INSTRUCCIONES PARA ESTAR EN CLASE

Una vez adoptada la actitud natural de estar sentado en el aula, que consiste básicamente en mantener el cuerpo erguido, para evitar dolencias de espalda, mirando al profesor, como se dijo, con los codos y los antebrazos apoyados en la mesa para facilitar el acto de la escritura, y los pies descansando en el suelo, conviene estar atento a las explicaciones del profesor, de tal manera que evitemos preguntarle lo que acaba de decirnos o escribir en la pizarra.

Estar atento implica también no hablar con el compañero, a pesar de que algunos alumnos sean capaces de seguir dos conversaciones al mismo tiempo, emulando el don divino de la ubicuidad.

Si transcurridos cinco minutos, aparecen los primeros síntomas de cansancio o aburrimiento, es conveniente controlar la cabeza y el cuerpo que tienden a ir hacia abajo: la primera buscando desesperadamente la palma de la mano y el segundo abandonando su posición natural de erguido.

Los que se encuentran sentados junta a la ventana, también deben controlar el impulso irresistible de contemplar las evoluciones de sus compañeros que, en ese momento, tienen clase de Educación Física, en las pistas polideportivas.   

Si un profesor nos da confianza, desde el principio, porque entiende que la educación no es el resultado de la imposición, sino del acuerdo y el diálogo, no es aconsejable, tomarle por el pito del sereno, como se dice vulgarmente, porque corremos el riesgo de conseguir de él justo lo contrario de lo que deseamos.

Si el mismo profesor nos pide, por favor, en repetidas ocasiones, que nos callemos, porque impedimos la concentración en el trabajo de nuestros compañeros, conviene que le hagamos caso, sin necesidad de que nos lo tenga que decir en tono conminatorio y bajo la amenaza de expulsarnos de clase, aunque sólo sea porque este tono de voz suele ir acompañado de una sobreexcitación del profesor, claramente perjudicial para su salud.

Finalmente, si transcurridos 40 ó 45 minutos oímos ruidos de pisadas y murmullos en el pasillo, no debemos guardar el libro y el cuaderno de apuntes en la mochila, dando la clase por concluida, pues es el responsable del aula en ese momento, entiéndase el profesor,  el que decide cuándo se puede realizar dicha operación.

6 pensamientos en “INSTRUCCIONES PARA ESTAR EN CLASE

  1. Lo que a mí me parece es que eso es la verdad de lo que hacemos, pero todo eso se puede cambiar. Lo que más me ha gustado ha sido lo del comentario de la silla, porque lo hacemos todos en la clase.

  2. Yo creo que que es verdad lo tú dices, Matías, deberiamos estar todos a su hora en clase, pero muchos de la clase viven lejos y tardan más. Estamos muy revoltosos, porque no tenemos clases de educación fisica.

  3. Hola, Matías, tienes toda la razón en lo que dices, pero comprende que estamos seis horas sentados en el mismo pupitre y te aburres y ademas te desesperas, pero, bueno, haremos un esfuerzo.
    También hay una cosa , y es que no nos saquen para desahogarnos, y es tambien la reacción de los alumnos creo que es mi opinión.

    Un saludo, Matías.

  4. ¡¡Hola profe!!

    Es cierto que solemos adoptar una postura un tanto molesta para algunos profesores, pero tenéis que entender que pasamos muchas horas sentados en una silla muy incómoda.
    A veces, sí que es verdad que nos pilláis hablando con el compañero de alguna tontería de las nuestras, pero también tenéis que confiar un poco más en nosotros, porque hay veces que sí que estamos preguntándole algo al compañero respecto a la clase y en seguida os ponéis a reñirnos.

    También pienso que nos podrías poner un par de horas de gimnasia, para despejarnos de tanta clase, porque no hay que olvidarse que algunos hemos elegido este curso para intentar sacarnos nuestro graduado más fácilmente, eso sí, estudiando y haciendo lo que nos pidáis, pero tenéis que entender que muchos de nosotros llevamos años sin estudiar, y que ponernos tantas asignaturas y ningún descanso puede llegar a hacerse muy pesado y algo insoportable.

    Con respecto a que solemos despistarnos con la ventana, es cierto, en cuanto vemos algún conocido o algo que nos llame la atención, solemos despistarnos con gran facilidad.

  5. ¡Hola Matías!
    En tu comentario noto el cansancio de la persona que constantemente piensa en lo mejor para los demás y éstos no reaccionan poniendo el empeño necesario, sino por el contrario se creen con la razón, piensan que su actitud es adecuada y además se permiten excusarla.
    Sólo quiero aplaudirte por tu constancia y empeño, pedirte que no pierdas el aliento y piensa que aunque no lo parezca tu dedicación tendrá sus frutos.
    Mucho ánimo y un saludo.

  6. Hola,Matias, yo opino que eso de estar bien sentados en nuestro sitio es muy dificil poque podemos estar una o dos horas bien sentado pero no seis y nosotros somos muy nerviosos y no tenemos educacion fisica ni na y por eso siempre estamos tan revoltosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *