo le gusta una chica que para ti es fea y sin embargo para él es la más linda, tú lo que haces es apoyarlo, porque es tu amigo. Pues yo creo que la homosexualidad debe ser igual, si no quieres apoyarlo pues no lo hagas, pero tampoco arremetas contra él por ser homosexual y, al igual que con tú amigo, respeta su opinión.

    Y sobre las leyes contra o a favor de los homosexuales, creo que se deberían tratar igual que a los demás y tener las mismas leyes que los demás, no que por su orientación sexual sean discriminados, rechazados…

    Yo pienso que cada uno es diferente y por eso hay gustos para todo.

  4. Me parece totalmente absurdo que, viviendo en el siglo XXI, se sigan dando este tipo de atrocidades en el mundo, pero es lógico si uno se para a pensar en la sociedad en que vivimos (una sociedad llena de injusticia la mires por donde la mires).

    Todas las personas tienen derecho de libertad a la hora de elegir a la persona con quien quieren formar su vida, y como la libertad es uno de los derechos fundamentales del ser humano, nadie puede negárselo. Pero parece que no es así, que si les parece mal a la iglesia o a gente con poder, podemos coger y negárselo, porque queremos, con la cara dura de no dar ni siquiera una argumentación que tenga algo de peso.

    ¿Cómo es posible que haya tanta gente y tantos países hoy en día que piensen así de la homosexualidad? Es algo que nunca me ha entrado en la cabeza, ni me entrará, más que nada porque nunca he comprendido a la sociedad en la que vivimos, la cual tiene la culpa de todos los problemas, de todas las injusticias que hay.

    En cuanto a lo que dice mi compañera Cristina de que los homosexuales no hacen daño a nadie, es algo con lo que estoy en parte de acuerdo y que me gustaría discutir, ya que he vivido una experiencia un poco negativa con respecto a ese punto. No todos los homosexuales son unos santos. Muchos de ellos se niegan a reconocer que lo son y, mientras tanto, están con mujeres, a quienes están engañando, a quienes les están haciendo perder parte de su vida, creyendo que la persona que tienen a su lado les ama como tales, y no se dan cuenta de que es mentira. Muchos de estos, mientras están con esas mujeres, las engañan con otros hombres, cosa que me parece una locura. Luego, para rematar, estos â??hombresâ?, porque después de lo que hacen no creo que se merezcan ser nombrados así, llegan hasta tener una familia, para luego dejarla destrozada e irse con el hombre con el cual les ha estado engañando durante gran parte de su vida.

    Antes de terminar, me gustaría mencionar algo que escuché en la televisión que me chocó mucho. Se trata de que el gobierno pretende que las operaciones de cambio de sexo para los homosexuales fueran gratis. Yo me paro a pensarlo y creo que es muy injusto y que esto origina muchos problemas a los homosexuales, además de los que tienen. ¿Por qué? Pues por el simple hecho de que no es justo que se mueran personas porque no tienen dinero para una operación, o que tengan que pagar cantidades enormes para ello, y que a ellos ahora, para cambiarse de sexo, se lo den por su cara bonita. Yo creo que esto generará muchísimos problemas, ya que se les tendrá más odio del que se les tiene ahora.

    Concluyendo, desde mi punto de vista, creo que, a pesar de que parezca que estoy en contra de los homosexuales, los homosexuales deben ser tratados como personas normales que son, y no como â??cosasâ? que parecen que te pueden pegar algo.

  5. En primer lugar me parecen vergonzosas las medidas que se toman, y se han ido tomando a lo largo de los años contra los homosexuales. La homosexualidad es algo natural, incluso en el mundo animal se da, no entiendo por qué no se acepta.

    Por una parte, también me gustaría comentar que no me parece correcto decir, homosexuales buenos o malos, ellos por encima de todo, son personas, y en su condición de personas pueden ser mejores o peores. Hablando desde la experiencia propia, he tenido experiencias buenas y otras malas en relación con los homosexuales, pero jamás los he juzgado en cuanto a su condición sexual, sino en tanto que personas, porque desde mi punto de vista ser homosexual o heterosexual es una mera característica de la persona referida a sus gustos, sin mayor importancia.

    Por otra parte, para formar una pareja lo que cuenta es el amor, ¿no es así? Y por qué se juzga el amor entre dos hombres o entre dos mujeres, ¿es peor que el que se da entre hombre y mujer? Quizás incluso en algunas ocasiones puede ser más puro, ¿Quién sabe? Esto es como todoâ?¦unas parejas son â??mejoresâ? y otras â??peoresâ?, por supuesto digo esto sin ánimo de ser yo la que las categorice.

    En cuanto al pensamiento del Vaticano, sinceramente no lo entiendo, sus argumentaciones no son suficientes, ¿discriminación hacia los matrimonios tradicionales heterosexuales? No sé en que se basan para decir esas cosas, pero, según mi opinión, ahí también entra el juego el dinero, como en la mayoría de las cosas, les conviene que todo siga como era antes, tienen miedo a que las personas, por unas cosas o por otras, rechacen el casarse por la iglesia�y todo ¿por qué? Simplemente, por el dinero, y esto sí que me parece vergonzoso, que se juegue con la vida de las personas, y más que lo haga una institución tan importante y tan ligada a la moral, a las relaciones con las personas, y a Dios, como lo es el Vaticano, y todo�por dinero y poder, que para mí, es una de las cosas que más perjudica al mundo.

    Por último, quiero añadir que el centro del problema no está lejos, está en nosotros mismos, en la sociedad, más cerca de lo que algunos piensan , ya que hay personas que, por miedo a que se les tache de intolerantes, sostienen que aceptan a los homosexuales, pero en su interior no es así, siguen sintiéndolos diferentes, siguen discriminándolos, pero, claro, en esta sociedad las apariencias lo son todo, y es fácil quedar bien, mientras el problema sigue ahí, y no hace falta buscar profundamente para hallarlo , simplemente mirando a nuestro alrededor.

    Estas cosas son las que me hacen cuestionarme si la capacidad de raciocinio del hombre nos llevará a buen puerto.

  6. Desde el nacimiento, y especialmente desde la adolescencia se van definiendo en nosotros una serie de características físicas que nos ayudan a convertirnos en las personas que somos y que marcarán nuestra diferencia de cualquier otra persona. Porque seamos blancos, negros, homosexuales, travestis� ya nos están discriminando.

    Pero esto de la discriminación de la homosexualidad viene desde chiquitos, cuando nuestras madres o padres le dicen a un niño que les gusta jugar con las muñecas â??niño no juegues a las muñecas, que eso es cosa de niñasâ?, u otro ejemplo mayor â??niño no llores, que llorar es de niñasâ?, pero, ¿por qué? Acaso los niños no pueden mostrar sus sentimientos, acaso ellos no pueden desahogar sus penas. Y pensar en el día de hoy,¿ cuantos hombres lloran?â?¦ Muy pocos ¿Por qué? ¿Porque consideran que son menos hombres, menos machos? Me gustaría que algún chico me contestara y me diera la razón porque, claro que los hombres lloran, pero a solas, sin amigos delante, ni nadie delanteâ?¦ ¿es así?

    Yo personalmente adoro a los homosexuales, porque conozco a muchos y tengo alguno que otro cerca, y la verdad es que los adoro sinceramente, ésta importancia que nosotros le damos ellos no se la dan, sí les importa claro está, pero viven tan felices y pasando de la gente que no los apoya, simplemente pasan de toda está polémica, y muy bien que hacen, que vivan su día a día, se enamoren y hagan lo que tengan que hacer, sin importarle lo que nadie piensen, ellos no hacen ningún daño, son personas como todos nosotros, no hay que despreciar a nadie.

    Por favor, yo sé que la gente que no los respeta es difícil de charlar con ellos, y que adopten unos puntos de vista para que entiendan, pero de verdad, entrad en razón, y poneos en su pellejo.

  7. Todo esto me parece mal. No me gusta que los homosexuales sean discriminados, y esto no es de este tiempo, todo viene de tiempos atrás donde no era aceptada la homosexualidad.

    Pienso que se debería respetar a estas personas, porque si nosotros estuviéramos en su lugar no nos gustaría que nos tratasen como en ocasiones tratan a estas personas. No son diferentes por el simple hecho de sentirse atraídos por una persona de su mismo sexo, al revés, deben ser tratados como otra persona cualquiera.

    Me parece llegar a un gran límite el penalizar esto con cárcel. Hay situaciones en el mundo que nos deberían preocupar más que todo esto, ya que yo creo que no hacen mal a nadie.

    En fin, aún quedan mentalidades en este mundo que no aceptan la homosexualidad, las considero mentalidades antiguas, porque hay personas que alardean de ser muy modernos y que todos debemos poseer libertad, pero, ¿y este tipo de personas no pueden tener la misma libertad?. Por favor, esto es insostenible, estas personas tienen la misma libertad y derechos que todos.

  8. Pienso que todas las personas tienen derecho a realizar su vida cerca de la persona a la que quieren, da igual que sea de su mismo sexo o no. Nadie puede quitarle a nadie la libertad de elegir.

    Creo que en esta sociedad, en la que la apariencia lo es todo, se critica demasiado a los homosexuales, pero no sé por qué si son totalmente iguales a nosotros, ¿por qué no pueden elegir libremente lo que quieren?, ¿por qué si ven a una pareja heterosexual mostrando su amor en público no les llama la atención y, si lo hace una pareja homosexual, les sorprende?

    Con respecto a las medidas que se toman en esos países, espero que entren pronto en razón, porque me parecen unas leyes aberrantes.

    También pienso que hay que educar a los niños y niñas desde pequeños en este tema y enseñarles que estas personas son totalmente iguales a nosotros y tienen el mismo derecho a demostrar su amor que cualquier persona heterosexual, porque pienso que, si todavía hay personas que señalan con el dedo a estas personas, es porque a su alrededor, es decir, en su familia y amigos no se trata con normalidad este tema sino que se ve como algo »raro».

    Me gustaría que las personas que piensan mal de los homosexuales recapacitaran un poco y pensaran por qué los tratan como los tratan y que se pongan en su lugar, es decir, que quisieran a una persona del mismo sexo y no lo puedan manifestar por miedo a burlas o a insultos.

    En fin, espero que estas injusticias acaben dentro de poco, porque pienso que les están haciendo mucho daño no tratándolos de la misma manera que a las demás personas.

  9. Pienso que los homosexuales, como tales personas que son, deberían tener exactamente los mismos derechos que un heterosexual. Según dicen los científicos, el ser homosexual no es algo, por decirlo de alguna manera, una enfermedad, tal y como piensan algunas personas. El ser homosexual, dicen que ha sido impuesto por la religión.

    Creo que, si las personas fueran un poco más conscientes de sí mismas, no se tendría ni que haberse propuesto la ley. Supongo que el pensamiento de las personas, poco a poco, va evolucionando, aunque todavía queda un largo camino por recorrer, sobre todo en aquellos países donde está castigado por la pena de muerte.

    Las personas, deberían recapacitar un poco, y ponerse en el lugar de esas personas y lo mal que lo deben de pasar.

    Para terminar, sólo me queda decir que veo bien que hayan propuesto esta ley, ya que la gente no reacciona por sí mismas y así, dejar tranquilas a estas personas de una vez por todas.

  10. Por muy duro que sea reconocerlo, el artículo está en lo cierto. Hoy en día todavía quedan personas, si se les puede llamar así, que están en contra de la homosexualidad. Me resulta muy vergonzoso que en la actualidad, en pleno siglo XXI, todavía haya este tipo de personas que vean como una enfermedad el ser homosexual.
    En muchos países menos desarrollados, puedo ver más normal que todavía sea raro el ver a dos personas del mismo sexo juntas, pero en España, con las leyes de igualdad y con todo lo que se ha hablado sobre este tema y se ha procurado enseñar que la gente no es peor persona o es diferente por ser homosexual, me duele ver que no sirve de mucho para algunas personas que siguen pensando igual que hace muchos años. Tan diferentes son los homosexuales, como los heterosexuales, lo que ocurre es que desde que se nace nos han estado diciendo que lo correcto es estar con una persona del otro sexo y nosotros hemos crecido con esa idea y, por eso, a mucha gente le parece que los raros son los homosexuales y no ellos mismos.

    Por otra parte, me parece una atrocidad y una aberración lo que algunos países musulmanes hacen con los homosexuales. Si una persona es diferente por tener otro tipo de â??gustosâ? que no tengamos nosotros, no hay que matarla ni meterla en la cárcel. En estos casos, las malas personas no son los homosexuales, sino los que piensan que hay que asesinarlos o condenarlos, porque demuestran que no tienen inteligencia alguna y que viven todavía en la prehistoria. Debería existir un castigo para la gente que los juzga y no para los que son juzgados, porque ya suficiente humillación reciben por parte de algunas personas de la sociedad como para encima ser castigados por â??ser diferentesâ?. En mi opinión, todos somos iguales tanto ante la ley como en derechos humanos y todos tenemos derecho a ser felices tengamos la condición que tengamos.

  11. En mi opinión, esta actitud es totalmente retrógrada, ya que parece mentira que en pleno siglo XXI aún haya gente que piense de esta manera y pretenda negar algo tan básico como los derechos humanos.
    Lo más sorprende es que países, como Estados Unidos, estén en contra la abolición de esas leyes que penalizan las relaciones homosexulaes, y digo que es sorprendente porque, aparte de ser un país desarrollado, tiene la desfachatez de llamarse a sí mismo â??el país de las libertadesâ?, ¿qué libertades?, ¿la libertad de tener armas?, porque si no no entiendo de que libertades presume, pero, vamos, que ya casi no hay razones para sorprendernos ante este adorable país que, entre otras cosas, tuvo la magnífica idea de invadir un país y provocar miles de muertes civiles con la estúpida excusa de encontrar armas de destrucción masiva.

    Por otro lado, el Vaticano, la ciudad del cristinanismo, cómo no. A estos sí les parece bien que un hombre maltratador y borracho se pueda casar con una mujer, ante esto hay oposición, pero claro lo que si va en contra de sus ideales es que dos hombres o dos mujeres que se quieran puedan tener una relación. Es algo irónico que los defensores del cristianismo, proclamadores del amor y la paz estén en contra precisamente del amor que defienden, solo porque sea entre dos hombres o entre dos mujeres, y que digan que están en contra, porque así son las enseñanzas de Cristo, pero que yo sepa en la biblia no dice en ningún momento que dos hombres no puedan tener una relación. Pero de esta religión o mejor dicho, secta con muchos seguidores, tampoco es de extrañar esta mentalidad, sobre todo después de que según sus ideales sea mucho mejor que jóvenes con 16 años se queden embarazadas o que millones de personas contraigan el sida, porque, claro, ven muy ofensivo el uso del preservativo, seguramente la prohibición de los preservativos vendrá en el mismo ejemplar de la biblia en el que encontraron que dos hombres o dos mujeres no pueden mantener una relación…mejor callarse.

    Aún así, afortundamente, y especialmente en nuestra sociedad, aunque todavía queden personas con mentalidades retrógradas y homófobas, cada vez son más las personas que van abriendo los ojos y son capaces de ver que no hay absolutamente nada de malo en la homosexulalidad.

  12. La actitud de la Iglesia me parece vergonzosa, ellos son los que deberían oponerse a cualquier tipo de condena de muerte. Supuestamente defienden la vida por activa y por pasiva, tanto es así, que rechazan rotudamente la eutanasia. Entonces, ¿Por qué a quienes desean la muerte se la niegan y miran hacia otro lado para los condenados a ella?

    Respecto a EEUU, no es de extrañar, ¿Qué podemos esperar de un país donde cada vez más gente niega la evolución? Parece que retroceden en lugar de avanzar. Estados Unidos es un país que desprecia la cultura y la historia, puesto que ellos carecen de las dos. Luego se hacen llamar «la tierra de la libertad» ¿Libertad para quién? Libertad para machacar y saquear países, como es el caso de Irak o Cuba. Además, en muchos estados se continúa ejerciendo la pena de muerte, defendida por tantos cristianos beatos… No era de extrañar que tuvieran ésta actitud ante los homosexuales.

    En España afortunadamente se reconocen los derechos de los homosexuales, y no gracias a Dios precisamente sino al sudor y la sangre derramada, derechos que debieron ser incuestionables siempre. Sin embargo, todavía hay gente que se muestra receptiva a llamar a dicha unión matrimonio, ¿Por qué? no entiendo por qué siempre deben tener una distinción, una señal…, algo que los diferencie del resto, una forma de discriminación más sutíl que la pena de muerte, pero que no deja de ser una humillación para el colectivo homosexual.

    Creo que la ONU debería tomar medidades radicales contra este hecho y también contra otras muchas situaciones semejantes.

    Y por último me gustaría recordar a todos aquellos que consideran la homosexualidad como algo antinatural o raro, que la homosexualidad se ha demostrado que también se da en animales y que en otras culturas anteriores a la nuestra, como el caso de la griega, se consideraba normal, ya que la auténtica belleza era la del hombre y la mujer era solo objeto para la reproducción.

  13. En mi opinión, la iniciativa tomada por la ONU podría conseguir acabar en muchos países con dichas aberraciones. En esos países lo único que ocurre, creo yo, es que la población tiene miedo al cambio. Y el motivo de este miedo no es otro sino su religión. Siempre es lo mismo: la religión impide tener relaciones homosexuales porque van en contra de la naturaleza… Pero, realmente, en la naturaleza vemos muchos ejemplos de homosexualidad: así, podemos ver continuamente a un perro con otro, porque ellos no distinguen entre sexos. Alguien podría decir que eso es porque están en celo, pero es precisamente por eso: el celo es algo innato, que la propia naturaleza les proporciona.
    Por eso, yo veo normal que sea el Vaticano el primero en oponerse a la homosexualidad (si bien no entiendo su postura). Sin embargo, no entiendo cómo un país tan desarrollado como Estados Unidos, puede ver normal que se penalice a las personas que mantienen relaciones homosexuales. Este país es el de los sueños de muchos jóvenes por la libertad que nos ofrece. Pero, ¿a esto le podemos llamar libertad?
    No veo el porqué de esta posición. El amor, supuestamente, no se refiere al físico ni a lo superficial, sino a lo que hay dentro de cada persona. Si alguien se enamora del interior de una persona de su mismo sexo, ¿qué tiene de malo? La respuesta es fácil y sencilla: nada. Sólo hay que aceptarlo, dejar que en nuestra mente se haga normal que dos hombres o dos mujeres se besen por la calle. Porque eso es otra cosa: ¿a quién le gusta que cuando pasea le señalen con el dedo? Yo creo que a nadie, y menos si le miran como diciendo â??¡Por ahí va el bicho raro!â?. Nadie miraría así a un conocido, sólo a alguien con algún defecto o a una persona con una enfermedad notable. Y, por ello, esas personas que señalan a los homosexuales con el dedo o hablan de ellos, los tratan como si fueran enfermos, cuando a lo mejor son más normales que ellos mismos.
    Por otro lado, debemos observar en qué momentos de la historia se han producido esos rechazos a los homosexuales: en momentos de dictaduras, de retroceso en las mentalidades. Así, España es un país donde se puede observar muy bien esto: con Franco nadie se atrevía a declarar su homosexualidad, muchas personas se tuvieron que exiliar por eso (por ejemplo, poetas). Sin embargo, ahora pueden ir libremente agarrados de las manos por la calle, aunque aún haya personas que no lo vean bien.
    En conclusión, el reconocimiento de derechos a los homosexuales, como el matrimonio y la adopción, suponen un avance en las sociedades, en las mentalidades de la población, en la libertad. Yo me pregunto, ¿hay algo más bonito que ir con la persona que quieres por la calle, abrazados, mostrándose el cariño que se tienen? Yo creo que no.

  14. En mi opinión, es verdaderamente una barbaridad que algunos países, como los citados en el texto, cometan este tipo de aberraciones en contra de la homosexualidad, como lo es la pena de muerte.
    Los homosexuales no tienen una enfermedad, (aunque de ser así tampoco se les tendría que tratar como se les trata), no son raros, no hacen algo antinatural, como mucha gente se atreve en pleno siglo XXI a decir. ¿Qué hacen?, ¿A quienes dañan?, simplemente viven, como ellos han decidido vivir, al igual que los heterosexuales deciden vivir con una pareja del sexo opuesto a ellos. No hacen daño a nadie, simplemente… ¡VIVEN SU VIDA!

    Me produce risa ver cómo los países se empeñan en hacerse las víctimas de no poder conseguir la igualdad dando a entender que ellos lo intentan� ¿tratar así a estas PERSONAS es intentarlo? En mi opinión, dichos países no tienen derecho ni a abrir la boca.
    En cuanto a la iglesia…, me quedo sin palabras, me parece realmente vergonzoso. Son los primeros en buscar la igualdad, en buscar el bien para todo el mundo, perdonan a los pecadores, porque merecen otra oportunidad, y ¿qué es de estas personas que siguiendo sus gustos, viviendo su vida y, sin tratarse de pecadores, son condenadas a muerte, y no sólo a esto, sino a humillación por parte de la sociedad, por parte de la iglesia que hasta hace poco se negaba a aceptar los matrimonios homosexuales, como si estas personas fuesen «cosas» a las cuales tienen derecho a orientarles su vida? Todo esto sin hablar de la adopción, todos se preguntan, ¿cómo van a adoptar?, ¿Cómo se va a sentir el niño si, en vez de de tener una madre y un padre, tenga dos padres o dos madres? Desde luego se va a sentir como la sociedad quiera que se sientan, porque si la homosexualidad no estuviera señalada y estuviese aceptada no cabría lugar a hacerse este tipo de preguntas.

    Todo este problema proviene de la infancia, a todos nos enseñan (la familia, colegio, amigos, etc.) que las parejas están formadas por un chico y una chica, por lo que, al ver algo que se sale de esa definición, nos quedamos extrañados, pero no entiendo que se pueda marginar.

    En España afortunadamente se reconocen los derechos de los homosexuales, y espero que se pueda llevar a cabo el planteamiento de la ONU, y que los homosexuales se puedan sentir como personas totalmente normales, como lo que son, aceptados por la sociedad y que si quieren puedan proclamar su homosexualidad, como lo hacen los heterosexuales, sin ser señalados ni marcados.

    En conclusión, ¿qué mejor que cada uno viva su vida como quiera y con la persona a la que quiera?

  15. Me parece totalmente absurdo que en el siglo en el que vivimos se esten produciendo aún todas estas discriminaciones hacia las personas homosexuales y que ha muchas se le sigan señalando por el sexo que eligen .

    Yo creo que nuestra sociedad siente miedo a dar paso a este gran avance en el que se puede aceptar a todo el mundo, independientemente del sexo. Un claro ejemplo, en muchas ocasiones es cuando alguno de nuestros mejores amigos nos dice que es homosexual y por ello, como que dejamos de tener tanta relación con él, sin embargo cuando nuestro amigo se siente atraído por una chica no estamos en el mismo caso ni en la misma situación segun nosotros.

  16. La verdad, resulta crispante este tipo de noticias. Está claro que la tendencia sexual de cualquier persona, así como su sexo, no determina ni condiciona sus derechos. Así, es absurdo que determinado grupo de personas se nieguen a reconocerlo. Pero, además, lo que mayor irritación puede provocar es que determinados países, algunos considerados democracias, se nieguen de la misma forma a considerar a los homosexuales dicho derechos. Entre los que más me han sorprendido, está la super gran democracia: Estados Unidos, la grandísima tierra de las libertades. Y ya la excusa suena a chiste, por lo que me limito a infravalorarla.
    Sin embargo, a pesar de que en la época del franquismo la homosexualidad estaba penada por la ley, hoy día, en pleno siglo XXI, la situación en España es muy diferente, y puede considerarse como uno de los paises »más tolerantes» en este aspecto. En cambio, esta tolerancia se ve muchas veces pisoteada por comentarios y conductas homófobas, que diariamente y, sin darnos cuenta, realizamos.
    Por el contrario, me permitiré el lujo de discrepar en una de las ideas que expone Matías, el moderador del blog, pues no considero que el comentar »por lo bajo» la sexualidad del que pase por nuestro lado sea una forma de discriminación, y menos aún de un grupo social que está muy orgulloso de ello, y el cual tiene un día en el calendario para hacer notar su orgullo.
    Con todo, espero que la homosexualidad se tome en serio de una vez, y que los derechos de quienes la disfrutan no se vean reducidos. Además, espero que mis comentarios no hayan parecido homófobos, pues ni mucho menos es esa mi intención.

  17. Cuando veo este tipo de noticias, no puedo evitar enfadarme.

    ¿Cómo es posible que en el siglo XXI sigamos pensando de esta forma? Me parece inaceptable que los homosexuales sigan siendo objeto de discriminación. La orientación sexual de una persona no delimita su personalidad ni su forma de ser y muchísimo menos justifica un trato de inferioridad, como si fueran menos personas que los heterosexuales.

    Ya sabía que en algunos países, como en Arabia Saudí, había castigos severos para los homosexuales, pero ver la foto de esos jóvenes siendo condenados a muerte frente a una muchedumbre que no puedo evitar calificar de bárbaros hace que me hierva la sangre. ¿Por qué se permiten estas cosas en la actualidad? Esos chicos no han hecho daño a nadie, ¿qué gana el pueblo condenándolos a muerte?

    Sin duda, la religión tiene mucho que ver en este asunto, me parece pura hipocresía que religiones como la católica pregonen mensajes de amor y fraternidad y después no den su favor a la despenalización de las relaciones homosexuales. ¿Y luego el Vaticano se queja de que en la sociedad actual somos unos descreídos y de que están teniendo la mayor crisis de fe de toda su historia? En mi opinión, se lo merecen, no pueden seguir anclados a leyes tan arcaicas y bárbaras.

    Por otro lado, tenemos a Estados Unidos, la cumbre del desarrollo y el «país de las libertades». Ya veo hasta donde llegan estas libertades, no me esperaba una reacción tan homófoba, como esa, en los estadounidenses, pero seguramente también tendrá que ver con el catolicismo, porque allí hay grandes sectores del cristianismo más conservador y uno se entera de cosas tan atroces, como la negación de la enseñanza de la teoría evolutiva de Darwin en algunas escuelas. Esperemos que no haya muchos países que piensen de este modo.

    En conclusión, diré que estoy totalmente de acuerdo con esta reforma de la ONU y tengo la esperanza de que el resto de naciones, que aún no han apoyado esta reforma, recapaciten y se den cuenta de que por encima de homosexuales, heterosexuales, negros o blancos somos lo mismo, SERES HUMANOS.

  18. Es bueno que nos unamos todos los corderos de dios en tiempos como este donde la transgrecion de los diez mandamientos es el objetivo principal de muchos gobernantes tal es el caso de obama que favorece a los hijos del mal los gays homosexuales parece que la profecia se cumple sobre eeuu porque se asemeja mas a la gran ramera del mundo donde fornican los gays donde incentivan la guerra y discrimanan a pueblos como cuba queridos hermanos tenemos que darnos cuenta de no ser eganados por la gran ramera de eeuu que quiere la fornicacion de los gays y las guerras mantengamonos fuertes.amen en el nombre de cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *