JOSÉ ANTONIO MUÑOZ ROJAS

“La dicha, qué es la dicha?

La dicha, qué es la dicha? (La palabra
no me hace feliz, dicho de paso). Yo diría
que es sencillamente ir contigo de la mano,
detenerse un momento porque un olor nos llama,
una luz nos recorre, algo que nos calienta
por dentro, que nos hace pensar que no es la vida,
la que nos lleva, sino que nosotros somos
la vida, que vivir es eso, sencillamente eso.”

A José Antonio Muñoz Rojas, casi centenario, amigo de los poetas del 27, malagueño, lo imaginamos solo paseando por el campo, como Antonio Machado, o cogido de la mano de su mujer, como en este poema, con todos los sentidos alerta, aspirando los aromas del campo, sintiendo el calor del sol sobre su cuerpo, y sobre todo sintiéndola a ella.

Eran tan humilde y sencillo, que, según su gran amigo Juan Benítez “ha muerto porque no quería llegar a su centenario, ya que intuía lo que se había organizado en su honor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *