MICRORRELATOS

Creo que mis alumnos del PCPI han acabado adquiriendo la técnica del microrrelato, lo cual significa que han aprendido a utilizar, entre otras cosas, el recurso de la elipsis, pues, en esto de la literatura, a veces, vale más sugerir que decir: 

"Ella caminaba con su novio por la calle. Pasó un chico por su lado y cruzaron sus miradas. En ese momento, algo se produjo en el interior del novio, como un cortocircuito, ya no era él, se convirtió en otra persona…" 

Francisco Requena Sanz 

"Estaban discutiendo en el coche, cuando la mujer, harta de la discusión, se bajó para irse. Él le exigió que volviera, pero ella se negó. Entonces él muy furioso se bajó también del coche, la agarró violentamente y nunca más se volvió a saber de ella." 

Isabel María Sánchez Díaz 

"La encontraron tumbada en la tierra, debajo de un puente, con el cuerpo lleno de arañazos, golpes, y en medio de un gran charco de sangre. Y todo por una inocente mirada." 

Tatiana Moreno Sújar 

También han demostrado una cierta pericia en el recurso del contraste: 

"Después de un parto largo y doloroso, descansaba en la planta séptima del hospital, ya tranquila con su niña. La miraba con ternura, cuando de repente, oyó ruidos en el pasillo, una fuerte discusión con la enfermera… Instantes después, se abrieron las puertas de la habitación y, al reconocerlo, se quedó paralizada." 

Irene Almagro Montes 

"Qué difícil fue enamorarte aquella tarde de primavera, cuando caminabas junto a tus amigas, por el parque; pero, sin embargo, qué fácil fue perderte aquella noche en nuestra casa, después de aquella maldita conversación."    

Jonatan Gómez Sojo 

Han conseguido sorprenderme, igualmente, con un final inesperado: 

"¡Qué recuerdos tengo del día de mi boda! ¡Qué felicidad! Lo recuerdo como si hubiera sido ayer. ¡Cómo llegamos a la iglesia separados! ¡Cómo esperé ansioso su llegada en el altar ¡Cómo la vi aparecer, como un ángel, vestida de blanco! Estaba preciosa. Éramos felices. Ella era bellísima, encantadora… Y la quería mucho. ¿Por qué demonios lo hice?" 

Ángela Alguacil García 

O, en un ejercicio de síntesis, que recuerda a Augusto Monterroso, han logrado reducir la historia  y depurarla hasta dejar lo que es absolutamente necesario: 

"Yo tenía la mejor vida de todas, pero por decir “sí, quiero” me la arruiné." 

 José Antonio Murillo García 

Algunos de estos microrrelatos han sido seleccionados para representar a nuestro centro en el III Concurso de Literatura Hierbreve, concocado por el Centro de Profesores de Córdoba, con el lema "Contra la violencia hacia las mujeres".

5 pensamientos en “MICRORRELATOS

  1. Aquella fuerte discusión, aquella mirada agresiva, aquel tortazo, y todo por llevarte la contraria.
    NO FUE SUFICIENTE, para darme cuenta.

  2. Me despertò un horrible olor a whisky, a las 7 de la mañana, sentí una mano en mì cara y se me fueron todos los pensamientos alegres que recordaba. Volví a cerrar los ojos y nunca màs los volví a abrir.

  3. Para ella el tiempo no pasaba, cada día era un infierno, siempre eran golpes y más golpes, hasta que un día, mirando por la ventana de su habitación, decidio acabar con su sufrimiento.

  4. Cuando llegó,empezó a gritarle sin razón y ella asustada se encerró en su cuarto. Con extremada violencia golpeó a la puerta y, al final, rompió el cerrojo y entró; la cogió del pelo y la arrastró hacia la cocina, cogió un cuchillo grande y afilado y dijo:

    -Cierra los ojos y no digas nada, verás la luz.

    Entonces él le rebanó la cabeza y el cuerpo cayó al suelo con un golpe seco. Cogió su cabeza y salió a la calle dando un paseo como si nada. Puso la cabeza en un bordillo y empezó a hablarle:

    -¿Por qué me has obligado a hacer esto?
    -Por tu culpa ahora me buscarás un lío.

    Ël empezó a escupirla y a insultarla. Enfurecido fue a su casa y cogió un cuchillo y se lo clavó en el corazón.

  5. La noche anterior se oyeron voces de discusión, hasta el momento en que pararon. A la mañana siguiente, había policía por todo el barrio y, en especial, en ese mismo portal donde sucedió la discusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *