Juventud y alcohol

El ministerio de Sanidad prepara nueva legislación sobre nuestra droga tradicional: el alcohol. En un reciente estudio realizado por el gremio cervecero, la mitad de los jóvenes opinaban que las medidas restrictivas son ineficaces para rebajar su consumo. Además la mayoría de las opiniones hablaban de diferenciar entre bebidas con más o menos alcohol.

A continuación te ofrecemos el artículo que publicó EP en la pasada Navidad:

Tres de cada cuatro personas consultadas en una encuesta reciente opinan que las leyes sobre consumo de alcohol deben diferenciar entre un vino y un gin-tonic y la mitad de los jóvenes considera que las prohibiciones no son eficaces en la lucha contra el consumo de alcohol. Los datos provienen de los estudios de mercado de Cerveceros de España, pero la empresa que hace estos estudios ha puesto la lupa sobre la opinión acerca de las medidas contra el abuso de alcohol, en un momento en que el Ministerio de Sanidad prepara nueva legislación sobre el tema.

La encuesta es una iniciativa de la empresa Quota Research, aprovechando que realiza cada dos años los estudios de mercado del sector cervecero en España. Los datos coinciden con los del Plan Nacional sobre Drogas en cuanto al consumo. Un 77% de los encuestados de todas las edades ha tomado bebidas alcohólicas en el último mes. Entre los menores (de 15 a 18 años), el porcentaje es del 68%, confirmando un problema del cual, como dijo la ministra Elena Salgado, «las consecuencias todavía las desconocemos».

Con los últimos indicadores, el Ministerio de Sanidad prepara un anteproyecto, del que ya ha sido informado el Consejo de Ministros, para reprimir el consumo de alcohol por parte de menores. La futura ley generalizará la prohibición de comprar alcohol después de las diez de la noche y hará responsables a los padres si un menor es sorprendido bebiendo en la calle. Vender alcohol a menores, según dónde se haga, será multado con entre 10.000 y 600.000 euros.

Pero, ¿será lo mismo una cerveza que una copa? Preguntada fuera de contexto el lunes pasado en el Senado, la ministra Salgado no dudó un instante: «Cuando se trata de menores, lo que importa es la presencia de alcohol en la bebida, no los grados». El estudio de Quota Research revela que el 77% de los encuestados opina que «las medidas legislativas anti-alcohol deberían diferenciar las bebidas según su graduación alcohólica». Entre los resultados del estudio destaca que el 56% de los menores de edad que beben, lo hace en la calle (botellón). Entre los menores, un 27% declara tomar destilados de alta graduación, un 16% cerveza y un 14% vino (el 43% restante no hace botellón). Y el 52% de los menores de 30 años opina que las medidas prohibitivas del consumo de alcohol no son eficaces, frente al 35% que pensaba lo mismo en 2003. Entonces, ¿qué medidas funcionan? Sobre todo, según el 89% de los jóvenes, el «ejemplo de los padres y personas mayores». Por detrás, aparecen la «educación en la familia» (88%), el «diálogo con los hijos» (87%), la «formación en valores en la escuela» (82%), la «promoción de actividades de ocio» (70%). Hasta las «campañas publicitarias de sensibilización» (con un 70%) están mejor consideradas por ellos que las prohibiciones.

Y, ¿por qué beben? El 61% dice estar de acuerdo en que la responsabilidad está en los «problemas psicosociales».

Y tú ¿qué opinas?


13 pensamientos en “Juventud y alcohol

  1. En primer lugar, los padres deben ser los primeros en retirar a su hijo del alcohol, desde un principio, y no dejar que su hijo de 16 años se infle a cubatas, al igual que no lo dejaría esnifar una raya.
    Esto viene, porque el alcohol está demasiado bien visto en nuestro pais, es una tradición, pero no por ello deja de ser una droga dura… durisima, y esto es otra, no se vende el alcohol tal y como es, y las campañas publicitarias solo atacan aspectos como, si bebes no conduzcas, si bebes vomitaras y no te lo pasaras bien, te puede dar un coma etilico si bebes mucho,» alcohol: tu veras lo que te mola «, y dejan a un lado datos como, el alcohol produce un síndrome de abstinencia mas duro que incluso la droga mas demoniaca, la heroina, y explico, un alcohólico puede llegar a morir de un ataque y paro respiratorio si se le corta el suministro de alcohol durante cierto tiempo, es decir, moriría de «mono», porque el alcohol crea adicción, y se desarrolla tolerancia, y seguro que conocemos a muchas personas alcoholicas: vecinos , amigos, abuelos, padres, madres…
    Las campañas de publicidad no llegan a los jovenes, igual que ponen fotos de pulmones negros por el tabaco que en los anuncios aparezca un hombre de 40 años con aspecto de 70 andando doblado por el dolor de higado, y vomitando despues de probar dos gotitas de vinagre.
    Otro problema es que se bebe sin consciencia, y mal producto, y no solo el garrafon es mal producto: no considero adecuado que un chaval de 19 años beba chivas o machaquito seco, y es que no nos damos cuenta de que estamos drogándonos, que al menos esta palabra si hace mella en la gente, cuando bebemos, y la lógica impide empezar a drogarte con dosis altas, pues lo mismo, no puedes empezar a beber bebidas de un 50% de volumen con 17 años, porque además se bebe sin que siquiera guste, porque digan lo que digan, el JB con cocacola, el bacardi con limon, la ginebra con tonica y cualquier mezcla que se haga sabe a rayos.
    Yo propongo beber tinto con limon y cerveza, que es la unica bebida que engorda y alimenta, y que hace menos daño 7 jarras que 7 cubatas, pues la cerveza se mea, y cuesta muchos litros echar las papas.
    Que con esto no quiero decir que sea «panacea» tambien hay gente alcoholica que solo bebe cerveza.
    También hay otro error a la hora de beber, y es hacer del alcohol un pilar para llevar una vida social buena, para matar pudores y vergüenzas y conseguir lleguar a las chicas en la discoteca, etc… o la mayor tontería de todas que es beber para quitar la depresion, que equivaldría a tomar café para dormir la siesta.
    No digo que el acohol no sea útil para esto, pero el problema sería hacerlo imprescindible.
    Con esto termino y voy a tomarme una cerveza, para a acompañar el bocadillo.
    Por cierto, se me olvidaba, hay que beber con el estómago lleno, que en ayunas te mata.

  2. Yo pienso que una de las causas más relevantes del alcohol en jóvenes tiene un carácter psicosocial , que tiene su inicio en la infancia, su desarrollo en la pubertad y su final en la madurez.
    Comenzando por la infancia, diría que, como en todo, la educación es primordial y casi definitiva a la hora de formarte más tarde como persona. Si un niño vive en el seno de una familia con problemas, sean económicos, o sociales, así como maltratos, relaciones tensas entre miembros de su familia, o presencia cualquier tipo de suceso significativo que rompa o perjudique la estabilidad que necesita, será muy probable que más adelante tenga problemas consigo mismo y por tanto con los que lo rodeen. Un niño en su periodo de aprendizaje tiene que sentirse seguro, al menos con la gente que quiere y que forma parte de su crecimiento, si la base que va a determinar los comportamientos y la manera de pensar en un futuro, (la adolescencia) es inestable e insegura, seguramente ese niño, a la hora de relacionarse con los demás, se vea perjudicado por esa misma inseguridad y la inestabilidad, por desgracia, le provocará muchos problemas a la hora de relacionarse.
    Si tiene problemas para relacionarse, será porque entre otros motivos, le falte confianza en si mismo, o tenga un carácter débil, o esté confuso, quizás no tenga demasiado claro qué valores tomar en cuenta, qué acciones le perjudican, tanto a él como a los demás, inconscientemente todo esto le llevará a proponerse un único objetivo: integrarse.
    Hay que poseer una personalidad muy fuerte y una madurez especial para decir â??noâ? a uno de los medios â??más fácilesâ? para introducirte en un grupo de gente, decidir entre, quedarte en casa solo, o salir con los amigos y beber para ganarte su confianza, divertirte, reírte, bailar, ligar, perder la vergüenza, poseer una â??falsa confianzaâ?, sentir que tienes el poder, que eres capaz de todo, que en ese momento sólo eres tú, que nadie puede hacerte sentir mal, sentir que todos admiran los pegos que haces, (pues se ríen), sentir que eres el amo de la fiesta, sentirte querido y acogido, sentirte en definitiva seguroâ?¦decidir en definitiva entre la soledad y la seguridad de que eres aceptado, se convierte en una decisión fácil cuando gran parte de tu infancia has suplicado, a voces silenciosas, un mínimo de atención y de orden. Entonces no piensas en la única condición, que es drogarte, eso deja de tener importancia, se camufla, porque lo que te interesa es lo que vendrá después, â??la recompensaâ?.
    Cuando mediante el alcohol el â??niñoâ? comprueba que de esa forma obtiene tanto placer, vuelve a repetir una y otra vez, en realidad, yo pienso que no se engancha al alcohol, se engancha a la multitud de sensaciones falsas, pero agradables que, durante unas horas, recompensan las carencias afectivas de su pasado, cubren sus traumas y le dotan de un poder, que lo hace sentirse fuerte, y al que no quiere renunciar, pues eso significaría volver atrás.
    Por supuesto, no sabe poner limite a ese poder, no sabe parar, no sabe mirar más allá del presente, pero ¿Alguien le enseñó a hacerlo? La educación es complicada, nadie nos enseña a educar, pero tampoco nos enseñan lo suficiente a no seguir a la masa, no nos enseñan a decir â??noâ? desde el principio, desde que nacemos se nos da todo, se nos permite casi todo lo que esté a nuestro alcance, no nos enseñan a poner un limite y no sobrepasarlo, nos vemos sumidos en todo tipo de confusiones producto de contradicciones entre la gente que nos rodea, y por no criarnos en el orden y el equilibrio, sobrepasamos la frontera, nos emborrachamos, nos volvemos violentos, soberbios, tiranos, lloramos, enloquecemos, vomitamos, caemosâ?¦hasta que llegamos al coma etílico, cometemos locuras, nos ponemos en medio de la carretera, o llegamos a las manos y matamos, sangramosâ?¦dejamos nuestra dignidad y a veces nuestra vida, en manos de una simple sustancia, que en unas horas es capaz de arrebatarnos todoâ?¦y seguimos bebiendo.
    Si una vez pasada la adolescencia, esa época de madurez, aún no hemos caído en la cuenta de que la mejor manera de ser feliz junto a la gente que queremos no es apoyándose en la droga, sino creyendo en nosotros mismos y apoyándonos en la gente que quiere lo mejor para nosotros, entonces no habrá mas remedio que aceptar ayuda ajena, no solo para desintoxicar nuestro cuerpo y nuestra mente, sino para hacernos ver que el verdadero poder no te lo proporciona nada material, por suerte, ya lo llevamos dentro�

  3. Pues si te ha llegado hondo, ya sabes Alex puedes dejar de beber xD y respecto a lo de Alba decir que hay cosas en las que tiene razon y otras en las que no, hay personas que si beben porque les gusta (para gustos los colores Alex, ¿no hay gente que les gusta comer gusanos? ¿Por qué no te va a gustar un ballantines con 7 up eh?) y no porque los demás les digan van a beber, y ademas decir que no todo el alcohol es igual como dice alex. Pero si la mayoria de las veces bebes por aburrimiento y para pillar el puntillo y pegarte una perxada de reir. un saludo para ti Matías, por este blog;)

  4. En un principio, decir que me ha encantado la intervención de Alba� Yo, al igual que decía Mario, estoy de acuerdo en algunas cosas y en otras no. Porque esta vida es muy compleja� Hay gente mas fuerte y gente mas débil, todo el mundo no asume su vida de forma dramática, hay gente que ha pasado episodios en su vida muy malos, desde la familia, hasta uno mismo, pero hay algunas personas que como he dicho son fuertes, y a lo mejor una persona que en su familia ha habido un mal entorno (su padre borracho, malos tratos, etc�), como decía Alba, ellos optan por no beber, ni drogarse, para no pasar lo mismo que pasaron sus padres, y porque son capaces de reaccionar pensando en si les merece más la pena tirar su vida por la borda, o llevar una vida un poco más amena, donde él no haga pasar mal a las personas que quiere�
    Aunque por desgracia creo que son muy pocas las personas que tienen esta fuerza de voluntad, por lo que dijo Alba, pero bueno, yo diría a esa gente que piense mucho las cosas, y que la vida no es solo lo que hay a tu alrededor y tu entorno� En la vida lo principal eres tú.

  5. Nos encontramos de nuevo ante un problema que llevamos arrastrando durante bastante tiempo y que, incluso dadas las medidas y propuestas para solucionarlo, parece no cesar.
    Bajo mi punto de vista, hay que destacar los siguientes puntos: en primero lugar, la base del problema del consumo (y grave palabra la de â??excesivoâ?) de alcohol en menores de edad procede de una inadecuada o insuficiente información o educación familiar desde muy temprana edad. Los padres deben educar a sus hijos en un consumo tardío (al menos hasta que cumplan la mayoría de edad) y responsable. Frente a esto, está la mentalidad del menor, que piensa (en general) que beber le hace más adulto, que queda en ridículo antes sus amigos si no bebe (presión social) y que sus padres le niegan una vía de diversión: consumo en exceso, seguido de un coma etílico, hospitalización, angustia familiar,â?¦ ¿dónde está la diversión?
    Por otro lado, tenemos la cuestión comercial. Es cierto que se están tomando medidas como, por ejemplo, no vender alcohol después de las diez (como cita el artículo), también se ha comentado en televisión la creación de recintos especiales para hacer botellón (para evitar el ruido, la suciedad de las calles, etc.),� pero es verdad que, en una sociedad movida por el consumo y el dinero, lo que interesa es vender.
    Es por lo que las medidas no sólo deben ir encaminadas a una sanción del consumidor (bien por ser menor, bien por beber en sitios inapropiados), sino también, a la del vendedor.
    Dentro de todas las medidas que se estén llevando a cabo, desde mi punto de vista, la mejor, o por lo menos la que más impacto puede causar, es la publicidad y respecto a esto citar el anuncio que emitió la Asociación de Consumidores sobre este tema: imágenes de jóvenes vomitando, en ambulancias a causa de un coma etílico,â?¦ Además su efectividad radica, por otra parte, en la gran importancia que la sociedad de hoy día le da a la información emitida en televisión (â??si la televisión lo dice, es incuestionableâ?).
    En conclusión, el llegar a esos extremos, es símbolo de que sólo reaccionamos ante situaciones impactantes, límite y con consecuencias inmediatas.

  6. Si resulta que todos los jóvenes que beben ( casi el 80 % ¡adónde vamos a llegar!) lo hacen porque han tenido o tienen un problema psicológico, nos encontraríamos con que, para solucionar el problema, todo el presupuesto de sanidad iría a parar a costear los psicólogos para los adolescentes ¿no?. Hablando claro, la gran mayoría de los jóvenes no tiene ningún problema psicológico cuando caen en la bebida, si acaso, lo adquieren cuando ya lo han hecho. Entonces ¿dónde está el problema? Lo más seguro es que los jóvenes beban porque lo hace la mayoría. En este sentido me puedo considerar afortunada porque yo no bebo ni lo he hecho en mi vida por tanto no pertenezco a esa masa de jóvenes que sólo parece vivir por el alcohol. Según lo que sé, los adolescentes están impacientes porque termine la semana para que llegue ese â??findeâ? tan deseado cuyo protagonista es el botellón.
    Me pongo en el papel de padres y educadores ¿Qué hacer con esas pobres almas que más o menos frecuentemente recurren al alcohol para divertirse y ser más â??guaysâ?? ¿Hay solución? Parece que, si existe, no está en las campañas publicitarias, quizás como dice Alejandro esos anuncios no enseñan las verdaderas consecuencias. ¿Eliminar el alcohol? Imposible ¿Restringir la venta? Ya se hace y sin resultados. Parece ser que es uno de los tantos problemas de la sociedad sin solución. Y puede ser que no esté en nuestras manos resolverlo y debamos dejar que los jóvenes se den el «batacazo» para que se den cuenta en lo que se han metido. Algunos pueden pensar que no es un problema tan grave. En algunos casos sí y en otros no pero, bueno el alcohol no lo es para nada.

  7. En mi opinión el consumo de alcohol en menores no se produce sólo por la falta de información ni por la educación que reciben estos jóvenes, creo que tampoco se tiene que ocasionar siempre por el ánimo de la persona, es decir, creo que los jóvenes no siempre beben sólo porque no tienen información suficiente sobre los problemas que a la larga pueden ocasionar el alcohol, ni por mala educación de sus padres, ni por sentirse mejor o estar más felices con ellos mismos. Claro que muchas personas si beben alcohol por las causas que he mencionado antes, pero no todos, yo pienso que existen muchas causas por la que los jóvenes beben como para pasárselo bien; cosa en la que están equivocados. En mi opinión hay factores más importantes que son los que hacen que los jóvenes beban alcohol, uno de los factores son los amigos/as o los conocidos/as con los que salimos de fiesta, porque creo que es muy importante las personas que te rodean, los amigos/as influyen y mucho en la manera de comportarse de una persona, pero creo que el factor más importante; es decir lo que hace que los jóvenes beban es por la propia experiencia, porque uno siempre piensa que a ti no tiene por qué pasarte, si le pasa a otro o lo ve como algo lejano.
    Creo que una persona, por muchos anuncios que vea en contra del alcohol o por mucha educación que tenga sobre los efectos que produce beber alcohol, hasta que no se da uno cuenta, él mismo no lo reconoce, es decir, hasta que no lo vives, â??no lo aceptasâ? o no te das cuentas y no reaccionas. Cuando una persona sale de fiesta y ve que sus amigos/as al beber alcohol ya no son los mismos, sino que hacen tonterías, que les va la responsabilidad, en definitiva que no saben lo que hacen, puesto que los conoces y sabes que, si no estuvieran borrachos, no lo harían o, cuando a un amigo/a o conocido/a tuyo le da un coma etílico, entonces, es cuando piensas, reflexionas y te das cuenta de lo malo que es el alcohol.

  8. ¿A quién no le gustaría ser el «Bob Esponja» de su pandilla? ¡Con el respeto que bajo ese apodo tienes!

    Cada fin de semana, numerosos son los que se amontonan junto a polígonos, parques… para la práctica del deporte de moda, ese que no necesita calentamiento ni preparación, es económicamente muy rentable, se juega en equipo debidamente uniformados y los resultados, como en todo, pueden ser buenos o malos. La carrera empieza a eso de las 10, reunión en el punto de encuentro y pago de las «tasas de consumición». Tras este comienzo, se llega al terreno de juego donde algunos ya parten con ventaja al haber consumido otro tipo de drogas, pero nadie debe quedarse atrás, y raudo cual cubito lucha por no derretirse, las botellas comienzan a descender su nivel hasta morir estampadas contra algún árbol de alrededor. Cuando en la zona de avituallamiento no hay más con lo que doparse, los corredores, en su mejor forma física a estas alturas, comienzan un duro y difícil puerto de montaña que les llevará a las más exquisitas mieles de la victoria: -Es que te sientes el amo de todo- afirman algunos, pero no todos llegan a saborear esta sensación. Muchos son los que se quedan en el camino, tirados sobre alguna cuneta con algún compañero intentando sostenerlos mientras ellos, felices, dan la carrera por finalizada y vomitan hasta que el vacío se apodera de sus aparatos digestivos.
    Los que consiguieron su meta, se hallan en una aglomeración de gente que celebra al son de la música su gran triunfo y disfrutan el momento.

    ¿Y por qué no aficionarse a este deporte que tan buena pinta tiene?
    La mayoría no sólo se aficiona, sino que se convierten en jugadores profesionales, están en la «élite del cubata» y semana a semana van mostrando sus progresos ante los admiradores y fans.

    Desde la «FRC» (Federación Reguladora del Consumo) se intenta paliar la práctica de este novedoso deporte que empieza a mover masas, y mira que empeño ponen, pero los patrocinadores y sponsors opinan que es demasiado rentable para acabar con ello, asi que a seguir suministrando.

    ¿A que visto así te entran ganas de jugar un rato? Pues ya sabes, es lo más del momento, una forma de ser recordado en colegios y plazas, en discotecas y hospitales, en taxis y cunetas… y es que ni es necesario el consentimiento paterno, es más, ¡se trata de que no lo sepan!

  9. Es obvio, que el presupuesto de sanidad no puede pagar un psicólogo para cada joven en concreto, es más, no creo que esa sea su responsabilidad. No por ello, quiere decir que el problema no sea psicológico, si no es tal, entonces ¿qué tipo de problema es? Es cierto, un tanto por ciento muy alto de jóvenes bebe porque lo hace la mayoría, pero preguntémonos el porqué. Si bebe porque sus amigos, conocidos, familia, la sociedad entera, también bebe, ¿no será acaso que tiene o bien un problema para integrarse, o una personalidad frágil o quizá simplemente tenga miedo a no pertenecer, a quedarse fuera de lo que él cree que es el «circulo de gente normal»? Y si es así, si tiene esta confusión, esta distorsión de la auténtica realidad, esta dificultad para decir «no», todos estos síntomas que probablemente provengan de una infancia compleja, entonces ¿no suponemos que esto realmente es un problema? Creo que si, es un grave problema que si de alguna forma se puede catalogar es de psicológico.
    Después de «engancharte al alcohol» también surgen problemas psicológicos, claro está, los que ya tenía anteriormente son sustituidos por otros, incluso llegan a aparecer problemas físicos.
    El miedo al rechazo, a la marginación, a la soledad, es algo que por naturaleza poseemos los seres humanos, pero cuando este miedo se convierte en una obsesión, en un «todo vale» para acabar con él, entonces realmente nos encontramos ante un problema psicológico.

  10. yo lo unico que puedo opinar es de que el alcohol es una enfermedad no un vicio y esto viene de raises de maltratos sicologicos,fisicos que sufres de tu niñes como en mi persona mi padre me golpiava era alcoholico y maltratava a mi madre era doloroso para mi ver como dia a dia enfrentava la vida con cantidades de violiencia cuando yo lo unico que pedia era amor por parte de la persona que me golpiava yo comense con tragos de cervesa que le robaba a mis hermanos y familiares eso era de niño 7 10 años cuando estuve en la secundaria comensaron las drogas sarolo es tinta fuerte para pintar zapatos despues resistol y tiner me sentia tanvien sin dolor que aparentava ser feliz y a nadie tenerle miedo despues fue creciendo mi addicio mariguana,coca,pastillas todas mescladas con alcohol para no aserla muy larga sufri tanto que me di cuenta que estava enfermo cuando perdi el respeto a mi mismo el de lamujer que siempre me amo mi madre y tener que averme casado tres veses y no conprender que era lo malo en mi aser tanto daño vajo el alcohol y la droga por que golpiava amis esposas con un odio y cuando se me quitava lo vorracho me arrepentia pero era parte dela henfermedad e sufrido tanto que noacavaria de contarle pero hoy en dia tengo 2 meses que conosi adios que me adado la fuersa y la saviduria para salir adelante por hoy no tomo si se me antoja solo me pongo a orar y a recordar lo que e perdido por el alcohl y drogas no olviden que primero hay que ver cual es el problema aseptarlo y ver cual es la boluntad de dios
    aora me siento enpaz con serenidad y aunque siga teniendo problemas sigo mi programa los 12 pasos de aa espero y mi experiencia les sirva de algo y perdon con mi ortografia
    att santiago de leon soy mexicano y vivo en EE,UU alabama

  11. Yo pienso que todo el mundo ha tenido los 18 años, en los que sólo (la mayoría de los jóvenes) se piensa en sexo, drogas y fiesta.
    El alcohol, aparte del tabaco, es la droga más cercana a nosotros, por ello, pienso que se hace un abuso. A los 18 años, los jóvenes que están estudiando no tienen dineros para pagarse una copa en un pub y menos cuando podrían pagar el mismo dinero que cuesta un refresco en éste por hartarse de beber organizando un botellón.
    De todas formas, estoy de acuerdo con que se le está dando un mal uso a esta droga y soy consciente de que muchos jóvenes acaban mal, disminuye su memoria etc.
    Y, aunque parezca mentira, el botellón es origen de los españoles, gracias a este buen clima que gozan la mayoría de las comunidades autónomas que permite la reunión de los jóvenes en parques y otras zonas «recreativas». En el País Vasco, el botellón es conocido como «hacer litros». Hay que señalar que no es en el siglo XXI cuando se ha originado, sino que ha llegado a decirse que el origen se sitúa sobre la segunda mitad del siglo XX, cuando obreros, al salir del trabajo, se reunían para festejar cualquier acontecimiento.
    ¿La solución que pondría? Primero concienciar a los jóvenes de las consecuencias, y regular los establecimientos, dónde es muy fácil que los menores compren tanto alcohol, como tabaco. Además, por último, establecería un precio máximo de venta en los pubs frecuentados por los jóvenes. Ya que, creo que cuánto más se prohíbe, más quieres hacerlo, y prohibir a los jóvenes el no consumir alcohol es una tontería, porque siempre consiguen lo que quieren, ya que son multitud.

  12. Soy una chica de 16 años. He ido a más de un botellón y casi siempre he acabado «mal». La gente ya no bebe hasta coger «el puntillo» ahora la gente bebe hasta estar completamente borracha. ¿Cuál es el motivo? Todos lo hacen. He ido a algún botellón en el que no he bebido y viendolo todo desde ese lado te avergüenzas de lo que hacen tus amigos pero por otra parte no quieres ser el tipico aburrido que no bebe y que se queda sin hacer nada porque no está en «la onda». Es triste pero es la cruda realidad. Yo ahora mismo he tocado fondo, he hecho demasiadas cosas de las que me arrepiento habiendo bebido, cosas que estando sobria no haria, no ya porque no me atreva sino porque van en contra de mis ideales, en contra de lo que pienso. Cuando bebes eres una persona totalmente diferente. Es una pena tener que caer tan bajo para darte cuenta de que el alcohol no soluciona nada, si tienes problemas: o bien te da por llorar o se olvidan por un rato pero cuando se te pasa el efecto del alcohol siguen ahi…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *