Romper el cristal de la ventana

Las cosas pasan siempre al otro lado de la ventana” dice una canción de Estopa. Se refiere a que vivimos en una especie de burbuja, desde la que vemos lo que sucede en el mundo, sin hacer nada por mejorarlo.

Por ejemplo, el pasado domingo se abrieron los periódicos con un titular, que a fuerza de verlo repetido, se ha convertido en algo normal: “Nuevo caso de violación en grupo de una mujer de 29 años en India”.

Leyendo el cuerpo de la noticia conocemos que éste es el país donde más se discrimina a las mujeres, pues siguen siendo vendidas como bienes, obligadas a casarse a los diez años, quemadas vivas por disputas relacionadas con la dote y explotadas como mano de obra doméstica.

Las mujeres representan la mitad de la población que hay en el mundo y, dependiendo de donde nazcan, así correrá su suerte. Y no es solo India, sino también Arabia Saudí, donde no pueden viajar, trabajar, estudiar en el extranjero, casarse, divorciarse o ingresar a un hospital público, si no es con el permiso de un hombre de su familia; Indonesia, donde, a estas alturas de siglo XXI, se sigue practicando la mutilación genital femenina; y China, donde la política de restricción de la natalidad ha llevado a las familias a abandonar y matar a sus propios hijos, especialmente, cuando son de sexo femenino.

Menciono solo estos cuatro países porque son los que menos garantía ofrecen, según un ranking elaborado por un grupo de especialistas, contra la violencia y la explotación de la mujer; pero se podrían añadir muchos más.

Ya que atrocidades como estas pasan siempre al otro lado de la ventana, Estopa nos invita  a cerrar el puño y romper el cristal de la misma, es decir, a no conformarnos con vivir sin levantar la voz, sino a luchar por mejorar el mundo en el que vivimos.

8 pensamientos en “Romper el cristal de la ventana

  1. Cuando la profesora nos contó esa terrible historia de la mujer violada, me quedé boquiabierta, porque, la verdad, no es algo muy agradable de escuchar.
    No es justo que todavía en algunos sitios se siga discriminando tanto a las mujeres, puesto que todos tenemos los mismos derechos. No sé si en España ocurren cosas parecidas a lo sucedido en India, pero estoy segura de que no ocurre tanto como allí. Según he leído en el periódico, en la India violan a una mujer cada 20 minutos, y por supuesto no me parece nada normal. Las mujeres en la India (además de en otros lugares nombrados anteriormente por el profesor) tienen que sufrir mucho, y eso no es justo.
    En cuanto a lo de la ventana, en mi opinión todos deberíamos romperla como dice Estopa, porque, aunque no sepamos de ellas, en el mundo se producen atrocidades muy graves que no deberían suceder.

  2. Estoy de acuerdo con la canción de Estopa, yo creo que la sociedad ya lo ve hasta algo normal en aquellos países, pero no es nada justo, se debería hacer algo para remediarlo.
    El otro día en la clase de sociales también estuvimos hablando de la situación de la mujer y estoy totalmente de acuerdo con que hay muchísimos más países que sufren esta violencia y explotación.
    Se podría hacer algo, como cambiar el gobierno y desarrollar un nuevo pensamiento en la sociedad, quizás con el paso de los años estos países acaben desarrollados.

  3. No veo normal que siga habiendo sitios en los que la mujer es inferior, donde es violada por grupos de hombres , donde no puede estudiar, ni trabajar ,ni viajar, si no es con el consentimiento de un hombre de la familia .

    Yo no podría salir a la calle sabiendo que podría haber un loco suelto que podría violarme y mucho menos imaginarme que podrían ser varias personas , viviría con miedo a salir , estaría encerrada en casa y me volvería loca, porque a mí me encanta salir, disfrutar de la vida, juntarme con mis amigas y charlar en el parque, así que no se qué haría, si me quitaran ese tiempo solo por el miedo.

    Las mujeres hemos sido creadas para vivir y para ser felices, no para ser controladas, violadas, discriminadas, y mucho menos para ser mercancía.
    Tampoco me sentiría bien, si para para cumplir un sueño como viajar, tuviera que tener el consentimiento de un hombre de mi familia , ¿qué pasa?, ¿que si no dan el consentimiento me quedo sin viajar? . Pasaría lo mismo, si hablamos del trabajo o del estudio .

    Cada vez hay más y más casos de violación, cosa que no me parece normal, la sociedad va a peor y las buenas personas se están empezando a perder. Las violaciones se han visto ya tantas veces como noticia en el periódico que se ve algo normal, cuando no debería ser así, es más, no debería ni existir la palabra violación.

    En mi opinión, todos deberíamos romper el cristal de la ventana, como dice Estopa, porque a mí no me ha pasado eso, pero a miles de personas sí , es solo imaginar estar en su lugar y se me pone la piel de gallina, deberíamos tomar conciencia y acabar con esto, las mujeres somos persona, no objetos

  4. En muchos países se ha conseguido que las mujeres sean libres y no tengan que depender de los hombres. Algunas personas creen que el que las mujeres no puedan tener su propia vida se debe a su religión, pero en ninguna religión dice que los hombres traten a las mujeres como esclavas, que las exploten o que no tengan derechos, eso es una excusa que se han inventado los hombres para tener una vida de «señoritos», sin tener que «dar un palo al agua» en el hogar. El problema es que, si ellas no ceden, la mayoría son lapidadas, maltratadas, violadas,etc, como en Kurdistán donde la religión es muy estricta. Por desgracia, este problema va a seguir así durante muchos años y las personas de los países donde no les pasa eso a las mujeres deberíamos rebelarnos para impedir que pase.

  5. Estopa tiene razón, casos de violencia de género ocurren dia a dia y nosotros no hacemos nada por evitarlo, nos indignamos sí, pero con eso no arreglamos nada; si en nuestra familia o alrededor sospechamos de algún caso de estos, debemos poner remedio antes de que sea demasiado tarde.
    Lo de la India nos lo contó la profesora de Sociales y me puse de muy mal humor, si la familia no está de acuerdo y la gente tampoco, deberían ponerse en huelga e intentar poner un fin a esta situación, igual que en otros países donde estos casos ya no ocurren.
    No nos damos cuenta, pero cada vez que ocurre un caso de violencia de género hacemos como si fuera algo normal y no lo es para nada, espero que algún dia pongamos fin a esto.

  6. Creo que no son nada justas estas situaciones en algunos países, ya que todos somos iguales y no se deberían dar estos casos en ningún lugar del mundo, pero no creo que podamos hacer mucho para cambiarlo ya que deben evolucionar(porque creo que son países involucionados) como otros países de Europa en los que antiguamente también se daban estas situaciones.
    Con respecto a lo de China, no lo veo bien, pero lo veo lógico ya que su gobierno no les permite tener más de un hijo por pareja, y en ese país los hombres tienen más posibilidades de encontrar trabajo que una mujer y poder mantener a sus padres cuando estos no puedan mantenerse por sí mismos.Por eso se ven obligados a matarlos o darlos en adopción. Quizá por ese último motivo vemos tantas »chinas» adoptadas.

  7. Todos deberíamos romper el cristal de la ventana, como dice Estopa. Pienso que las mujeres no hemos sido creadas para que nos violen, nos controlen, día y noche, nos discriminen y mucho menos para que nos vendan. Somos muy importantes, ya que, si no fuese por nosotras, no tendrían hijos, ni otros muchos más placeres.
    En esos países tratan a las mujeres como ‘la ultima mierda del mundo’ y eso, no es así, porque para que ellos existiesen en esta vida, una mujer los tuvo que dar a luz, de eso no se dan cuenta, pero una mujer es lo mejor que pueden tener.

  8. Creo que en estos países deberían tomar más en serio a las mujeres, ya que no son juguetes, sino que al igual que ellos son seres humanos. Pero en esos países parecen que ellos disfrutan maltratándolas y haciéndoles daño.
    Lo que no entiendo es el temor que tienen los hombres de que ellas tomen sus propias decisiones y no tengan que ser ellos los que las manden ni tampoco los que piensen por ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *